Pales­ti­na. Mi gene­ra­ción pue­de libe­rar Pales­ti­na y poner fin a la ocupación

Resu­men Medio Orien­te /​17 de sep­tiem­bre de 2021 – Pero no pode­mos hacer esto solos. Para que ten­ga­mos éxi­to, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal debe poner fin a su silen­cio y apoyarnos

No mucha gen­te en todo el mun­do sabe cómo es la vida de los niños pales­ti­nos, lo inse­gu­ros que nos sen­ti­mos en nues­tros hoga­res y lo que pasa­mos todos los días debi­do a la ocu­pa­ción israelí.

Cre­cí en el pue­blo de Nabi Saleh en la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia. Cuan­do tenía sie­te años, comen­cé a hacer pelí­cu­las en el telé­fono celu­lar de mi madre sobre nues­tras vidas para com­par­tir­las en las redes socia­les y con los medios de comunicación.

En mis pelí­cu­las tra­to de mos­trar cómo es la vida dia­ria para noso­tros. Las reda­das noc­tur­nas: des­per­tar­se a las 3 de la maña­na con el soni­do de las latas de gas, los bom­bar­deos cer­ca de su ven­ta­na o las fuer­zas israe­líes que inten­tan entrar en su casa. Inclu­so hubo un momen­to en que me des­per­té y encon­tré a un sol­da­do israe­lí en mi habi­ta­ción, rom­pien­do mis jugue­tes con su arma. Con­ti­nuó apun­tan­do su arma a mi cabeza.

Esta sema­na, los líde­res mun­dia­les se reu­ni­rán en la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das en Nue­va York y las reunio­nes del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU se lle­va­rán a cabo en Gine­bra. Esta es una gran opor­tu­ni­dad para que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pon­ga fin a su silen­cio sobre los abu­sos que enfren­tan los niños pales­ti­nos. Israel está vio­lan­do nues­tros dere­chos y vio­lan­do el dere­cho inter­na­cio­nal con impunidad.

Nues­tros dere­chos y liber­ta­des más bási­cos, inclui­do nues­tro dere­cho a la vida, están sien­do vio­la­dos. A menu­do lucha­mos por supe­rar los sen­ti­mien­tos de tris­te­za, estrés, sole­dad y mie­do cau­sa­dos ​​por el uso exce­si­vo de la fuer­za con­tra noso­tros, el ata­que a nues­tras fami­lias, escue­las y hoga­res. Mis ami­gos en Gaza viven con el temor de ser blan­co de las bom­bas de Israel todos los días.

Mi pri­mo, Moham­mad Munir al-Tami­mi, fue ase­si­na­do el últi­mo día de Eid de este año.

Los sol­da­dos israe­líes esta­ban asal­tan­do nues­tra aldea y pron­to comen­za­ron a dis­pa­rar con­tra todos los que veían en las calles. Cuan­do Moham­mad salió de su casa para bus­car a su her­mano, un sol­da­do le dis­pa­ró en el estó­ma­go con muni­ción real. Solo tenía 17 años.

Llo­ra­mos a nues­tros ami­gos y fami­lia­res per­di­dos, pero nos man­te­ne­mos fuer­tes. Cada bala que no nos mata, nos da más espe­ran­za y nos hace más deci­di­dos a resis­tir esta ocupación.

Israel es el úni­co país del mun­do que habi­tual­men­te arres­ta, detie­ne y juz­ga a niños en un sis­te­ma judi­cial militar.

Mi pri­ma, Ahed Tami­mi, fue encar­ce­la­da duran­te ocho meses en una pri­sión israe­lí cuan­do solo tenía 16 años. Esta­ba allí con muchas otras muje­res y niños. Algu­nos esta­ban bajo “deten­ción admi­nis­tra­ti­va”, lo que sig­ni­fi­ca que pue­den estar en pri­sión, sin car­gos ofi­cia­les ni jui­cio, duran­te años.

Los niños pales­ti­nos que están dete­ni­dos en las cár­ce­les israe­líes se enfren­tan a un gran trau­ma. Debi­do a lo que han pasa­do, inclu­so des­pués de su libe­ra­ción, muchos no podrán vol­ver a dis­fru­tar de su infancia.

Cuan­do tenía solo 12 años, las fuer­zas israe­líes me detu­vie­ron en la fron­te­ra cuan­do regre­sa­ba de Jor­da­nia y las fuer­zas israe­líes me inte­rro­ga­ron duran­te tres horas. No tenía un padre ni un abo­ga­do con­mi­go, por lo que el inte­rro­ga­to­rio era ile­gal según el dere­cho inter­na­cio­nal. Pero a ellos no les importó.

Des­pués de este inci­den­te, deci­dí regis­trar­me como perio­dis­ta. Pron­to me con­ver­tí en el perio­dis­ta con car­né de pren­sa más joven del mun­do. Estar acre­di­ta­do me pro­por­cio­nó cier­ta pro­tec­ción. Pero, por supues­to, los perio­dis­tas tam­bién son arres­ta­dos, heri­dos e inclu­so ase­si­na­dos de for­ma ruti­na­ria en la Pales­ti­na ocupada.

Hoy habla­ré como tes­ti­go en una audien­cia públi­ca orga­ni­za­da por las ONG Actio­nAid y Al-Haq. Habla­ré sobre algu­nos de los abu­sos de los dere­chos huma­nos y las vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal que enfren­tan los niños pales­ti­nos. El perio­dis­ta ára­be de Al Jazee­ra Giva­ra Budei­ri, que fue dete­ni­do vio­len­ta­men­te por las fuer­zas israe­líes mien­tras cubría una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca en el barrio Sheikh Jarrah de la Jeru­sa­lén orien­tal ocu­pa­da en junio, tam­bién esta­rá allí para hablar sobre los ata­ques de Israel a la liber­tad de pren­sa. Otros tes­ti­gos tes­ti­fi­ca­rán sobre el des­pla­za­mien­to for­za­do de fami­lias pales­ti­nas de Sheikh Jarrah y el robo de tie­rras y recur­sos natu­ra­les en el Valle del Jordán.

Mien­tras tan­to, el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU está pidien­do a los Esta­dos miem­bros que coope­ren ple­na­men­te con su Comi­sión de Inves­ti­ga­ción sobre las vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio y de dere­chos huma­nos en el terri­to­rio pales­tino ocu­pa­do. Esta inves­ti­ga­ción está pen­dien­te des­de hace mucho tiem­po. La comu­ni­dad inter­na­cio­nal no pue­de seguir hacien­do la vis­ta gor­da ante el sufri­mien­to de los palestinos.

Los niños pales­ti­nos, como todos los niños, tie­nen dere­cho a estar segu­ros en sus hoga­res y escue­las. Tie­nen dere­cho a no sufrir aco­so, vio­len­cia, arres­tos arbi­tra­rios y ata­ques de sol­da­dos y colo­nos israelíes.

Pero a pesar de todas las difi­cul­ta­des que enfren­ta­mos, ten­go espe­ran­zas en el futu­ro. Somos la gene­ra­ción del cam­bio y la gene­ra­ción que, espe­ro, libe­ra­rá Pales­ti­na. Hare­mos del mun­do un lugar mejor, un lugar don­de no haya ocu­pa­ción ni colo­ni­za­ción, don­de todos sean igua­les, don­de los pales­ti­nos pue­dan vivir sus vidas libre­men­te y con dig­ni­dad. Pero no pode­mos hacer esto solos: la comu­ni­dad inter­na­cio­nal debe poner fin a su silen­cio y estar a nues­tro lado en nues­tra lucha con­tra la opresión.

Fuen­te: 

My gene­ra­tion can libe­ra­te Pales­ti­ne and end the occupation

Copy­left: se per­mi­te el uso de esta tra­duc­ción siem­pre que se man­ten­ga enla­ce al ori­gi­nal al inglés y a la tra­duc­ción de Pales​ti​na​li​bre​.org

Jan­na Jihad en Al Jazeera

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *