Bra­sil. Los poli­cías mili­ta­res son res­pon­sa­bles del 85,6% de los ata­ques a pre­sos en Río, dice Defensoría

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Bra­sil de Fato, 17 de sep­tiem­bre de 2021.

Infor­me infor­ma que las denun­cias de tor­tu­ra y malos tra­tos ante un juez tien­den a ser irre­le­van­tes en el proceso

Un infor­me publi­ca­do este vier­nes (17) por la Defen­so­ría Públi­ca de Río de Janei­ro mues­tra que la mayo­ría de los ata­ques físi­cos y /​o psi­co­ló­gi­cos a los pre­sos en el esta­do pro­vie­nen de poli­cías mili­ta­res. Según el docu­men­to, agen­tes del PM res­pon­den al 85,6% de las 1.250 denun­cias de tor­tu­ra y malos tra­tos que lle­ga­ron al Núcleo de Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos (Nudedh).

Si bien nue­ve de cada diez víc­ti­mas afir­man poder iden­ti­fi­car a los auto­res y el 35% de ellas han sufri­do apa­ren­tes lesio­nes, solo el 20% deci­dió tomar medi­das admi­nis­tra­ti­vas o judi­cia­les con­tra el Esta­do o quie­nes los agre­die­ron. Los datos for­man par­te del segun­do infor­me del DP-RJ des­de la crea­ción del Pro­to­co­lo para Pre­ve­nir y Com­ba­tir la Tor­tu­ra y Otros Tra­tos o Penas Crue­les, Inhu­ma­nos o Degradantes.

La encues­ta tam­bién mues­tra que la gran mayo­ría de las víc­ti­mas son hom­bres (96%), casi siem­pre negros o more­nos (alre­de­dor del 80%), más de la mitad de entre 18 y 40 años y que no han lle­ga­do a la escue­la secun­da­ria (71%).

El infor­me, que ana­li­zó el per­fil de las víc­ti­mas y las cir­cuns­tan­cias de la vio­len­cia a la que fue­ron some­ti­das, inves­ti­gó el pro­ce­so penal en el que estos pre­sos fue­ron impu­tados, con el fin de iden­ti­fi­car si y cómo, en la sen­ten­cia, se toma­ron denun­cias de agre­sión. en cuenta.

Jus­ti­cia

Con­si­de­ran­do los casos en los que no hay men­ción de agre­sio­nes ni en la audien­cia de cus­to­dia, ni en el inte­rro­ga­to­rio ni en la fun­da­men­ta­ción de la sen­ten­cia, en 378 (70,8% del total) se cons­ta­tó que, en algu­nos de estos momen­tos, el el juez (a) se ente­ró de la acu­sa­ción for­mu­la­da por el acusado.

De estos 378, en 175 la res­pues­ta a la pre­gun­ta «Si hubo agre­sión físi­ca /​tor­tu­ra, ¿hay una lesión apa­ren­te?» sí, es decir, el 46,3% del total. De este uni­ver­so, en 16 hay men­ción de agre­sión en la sen­ten­cia (9,1%), sien­do tres abso­lu­to­rios y 13 con­de­na­to­rios. Esto sig­ni­fi­ca que en alre­de­dor del 80% de los casos en los que exis­te un daño visi­ble deri­va­do de la agre­sión denun­cia­da, el juez ni siquie­ra men­cio­na la agre­sión en la sentencia.

La Defen­so­ría tam­bién seña­ló que inclu­so en los casos en los que se tie­ne cons­tan­cia del infor­me de agre­sión para ase­gu­rar­se de que el juez efec­ti­va­men­te tuvo cono­ci­mien­to de este hecho, lo que se advier­te es que este infor­me des­apa­re­ce duran­te todo el pro­ce­so y ter­mi­na sien­do con­si­de­ra­do irre­le­van­te. para el jui­cio, sin que se tomen más medi­das concretas.

Como deta­lla un extrac­to del infor­me, “se veri­fi­có si, en la fun­da­men­ta­ción de la sen­ten­cia, el juez con­si­de­ra el infor­me de agre­sión, habién­do­se iden­ti­fi­ca­do 28 casos; sin embar­go, en prác­ti­ca­men­te todos ellos, solo para des­ca­li­fi­car la ver­sión del impu­tado o afir­mar que el infor­me no con­fir­ma­ba las pre­sun­tas agresiones.

«Una per­so­na dete­ni­da en fla­gran­te deli­to por nar­co­trá­fi­co, aun­que nie­gue haber come­ti­do el deli­to o ale­gue haber sido some­ti­da a agre­sión o tor­tu­ra en el momen­to de la deten­ción, sufre vio­la­cio­nes de sus dere­chos al no tener en cuen­ta sus decla­ra­cio­nes, en la mayo­ría de los casos. Casos. Es un gran esfuer­zo de la defen­sa dar cre­di­bi­li­dad a las denun­cias de mal­tra­to ”, resu­me la coor­di­na­do­ra de Defen­sa Penal, Lucía Hele­na de Oliveira.

Esta­dís­ti­cas

Apro­xi­ma­da­men­te el 93% de todos los infor­mes de agre­sio­nes se envia­ron a la Ofi­ci­na del Defen­sor Públi­co. La mayo­ría de los regis­tros datan de mar­zo de 2020, cuan­do, debi­do a la pan­de­mia del covid-19, se sus­pen­die­ron las audien­cias de cus­to­dia y los jue­ces comen­za­ron a ana­li­zar la deten­ción en fla­gran­te deli­to sin la pre­sen­cia del cus­to­dio, impo­si­bi­li­tan­do la posi­bi­li­dad de una entre­vis­ta. pri­va­do con el defen­sor publico.

Pata­das (477) y puñe­ta­zos (438) fue­ron los tipos de agre­sión más men­cio­na­dos por los pre­sos. Las medi­das, admi­nis­tra­ti­vas o judi­cia­les, con­tra los agre­so­res toma­das con el con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma o su repre­sen­tan­te legal fue­ron, prin­ci­pal­men­te, soli­ci­tud de ini­cio de inves­ti­ga­ción (227), inter­po­si­ción de acción de indem­ni­za­ción (185) y repre­sen­ta­ción por falla fun­cio­nal ( 155).

Fuen­te: BdF Rio de Janeiro

Edi­ción: Eduar­do Miranda

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *