Migran­tes. Las medi­das anti­mi­gran­tes que hacen recor­dar las que impu­so la admi­nis­tra­ción Trump

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de sep­tiem­bre de 2021.

Foto: LA LIBERTAD (GUATEMALA), 18/​08/​2021.- Una mujer llo­ra mien­tras pide ayu­da por telé­fono a un fami­liar, al ser retor­na­da a Gua­te­ma­la lue­go de pedir una visa huma­ni­ta­ria en la fron­te­ra de Esta­dos Uni­dos, hoy en La Liber­tad (Gua­te­ma­la). El Gobierno de Gua­te­ma­la ase­gu­ró este miér­co­les que ana­li­za medi­das para auxi­liar a migran­tes cen­tro­ame­ri­ca­nos que son depor­ta­dos en la fron­te­ra de El Cei­bo, ubi­ca­da en el nor­te del terri­to­rio, don­de las per­so­nas retor­na­das que­dan sin asis­ten­cia ni recur­sos para su movi­li­za­ción. EFE/​Esteban Biba

Defen­so­res de los dere­chos de los migran­tes res­pon­sa­bi­li­zan a los esta­dos por los impa­ra­bles éxo­dos que cada año aumentan.

La inmi­nen­te reim­ple­men­ta­ción del pro­gra­ma Qué­da­te en Méxi­co por par­te del Gobierno de EE. UU. hace recor­dar uno de los epi­so­dios más dra­má­ti­cos para los migran­tes, cuan­do fue­ron devuel­tos a las ciu­da­des fron­te­ri­zas mexi­ca­nas a espe­rar ahí sus soli­ci­tu­des de asilo.

El pro­gra­ma, ofi­cial­men­te lla­ma­do Pro­to­co­los de Pro­tec­ción al Migran­te (MPP), fue imple­men­ta­do por la admi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Donald Trump en enero de 2019, con este plan logró cum­plir su pro­me­sa de cam­pa­ña de evi­tar la migra­ción irre­gu­lar, aun­que fue a cos­ta del sufri­mien­to de miles de migran­tes que espe­ra­ron —y aún espe­ran— en Méxi­co, en alber­gues impro­vi­sa­dos y en pre­ca­rias con­di­cio­nes, una opor­tu­ni­dad para expo­ner sus casos.

Bajo ese pro­gra­ma unas 70 mil per­so­nas fue­ron envia­das a las ciu­da­des fron­te­ri­zas mexi­ca­nas, entre ellos más de 15 mil guatemaltecos.

Pero apar­te de la reac­ti­va­ción del MPP, las devo­lu­cio­nes exprés de migran­tes gua­te­mal­te­cos y cen­tro­ame­ri­ca­nos a El Cei­bo, Petén, ini­cia­das en agos­to tam­bién se han con­ver­ti­do en una prác­ti­ca con­si­de­ra­da “cruel” por defen­so­res de dere­chos huma­nos, pues­to que muchos de ellos han ase­gu­ra­do que no se les per­mi­tió pedir asi­lo ni en EE. UU. ni en México.Las pri­me­ras devo­lu­cio­nes de este tipo levan­ta­ron fuer­tes crí­ti­cas por­que a los migran­tes se les deja­ba aban­do­na­dos, sin nin­gu­na orien­ta­ción ni ayu­da en El Cei­bo, un peque­ño pobla­do de Petén fron­te­ri­zo con México.“Expulsar a soli­ci­tan­tes de asi­lo sin per­mi­tir­les pre­sen­tar sus casos es una vio­la­ción de la Con­ven­ción sobre Refu­gia­dos, la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra, el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos y la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na sobre Dere­chos Huma­nos, tra­ta­dos de los cua­les Méxi­co es sig­na­ta­rio”, dijo en un infor­me recien­te la orga­ni­za­ción Human Rights Watch.

Aña­dió que las auto­ri­da­des migra­to­rias mexi­ca­nas solo pue­den regre­sar a los migran­tes a su país de ori­gen y que no pue­den enviar­los a un ter­cer país. Asi­mis­mo, que tie­nen que noti­fi­car al gobierno del país recep­tor y coor­di­nar con este el pro­ce­so, así como pro­por­cio­nar trans­por­te, ali­men­tos y agua a las personas.

Estas devo­lu­cio­nes evi­den­cian “la fal­ta de preo­cu­pa­ción por los dere­chos huma­nos del pre­si­den­te —de Méxi­co, Andrés Manuel— López Obra­dor”, expre­só José Miguel Vivan­co, direc­tor para las Amé­ri­cas de Human Rights Watch.

Apa­ren­te­men­te ya hay un acuer­do para que estas depor­ta­cio­nes se hagan por avión y solo a la capi­tal gua­te­mal­te­ca; sin embar­go, estas segui­rán al menos duran­te septiembre.

Depor­ta­dos arri­ban a la Fuer­za Aérea Gua­te­mal­te­ca. Los retor­nos des­de EE. UU. han baja­do por­que este país los está devol­vien­do a México. 

Aun­que a su lle­ga­da a la Casa Blan­ca, el pre­si­den­te Joe Biden can­ce­ló el Acuer­do de Coope­ra­ción de Asi­lo fir­ma­do entre EE. UU. y Gua­te­ma­la, en la prác­ti­ca, el obje­ti­vo de este con­ve­nio se man­tie­ne, ya que por El Cei­bo han ingre­sa­do muchos hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños y migran­tes de otras nacio­na­li­da­des que ase­gu­ran no se les per­mi­tió pedir asi­lo en aquel país.

Más res­tric­cio­nes

A lo ante­rior se suma que EE. UU. con­ti­núan apli­can­do el Títu­lo 42, nor­ma­ti­va que tam­bién puso en mar­cha la admi­nis­tra­ción Trump y que per­mi­te —con el fin de dis­mi­nuir los ries­gos por la pan­de­mia— la expul­sión inme­dia­ta hacia Méxi­co de cual­quier extranjero.

En otras pala­bras, la situa­ción pare­ce no haber cam­bia­do mucho en los pri­me­ros meses de la admi­nis­tra­ción Biden en rela­ción con el gobierno de Trump, al menos para los soli­ci­tan­tes de asi­lo y refu­gio y para aque­llos que han inten­ta­do lle­gar a EE. UU. ante la fal­sa expec­ta­ti­va de que el nue­vo gobierno sería más fle­xi­ble con la migra­ción irregular.

Des­va­lo­ri­zan al migrante

Oscar Cha­cón, direc­tor eje­cu­ti­vo de la orga­ni­za­ción Alian­za Amé­ri­cas que lucha por los dere­chos de los migran­tes, lamen­tó que con sus medi­das anti­mi­gran­tes “el gobierno de los EE. UU. sigue pro­mo­vien­do la fal­sa noción de que la migra­ción y las per­so­nas migran­tes son algo noci­vo para ese país”.

La orga­ni­za­ción con­si­de­ra que la migra­ción debe­ría ser con­si­de­ra­da como sinó­ni­mo desa­rro­llo eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral para los Esta­dos Uni­dos y para los paí­ses de origen.

Algu­nos sec­to­res temen que el tra­to a los migran­tes pue­da empeo­rar por­que se ave­ci­nan las elec­cio­nes de medio tér­mino en EE. UU., en el 2022, y en 2024 son las pre­si­den­cia­les y este tema se vuel­ve cru­cial, por­que los dos par­ti­dos inten­tan apro­ve­char­lo políticamente.

“Por eso la admi­nis­tra­ción Biden-Harris está enfo­ca­da en redu­cir o mini­mi­zar la migra­ción en la fron­te­ra sur, para que no se gene­re una mala ima­gen en los medios de comu­ni­ca­ción de cara a las elec­cio­nes”, afir­ma Gui­ller­mo Cas­ti­llo, un gua­te­mal­te­co que vive en EE. UU. y que ana­li­za el tema migratorio.

El gobierno ya no quie­re más des­gas­te polí­ti­co, sobre todo por­que el con­flic­to en Afga­nis­tán pare­cie­ra que pue­de pasar­le fac­tu­ra, aña­de. Los repu­bli­ca­nos y los pro-Trump esta­rán aten­tos a todo lo que ocu­rra con la migra­ción en la fron­te­ra sur para apro­ve­char­lo, dijo Castillo.

Alber­gue impro­vi­sa­do de El Cha­pa­rral, Tijua­na, Méxi­co. Con la reac­ti­va­ción del MPP se pre­vé que miles de migran­tes serán devuel­tos a ese país en lo que espe­ran res­pues­ta a sus soli­ci­tu­des de asilo. 

Según el Ins­ti­tu­to Gua­te­mal­te­co de Migra­ción, el Gobierno mexi­cano ha depor­ta­do hacia la fron­te­ra de El Cei­bo a 4 mil 542 per­so­nas en poco más de un mes, el 27% meno­res de edad, sin embar­go, la cifra no inclu­ye a cien­tos de migran­tes que ingre­sa­ron en los pri­me­ros días de agos­to has­ta el 22. El 55% del total de retor­na­dos a esa fron­te­ra son hon­du­re­ños, mien­tras que el 32% eran migran­tes de Guatemala.

En total este año, Méxi­co ha depor­ta­do a 26 mil 263 gua­te­mal­te­cos un 66% más que el año pasa­do, mien­tras que las devo­lu­cio­nes de EE. UU. han dis­mi­nui­do un 76%, y pasa­ron de 16 mil 709 en 2020 a 3 mil 992 en 2021. Esto, a enten­der de exper­tos, obe­de­ce al endu­re­ci­mien­to de las res­tric­cio­nes migra­to­rias en México.

Fuen­te: Pren­sa Libre, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *