Pales­ti­na. La lucha por ganar­se la vida en Gaza comien­za a la edad escolar

Resu­men Medio Orien­te /​16 de sep­tiem­bre de 2021 – Con el ini­cio del nue­vo cur­so esco­lar en la ase­dia­da Fran­ja de Gaza, algo menos de 300.000 alum­nos de entre 6 y 17 años se pre­sen­ta­ron a las cla­ses; más de 20.000 asis­ten a la escue­la por pri­me­ra vez, a menu­do en aulas super­po­bla­das. A pesar de la difí­cil situa­ción de Gaza y de las repe­ti­das ofen­si­vas mili­ta­res israe­líes, los niños de Gaza sue­len dis­fru­tar de la escuela.

https://​video​press​.com/​e​m​b​e​d​/​y​A​P​u​6​aeL

Sin embar­go, hay cien­tos que se levan­tan tem­prano todos los días, pero no van a la escue­la. Reco­rren las calles en bus­ca de tra­ba­jo para ganar algo de dine­ro para sus fami­lias. Mah­moud Al-Borsh, de 13 años, es uno de ellos. Sale de su casa a las 6 de la maña­na todos los días y no vuel­ve has­ta las 6 de la tar­de, sin tener siquie­ra el dine­ro sufi­cien­te para com­prar el jabón nece­sa­rio para lavar su ropa.

«Me levan­to en cuan­to sien­to el sol en el cie­lo, me pre­pa­ro para tra­ba­jar y sal­go», me dijo. «No siem­pre sé a dón­de ir, pero empie­zo por las bol­sas de basu­ra y los con­te­ne­do­res de la zona cer­ca­na a mi casa». Su tra­ba­jo, tal como es, con­sis­te en reco­ger cha­ta­rra y plás­ti­co. Es muy difí­cil, y tra­ba­ja todo el día, a menu­do ter­mi­nan­do con tan sólo 10 she­kels (3 dóla­res) en el bol­si­llo. Tam­bién es muy peli­gro­so, por­que la cha­ta­rra podría haber sido uti­li­za­da para con­te­ner pro­duc­tos quí­mi­cos peli­gro­sos y líqui­dos peligrosos.

En los terri­to­rios ocu­pa­dos, la basu­ra domés­ti­ca no se depo­si­ta en con­te­ne­do­res sepa­ra­dos, uno para las latas, otro para el plás­ti­co y el car­tón, y otro para los pro­duc­tos pere­ce­de­ros y otras cosas. Todo va en una bol­sa de nylon y se pone en la puer­ta para que lo reco­jan los tra­ba­ja­do­res de la lim­pie­za. Por eso, dece­nas de jóve­nes como Mah­moud Al-Borsh salen de casa tem­prano, para revi­sar las bol­sas antes de que lle­gue el equi­po de lim­pie­za. Muchos de ellos siguen al camión de la basu­ra has­ta el ver­te­de­ro y rebus­can allí obje­tos vendibles.

Según la Ofi­ci­na Cen­tral de Esta­dís­ti­cas de Pales­ti­na, casi 5.000 de los 372.600 niños tra­ba­ja­ban en Gaza en 2018, con eda­des com­pren­di­das entre los 10 y los 17 años. Casi 2.000 niños tra­ba­ja­ban a tiem­po par­cial antes o des­pués de la escuela.

Al-Borsh desa­fía el cli­ma calu­ro­so y la con­ges­tión del trá­fi­co para ir a tra­ba­jar cuan­do otros niños van a la escue­la. «Me entris­te­ce ver a los otros niños ir a la escue­la, por­que espe­ro poder unir­me a ellos algún día. Sin embar­go, estoy muy con­ten­to de poder ganar algo de dine­ro para ali­men­tar a mi fami­lia». Hay diez per­so­nas en su fami­lia inme­dia­ta, así que todo lo que trae a casa es muy bienvenido.

Sin embar­go, está per­dien­do la espe­ran­za sobre sus pers­pec­ti­vas de edu­ca­ción. «¿Cómo voy a apren­der a leer y escri­bir des­pués de haber per­di­do todas las cla­ses de pri­ma­ria y de pre­pa­ra­ción?». Ade­más, ha oído hablar de alguien que estu­dió inge­nie­ría infor­má­ti­ca en la uni­ver­si­dad y aho­ra ven­de maíz her­vi­do en la calle. ¿De qué sir­ve la edu­ca­ción si al final no hay tra­ba­jo bajo el ase­dio israe­lí a Gaza?

El comer­cian­te de cha­ta­rra y plás­ti­co Abu Yah­ya me dijo que com­pra artícu­los a por lo menos 50 niños cada día. «Todos ellos están en edad escolar».

Las difí­ci­les con­di­cio­nes de vida, expli­có, han empu­ja­do a estos niños a con­se­guir cual­quier tipo de tra­ba­jo, aun­que no ganen mucho dine­ro con ello. «Lo máxi­mo que pue­den espe­rar», dijo Abu Yah­ya, «es pro­ba­ble­men­te 15 she­kels (4,50 dóla­res) al día. Pero para una fami­lia que vive bajo el umbral de la pobre­za y nece­si­ta deses­pe­ra­da­men­te ali­men­tos, eso es una con­tri­bu­ción impor­tan­te al presupuesto.»

Bus­qué al inge­nie­ro infor­má­ti­co men­cio­na­do por Al Borsh y lo encon­tré en la cor­ni­sa jun­to al Medi­te­rrá­neo. Se lla­ma Ham­di Lub­bad y tie­ne 26 años. Estu­dió inge­nie­ría infor­má­ti­ca en una de las uni­ver­si­da­des de Gaza, pero no encon­tró tra­ba­jo, así que ven­de maíz her­vi­do para man­te­ner a su familia.

El inge­nie­ro infor­má­ti­co pales­tino Ham­di Lubbad

«Des­pués de ter­mi­nar mi licen­cia­tu­ra, pasé dos años bus­can­do tra­ba­jo, pero no pude encon­trar nin­guno», expli­có. «Nece­si­ta­ba un tra­ba­jo por­que ten­go que con­se­guir comi­da y medi­ci­nas para mi madre, que tie­ne cán­cer. Así que pen­sé en tener este carri­to. Lo uso para ven­der maíz her­vi­do en verano y sah­lab ‑una bebi­da pales­ti­na calien­te- en invierno».

Lub­bad comer­cia bajo el nom­bre de «El Inge­nie­ro»; no quie­re que la gen­te pien­se que es incul­to. Para él es impor­tan­te que sepan que es inge­nie­ro y que ven­der maíz no es su opción labo­ral pre­fe­ri­da. La mayo­ría de la gen­te enten­de­rá que el blo­queo israe­lí impues­to des­de 2007 es el cul­pa­ble de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des laborales.

Según Lub­bad, no es el úni­co uni­ver­si­ta­rio que tie­ne un tra­ba­jo en la cor­ni­sa. Con­tó dece­nas de per­so­nas que ven­den maíz, elec­tro­do­més­ti­cos, ciga­rri­llos, bebi­das calien­tes o frías, etc. «La gen­te como noso­tros no nece­si­ta mucho dine­ro para sacar ade­lan­te estos peque­ños nego­cios», añadió.

Moham­mad Abu Jay­yab, direc­tor del perió­di­co Al-Eqtisadiyeh

«La desas­tro­sa situa­ción eco­nó­mi­ca de la Fran­ja de Gaza es el resul­ta­do direc­to del ase­dio israe­lí», afir­mó Moham­mad Abu Jay­yab, redac­tor jefe del perió­di­co Al-Eqti­sa­di­yeh. «El des­em­pleo está en nive­les récord». Toda la situa­ción, advir­tió, es casi «irre­pa­ra­ble».

La ayu­da huma­ni­ta­ria inter­na­cio­nal, seña­ló, es para emer­gen­cias, no a lar­go pla­zo. «Des­pués de un par de sema­nas, las fami­lias nece­si­tan otras cosas ade­más de ali­men­tos. Nece­si­tan ropa, elec­tro­do­més­ti­cos, repa­ra­cio­nes en la casa, elec­tri­ci­dad, agua pota­ble; cosas que no ofre­cen los donan­tes ni las orga­ni­za­cio­nes benéficas.»

El dipu­tado Jamal Al-Kho­da­ri es el jefe del Comi­té Popu­lar con­tra el Ase­dio Israe­lí a Gaza. Me dijo que más del 85% de las fami­lias pales­ti­nas de Gaza sufren inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. «Viven por deba­jo del umbral ofi­cial de pobre­za y no tie­nen nada en casa para comer o beber ape­nas unos días des­pués de reci­bir cupo­nes de comi­da de las orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas inter­na­cio­na­les». Ade­más, como seña­ló el vice­mi­nis­tro de Tra­ba­jo de Gaza, Ihab Al-Ghus­sein, «hay 270.000 pro­fe­sio­na­les y licen­cia­dos uni­ver­si­ta­rios que bus­can tra­ba­jo en la Fran­ja de Gaza». Los nue­vos licen­cia­dos se suman a la bús­que­da de esos esqui­vos empleos al final de cada cur­so académico.

Los tres ‑Abu Jay­yab, Al-Kho­da­ri y Al-Ghus­sein- reite­ra­ron que Israel debe poner fin al ase­dio impues­to a Gaza. Si no lo hace, el encla­ve ase­dia­do se diri­ge a una situa­ción eco­nó­mi­ca y social aún más desas­tro­sa, y nadie sabe a dón­de nos lle­va­rá. No pode­mos decir que no haya­mos sido advertidos.

Fuen­te: Moni­tor Medio Orien­te en Español 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *