Inter­na­cio­nal. Esta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia y el Rei­no Uni­do fir­ma­ron un acuer­do mili­tar para con­tra­rres­tar el pode­río de China

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de sep­tiem­bre de 2021.

La deci­sión gene­ró males­tar en el gigan­te asiá­ti­co, en Fran­cia y en la Unión Europea

Las tres poten­cias acor­da­ron refor­zar la coope­ra­ción en tec­no­lo­gías avan­za­das de defen­sa como inte­li­gen­cia arti­fi­cial, sis­te­mas sub­ma­ri­nos y vigi­lan­cia de lar­ga distancia.

Esta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia y el Rei­no Uni­do anun­cia­ron la fir­ma de un pac­to de defen­sa con el obje­ti­vo de neu­tra­li­zar el pode­río mili­tar de Chi­na en el Indo-Pací­fi­co. De esta for­ma, los tres paí­ses acor­da­ron refor­zar la coope­ra­ción en tec­no­lo­gías avan­za­das de defen­sa como inte­li­gen­cia arti­fi­cial, sis­te­mas sub­ma­ri­nos y vigi­lan­cia de lar­ga dis­tan­cia. La deci­sión gene­ró males­tar tan­to en el gigan­te asiá­ti­co, que lo ve como una «ame­na­za a la paz y la esta­bi­li­dad», como en la Unión Euro­pea (UE), que lmen­tó no haber sido infor­ma­da. El acuer­do lle­vó a Aus­tra­lia a can­ce­lar un millo­na­rio con­tra­to de com­pra de sub­ma­ri­nos fran­ce­ses, lo que pro­vo­có la ira del gobierno de Emma­nuel Macron.

Los deta­lles de la alian­za «Aukus»

La nue­va alian­za, cono­ci­da como Aukus por las ini­cia­les en inglés de los tres paí­ses anglo­sa­jo­nes, fue anun­cia­da en una con­fe­ren­cia de pren­sa vir­tual con­jun­ta entre el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Joe Biden, el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Boris John­son y su par aus­tra­liano Scott Morri­son

«Tene­mos la inten­ción de cons­truir estos sub­ma­ri­nos en Ade­lai­da, Aus­tra­lia, en estre­cha coope­ra­ción con Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do», dijo el pri­mer minis­tro aus­tra­liano al cele­brar el acuer­do. «No es raro que los paí­ses tomen deci­sio­nes en fun­ción de sus pro­pios intere­ses estra­té­gi­cos y aumen­ten sus capa­ci­da­des de defen­sa. Chi­na toma las mis­mas deci­sio­nes, al igual que otros paí­ses de nues­tra región«, expre­só Morri­son jus­ti­fi­can­do el pacto.

Si el plan lle­ga a buen puer­to, Aus­tra­lia podría empe­zar a rea­li­zar patru­llas de ruti­na que atra­ve­sa­rían áreas del Mar de Chi­na Meri­dio­nal que Bei­jing recla­ma como su zona exclu­si­va, y lle­gar has­ta el nor­te de Tai­wán. Esa situa­ción en par­ti­cu­lar gene­ra ris­pi­de­ces en el gobierno chino.

Des­de Lon­dres, Boris John­son anun­ció la crea­ción de «una nue­va aso­cia­ción de defen­sa tri­la­te­ral con el obje­ti­vo de tra­ba­jar mano a mano para pre­ser­var la segu­ri­dad y esta­bi­li­dad en el Indo-Pací­fi­co«. En un comu­ni­ca­do ofi­cial envia­do a la pren­sa, el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co dijo que «será uno de los pro­yec­tos más com­ple­jos y téc­ni­ca­men­te exi­gen­tes del mun­do, con una dura­ción de déca­das y que reque­ri­rá la tec­no­lo­gía más avanzada». 

Por su par­te el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Joe Biden ase­gu­ró: «Se tra­ta de inver­tir en nues­tra mayor fuen­te de fuer­za, nues­tras alian­zas, y actua­li­zar­las para afron­tar mejor las ame­na­zas actua­les y futu­ras». En el Salón Este de la Casa Blan­ca, flan­quea­do por dos pan­ta­llas que mos­tra­ban a los líde­res bri­tá­ni­co y aus­tra­liano en sus rue­das de pren­sa a dis­tan­cia, Biden sub­ra­yó que los sub­ma­ri­nos que con­se­gui­rá Aus­tra­lia no ten­drán «armas nuclea­res» sino que esta­rán «con­ven­cio­nal­men­te arma­dos», pero «poten­cia­dos por reac­to­res nucleares».

Crí­ti­cas de Chi­na, Fran­cia y la Unión Europea

Las reac­cio­nes con­tra esta alian­za entre poten­cias fue­ron inme­dia­tas. El voce­ro de la Can­ci­lle­ría chi­na, Zhao Lijiancali­fi­có el acuer­do como «extre­ma­da­men­te irres­pon­sa­ble» debi­do a que «uti­li­za las expor­ta­cio­nes nuclea­res como herra­mien­ta geo­po­lí­ti­ca». Zhao decla­ró ante la pren­sa que la coope­ra­ción entre Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y Aus­tra­lia en mate­ria de sub­ma­ri­nos nuclea­res «soca­va de mane­ra gra­ve la paz y la esta­bi­li­dad regio­na­les, inten­si­fi­ca la carre­ra arma­men­tís­ti­ca y com­pro­me­te los esfuer­zos inter­na­cio­na­les de no pro­li­fe­ra­ción nuclear».

Para el voce­ro chino, el nue­vo pac­to demues­tra la «men­ta­li­dad de gue­rra fría» de los tres paí­ses fir­man­tes, a quie­nes pidió «hacer más por la paz y la esta­bi­li­dad» ya que «de lo con­tra­rio ter­mi­na­rán hacién­do­se daño a sí mis­mos». Tam­bién la pri­me­ra minis­tra de Nue­va Zelan­da, Jacin­da Ardern, cues­tio­nó el anun­cio y ase­gu­ró que veta­rá la entra­da en las aguas de su país a los futu­ros sub­ma­ri­nos nuclea­res aus­tra­lia­nos, en línea con la polí­ti­ca anti­nu­clear adop­ta­da en la déca­da de 1980.

El gobierno fran­cés, por su par­te, des­ta­có que la alian­za tri­par­ti­ta lle­vó a Aus­tra­lia a can­ce­lar un con­tra­to de com­pra de sub­ma­ri­nos pro­du­ci­dos en Fran­cia por un valor de unos 56 mil millo­nes de euros, para sus­ti­tuir­lo por otro de sub­ma­ri­nos nuclea­res esta­dou­ni­den­ses. «Esta deci­sión uni­la­te­ral, bru­tal, impre­vi­si­ble, se pare­ce mucho a lo que hacía el pre­si­den­te Trump», denun­ció el can­ci­ller fran­cés Jean-Yves Le Drian en una entre­vis­ta al canal Fran­ce Info en la que insis­tió en que «esto no se hace entre alia­dos» y habrá consecuencias.

En la Cáma­ra de los Comu­nes Boris John­son recha­zó las afir­ma­cio­nes de que el acuer­do dañó el víncu­lo con Fran­cia y dijo que «la rela­ción mili­tar entre el Rei­no Uni­do y ese país sigue sien­do «sóli­da como una roca». El secre­ta­rio de Esta­do de EE.UU., Antony Blin­ken, tam­bién salió a poner paños fríos ase­gu­ran­do que Fran­cia es un «socio vital».

«Quie­ro enfa­ti­zar que no hay una rup­tu­ra regio­nal que sepa­re los intere­ses de nues­tros socios del Atlán­ti­co y el Pací­fi­co«, afir­mó Blin­ken ante perio­dis­tas. Sin embar­go, el gobierno de Macron deci­dió anu­lar una gala pre­vis­ta para este vier­nes en Washing­ton en la resi­den­cia del emba­ja­dor fran­cés para cele­brar el ani­ver­sa­rio de una bata­lla naval deci­si­va en la Gue­rra de Inde­pen­den­cia de Esta­dos Unidos.

Las tres poten­cias fir­man­tes tam­po­co avi­sa­ron a la Unión Euro­pea sobre sus inten­cio­nes de fir­mar un pac­to de defen­sa, según el alto repre­sen­tan­te de la Unión Euro­pea (UE) para la Polí­ti­ca Exte­rior, Josep Borrell. Ante la pren­sa, Borrell con­si­de­ró que aho­ra la UE dis­po­ne de una «bue­na oca­sión de ele­var la refle­xión sobre la cues­tión de la auto­no­mía estratégica». 

El anun­cio del nue­vo pac­to se pro­du­ce una sema­na antes de que Biden reci­ba en la Casa Blan­ca una cum­bre con los líde­res de Aus­tra­lia, la India y Japón, con los que man­tie­ne una alian­za para con­tra­rres­tar el pode­río de Chi­na. Los cua­tro paí­ses con­for­man el «quad», una alian­za crea­da en 2007 en res­pues­ta al auge mili­tar de Beijing.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *