Eus­kal Herria: Alfon­so Sas­tre, dra­ma­tur­go, ensa­yis­ta, poe­ta y mili­tan­te vas­co, falle­ce a los 95 años

Alfon­so Sas­tre ha falle­ci­do a los 95 años. Nació en Madrid y allí desa­rro­lló des­de su juven­tud una inten­sa acti­vi­dad lite­ra­ria, con pre­emi­nen­cia de obras de tea­tro. En ambos cam­pos, igual que en la poe­sía y la narra­ti­va, late una pro­fun­da inquie­tud social y polí­ti­ca que desa­rro­lló en Eus­kal Herria.

Alfonso Sastre
Alfon­so Sas­tre, en su casa de Hon­da­rri­bia. (Jon URBE/​FOKU)

La lúci­da y com­pro­me­ti­da mira­da de Alfon­so Sas­tre se ha apa­ga­do este vier­nes, a los 95 años de edad. Ha falle­ci­do en Hon­da­rri­bia, don­de ha resi­di­do todos estos últi­mos años.

Sas­tre nació en Madrid, el 20 de febre­ro de 1926, y allí desa­rro­lló des­de su juven­tud una inten­sa acti­vi­dad lite­ra­ria, con pre­emi­nen­cia de obras de tea­tro, pero sin des­cui­dar su face­ta ensa­yís­ti­ca. En ambos cam­pos, al igual que en la poe­sía y la narra­ti­va, que tam­bién cul­ti­vó, late des­de el prin­ci­pio una pro­fun­da inquie­tud social, que en el con­tex­to de la épo­ca se con­vier­te inevi­ta­ble­men­te en pro­tes­ta antifranquista.

Sin embar­go, ha sido en Eus­kal Herria don­de se asen­tó defi­ni­ti­va­men­te y desa­rro­lló toda su cali­dad huma­na y su com­pro­mi­so polí­ti­co, con­vir­tién­do­se en una refe­ren­cia de lucha y en una voz que nun­ca calló ante la injusticia.

La noti­cia la ha hecho públi­ca Abotsa­nitz, la for­ma­ción de Hon­da­rri­bia con la que ha cola­bo­ra­do en estos últi­mos años Sastre.

Eva Forest y sus pri­me­ros pasos

«Has­ta siem­pre, ami­gos. Has­ta todos los días que ven­gan a par­tir de aho­ra a estos terri­to­rios de angus­tia y de espe­ran­za. Allí esta­re­mos. Ahí nos encon­tra­re­mos siem­pre, en las nue­vas bata­llas por la emer­gen­cia de un nue­vo mun­do. Este es el cam­po de la pra­xis; aun­que hoy yo me encuen­tro más bien en el de los poe­tas que excla­ma­ron: ‘¡Hay gol­pes en la vida tan fuer­tes! ¡Yo no sé!’ o ‘y el hom­bre, ¡pobre!, ¡pobre!’ (César Valle­jo), o: ‘un empu­jón bru­tal te ha derri­ba­do!’ (Miguel Her­nán­dez), o ‘¡Qué dig­nos de pie­dad son los hom­bres!’ (Strind­berg, El sue­ño). Etcé­te­ra. Deje­mos esto, cama­ra­das. Vamos a con­ti­nuar nues­tra lucha, y que al Dios de la Biblia y a esa mier­da de Néme­sis le den defi­ni­ti­va­men­te por culo, aun­que noso­tros perez­ca­mos ‑ya esta­mos pere­cien­do, por­que Dios nos hizo, como Sar­tre escri­bió, mor­ta­les- sien­do así, ese cabrón de Dios (recor­dad Las mos­cas,) el pri­mer ase­sino de la historia».

Son pala­bras de Alfon­so Sas­tre, pro­nun­cia­das a la muer­te de su com­pa­ñe­ra, Eva Forest, en 2007. Des­de la luci­dez y la sabi­du­ría, Alfon­so, que a su vez nos ha deja­do aho­ra, aña­día estas pala­bras: «Hace ya un mon­tón de años que estoy pre­sen­tan­do en mis escri­tos la vida huma­na como un com­ple­jo de pra­xis y ago­nía, y no voy a extra­ñar­me aho­ra de estar vivien­do un momen­to agó­ni­co. ¡A ver si es que se va a morir todo el mun­do menos noso­tros! Hoy, el alu­vión de los tes­ti­mo­nios de soli­da­ri­dad y de dolor en que vivi­mos me impi­de abra­za­ros a todas las gen­tes que des­de dis­tin­tos nive­les de inti­mi­dad y de fra­ter­ni­dad nos estáis envian­do las pala­bras de vues­tro cora­zón. Aquí ten­go des­de tes­ti­mo­nios de ami­gos de toda mi vida, que llo­ran con­mi­go, con noso­tros, has­ta la voz de nues­tros últi­mos com­pa­ñe­ros del pue­blo vas­co en el que hemos sido muy felices».

Con el gru­po ‘Arte Nue­vo’, que cofun­dó en 1945, Sas­tre da a la luz sus pri­me­ros tra­ba­jos para el tea­tro. Su pri­mer gran éxi­to es ‘Escua­dra hacia la muer­te’, dra­ma en dos actos estre­na­do el 18 de mar­zo de 1953, prohi­bi­do a la ter­ce­ra repre­sen­ta­ción e inter­pre­ta­do por el Tea­tro Popu­lar Uni­ver­si­ta­rio, don­de un gru­po de sol­da­dos se encuen­tra cas­ti­ga­do en una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial y se suble­va ase­si­nan­do al cabo; Es 1953 Sas­tre ya ha con­clui­do sus estu­dios de Filo­so­fía y Letras. Las prohi­bi­cio­nes lle­ga­rán una tras otra, pero Alfon­so no fla­quea y con­ti­núa pro­du­cien­do una obra de denun­cia. A fina­les de los 50 incur­sio­na en el mun­do del cine, con guio­nes para José María For­qué y Juan Anto­nio Bardem.

Via­je a Cuba

‘La san­gre y la ceni­za’ se escri­be entre 1962 y 1965 y se edi­ta en ita­liano y fran­cés antes que en cas­te­llano (1976). ‘La taber­na fan­tás­ti­ca’ (1968, pero estre­na­da el 23 de sep­tiem­bre de 1985) tra­ta, con apa­rien­cia de sai­ne­te, el tema del lum­pen y la marginalidad.

En 1971 Sas­tre escri­be ‘Aska­ta­su­na!’ y un año des­pués via­ja a Cuba y Caglia­ri, don­de se repre­sen­tan sus obras edi­ta­das dos años más tar­de en fran­cés. De aque­lla épo­ca pro­vie­ne su sim­pa­tía por la revo­lu­ción cuba­na, que se ha man­te­ni­do en el tiempo.

En pleno fran­quis­mo, Sas­tre sos­tu­vo una noto­ria polé­mi­ca con Anto­nio Bue­ro Valle­jo sobre el modo de luchar con el tea­tro para cam­biar la socie­dad duran­te la dic­ta­du­ra; mien­tras que Bue­ro defen­día el posi­bi­lis­mo, es decir, apro­ve­char cual­quier res­qui­cio que per­mi­tie­ra la férrea cen­su­ra fran­quis­ta para inten­tar cam­biar­la des­de den­tro, Sas­tre con­si­de­ra­ba que esta acti­tud era una clau­di­ca­ción y optó por un tea­tro radi­cal que ape­nas encon­tró for­ma de poder­se repre­sen­tar, debi­do a la pre­sión de la cen­su­ra y las difi­cul­ta­des que ponían los empre­sa­rios teatrales.

En 1978 ter­mi­nó la ‘Tra­gi­co­me­dia fan­tás­ti­ca de la gita­na Celes­ti­na’, publi­ca­da en ita­liano en 1979 y en espa­ñol en 1982. ‘El via­je infi­ni­to de San­cho Pan­za’ (1984) reela­bo­ra las dos par­tes de Don Qui­jo­te: San­cho inten­tó ahor­car­se al morir su amo; ha ingre­sa­do en un mani­co­mio, cuyo sinies­tro Doc­tor narra cómo con­ven­ció a don Qui­jo­te para bus­car aven­tu­ras por los cam­pos de La Man­cha. Escri­be ‘Jeno­fa Jun­cal, la roja gita­na del mon­te Jaiz­ki­bel’ y ‘Los últi­mos días de Emma­nuel Kant con­ta­dos por Ernes­to Teo­do­ro Ama­deo Hoff­mann’, estre­na­da ésta últi­ma en febre­ro de 1990. En 1997 escri­bió Alfon­so Sas­tre se sui­ci­da y en 2001 Dra­ma titu­la­do No. En 1993 reci­bió el Pre­mio Nacio­nal de Lite­ra­tu­ra en la moda­li­dad de Lite­ra­tu­ra Dramática.

En cuan­to a narra­ti­va y poe­sía, en el pri­mer cam­po cuen­ta, por citar sólo algu­nas de sus obras, con ‘El Para­le­lo 38’ (1964), ‘Las noches lúgu­bres’ (1963), ‘El lugar del cri­men’ (1982), o ‘His­to­rias de Cali­for­nia’, publi­ca­da ya en Hon­da­rri­bia en 1986 por medio de la edi­to­rial Hiru, que fun­da­ra jun­to a su com­pa­ñe­ra Eva. En poe­sía, deben citar­se ‘Bala­da de la cár­cel de Cara­ban­chel y otros poe­mas celu­la­res’ (París, 1976), ‘El Evan­ge­lio de Drá­cu­la’ (1976), ‘El espa­ñol al alcan­ce de todos’ (1978), ‘Vida del hom­bre invi­si­ble con­ta­da por él mis­mo’ (1994), y ‘Obra líri­ca y doméstica’.

Acti­vi­dad política

No se pue­de tra­zar la figu­ra de Alfon­so Sas­tre limi­tán­do­se a su obra dra­má­ti­ca y lite­ra­ria. Su otra cara, indi­vi­si­ble como el anver­so y el rever­so de una mano, la cons­ti­tu­ye su incan­sa­ble acti­vi­dad política.

Duran­te el fran­quis­mo, Sas­tre mili­tó el Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, que aban­do­na­ría a prin­ci­pios de la déca­da de los 70 por su deri­va refor­mis­ta. En 1956 fue encar­ce­la­do por su par­ti­ci­pa­ción en las pro­tes­tas uni­ver­si­ta­rias con­tra la dic­ta­du­ra. Duran­te los últi­mos años de la dic­ta­du­ra, Eva fue dete­ni­da el 16 de sep­tiem­bre de 1974 por su pre­sun­ta impli­ca­ción en el aten­ta­do de la calle Correo, que dejó doce muer­tos. Tras ser encar­ce­la­da, Sas­tre se pre­sen­tó en el juz­ga­do, sien­do encar­ce­la­do y pro­ce­sa­do. Pasó ocho meses y medio en pri­sión antes de ser pues­to en liber­tad pro­vi­sio­nal, y final­men­te la cau­sa fue sobre­seí­da. En 1975 se esta­ble­ció en Bur­deos, don­de per­ma­ne­ció año y medio, antes de ser expul­sa­do por las auto­ri­da­des francesas.

Tras la pues­ta en liber­tad de Eva, que per­ma­ne­ció en pri­sión pre­ven­ti­va tres años, has­ta que fue excar­ce­la­da en junio de 1977 y defi­ni­ti­va­men­te exo­ne­ra­da gra­cias a la Ley de Amnis­tía de dicho año, el matri­mo­nio se ins­ta­ló en Hon­da­rri­bia, don­de la fami­lia ha vivi­do des­de enton­ces. Des­de su esta­ble­ci­mien­to en Eus­kal Herria, la acti­vi­dad polí­ti­ca de Alfon­so y Eva se desa­rro­lló en el mar­co de la izquier­da aber­tza­le, no sin sobre­sal­tos, como la deten­ción que sufrie­ron en 1980 acu­sa­dos de dar refu­gio a un coman­do de ETA.

Izquier­da abertzale

Alfon­so se impli­có a fon­do en la izquier­da aber­tza­le, has­ta el pun­to de que en las elec­cio­nes al Par­la­men­to Euro­peo de 1994 fue can­di­da­to por Herri Bata­su­na, pro­mo­tor y can­di­da­to de Eus­kal Herri­ta­rrok (EH) para las elec­cio­nes al Par­la­men­to de Gas­teiz por Gipuz­koa en 1998, y en 1999 lo fue para las elec­cio­nes al Par­la­men­to Euro­peo. Tam­bién fue uno de los fir­man­tes de apo­yo a una ini­cia­ti­va a favor de los dere­chos de los pre­sos vas­cos en 2000 y autor en 2002, jun­to con Eva, de un docu­men­to con­tra la ile­ga­li­za­ción de Batasuna.

Igual­men­te fue pro­mo­tor de la can­di­da­tu­ra Herri­ta­rren Zerren­da (anu­la­da por los tri­bu­na­les espa­ño­les) para las elec­cio­nes al Par­la­men­to Euro­peo de 2004. En 2008 fue can­di­da­to por ANV en las elec­cio­nes gene­ra­les al Sena­do, can­di­da­tu­ra que igual­men­te anu­ló el Tri­bu­nal Supre­mo. Por últi­mo, en las elec­cio­nes al Par­la­men­to Euro­peo de 2009 fue cabe­za de lis­ta de la can­di­da­tu­ra Ini­cia­ti­va Internacionalista.

En los últi­mos años lógi­ca­men­te su acti­vi­dad públi­ca había ido deca­yen­do por cues­tio­nes de edad, pero su impron­ta ha per­ma­ne­ci­do y su lega­do nun­ca morirá.

Fuen­te: Naiz.

La entra­da Eus­kal Herria: Alfon­so Sas­tre, dra­ma­tur­go, ensa­yis­ta, poe­ta y mili­tan­te vas­co, falle­ce a los 95 años se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *