Nación Mapu­che. El holo­caus­to del que nadie quie­re hablar

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2021

Los cam­pos de con­cen­tra­ción de la “con­quis­ta del desierto

Los sobre­vi­vien­tes de la lla­ma­da “Con­quis­ta del Desier­to” holo­caus­to argen­tino fue­ron “civi­li­za­da­men­te” tras­la­da­dos, cami­nan­do enca­de­na­dos 1.400 kiló­me­tros, des­de los con­fi­nes cor­di­lle­ra­nos hacia los puer­tos atlán­ti­cos. A mitad de camino se mon­tó un enor­me cam­po de con­cen­tra­ción en las cer­ca­nías de Val­che­ta, en Río Negro. El colono Galés John Daniel Evans recor­da­ba así aquel sinies­tro lugar: “En esa reduc­ción creo que se encon­tra­ba la mayo­ría de los indios de la Pata­go­nia. (…) Esta­ban cer­ca­dos por alam­bre teji­do de gran altu­ra; en ese patio los indios deam­bu­la­ban, tra­ta­ban de reco­no­cer­nos; ellos sabían que éra­mos gale­ses del Valle del Chu­but. Algu­nos afe­rra­dos del alam­bre con sus gran­des manos hue­su­das y rese­cas por el vien­to, inten­ta­ban hacer­se enten­der hablan­do un poco de cas­te­llano y un poco de galés: ‘poco bara chi­ñor, poco bara chi­ñor’ (un poco de pan señor)”.1

La his­to­ria oral, la que sobre­vi­ve a todas las inqui­si­cio­nes, inclu­yen­do a la auto­de­no­mi­na­da “his­to­ria ofi­cial” recuer­da en su len­gua­je: “La for­ma que lo arriaban…uno si se can­sa­ba por ahí, de a pie todo, se can­sa­ba lo saca­ban el sable lo cor­ta­ban en lo garro­ne. La gen­te que se can­sa­ba y…iba de a pie. Ahí que­da­ba nomá, vivo, des­ga­rro­na­do, cor­ta­do. Y eso cla­ro… muy tris­te, muy lar­go tamién… Hay que tener cora­zón por­que… casi pre­fie­ro no con­tar­lo por­que é muy tris­te. Muy tris­te esto, dotor, Yo me recuer­do bien por lo que con­ta­ba mi pobre vie­jo paz des­can­se. Mi papa; en la for­ma que ellos tra­ta­ban. Dice que un pri­mo d’él can­só, no pudo cami­nar más, y enton­ces aga­rra­ron lo esti­ra­ron las dos pier­na y uno lo capó igual que un ani­mal. Y todo eso… a mí me… casi no ten­go cora­je de con­tar­la. Es his­to­ria… es una cosa muy vie­ja, nadie la va a con­tar tam­po­co, ¿no?…único yo que voy que­dan­do… cono­cé… Dios gran­de será… por­que yo escu­ché hablar mi pagre, comersar…porque mi pagre andu­vo mucho… (…)”. 2

De allí par­tían los sobre­vi­vien­tes hacia el puer­to de Bue­nos Aires en una lar­ga y peno­sa tra­ve­sía, car­ga­da de horror para per­so­nas que des­co­no­cían el mar, el bar­co y los mareos. Los niños se afe­rra­ban a sus madres, que no tenían expli­ca­cio­nes para dar­les ante tan­ta barbarie.

Un gru­po selec­to de hom­bres, muje­res y niños pri­sio­ne­ros fue obli­ga­do a des­fi­lar enca­de­na­do por las calles de Bue­nos Aires rum­bo al puer­to. Para evi­tar el escar­nio, un gru­po de mili­tan­tes anar­quis­tas irrum­pió en el des­fi­le al gri­to de “dig­nos”, “los bár­ba­ros son los que les pusie­ron cade­nas”, en un emo­cio­na­do aplau­so a los pri­sio­ne­ros que logró opa­car el cli­ma fes­ti­vo y “patrió­ti­co” que se le que­ría impo­ner a aquel sinies­tro y ver­gon­zo­so “des­fi­le de la victoria”.

Des­de el puer­to los ven­ci­dos fue­ron tras­la­da­dos al cam­po de con­cen­tra­ción mon­ta­do en la isla Mar­tín Gar­cía. Des­de allí fue­ron embar­ca­dos nue­va­men­te y “depo­si­ta­dos” en el Hotel de Inmi­gran­tes, don­de la cla­se diri­gen­te de la épo­ca se dis­pu­so a repar­tir­se el botín, según lo cuen­ta el dia­rio El Nacio­nal que titu­la­ba “Entre­ga de indios”: “Los miér­co­les y los vier­nes se efec­tua­rá la entre­ga de indios y chi­nas a las fami­lias de esta ciu­dad, por medio de la Socie­dad de Beneficencia”.3

Se había tor­na­do un paseo “fran­ca­men­te diver­ti­do” para las damas de la “alta socie­dad”, volun­ta­ria y eter­na­men­te des­ocu­pa­das, dar­se una vuel­ti­ta los miér­co­les y los vier­nes por el Hotel a bus­car niños para rega­lar y muca­mas, coci­ne­ras y todo tipo de ser­vi­dum­bre para explotar.

En otro articu­lo, el mis­mo dia­rio El Nacio­nal des­cri­bía así la bar­ba­rie de las “damas” de “bene­fi­cen­cia”, encar­ga­das de bene­fi­ciar­se con el repar­to de seres huma­nos como sir­vien­tes, qui­tán­do­les sus hijos a las madres y des­tro­zan­do fami­lias: “La deses­pe­ra­ción, el llan­to no cesa. Se les qui­ta a las madres sus hijos para en su pre­sen­cia rega­lar­los, a pesar de los gri­tos, los ala­ri­dos y las súpli­cas que hin­ca­das y con los bra­zos al cie­lo diri­gen las muje­res indias. En aquel mar­co humano unos se tapan la cara, otros miran resig­na­da­men­te al sue­lo, la madre aprie­ta con­tra su seno al hijo de sus entra­ñas, el padre se cru­za por delan­te para defen­der a su familia”.

Los pro­mo­to­res de la civi­li­za­ción, la tra­di­ción, la fami­lia y la pro­pie­dad, habien­do des­po­ja­do a estas gen­tes de su tra­di­ción y sus pro­pie­da­des, aho­ra iban por sus fami­lias. A los hom­bres se los man­da­ba al nor­te como mano de obra escla­va para tra­ba­jar en los obra­jes made­re­ros o azucareros.

Dice el Padre Birot, cura de Mar­tín Gar­cía: “El indio sien­te muchí­si­mo cuan­do lo sepa­ran de sus hijos, de su mujer; por­que en la pam­pa todos los sen­ti­mien­tos de su cora­zón están con­cen­tra­dos en la vida de familia”.4

Se habían cum­pli­do los obje­ti­vos mili­ta­res, había lle­ga­do el momen­to de la repar­ti­ja del patri­mo­nio nacional.

La ley de rema­te públi­co del 3 de diciem­bre de 1882 otor­gó 5.473.033 de hec­tá­reas a los espe­cu­la­do­res. Otra ley, la 1552 lla­ma­da con el iró­ni­co nom­bre de “dere­chos pose­so­rios”, adju­di­có 820.305 hec­tá­reas a 150 pro­pie­ta­rios. La ley de “pre­mios mili­ta­res” del 5 de sep­tiem­bre de 1885, entre­gó a 541 ofi­cia­les supe­rio­res del Ejér­ci­to Argen­tino 4.679.510 hec­tá­reas en las actua­les pro­vin­cias de La Pam­pa, Río Negro, Neu­quén, Chu­but y Tie­rra del Fue­go. La cere­za de la tor­ta lle­gó en 1887: una ley espe­cial del Con­gre­so de la Nación pre­mió al gene­ral Roca con otras 15.000 hectáreas.

Si hace­mos núme­ros, ten­dre­mos este balan­ce: La lla­ma­da “con­quis­ta del desier­to” sir­vió para que entre 1876 y 1903, es decir, en 27 años, el Esta­do rega­la­se o ven­die­se por mone­di­tas 41.787.023 hec­tá­reas a 1.843 terra­te­nien­tes vin­cu­la­dos estre­cha­men­te por lazos eco­nó­mi­cos y/​o fami­lia­res a los dife­ren­tes gobier­nos que se suce­die­ron en aquel período.

Des­de lue­go, los que pusie­ron el cuer­po, los sol­da­dos, no obtu­vie­ron nada en el repar­to. Como se lamen­ta­ba uno de ellos, “¡Pobres y bue­nos mili­cos! Habían con­quis­ta­do vein­te mil leguas de terri­to­rio, y más tar­de, cuan­do esa inmen­sa rique­za hubo pasa­do a manos del espe­cu­la­dor que la adqui­rió sin mayor esfuer­zo ni tra­ba­jo, muchos de ellos no halla­ron –siquie­ra en el ester­co­le­ro del hos­pi­tal– rin­cón mez­quino en que exha­lar el últi­mo alien­to de una vida de heroís­mo, de abne­ga­ción y de ver­da­de­ro patriotismo”.5

Los ver­da­de­ros due­ños de aque­llas tie­rras, de las que fue­ron sal­va­je­men­te des­po­ja­dos, reci­bie­ron a modo de limos­na lo siguien­te: Namun­cu­rá y su gen­te, 6 leguas de tie­rraLos caci­ques Pichihuin­ca y Tra­pai­laf, 6 leguas. Sayhue­que, 12 leguas. En total, 24 leguas de tie­rra en zonas esté­ri­les y aisladas.

Ya nada sería como antes en los terri­to­rios “con­quis­ta­dos”; no había que dejar ras­tros de la pre­sen­cia de los “sal­va­jes”. Como recuer­da Osval­do Bayer, “Los nom­bres poé­ti­cos que los habi­tan­tes ori­gi­na­rios pusie­ron a mon­ta­ñas, lagos y valles fue­ron cam­bia­dos por nom­bres de gene­ra­les y de buró­cra­tas del gobierno de Bue­nos Aires. Uno de los lagos más her­mo­sos de la Pata­go­nia, que lle­va­ba el nom­bre en tehuel­che de “el ojo de Dios”, fue reem­pla­za­do por el Gutié­rrez, un buró­cra­ta del minis­te­rio del Inte­rior que paga­ba los suel­dos a los mili­ta­res. Y en Tie­rra del Fue­go, el lago lla­ma­do “Des­can­so del hori­zon­te” pasó a lla­mar­se “Mon­se­ñor Fag­nano”, en honor del cura que acom­pa­ñó a las tro­pas con la cruz” 5.

Referencias:1 Wal­ter Del­rio, “Sabi­na llo­rar cuan­do con­ta­ban. Cam­pos de con­cen­tra­ción y tor­tu­ras en la Pata­go­nia”, ponen­cia pre­sen­ta­da en la Jor­na­da: “Polí­ti­cas geno­ci­das del Esta­do argen­ti­nos: Cam­pa­ña del Desier­to y Gue­rra de la Tri­ple Alian­za”, Legis­la­tu­ra de la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos Aires, Poder Autó­no­mo, Bue­nos Aires, 9 de mayo de 2005. Cita­do por Fabia­na Nahuel­quir en “Rela­tos del tras­la­do for­zo­so en pos del some­ti­mien­to indí­ge­na a fines de la con­quis­ta al desier­to”, publi­ca­do en 

http://www.elhistoriador.com.ar/…/sometimiento_indigena_con

.2 Tes­ti­mo­nio reco­gi­do en Perea Enri­que: “Y Félix Manuel dijo”, Fun­da­ción Ameghino, Vied­ma, 1989. Cita­do por Fabia­na Nahuel­quir, op. cit.

3 El Nacio­nal, Bue­nos Aires, 31 de diciem­bre de 1878.

4 Álva­ro Yun­que, His­to­ria de los argen­ti­nos, Bue­nos Aires, Anfo­ra, 1968.

5 Manuel Pra­do, La gue­rra al malón, Bue­nos Aires, Eude­ba, 1966.

6 Osval­do Bayer, “Rebel­de ama­ne­cer”, Bue­nos Aires, Página/​12, 8 de noviem­bre de 2003.

Artícu­los relacionados:

btn“La con­quis­ta del desierto”

btn­Con­quis­ta del desierto

btnUn mili­tar valien­te y hono­ra­ble denun­cia los nego­cia­dos de la «Con­quis­ta del Desierto»

btn­Men­sa­je al Con­gre­so Nacio­nal de Nico­lás Ave­lla­ne­da sobre la “con­quis­ta del desierto”

btn­Bio­gra­fía deNi­co­lás Ave­lla­ne­dabtn­Bio­gra­fía de Julio Argen­tino Roca

Fuen­te: 

www.elhistoriador.com.a

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *