Pales­ti­na. Tex­to de Gabriel Gar­cía Már­quez a pro­pó­si­to de la inva­sión israe­lí al Líbano en 1982: Beguin y Sha­ron, pre­mios ‘Nobel de la Muerte’

Resu­men Medio Orien­te /​17 de sep­tiem­bre de 2021 – Lo más increí­ble de todo es que Mená­jem Beguin sea pre­mio Nobel de la Paz. Pero lo es sin reme­dio ‑aun­que aho­ra cues­te tra­ba­jo creer­lo- des­de que le fue con­ce­di­do en 1978, al mis­mo tiem­po que a Anuar el Sadat, enton­ces pre­si­den­te de Egip­to, por haber sus­cri­to un acuer­do de paz sepa­ra­da en Camp David.

Aque­lla deter­mi­na­ción espec­ta­cu­lar le cos­tó a Sadat el repu­dio inme­dia­to de la comu­ni­dad ára­be, y más tar­de le cos­tó la vida. A Beguin, en cam­bio, le ha per­mi­ti­do la eje­cu­ción metó­di­ca de un pro­yec­to estra­té­gi­co que aún no ha cul­mi­na­do. Pero que hace pocos días pro­pi­ció la masa­cre bár­ba­ra de más de un millar de refu­gia­dos pales­ti­nos en un cam­pa­men­to de Bei­rut. Si exis­tie­ra el Pre­mio Nobel de la Muer­te, este año lo ten­drían ase­gu­ra­do sin riva­les el mis­mo Mená­jem Beguin y su ase­sino pro­fe­sio­nal Ariel Sharon.En efec­to, vis­tos aho­ra, los acuer­dos de Camp David no ten­drían para Beguin otra fina­li­dad que la de cubrir­se las espal­das para exter­mi­nar, pri­me­ro, a la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (OLP), y esta­ble­cer lue­go nue­vos asen­ta­mien­tos israe­líes en Sama­ria y Judea. Para quie­nes tene­mos una edad que nos per­mi­te recor­dar las con­sig­nas de los nazis, estos dos pro­pó­si­tos de Beguin sus­ci­tan remi­nis­cen­cias espan­to­sas: la teo­ría del espa­cio vital, con la que Hitler se pro­pu­so exten­der su impe­rio a medio mun­do, y lo que él mis­mo lla­mó la solu­ción final del pro­ble­ma judío, que con­du­jo a los cam­pos de exter­mi­nio a más de seis millo­nes de seres huma­nos inocentes.

La amplia­ción del espa­cio vital del Esta­do de Israel y la solu­ción final del pro­ble­ma pales­tino ‑tal como las con­ci­be hoy el pre­mio Nobel de la Paz de 1978- se ini­cia­ron, en la noche del 5 de junio pasa­do, con la inva­sión de Líbano por fuer­zas mili­ta­res israe­líes espe­cia­li­za­das en la cien­cia de la demo­li­ción y el exter­mi­nio. Mená­jem Beguin tra­tó de jus­ti­fi­car esta expe­di­ción san­grien­ta con dos argu­men­tos fal­sos. El pri­me­ro fue la ten­ta­ti­va de ase­si­na­to del emba­ja­dor de Israel en Lon­dres, Shlo­mo Argov, a fina­les de mayo. El segun­do fue el supues­to bom­bar­deo de Gali­lea por la OLP, refu­gia­da en Líbano. Beguin acu­só del aten­ta­do de Lon­dres a la resis­ten­cia pales­ti­na y ame­na­zó con repre­sa­lias inme­dia­tas. Pero Scotland Yard reve­ló más tar­de que los ver­da­de­ros auto­res habían sido miem­bros de la orga­ni­za­ción disi­den­te de Abou Nidal, que en los meses ante­rio­res había ase­si­na­do inclu­si­ve a varios diri­gen­tes de la OLP. En cuan­to al segun­do argu­men­to, se com­pro­bó muy pron­to que los pales­ti­nos sólo dis­pa­ra­ron dos o tres veces con­tra Gali­lea y cau­sa­ron un muer­to. Los dis­pa­ros fue­ron hechos como repre­sa­lia por los bom­bar­deos de Israel con­tra los cam­pos de refu­gia­dos pales­ti­nos, que die­ron muer­te a varios cen­te­na­res de civiles.

En reali­dad, la gue­rra sin cora­zón des­ata­da por Beguin con base en aque­llos dos pre­tex­tos no era nada nue­vo para los lec­to­res del sema­na­rio israe­lí Haclam Haze, que había anun­cia­do con todos sus por­me­no­res des­de sep­tiem­bre de 1981. Es decir, nue­ve meses antes. Con­tra el refrán según el cual una gue­rra avi­sa­da no mata a nadie, las tro­pas israe­líes ‑que se con­si­de­ran entre las más efi­ca­ces y las más pre­pa­ra­das del mun­do- mata­ron en las pri­me­ras dos sema­nas a casi 30.000 civi­les pales­ti­nos y liba­ne­ses y con­vir­tie­ron en escom­bros a media ciu­dad. Sus pér­di­das en el mis­mo perío­do no habían pasa­do de trescientas.

Aho­ra la estra­te­gia de Beguin es muy cla­ra. Al des­truir a la OLP ha tra­ta­do de eli­mi­nar al úni­co inter­lo­cu­tor pales­tino que pare­cía capaz de nego­ciar una paz fun­da­da sobre la base de la ins­ta­la­ción de un Esta­do pales­tino inde­pen­dien­te en Cis­jor­da­nia y Gaza, que el pro­pio Beguin ha pro­cla­ma­do como terri­to­rios ances­tra­les del pue­blo judío. Ese acuer­do esta­ba al alcan­ce de la mano des­de el 4 de julio pasa­do, cuan­do Yasir Ara­fat, pre­si­den­te de la OLP, acep­tó el prin­ci­pio de un reco­no­ci­mien­to recí­pro­co de los pue­blos de Israel y Pales­ti­na, en una entre­vis­ta publi­ca­da por Le Mon­de, de París, en aque­lla fecha. Pero Beguin igno­ró esa decla­ra­ción, que entor­pe­cia sus pro­yec­tos expan­sio­nis­tas ya en pleno desa­rro­llo, y pro­si­guió con el esta­ble­ci­mien­to de un cin­tu­rón de segu­ri­dad en torno de Israel. Un cam­bio de Gobierno en Siria podría ser el paso inme­dia­to, con la exten­sión con­si­guien­te de una gue­rra des­igual y sin cuar­tel, cuyas con­se­cuen­cias fina­les son imprevisibles.

Yo esta­ba en París en junio pasa­do, cuan­do las tro­pas de Israel inva­die­ron Líbano. Por casua­li­dad esta­ba tam­bién el año ante­rior, cuan­do el gene­ral Jaru­zelsky implan­tó el poder mili­tar en Polo­nia con­tra la volun­tad evi­den­te de la mayo­ría del pue­blo pola­co. Y tam­bién por casua­li­dad me encon­tra­ba allí cuan­do las tro­pas argen­ti­nas des­em­bar­ca­ron en las islas Mal­vi­nas. Las reac­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción ante esos tres acon­te­ci­mien­tos, así como las de los inte­lec­tua­les y, la de la opi­nión públi­ca en gene­ral, fue­ron para mí una lec­ción inquie­tan­te. La cri­sis de Polo­nia pro­du­jo en Euro­pa una espe­cie de con­mo­ción social. Yo tuve la bue­na oca­sión de agre­gar mi fir­ma a la de los muy esco­gi­dos y muy nota­bles inte­lec­tua­les y artis­tas que sus­cri­bie­ron la invi­ta­ción para un home­na­je al heroís­mo del pue­blo pola­co, que se cele­bró en el tea­tro de la Ope­ra de París, patro­ci­na­do por el Minis­te­rio de Cul­tu­ra de Fran­cia. Sin embar­go, algu­nos anti­co­mu­nis­tas pro­fe­sio­na­les me acu­sa­ron en públi­co de que mil pro­tes­ta no fue­ra tan his­tó­ri­ca como la de ellos. En aquel cli­ma pasio­nal, toda acti­tud que no fue­ra mani­queís­ta se con­si­de­ra­ba ambigua.

En cam­bio, cuan­do las tro­pas de Israel inva­die­ron y ensan­gren­ta­ron Líbano, el silen­cio fue casi uná­ni­me aun entre los más exal­ta­dos Jere­mías de Polo­nia, a pesar de que ni el núme­ro de muer­tos ni el tama­ño de los estra­gos admi­tían nin­gún posi­bi­li­dad de com­pa­ra­ción entre la tra­ge­dia de los dos paí­ses. Más aún: por esas mis­mas fechas, los argen­ti­nos habían recu­pe­ra­do las islas Mal­vi­nas, y el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das no espe­ró 48 horas para orde­nar el reti­ro de las tro­pas ni la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea lo pen­só dema­sia­do para impo­ner san­cio­nes comer­cia­les a Argen­ti­na. En cam­bio, ni ese mis­mo orga­nis­mo ni nin­gún otro de su enver­ga­du­ra orde­nó el reti­ro de las tro­pas israe­líes de Líbano en aque­lla oca­sión. El Gobierno del pre­si­den­te Reagan, por supues­to, fue el cóm­pli­ce más ser­vi­cial de la pan­di­lla sio­nis­ta. Por últi­mo, la pru­den­cia casi incon­ce­bi­ble de la Unión Sovié­ti­ca, y la frag­men­ta­ción fra­ter­nal del mun­do ára­be aca­ba­ron de com­ple­tar las con­di­cio­nes pro­pi­cias para el mesa­nis­mo demen­te de Beguin y la bar­ba­rie gue­rre­ra del gene­ral Sha­ron. Ten­go muchos ami­gos, cuyas voces fuer­tes podrían escu­char­se en medio mun­do, que hubie­ran que­ri­do y sin duda siguen que­rien­do expre­sar su indig­na­ción por este fes­ti­val de san­gre, pero algu­nos de ellos con­fie­san en voz baja que no se atre­ven por temor de ser seña­la­dos de anti­se­mi­tas. No sé si serán cons­cien­tes de que están cedien­do ‑al pre­cio de su alma- ante un chan­ta­je inadmisible.

La ver­dad es que nadie ha esta­do tan solo como el pue­blo judío y el pue­blo pales­tino en medio de tan­to horror. Des­de el prin­ci­pio de la inva­sión a Líbano empe­za­ron en Tel Aviv y otras ciu­da­des las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res de pro­tes­ta que aún no han ter­mi­na­do, y que en el pasa­do fin de sema­na habían alcan­za­do una fuer­za emo­cio­nan­te. Eran más de 400.000 israe­líes pro­cla­man­do en las calles que aque­lla gue­rra sucia no es la suya por­que está muy lejos de ser la de su dios, que duran­te tan­tos y tan­tos siglos se había com­pla­ci­do con la con­vi­ven­cia de pales­ti­nos y judíos bajo el mis­mo cie­lo. En un país de tres millo­nes de habi­tan­tes, una mani­fes­ta­ción de 400.000 per­so­nas equi­val­drían en tér­mi­nos pro­por­cio­na­les a una de casi trein­ta millo­nes en Washington.

Es con esa pro­tes­ta inter­na con la que me sien­to iden­ti­fi­ca­do cada vez que conoz­co las noti­cias de las hos­ti­li­da­des de los Begui­nes y los Sha­ro­nes en Líbano, y en cual­quier par­te del mun­do, y a ella quie­ro sumar mi voz de escri­tor soli­ta­rio por el gran cari­ño y la admi­ra­ción inmen­sa que sien­to por un pue­blo que no cono­cí en los perió­di­cos de hoy, sino en la lec­tu­ra asom­bra­da de la Biblia. No le temo al chan­ta­je del anti­se­mi­tis­mo, no le he temi­do nun­ca al chan­ta­je del anti­co­mu­nis­mo pro­fe­sio­nal, que andan jun­tos y a veces revuel­tos, y siem­pre hacien­do estra­gos seme­jan­tes en este mun­do desdichado.

1982. Gabriel Gar­cia Már­quez – ACI.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *