Cuba. Un doc­tor y el peor mes de la pan­de­mia en Holguín

Por Dine­lla Gar­cía Acos­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2021.

En el últi­mo mes los ser­vi­cios de urgen­cia del Hos­pi­tal Gene­ral Uni­ver­si­ta­rio Vla­di­mir Ilich Lenin de la pro­vin­cia de Hol­guín, han aten­di­do como pro­me­dio dia­rio a 400 pacien­tes. Es un núme­ro que inclu­ye a los casos res­pi­ra­to­rios, sos­pe­cho­sos y con­fir­ma­dos de covid-19, pero tam­bién a per­so­nas con otras enfer­me­da­des y pato­lo­gías clí­ni­cas, qui­rúr­gi­cas o mater­nas. De ellos, ter­mi­nan en las salas de obser­va­ción entre 15 o 30 pacien­tes. Una gran par­te de ellos arri­ban al hos­pi­tal ya en esta­do gra­ve y muchos lo hacen en esta­dios avan­za­dos de la covid-19.

Para aten­der­los, un pro­me­dio de entre 30 y 40 médi­cos tra­ba­jan en los ser­vi­cios de urgen­cia del Vla­di­mir Ilich Lenin. Entre ellos, que pue­den ser de cual­quier espe­cia­li­dad, se encuen­tra José Anto­nio Mén­dez Mora, espe­cia­lis­ta de pri­mer gra­do en Medi­ci­na Inter­na y jefe en fun­cio­nes del ser­vi­cio de Urgencias.

Agos­to ha sido el peor mes de la pan­de­mia en su pro­vin­cia y el más ago­ta­dor de su vida. “Algu­nos pacien­tes están en el esta­do de cui­da­do, otros en mejor esta­do, pero pre­do­mi­nan en los dos últi­mos meses los pacien­tes que lle­gan gra­ves. Vie­nen ya con neu­mo­nía en fase infla­ma­to­ria y paros car­dio­rres­pi­ra­to­rios, y hay que ter­mi­nar rea­li­zán­do­se­les una reani­ma­ción cardiopulmonar”.

Con un her­mano en casa estu­dian­te de Medi­ci­na y una espo­sa emba­ra­za­da que tam­bién es doc­to­ra, el día a día de Mén­dez Mora es “bien sobre­car­ga­do. Se tra­ba­ja todo el tiem­po. Se tie­ne hora de entra­da, pero no de sali­da. Mien­tras haya un pacien­te que aten­der o una vida que sal­var, ahí esta­mos todo el equi­po médi­co y de enfer­me­ría. Las guar­dias médi­cas de 24 horas son bas­tan­te agotadoras”.

En los últi­mos 15 días, Hol­guín ha repor­ta­do más de 10 000 casos autóc­to­nos, pre­sen­ta­do una de las situa­cio­nes epi­de­mio­ló­gi­cas más com­ple­jas del país. En el pre­sen­te año, la pro­vin­cia acu­mu­la 38 000 casos posi­ti­vos, para un total, des­de el ini­cio de la pan­de­mia, de más de 43 000 casos diagnosticados.

Mén­dez Mora fue el jefe del equi­po que diag­nos­ti­có el pri­mer caso de esta enfer­me­dad en la pro­vin­cia. Foto: Cor­te­sía del entrevistado

Has­ta julio de este año el Lenin no había reci­bi­do casos sos­pe­cho­sos ni con­fir­ma­dos de covid-19. Pero “des­pués que pen­sa­mos que íba­mos a tener un res­pi­ro, pues lle­ga­mos a tener meses con la situa­ción epi­de­mio­ló­gi­ca bas­tan­te con­tro­la­da, tan­to en el país como en la pro­vin­cia, se comen­zó a com­pli­car la situa­ción”.

El hos­pi­tal empe­zó enton­ces a reci­bir pacien­tes, tan­to sos­pe­cho­sos como con­fir­ma­dos, “pues­to que los otros dos de la pro­vin­cia sobre­pa­sa­ron sus capa­ci­da­des. No había don­de admi­tir pacien­tes. Ade­más, nos tocó asu­mir todo el res­to de las espe­cia­li­da­des que has­ta ese momen­to se aten­dían en el Hos­pi­tal Clí­ni­co Qui­rúr­gi­co Lucía Iñi­guez Lan­dín. O sea, el hos­pi­tal tie­ne una amplia zona blan­ca que no atien­de casos res­pi­ra­to­rios, pero en medio de esa situa­ción nos tocó con­ver­tir una bue­na par­te del hos­pi­tal en zona roja para la aten­ción direc­ta a los pacien­tes enfer­mos de covid-19”.

Pero a pesar de no haber reci­bi­do pacien­tes posi­ti­vos al coro­na­vi­rus en su pro­pio hos­pi­tal en el pri­mer año de la pan­de­mia, Mén­dez Mora fue el jefe del equi­po que diag­nos­ti­có el pri­mer caso de esta enfer­me­dad en la pro­vin­cia: un extran­je­ro ita­liano que esta­ba hos­pe­da­do en un hotel en Guar­da­la­va­ca con su pare­ja. Toda­vía recuer­da aque­lla maña­na de mar­zo de 2020 cuan­do la vice­di­rec­to­ra lo lla­mó a su ofi­ci­na. Le pedían que fue­ra para un cen­tro de ais­la­mien­to a aten­der a los extran­je­ros sos­pe­cho­sos y con­fir­ma­dos de Hol­guín y Las Tunas. Ese mis­mo día a las dos de la tar­de ya se encon­tra­ba allí.

No obs­tan­te, no duda en afir­mar que “agos­to fue y será, por mucho, el más com­ple­jo en el sis­te­ma de salud de Hol­guín. Un mes don­de la gran can­ti­dad de pacien­tes sobre­pa­só las capa­ci­da­des de nues­tro sis­te­ma de salud, hos­pi­ta­les y cen­tros de ais­la­mien­to. La gran can­ti­dad de enfer­mos que se diag­nos­ti­ca­ban dia­ria­men­te sobre­pa­só todo lo espe­ra­do. La aten­ción pri­ma­ria de Salud sobre­pa­só tam­bién la cifra de pacien­tes que podían aten­der en sus dife­ren­tes cuer­pos de guar­dia y la situa­ción se hizo bas­tan­te compleja.

“Las cifras ―dice― nun­ca refle­ja­ron la reali­dad obje­ti­va de la pro­vin­cia, pues­to que muchí­si­mos pacien­tes inclu­so se han que­da­do sin diag­nós­ti­co. No tenía­mos todos los recur­sos nece­sa­rios para lle­gar­le a todos los pacien­tes que tuvie­ran sín­to­mas res­pi­ra­to­rios para poder hacer­le un test de antí­geno o PCR”.

En los últi­mos 15 días, Hol­guín ha repor­ta­do más de 10 000 casos autóc­to­nos, pre­sen­ta­do una de las situa­cio­nes epi­de­mio­ló­gi­cas más com­ple­jas del país. Foto: Cor­te­sía del entrevistado

Al défi­cit de recur­sos se sumó la cri­sis de oxí­geno, la cual “se tor­nó muy ten­sa. El hos­pi­tal reali­zó un esfuer­zo muy gran­de jun­to con la FAR para tra­tar de abas­te­cer los ser­vi­cios vita­les, como la Neo­na­to­lo­gía y la tera­pia inten­si­va, don­de no podía fal­tar en nin­gún momen­to. Median­te los balo­nes de oxí­geno que fue­ron entran­do por las plan­tas de la FAR lle­ga­ron a los pacien­tes más nece­si­ta­dos, casos crí­ti­cos y niños prematuros”.

Es una situa­ción que ―seña­la― se ha ido ali­vian­do en los últi­mos días, a par­tir de la pues­ta en mar­cha de la plan­ta de oxí­geno de Oxi­Cu­ba. “Hoy la dis­po­ni­bi­li­dad tie­ne una cara dife­ren­te. Fue­ron días en que tenía­mos que coger un balón de oxí­geno para cua­tro pacien­tes e inven­tar e inno­var, tener que sacar una goma de un sue­ro y conec­tar­le cua­tro gomi­tas más para con un balón dar­le a cua­tro pacien­tes. Lue­go entra­ron al hos­pi­tal con­cen­tra­do­res de oxí­geno impor­ta­dos que con solo conec­tar­le a la corrien­te ya usted tenía pro­duc­ción para un paciente”.

De esos momen­tos difí­ci­les recuer­da los casos en que ha lle­ga­do a Urgen­cias una per­so­na en ago­bio res­pi­ra­to­rio, “y hay que bus­car oxí­geno en algún rin­con­ci­to del hos­pi­tal y ahí batir­se a sal­var­le la vida”.

“Es muy dolo­ro­so decir­le a una fami­liar que alguien ha muer­to por covid-19. Nos lle­ga a afec­tar sico­ló­gi­ca­men­te. Cuan­do es un pacien­te joven due­le toda­vía más. No nos acos­tum­bra­mos a ver morir un pacien­te. Los médi­cos esta­mos hechos para sal­var vidas, no para ver morir”.

Agos­to fue y será, por mucho, el más com­ple­jo en el sis­te­ma de salud de Hol­guín. Un mes don­de la gran can­ti­dad de pacien­tes sobre­pa­só las capa­ci­da­des de nues­tro sis­te­ma de salud, hos­pi­ta­les y cen­tros de ais­la­mien­to. Foto: Cor­te­sía del entrevistado

“Pero lo más gra­ti­fi­can­te es cuan­do usted ve que el pacien­te se recu­pe­ra y se para de la cami­lla y sale cami­nan­do. El momen­to más feliz es cuan­do das el alta”, no duda en decir el joven médi­co hol­gui­ne­ro que espe­ra el naci­mien­to de su pri­mer hijo en las pró­xi­mas sema­nas. “Voy a ser papá pron­to, un varon­ci­to, salu­da­ble y fuer­te si Dios quie­re. Mi mayor ben­di­ción es poder ser padre”.

¿Can­sa­dos? Mén­dez Mora no diría que estén can­sa­dos, sino “ago­ta­dos. El ago­ta­mien­to es inhe­ren­te cuan­do esta­mos en una situa­ción tan difí­cil y no hay des­can­so, no hay un domin­go, lle­ga­mos a altas horas de la noche a la casa”.

El jefe en fun­cio­nes del ser­vi­cio de Urgen­cias del Vla­di­mir Ilich Lenin lle­va tra­ba­jan­do en el hos­pi­tal alre­de­dor de cin­co años, des­de 2016, con­cre­ta­men­te. Lo ha hecho como resi­den­te de la espe­cia­li­dad de Medi­ci­na Inter­na, como gra­dua­do y como estu­dian­te cuan­do hacia sus rota­cio­nes aquí. “El Lenin es mi segun­da casa. Estoy casi más tiem­po en el hos­pi­tal que en mi pro­pia casa”.

Mén­dez Mora y su espo­sa. Foto: Cor­te­sía del entrevistado

Mén­dez Mora fue el jefe del equi­po que diag­nos­ti­có el pri­mer caso de esta enfer­me­dad en la pro­vin­cia. Foto: Cor­te­sía del entrevistado

Fuen­te: CubaDebate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *