Pales­ti­na. No hay freno a la dignidad

Por Pablo Jofré Leal /​Resu­men Medio Orien­te /​16 de sep­tiem­bre de 2021 – La ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción de Pales­ti­na, los ata­ques y des­es­ta­bi­li­za­ción de El Líbano, Siria, Iraq, por par­te del régi­men sio­nis­ta esta­ble­ce, que no hay otra sali­da para la paz de Asia occi­den­tal y evi­tar la ame­na­za que repre­sen­ta el nacio­nal­sio­nis­mo en el mun­do, que hacer efec­ti­va la polí­ti­ca de boi­cot, des­in­ver­sión y san­cio­nes con­tra la enti­dad sionista.

Los invi­to a ima­gi­nar­se el siguien­te esce­na­rio. Seis pre­sos se fugan de una cár­cel de máxi­ma segu­ri­dad de un régi­men que ocu­pa y colo­ni­za un terri­to­rio que no les pertenece. 

Son seis pre­sos que lle­van varios años en las maz­mo­rras de un recin­to car­ce­la­rio some­ti­do a vejá­me­nes, tor­tu­ras y una deten­ción deno­mi­na­da admi­nis­tra­ti­va, lo que impli­ca que no hay jui­cio, no hay acu­sa­cio­nes, sino que sim­ple­men­te, se les deja morir len­ta­men­te bajo las leyes que el régi­men ocu­pan­te ha esta­ble­ci­do para los terri­to­rios some­ti­dos a su con­trol. Es la vio­la­ción cla­ra y con­cre­ta de las leyes inter­na­cio­na­les y de los dere­chos que le asis­ten a los pre­sos, sobre todo si se tra­ta de pri­sio­ne­ros pro­duc­to de deci­sio­nes políticas. 

La cár­cel men­cio­na­da está ubi­ca­da en las pro­pias tie­rras en que el pue­blo mile­na­rio, hoy ocu­pa­do por colo­nos extran­je­ros, cul­ti­va sus huer­tas, apa­cien­ta sus reba­ños de ani­ma­les y desa­rro­lla coti­dia­na­men­te su vida. Es decir, son pri­sio­ne­ros, per­so­nas encar­ce­la­das en su pro­pia tie­rra. Los cau­ti­vos men­cio­na­dos al ini­cio del rela­to logran esca­par gra­cias a su heroís­mo, tena­ci­dad e inge­nio mos­tra­do en bus­car su liber­tad a como die­ra lugar. Un túnel exca­va­do a pun­ta de cucha­ras de comer fue la herra­mien­ta usa­da. Par­te de los cau­ti­vos son nue­va­men­te apre­sa­dos y uno de ellos, pro­duc­to de las gol­pi­zas, la tor­tu­ra y los malos tra­ta­dos reci­bi­dos por la poli­cía y mili­ta­res que lo detie­nen es heri­do de gra­ve­dad y se encuen­tra hos­pi­ta­li­za­do, sin que los cap­to­res infor­men su real estado.

Una reali­dad más dura que la ficción

Lo des­cri­to no tra­ta de una pelí­cu­la holly­woo­den­se esti­lo “sue­ños de fuga” pro­ta­go­ni­za­da por Tim Rob­bins y Mor­gan Free­man don­de ambos pro­ta­go­nis­tas, a pesar de estar ence­rra­dos en una cár­cel domi­na­da por la corrup­ción, el mal­tra­to y la injus­ti­cia logran man­te­ner su dig­ni­dad. No es un fil­me que haya lle­na­do las taqui­llas de los cines del mun­do o una pro­duc­ción de fic­ción. Lo que he rela­ta­do en párra­fos ante­rio­res es una his­to­ria real. Una tris­te y ver­gon­zo­sa reali­dad don­de los con­cep­tos que pode­mos res­ca­tar de la fic­ción fíl­mi­ca refie­ren a valen­tía, dig­ni­dad, rebel­día ante la injusticia.

Lo que he narra­do expo­ne la fuga de seis pri­sio­ne­ros pales­ti­nos, encar­ce­la­dos por el régi­men sio­nis­ta en la cár­cel de Gil­boa, en el nor­te de los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos. Com­ba­tien­tes pales­ti­nos acu­sa­dos de accio­nes con­si­de­ra­das como crí­me­nes por el régi­men nacio­nal­sio­nis­ta, que es el que ocu­pa sus tie­rras y ase­si­na a sus hom­bres, muje­res y niños. Pre­sos cuya lucha goza de toda la legi­ti­mi­dad que otor­ga el com­ba­te por la libe­ra­ción de los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes de resis­ten­cia fren­te al ocu­pan­te a un régi­men usur­pa­dor, que des­ti­na su polí­ti­ca a exter­mi­nar al pue­blo pales­tino. Esa fuga se con­cre­tó el 6 de sep­tiem­bre pasa­do, cuan­do seis pri­sio­ne­ros pales­ti­nos pudie­ron esca­par­se de la pri­sión de Gil­boa, un cen­tro peni­ten­cia­rio de máxi­ma segu­ri­dad del régi­men israe­lí dejan­do en ridícu­lo la supues­ta super expe­rien­cia en vigi­lan­cia y segu­ri­dad del sionismo.

Las repre­sa­lias sio­nis­tas no se deja­ron espe­rar. Uno de los pre­sos pales­ti­nos, Zaka­ria al Zubai­di, como resul­ta­do de tor­tu­ras duran­te su inte­rro­ga­to­rio tras ser recap­tu­ra­do sufre, según sus fami­lia­res, de una seve­ra con­mo­ción cere­bral. Gol­pea­do en for­ma bru­tal por la sol­da­des­ca, la poli­cía y miem­bros del ser­vi­cio secre­to sio­nis­ta lla­ma­do Shin Beit. Zakai­ra al Zubai­di según su pro­pio abo­ga­do, tuvo que ser tras­la­da­do des­de la pri­sión don­de lo había rein­gre­sa­do a un hos­pi­tal don­de se repor­tó la extre­ma gra­ve­dad de su esta­do de salud. El abo­ga­do defen­sor de los pre­sos dete­ni­dos sos­tu­vo, en una entre­vis­ta para Al Maya­deen que «el tras­la­do del pre­so al-Zubai­di para su tra­ta­mien­to se pro­du­jo des­pués de que fue­ra bru­tal­men­te gol­pea­do, lo que le pro­vo­có una frac­tu­ra deba­jo del ojo izquierdo.

Los fami­lia­res de este héroe pales­tino man­tu­vie­ron su ver­sión, que Zakai­ra al Zubai­di sufrió tor­tu­ras con elec­tri­ci­dad, gol­pes que sig­ni­fi­ca­ron la men­cio­na­da con­mo­ción cere­bral y no con­ten­to con ello le frac­tu­ra­ron una pier­na en base a los gol­pes pro­pi­na­dos por los sol­da­dos y poli­cías entre­na­dos, para ase­si­nar al pue­blo pales­tino den­tro de la polí­ti­ca de ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción que lle­va a cabo el régi­men nacio­nal sio­nis­ta que los ampa­ra. Zaka­ria al-Zubai­di es uno de los líde­res des­ta­ca­dos de Bri­ga­das de los Már­ti­res de Al-Aqsa, rama mili­tar del Movi­mien­to Pales­tino de Libe­ra­ción Nacio­nal (Al-Fatah) de la región de Yenín, que ha esta­do encar­ce­la­do en pri­sio­nes israe­líes duran­te años sin jui­cio, bajo deten­ción admi­nis­tra­ti­va. Las infor­ma­cio­nes que ten­go indi­can que el abo­ga­do defen­sor, Avig­dor Feld­man, había pedi­do con ante­rio­ri­dad al tri­bu­nal que tras­la­da­ra al pri­sio­ne­ro pales­tino a un hos­pi­tal para que reci­bie­ra tra­ta­mien­to, denun­cian­do que los agen­tes israe­líes habían ocul­ta­do el ros­tro de Al-Zubai­di, a las cáma­ras, duran­te la sesión judi­cial del sába­do para ocul­tar sus heridas. 

Al Zubai­da mos­tró al mun­do su ros­tro hin­cha­do por los gol­pes, sin poder cami­nar, inte­rro­ga­do con tor­tu­ras pro­pias de regí­me­nes cri­mi­na­les como es el israe­lí. Zakai­ra al Zubai­di, por decla­ra­cio­nes dadas a medios pales­ti­nos por su her­mano, ha sido decla­ra­do con muer­te cere­bral sin que ello haya sido des­men­ti­do por el régi­men nacio­nal­sio­nis­ta. Según medios israe­líes, Zakai­ra Al-Zubai­di fue lle­va­do al hos­pi­tal israe­lí de Ram­bam, y esto hace sos­pe­char que efec­ti­va­men­te este héroe pales­tino esté con muer­te cere­bral, sabien­do que las fuer­zas de ocu­pa­ción no ace­le­ran el tras­la­do de pri­sio­ne­ros y dete­ni­dos a hos­pi­ta­les civi­les a menos que estén expues­tos a gran­des daños y ver­da­de­ros ries­gos vitales.

Ante esta situa­ción y las adver­ten­cias dadas a cono­cer por los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes pales­ti­nas, res­pec­to a que el actuar sio­nis­ta podía ser en extre­mo san­grien­to, nos pre­gun­ta­mos: Cuál es la con­duc­ta y las decla­ra­cio­nes que emi­ti­rán: Las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos. La Alta Comi­sio­na­da para los Dere­chos huma­nos de la ONU. Amnis­tía Inter­na­cio­nal. Human Rights Watch y uno de sus voce­ros el chi­leno José Miguel Vivan­co, que sue­le lle­nar sus tri­nos de denun­cias con­tra el gobierno de Vene­zue­la, Cuba, Nica­ra­gua, pero calla obse­quio­so fren­te a los alia­dos de Esta­dos uni­dos. Qué dirán las can­ci­lle­rías de los paí­ses euro­peos, que se lle­nan la boca res­pec­to a la defen­sa de los dere­chos huma­nos, pero callan cóm­pli­ces y obse­quio­sos ante el régi­men más cri­mi­nal de la actua­li­dad como es el sionista.

La ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción de Pales­ti­na, los ata­ques y des­es­ta­bi­li­za­ción de El Líbano, Siria, Iraq, por par­te del régi­men sio­nis­ta esta­ble­ce, que no hay otra sali­da para la paz de Asia occi­den­tal y evi­tar la ame­na­za que repre­sen­ta el nacio­nal­sio­nis­mo en el mun­do, que hacer efec­ti­va la polí­ti­ca de boi­cot, des­in­ver­sión y san­cio­nes con­tra esta enti­dad tal como suce­dió con el régi­men de apartheid suda­fri­cano. No habrá auto­de­ter­mi­na­ción para pales­ti­na y liber­tad para su pue­blo sin el fin del nacio­nal­sio­nis­mo y ello lle­va acom­pa­ña­do el hecho que no hay freno para la dig­ni­dad y valen­tía ofre­ci­da por la lucha del pue­blo pales­tino, ese que está defen­dien­do sus tie­rras fue­ra de las cár­ce­les sio­nis­tas y aquel pue­blo que com­ba­te en esa trin­che­ra que sig­ni­fi­can las maz­mo­rras israelíes. 

Fuen­te: AlMayadeen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *