Nues­tra­mé­ri­ca. Es tiem­po de salir de la OEA

Por ALBA MOVIMIENTOS, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de sep­tiem­bre de 2021.

#OEA­No­Va­Más 

Des­de su naci­mien­to en 1948 la OEA ha fun­cio­na­do como un orga­nis­mo laca­yo y voce­ro de las deci­sio­nes que se toman des­de la Casa Blan­ca para avan­zar sobre Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. No hubo ni hay gol­pe de Esta­do, masa­cre, repre­sión, vio­la­ción de la sobe­ra­nía, vio­la­ción de los Dere­chos Huma­nos por par­te de las éli­tes loca­les (pro-impe­ria­lis­tas), en los cua­les este orga­nis­mo no haya cola­bo­ra­do; ya sea por apo­yo explí­ci­to a los sec­to­res reac­cio­na­rios con com­pro­ba­dos finan­cia­mien­tos y asis­ten­cia téc­ni­ca, o por omi­sión cri­mi­nal. Por el con­tra­rio, los prin­ci­pa­les obje­tos de sus denun­cias y cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio que com­po­nen una cla­ra gue­rra diplo­má­ti­ca, son las revo­lu­cio­nes, los gobier­nos popu­la­res y los pro­ce­sos de cam­bio que expre­san los intere­ses de las mayo­rías popu­la­res en nues­tra región. Con­tra las y los millo­nes de vilipendiados/​as, hambreados/​as y explotados/​as que se tor­nan pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria se posa siem­pre la bota de la OEA, mien­tras pal­mea a dic­ta­do­res, rufia­nes y asesinos. 

En los últi­mos años la ges­tión nefas­ta de Luis Alma­gro ha lle­va­do a la pro­fun­di­za­ción del rol de este orga­nis­mo: de la inje­ren­cia sola­pa­da se pasó al apo­yo y cola­bo­ra­ción expli­ci­ta con gru­pos fas­cis­tas y gol­pis­tas, como en el caso de Boli­via en 2019 don­de la OEA no solo cola­bo­ró, sino que fue un actor pro­ta­gó­ni­co en el gol­pe de Esta­do. Esto no es más que una vuel­ta a los orí­ge­nes del organismo. 

Recien­te­men­te, varios pre­si­den­tes y refe­ren­tes lati­no­ame­ri­ca­nos como Andrés Manuel López Obra­dor y Mar­ce­lo Ebrard de Méxi­co, Alber­to Fer­nán­dez de Argen­ti­na, Luis Arce y Evo Mora­les de Boli­via, Nico­lás Madu­ro de Vene­zue­la y Lula Da Sil­va de Bra­sil, entre otros, expre­sa­ron su recha­zo al accio­nar de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) e impul­sa­ron una dis­cu­sión sobre el rol de este orga­nis­mo y la nece­si­dad de reem­pla­zar­lo por un espa­cio que sir­va a la uni­dad de los pueblos. 

Salu­da­mos estas expre­sio­nes, que ponen en el cen­tro del deba­te a la OEA, a sus ver­da­de­ros obje­ti­vos y a las nece­si­da­des reales que requie­re la región en pos de la unión de los pueblos. 

Es nece­sa­rio un orga­nis­mo que pro­mue­va la inte­gra­ción, es decir: que prio­ri­ce el res­pe­to de la sobe­ra­nía y la auto­de­ter­mi­na­ción, que abo­gue por la reso­lu­ción paci­fi­ca de los con­flic­tos, que denun­cie las medi­das uni­la­te­ra­les de EE. UU. con­tra otros paí­ses del con­ti­nen­te y que levan­te las ban­de­ras de la defen­sa de la demo­cra­cia y de la volun­tad de los pue­blos, entre otros ele­men­tos urgen­tes. Este rol no pue­de ser cum­pli­do por la OEA por­que no está —nun­ca estu­vo— en su naturaleza. 

¿Qué es la OEA? 

Des­de su fun­da­ción, la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos ha ser­vi­do como un ins­tru­men­to de inje­ren­cia y de divi­sión de los paí­ses del con­ti­nen­te. La OEA, fun­da­da en 1948, es la con­ti­nui­dad orga­ni­za­ti­va de una estra­te­gia ini­cia­da en 1989 – 1890 con la pri­me­ra Con­fe­ren­cia Pan­ame­ri­ca­na rea­li­za­da en Washing­ton DC.En ella se fun­dó la lla­ma­da Unión Inter­na­cio­nal de las Repú­bli­cas Ame­ri­ca­nas, que a su vez creó un espa­cio orga­ni­za­ti­vo lla­ma­do pri­me­ro Ofi­ci­na Comer­cial de las Repú­bli­cas Ame­ri­ca­nas (1890−1902), lue­go Ofi­ci­na Inter­na­cio­nal de las Repú­bli­cas Ame­ri­ca­nas (1902−1910) y final­men­te Unión Pan­ame­ri­ca­na (1910−1948). En la IX Con­fe­ren­cia Pan­ame­ri­ca­na, rea­li­za­da en 1948 en Bogo­tá, se le cam­bió el nom­bre por el de Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos

Duran­te todo este tiem­po, la sede se man­tu­vo en Washing­ton. El edi­fi­cio prin­ci­pal de la OEA es la cons­truc­ción inau­gu­ra­da en 1910 como sede de la Unión Pan­ame­ri­ca­na. En mar­zo de 2021, el Ser­vi­cio de Par­ques Nacio­na­les de EE. UU. decla­ró el edi­fi­cio como emble­ma his­tó­ri­co nacio­nal. No es para menos, por su valor arqui­tec­tó­ni­co, his­tó­ri­co y simbólico. 

Por medio de este espa­cio diplo­má­ti­co el gobierno de EE. UU. inten­tó tem­pra­na­men­te subor­di­nar la polí­ti­ca exte­rior de las demás nacio­nes del con­ti­nen­te a sus pro­pios intere­ses, basa­dos en la céle­bre Doc­tri­na Mon­roe: Amé­ri­ca para los ame­ri­ca­nos, un eufe­mis­mo de Amé­ri­ca para los esta­dou­ni­den­ses. Sobre el rol de EE. UU., bas­ta seña­lar, como una pos­tal, que entre 1890 y 1946 el orga­nis­mo tuvo nue­ve direc­to­res gene­ra­les y todos ellos fue­ron esta­dou­ni­den­ses. Se acep­ta­ba natu­ral­men­te que la ofi­ci­na fue­ra con­du­ci­da por algu­na figu­ra desig­na­da por el Depar­ta­men­to de Esta­do. Lue­go de la II Gue­rra Mun­dial, el gobierno esta­dou­ni­den­se com­pren­dió que esto era dema­sia­do obvio. 

El desa­rro­llo del soft power (poder blan­do) como una par­te impor­tan­te de la polí­ti­ca exte­rior —pro­ce­so que adqui­rió impor­tan­cia sobre todo en la segun­da mitad del siglo XX, cuan­do EE. UU. tra­tó de posi­cio­nar­se como el máxi­mo repre­sen­tan­te de la demo­cra­cia y el mun­do libre— impli­có el desa­rro­llo de una tác­ti­ca enfo­ca­da en disi­mu­lar, al menos un poco, su domi­nio impe­rial. Se bus­ca que sean sec­to­res inter­nos de los otros paí­ses quie­nes accio­nen con­tra los intere­ses de sus pro­pios pueblos. 

Des­de 1948, a par­tir del pro­ce­so de con­for­ma­ción de la OEA, esto se expre­só en que se alter­na­ran con­duc­cio­nes de dife­ren­tes paí­ses, pero siem­pre con una mis­ma orien­ta­ción. Fue así que mien­tras se decla­ra­ba una polí­ti­ca supues­ta­men­te basa­da en los valo­res de la demo­cra­cia, la liber­tad, la segu­ri­dad y la jus­ti­cia —al igual que aho­ra — , en la prác­ti­ca la OEA res­pal­dó siem­pre todo lo con­tra­rio. Las con­se­cuen­cias de la OEA Pre­sen­tar en toda su exten­sión las accio­nes de inje­ren­cia que impul­só o legi­ti­mó la OEA en poco más de sie­te déca­das es una tarea que lle­va­ría miles de páginas. 

Entre 1948 y la déca­da de 1980, la OEA ava­ló a todas y cada una de las dic­ta­du­ras cívi­co mili­ta­res que ate­rro­ri­za­ron a su pobla­ción con apo­yo de la CIA y el Depar­ta­men­to de Esta­do, mien­tras con­de­na­ba a los gobier­nos sur­gi­dos del com­ba­te a esas dic­ta­du­ras. Seña­le­mos ape­nas algu­nos ejem­plos. Así, mien­tras en la X Con­fe­ren­cia Pan­ame­ri­ca­na rea­li­za­da en Cara­cas, en 1954, la OEA legi­ti­mó la inter­ven­ción en Gua­te­ma­la —pro­pi­cia­da por el tris­te­men­te céle­bre John Fos­ter Dulles con­tra el gobierno demo­crá­ti­co de Jaco­bo Arbenz — ; al mis­mo tiem­po sos­te­nía dic­ta­du­ras como la de Somo­za en Nica­ra­gua, la Tru­ji­llo en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y la de Ful­gen­cio Batis­ta en Cuba. El pro­pio gobierno anfi­trión de esa X Con­fe­ren­cia era tam­bién una dic­ta­du­ra, enca­be­za­da por Mar­cos Pérez Jimé­nez. Igual que en la actua­li­dad, todo esto no era obs­tácu­lo para que las decla­ra­cio­nes estu­vie­ran lle­nas de párra­fos en defen­sa de la demo­cra­cia, la liber­tad y la sobe­ra­nía y con­tra la inter­ven­ción en los asun­tos inter­nos de los países. 

La mis­ma OEA com­pla­cien­te con Batis­ta fue la que en 1962 expul­só del orga­nis­mo al gobierno revo­lu­cio­na­rio de Cuba, que con masi­vo apo­yo popu­lar enfren­tó y derro­tó a la dic­ta­du­ra, una alia­da prin­ci­pal de EE. UU. La expul­sión tuvo lugar ape­nas cua­tro sema­nas des­pués de que el gobierno de Esta­dos Uni­dos rom­pie­ra rela­cio­nes con Cuba. 

Pre­vio a esto, con el silen­cio o el bene­plá­ci­to de la OEA tuvie­ron lugar los aten­ta­dos y bom­bar­deos con­tra la pobla­ción y el terri­to­rio cubano en los pri­me­ros años del triun­fo de la Revo­lu­ción de 1959 y la inva­sión mer­ce­na­ria a Pla­ya de Girón, en 1961, orques­ta­da tam­bién por el gobierno nor­te­ame­ri­cano a tra­vés de la CIA. Esta acti­tud de la OEA se man­tie­ne has­ta la actua­li­dad, apo­yan­do todas las accio­nes de inje­ren­cia, entre ellas las medi­das uni­la­te­ra­les de estran­gu­la­ción y des­es­ta­bi­li­za­ción (san­cio­nes) impul­sa­da por EE.UU. con­tra el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio cubano y otros pro­ce­sos polí­ti­cos que no se subor­di­nan a su polí­ti­ca e inten­tan un rum­bo soberano. 

En con­tras­te, la OEA legi­ti­mó a las dic­ta­du­ras que toma­ron el poder en casi todo el con­ti­nen­te­Ya fue­ron seña­la­dos los casos de Nica­ra­gua (con el clan Somo­za, 1937 – 1979), Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na (Tru­ji­llo, 1930 – 1961) y Cuba, (Batis­ta, 1952 – 1959); pero hay muchos más: Para­guay (Stroess­ner, 1954 – 1989), Gua­te­ma­la (1954−1957 y varios otros perío­dos), Argen­ti­na (1955−1958, 1966 – 1973, 1976 – 1983), Hai­tí (Duva­llier, 1957 – 1971), Bra­sil (1964−1985), Uru­guay (1973−1985) y Chi­le (1973−1990), por men­cio­nar algunos. 

En tiem­pos más recien­tes, y en espe­cial con la asun­ción del actual secre­ta­rio gene­ral Luis Alma­gro, la OEA se dedi­có a ser la caja de reso­nan­cia de la polí­ti­ca de EE.UU. con­tra los gobier­nos del ALBA-TCP, en par­ti­cu­lar con­tra Vene­zue­la. Esto no solo inclu­yó la legi­ti­ma­ción de inten­tos de mag­ni­ci­dio —como el ocu­rri­do en agos­to de 2018 con­tra el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro— y de inten­tos de gol­pes de Esta­do, como en abril de 2019, sino has­ta incur­sio­nes mili­ta­res como en mayo de 2020, con la ope­ra­ción Gedeón, don­de par­ti­ci­pa­ron para­mi­li­ta­res vene­zo­la­nos, colom­bia­nos y esta­dou­ni­den­ses entre­na­dos en Colom­bia. Pero el máxi­mo bochorno, sin dudas, es el reco­no­ci­mien­to como repre­sen­tan­te de Vene­zue­la ante el orga­nis­mo a un dele­ga­do del gobierno fake de Juan Guai­dó, supues­to pre­si­den­te inte­ri­no elec­to para tal car­go por abso­lu­ta­men­te nadie —excep­to el gobierno de EE. UU. — , situa­ción irre­gu­lar que se man­tie­ne has­ta el momento. 

El últi­mo y cono­ci­do epi­so­dio de este ver­da­de­ro plan delic­ti­vo, vio­la­to­rio de las bases fun­da­men­ta­les del dere­cho públi­co inter­na­cio­nal —el res­pe­to a la sobe­ra­nía y la no inter­ven­ción en los asun­tos inter­nos — , es el papel juga­do por la OEA en el gol­pe de Esta­do con­tra Evo Mora­les, en noviem­bre de 2019, y el apo­yo a la dic­ta­du­ra enca­be­za­da por Jea­ni­ne Añez, que gober­nó los meses siguien­tes a san­gre y fue­go, has­ta que el pue­blo boli­viano, movi­li­za­do y hacien­do fren­te a la repre­sión, logró triun­far de for­ma con­tun­den­te en las elec­cio­nes de noviem­bre de 2020. 

En lo que res­pec­ta a la comu­ni­dad del Cari­be, la OEA abier­ta­men­te des­pla­zó a CARICOM como foro de acuer­do y paso por alto los posi­cio­na­mien­tos de la mayo­ria de los pai­ses miem­bros para imple­men­tar una poli­ti­ca incon­sul­ta con­tra la sobe­ra­nía de Vene­zue­la; mien­tras no hizo una sola denun­cia de las vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos, socia­les y poli­ti­cos en Hai­tí, a cuya cla­se diri­gen­te siem­pre se apa­ño en cada irres­pe­to a la Cons­ti­tu­ción de este país, sur­gi­da lue­go de la caí­da de la dic­ta­du­ra de Duva­llier. Tam­bién es tris­te­men­te céle­bre el reco­no­ci­mien­to y fomen­to que Alma­gro le dió al deno­mi­na­do Gru­po de Lima cuyo obje­ti­vo abier­ta­men­te des­es­ta­bi­li­za­dor y difa­ma­dor de la revo­lu­ción boli­va­ria­na daba cuen­ta mas de la ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra de los inte­gran­tes que del fal­so slo­gan que usan los gobier­nos anti­po­pu­la­res de lle­var sal­va­cio­nes y demo­cra­cia a otros pue­blos mien­tras ham­brean y repri­men en sus paí­ses. Lo obso­le­to de este meca­nis­mo se evi­den­cio en 2020 y 2021 cuan­do en ple­na pan­de­mia de COVID-19 el meca­nis­mo no gene­ró nin­gu­na ini­cia­ti­va para con­se­guir y dis­tri­buir vacu­nas entre los pai­ses miem­bros, en vez de dedi­car­se a coor­di­nar y ges­tio­nar para resol­ver temas bási­cos en cuen­to a la cri­sis sani­ta­ria, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción esta­ba pues­ta en blo­quear eco­nó­mi­ca­men­te a Vene­zue­la y reu­nir­se con agru­pa­cio­nes exclu­si­va­men­te conservadoras. 

La gra­ve­dad de las accio­nes están hoy a la vis­ta de todas aque­llas per­so­nas que quie­ran ver­lo. Las luchas y los avan­ces popu­la­res, tan­to en las calles como en las ins­ti­tu­cio­nes, abren la posi­bi­li­dad de impul­sar pro­ce­sos de inte­gra­ción sobe­ra­nos en Nues­tra Amé­ri­ca. Salir de la OEA Es tiem­po de cons­truir un nue­vo meca­nis­mo regio­nal que, como con­di­ción míni­ma, res­pe­te la sobe­ra­nía de los pue­blos y se preo­cu­pe por la paz y por la vida, por enci­ma de los intere­ses par­ti­cu­la­res de las oli­gar­quías glo­ba­les y del afán impe­ria­lis­ta de Esta­dos Unidos. 

Es tiem­po de abo­nar a las ins­tan­cias regio­na­les que pro­mue­ven la soli­da­ri­dad y la com­ple­men­ta­rie­dad entre los pue­blos, que bus­can dar res­pues­tas con­cre­tas en el plano sani­ta­rio, cul­tu­ral, eco­no­mi­co; que actuan efec­ti­va­men­te fren­te a las catas­tro­fes cli­má­ti­cas, como es el caso de ALBA-TCP; o que han dado mues­tras de ver­da­de­ra voca­ción de paz en caso de con­flic­tos inter­nos o ten­sio­nes entre los pai­ses miem­bros; o evi­tan­do gol­pes de esta­do, como fue el caso de UNASUR. Se nece­si­ta con suma urgen­cia una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad para la inte­gra­ción y la unión de los Esta­dos y de los pue­blos, que per­mi­ta la par­ti­ci­pa­ción de los movi­mien­tos socia­les y popu­la­res en las ins­tan­cias de deli­be­ra­ción, pani­fi­ca­ción y balance.

No pue­de seguir suce­dien­do que las úni­cas voces de la «socie­dad civil» escu­cha­das sean las de los gran­des empre­sa­rios y ONG‘s finan­cia­das por EE.UU. mien­tras las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, cam­pe­si­nas, urba­nas, indí­ge­nas, que defen­de­mos los terri­to­rios y la vida; quie­nes nos orga­ni­za­mos en la eco­no­mía popu­lar; quie­nes pade­ce­mos los gol­pes de Esta­do no ten­ga­mos lugar, ni voz en estas ins­tan­cias. Una ver­da­de­ra demo­cra­ti­za­ción de los meca­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les impli­ca que se res­pe­te la sobe­ra­nía de cada país y que se escu­chen las voces de los pue­blos. La #OEA­No­Va­Más. Como tam­po­co sus gru­pos des­es­ta­bi­li­za­do­res, y sus alian­zas neo­li­be­ra­les. Con­vo­ca­mos a todos los pue­blos, orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos de toda la Patria Gran­de a sumar­se a esta cam­pa­ña para salir­nos de esta jau­la que es la OEA. Como pue­blos, Esta­dos y nacio­nes, nos mere­ce­mos ser tra­ta­dos con res­pe­to, dig­ni­dad e igual­dad. No que­re­mos ni per­mi­ti­re­mos más gol­pes de Esta­do, masa­cres, inva­sio­nes o ame­na­zas. No somos patio tra­se­ro de nin­gún imperio. 

Tene­mos dere­cho a luchar por una región libre, sobe­ra­na, dig­na y uni­da en nues­tra diver­si­dad. En 2005 logra­mos derro­tar al ALCA, en 2021 derro­ta­mos al Gru­po de Lima, aho­ra es tiem­po de derro­tar a la OEA. 

La his­to­ria y nues­tros pue­blos lo demandan. 

Es tiem­po de salir de la OEA, es tiem­po de Nues­tra América. 

#OEA­No­Va­Más

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *