Cul­tu­ra. Has­ta siem­pre, Alfon­so. Has­ta la Victoria

Por Ánge­les Maes­tro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de sep­tiem­bre de 2021.

foto: Alfon­so Sas­tre y a su izquier­da la auto­ra de esta nota. Fue en la pre­sen­ta­ción de la lis­ta de Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta a las elec­cio­nes euro­peas (Juan Car­los Ruiz-Foku)

El el día de hoy 17 de sep­tiem­bre de 2021, a las 5 de la maña­na ha deja­do de latir el cora­zón y el cere­bro de Alfon­so Sas­tre, el más gran­de dra­ma­tur­go del siglo XX. Su com­pro­mi­so inso­bor­na­ble, en su vida y en su obra, con las luchas de la cla­se obre­ra y de su pue­blo hicie­ron que toda una cor­te, nun­ca mejor dicho, de ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y cul­tu­ra­les, le con­de­na­ran al ostracismo.

Tras sufrir la per­se­cu­ción y la cen­su­ra duran­te la Dic­ta­du­ra, for­mó par­te del enor­me quin­te­to que, con su com­pa­ñe­ra de vida y de obra, Eva Forest, Jus­to de la Cue­va, Mar­ga­ri­ta Ayes­ta­ran y José Ber­ga­min, se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar Madrid en los años de la Transición.

Aco­sa­dos por las accio­nes y ame­na­zas impu­nes de los fas­cis­tas, y, en el caso de Alfon­so y Eva, por la per­se­cu­ción de su par­ti­do, el PCE, se tras­la­da­ron a Eus­kal Herria, don­de fun­da­ron la míti­ca revis­ta Pun­to y Hora, y se fun­die­ron con la lucha del pue­blo Vas­co por la Inde­pen­den­cia y el Socialismo.

En el año 2009, Alfon­so Sas­tre enca­be­zó la can­di­da­tu­ra de Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta a las elec­cio­nes del Par­la­men­to Euro­peo, que tuve el honor de com­par­tir. Dicha can­di­da­tu­ra fue ile­ga­li­za­da por el Tri­bu­nal Supre­mo, bajo la acu­sa­ción de terro­ris­mo, aun­que, en últi­ma ins­tan­cia, fue acep­ta­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.
La inabar­ca­ble obra de Alfon­so, debe­ría for­mar par­te des­ta­ca­da de la His­to­ria de la Lite­ra­tu­ra en cual­quier demo­cra­cia for­mal. Aquí ocu­pa ape­nas unas líneas de los libros de tex­to. Reco­mien­do enca­re­ci­da­men­te la lec­tu­ra de toda ella y espe­cial­men­te de «El cama­ra­da oscu­ro». La obra es un reco­rri­do estre­me­ci­do de la his­to­ria de la la gue­rra, la dic­ta­du­ra y la tran­si­ción a tra­vés de las viven­cias de un mili­tan­te comu­nis­ta, des­ga­rra­do por el heroís­mo de tan­tas per­so­nas olvi­da­das y la trai­ción de sus dirigentes.

No es fácil des­pe­dir a un gigan­te y, como decía hoy su fami­lia, da vér­ti­go aso­mar­se a la vida sin él, sin su mira­da lúci­da, sin su alien­to y sus refle­xio­nes. Quie­nes nos que­da­mos tene­mos ante noso­tros la tarea de res­ca­tar su figu­ra y su obra mili­tan­te para la juven­tud. Una juven­tud que nece­si­ta para ser enca­rar­se en la his­to­ria de los opri­mi­dos y hun­dir sus raí­ces en el fecun­do ejem­plo de quie­nes, como Alfon­so Sas­tre, esgri­mie­ron su dig­ni­dad y su con­cien­cia como bandera.

Adiós Alfon­so. Has­ta siem­pre. Has­ta la Victoria.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *