Argen­ti­na. Resis­ten­cia: la Masa­cre de Napal­pí será inves­ti­ga­da en un jui­cio por la verdad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2021.

La jue­za Nirem­per­ger hizo lugar a la soli­ci­tud de la Uni­dad Fis­cal de Dere­chos Huma­nos para inves­ti­gar la matan­za de comu­ni­da­des ori­gi­na­rias ocu­rri­da en 1924. «Los hechos obje­to de inves­ti­ga­ción exhi­ben carac­te­rís­ti­cas que per­mi­ten su inclu­sión den­tro de la cate­go­ría de deli­tos de lesa huma­ni­dad», indi­có la magis­tra­da. Las par­tes fue­ron noti­fi­ca­das y cita­das a juicio.

La jue­za a car­go del Juz­ga­do Fede­ral N°1 de Resis­ten­cia, Zunil­da Nirem­per­ger, orde­nó la tra­mi­ta­ción de un jui­cio por la ver­dad por la Masa­cre de Napal­pí, en línea con lo reque­ri­do por la Uni­dad Fis­cal de Dere­chos Huma­nos de esa juris­dic­ción, inte­gra­da por los fis­ca­les gene­ra­les Fede­ri­co Car­niel y Car­los Amad, el fis­cal fede­ral Patri­cio Saba­di­ni y el fis­cal ad hoc Die­go Vigay. Será el pri­mer pro­ce­so de este tipo por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad del Esta­do Argen­tino con­tra pobla­ción Indí­ge­na y esta­rá diri­gi­do a deter­mi­nar los hechos ocu­rri­dos en la masa­cre per­pe­tra­da el 19 de julio de 1924, en el mar­co de un pro­ce­di­mien­to enca­mi­na­do a la ave­ri­gua­ción de la ver­dad, simi­lar a los tra­mi­ta­dos duran­te la déca­da del ’90 en dife­ren­tes juris­dic­cio­nes para inves­ti­gar los crí­me­nes de la últi­ma dic­ta­du­ra cuan­do esta­ban vigen­tes los efec­tos de las leyes de Pun­to Final y Obe­dien­cia Debida.

En la reso­lu­ción, Nirem­per­ger resal­tó que “los hechos obje­to de inves­ti­ga­ción exhi­ben carac­te­rís­ti­cas que per­mi­ten su inclu­sión den­tro de la cate­go­ría de deli­tos de lesa huma­ni­dad, cuya impres­crip­ti­bi­li­dad posi­bi­li­ta que a pesar del tiem­po trans­cu­rri­do se pue­da inves­ti­gar, y de ese modo pro­cu­rar su recons­truc­ción des­de una pers­pec­ti­va histórica”.

La magis­tra­da tam­bién seña­ló que “en ese esce­na­rio, se debe con­si­de­rar que exis­te un man­da­to acen­tua­do de debi­da dili­gen­cia que pesa sobre el Esta­do Argen­tino, ya que quie­nes serían víc­ti­mas de los hechos en cues­tión son inte­gran­tes de las comu­ni­da­des indí­ge­nas Qom y Moqoit. En base a ello, con­si­de­ro nece­sa­rio tran­si­tar un pro­ce­so que esta­blez­ca la ver­dad de lo acon­te­ci­do por su valor sim­bó­li­co, his­tó­ri­co y humano, bus­can­do la deter­mi­na­ción judi­cial de tales hechos”.

“Entien­do enton­ces que la tras­cen­den­cia ins­ti­tu­cio­nal que revis­ten tales hechos jus­ti­fi­ca la pro­mo­ción de una ins­tan­cia ins­ti­tu­cio­nal que ago­te los recur­sos dis­po­ni­bles para recons­truir los suce­sos his­tó­ri­cos ocu­rri­dos en la deno­mi­na­da ‘Masa­cre de Napal­pí’. La bús­que­da efec­ti­va de la ver­dad resul­ta rele­van­te no solo en tér­mi­nos de memo­ria colec­ti­va sino que pue­de ope­rar favo­ra­ble­men­te en el terreno de la repa­ra­ción his­tó­ri­ca y sim­bó­li­ca hacia las comu­ni­da­des que habrían sido dam­ni­fi­ca­das direc­ta­men­te con tales hechos”, con­clu­yó la jueza.

La magis­tra­da citó a la Defen­so­ría Públi­ca Ofi­cial de la Víc­ti­ma, al Minis­te­rio Públi­co Fis­cal y a la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos y Géne­ros de la pro­vin­cia del Cha­co ‑a la cual acep­tó como que­re­llan­te en la mis­ma resolución‑, a fin de que en el tér­mino de diez días com­pa­rez­can a jui­cio, exa­mi­nen las actua­cio­nes, ofrez­can las prue­bas e inter­pon­gan las recu­sa­cio­nes que esti­men pertinentes.

«La bús­que­da efec­ti­va de la ver­dad resul­ta rele­van­te no solo en tér­mi­nos de memo­ria colec­ti­va sino que pue­de ope­rar favo­ra­ble­men­te en el terreno de la repa­ra­ción his­tó­ri­ca y sim­bó­li­ca hacia las comu­ni­da­des que habrían sido dam­ni­fi­ca­das direc­ta­men­te con tales hechos».

La masa­cre

La deno­mi­na­da Masa­cre de Nal­pal­pí fue per­pe­tra­da el 19 de julio de 1924. Según los regis­tros his­tó­ri­cos y la prue­ba reca­ba­da en la inves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar desa­rro­lla­da por la Uni­dad Fis­cal, unos 130 poli­cías y un gru­po de civi­les par­tie­ron des­de Qui­ti­li­pi has­ta Napal­pi por orden del gober­na­dor del enton­ces terri­to­rio nacio­nal del Cha­co, Fer­nan­do Cen­teno, para aca­llar el recla­mo de inte­gran­tes de pue­blos ori­gi­na­rios y de crio­llos que exi­gían una jus­ta retri­bu­ción por la cose­cha de algo­dón o salir a tra­ba­jar del terri­to­rio cha­que­ño hacia los inge­nios de Sal­ta y Jujuy, que ofre­cían mejor paga.

De acuer­do con los rele­va­mien­tos de dife­ren­tes his­to­ria­do­res reca­ba­dos por la fis­ca­lía en el ini­cio de esta pes­qui­sa, duran­te 45 minu­tos la poli­cía des­car­gó más de 5 mil balas de fusil sobre la pobla­ción de Napal­pí. Las víc­ti­mas fue­ron esti­ma­das en 423, entre abo­rí­ge­nes y cose­che­ros de San­tia­go del Este­ro, Corrien­tes y For­mo­sa, aun­que un 90 por cien­to de todos ellos per­te­ne­cían a comu­ni­da­des ori­gi­na­rias. Unos 38 niños logra­ron esca­par de la matan­za, pero lue­go al menos la mitad fue entre­ga­do como sir­vien­tes en las loca­li­da­des de Qui­ti­li­pi y Macha­gai, mien­tras que el res­to murió en el camino. Sólo quin­ce adul­tos logra­ron sobrevivir.

Lain­ves­ti­ga­ción preliminar

En 2014, la fis­ca­lía impul­só una inves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar median­te la cual, a tra­vés de los años, se pudie­ron reco­ger las voces de sobre­vi­vien­tes Qom y Moqoit, como Pedro Bal­quin­ta y Rosa Gri­lo, y a tra­vés de los rela­tos de algu­nos de sus descendientes.

Asi­mis­mo, se reu­nió un cúmu­lo de docu­men­tos his­tó­ri­cos que fue­ron apor­ta­dos por ins­ti­tu­cio­nes pro­vin­cia­les y nacio­na­les como las memo­rias y de los infor­mes de la Comi­sión Hono­ra­ria de Reduc­cio­nes del Minis­te­rio del Inte­rior de la Nación; docu­men­ta­ción de la Reduc­ción Napal­pí; de la Inter­ven­ción del Terri­to­rio Nacio­nal del Cha­co; los lega­jos del gober­na­dor Fer­nan­do Cen­teno; del jefe de Poli­cía de Cha­co, Die­go Uri­ba­rrie; de los ofi­cia­les Rober­to Saenz Loza y Vicen­te Attis; docu­men­tos del Archi­vo Gene­ral de la Nación; el dia­rio de sesio­nes de la Cáma­ra de Dipu­tados de la Nación; el dia­rio El Heral­do del Nor­te, con su inves­ti­ga­ción perio­dís­ti­ca sobre la Masa­cre en su Edi­ción Espe­cial de 1925; el expe­dien­te judi­cial N° 91024 “ Suble­va­ción Indí­ge­na en la Reduc­ción Napal­pí”, res­guar­da­do por el Supe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia del Cha­co; docu­men­ta­ción apor­ta­da por el Aéreo Club Cha­co; y foto­gra­fías de la Reduc­ción y del avión uti­li­za­do toma­das por el antro­pó­lo­go Leh­mann-Nits­che, entre muchos otros documentos.

Ade­más, se suma­ron a la inves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar impor­tan­tes tra­ba­jos de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y en muchos casos los tes­ti­mo­nios de his­to­ria­do­res e inves­ti­ga­do­res como Juan Chi­co, Maria­na Gior­dano, Eli­za­beth Ber­ga­llo, Mar­ce­lo Mus­san­te, Lena Davi­la, Ale­jan­dro Cove­llo, Tere­sa Artie­da, Lau­ra Ros­so, Pedro Solans, Car­los Díaz y Mario Vidal. Tam­bién se incor­po­ra­ron tra­ba­jos de inves­ti­ga­ción del con­tex­to his­tó­ri­co como el de Recons­truc­ción His­tó­ri­ca del Geno­ci­dio Indí­ge­na de los inves­ti­ga­do­res Mariano Nagy, Héc­tor Hugo Trin­che­ro, Dia­na Len­ton, Mar­ce­lo Wal­ko, Darío Aran­da y Nico­lás Iñi­go Carre­ra, entre otros.

En ese plano, tam­bién se rea­li­za­ron en 2019 en Colo­nia Abo­ri­gen tra­ba­jos de exca­va­cio­nes y exhu­ma­cio­nes, que estu­vie­ron a car­go del Equi­po Argen­tino de Antro­po­lo­gía Forense.

Como prue­ba del con­tex­to his­tó­ri­co, los fis­ca­les men­cio­na­ron tam­bién una inves­ti­ga­ción sobre la Masa­cre del Zapa­llar con­tra pobla­ción indí­ge­na, ocu­rri­da en 1933 en esa loca­li­dad de la pro­vin­cia de Cha­co, y que cuen­ta con impor­tan­te docu­men­ta­ción y tes­ti­mo­nios apor­ta­dos por el inves­ti­ga­dor Rubén Guillon.

Fuen­te: Fis​ca​les​.gob​.ar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *