Perú. El des­tino de los res­tos de Abi­mael Guz­mán sigue sien­do mano­sea­do por la cla­se política

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de sep­tiem­bre de 2021.

Se vuel­ve a equi­vo­car el Gobierno peruano de Pedro Cas­ti­llo al expre­sar aún más su debi­li­dad fren­te a la dere­cha nar­co­fu­ji­mo­ris­ta que hizo toda su cam­pa­ña elec­to­ral y has­ta el pre­sen­te lo acu­sa de haber esta­do vin­cu­la­do con Sen­de­ro Lumi­no­so. Y en vez de res­pon­der como lo venía hacien­do has­ta aho­ra, ha caí­do en la diná­mi­ca del «dis­cur­so polí­ti­ca­men­te correc­to» y apro­ve­cha la muer­te de Abi­mael Guz­mán para ser «más papis­ta que el Papa». De allí que con su minis­tro del Inte­rior a la cabe­za, decla­re que no quie­re que la tum­ba del líder de Sen­de­ro Lumi­no­so se con­vier­ta en una lugar de culto.

En este mar­co, la cla­se polí­ti­ca bur­gue­sa deba­te de mane­ra mor­bo­sa y total­men­te fue­ra de lugar, qué hacer con los res­tos del fun­da­dor de Sen­de­ro Lumi­no­so, Abi­mael Guz­mán, quien murió en la cár­cel el sábado.

El artícu­lo 13 del Códi­go Civil del país orde­na la entre­ga de un cadá­ver a su espo­sa o a sus fami­lia­res para que deci­dan si lo entie­rran o lo inci­ne­ran, pero las auto­ri­da­des temen que si Guz­mán es ente­rra­do, su tum­ba «pue­da pro­vo­car una espe­cie de cul­to entre sus segui­do­res». Como si alguien en sus caba­les pue­de ima­gi­nar que eso se pue­de solu­cio­nar ocul­tan­do un cadá­ver, y mucho más aún, ape­lan­do a un recur­so que solo los israe­líes y los yan­quis, ade­más de los dic­ta­do­res que aso­la­ron Lati­noa­mé­ri­ca apli­ca­ban con impunidad. 

El minis­tro de Jus­ti­cia, Aní­bal Torres, reco­no­ció a la tele­vi­so­ra local N que no exis­te un pro­to­co­lo para pro­ce­der en el caso de per­so­na­jes tan con­tro­ver­sia­les como Guz­mán. Indi­có que el Gobierno podría suge­rir que el cadá­ver sea “inci­ne­ra­do y, si es posi­ble, que sus ceni­zas sean espar­ci­das en el mar, a fin de que nadie pue­da tener un recuer­do de este personaje’’. 

CONTROVERSIAS

Bene­dic­to Jimé­nez, un abo­ga­do y coro­nel reti­ra­do de la Poli­cía que diri­gió la cap­tu­ra de Guz­mán en 1992, dijo este domin­go a la pren­sa que Perú:

“Nun­ca nadie se puso a pen­sar qué hacer con el cadá­ver en caso que murie­ra en pri­sión un alto diri­gen­te de Sen­de­ro Lumi­no­so para evi­tar el martirologio”.

Bene­dic­to Jiménez

Recor­dó que la ley indi­ca que el cadá­ver debe entre­gar­se a los fami­lia­res; y en caso que no los ten­ga, debe ir a una fosa común.

“Deben trans­pa­ren­tar­se las cosas’’ y así el país se evi­ta­rá pro­ble­mas, dijo Jimé­nez tras salir de una misa en la cate­dral de Lima, adon­de asis­tió jun­to con 34 agen­tes con los que atra­pó a Guz­mán, el 12 de sep­tiem­bre de 1992, en una casa de Lima.

Sebas­tián Chá­vez, abo­ga­do de Guz­mán, comen­tó que, según la ley, corres­pon­de que le entre­guen el cadá­ver a su espo­sa, Ele­na Ipa­rra­gui­rre, tam­bién inte­gran­te de Sen­de­ro y con­de­na­da a per­pe­tui­dad, quien debe deci­dir si el cuer­po de Guz­mán será cre­ma­do o enterrado.

“Ella deci­di­rá los pasos por seguir’’, dijo el abo­ga­do. Pre­ci­só que aún no cono­ce la deci­sión de Ipa­rra­gui­rre, pre­sa en otra cár­cel de Lima. Ambos fue­ron cap­tu­ra­dos el 12 de sep­tiem­bre de 1992 por un gru­po poli­cial de inte­li­gen­cia apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, tras un segui­mien­to de varios años.

EN LA MORGUE

Guz­mán, de 86 años, murió a las 6:40 de la maña­na del sába­do en una cár­cel mili­tar, des­pués de cum­plir con casi 30 años de pri­sión y ais­la­mien­to estric­to. El minis­tro de Jus­ti­cia, Aní­bal Torres, le dijo escue­ta­men­te a AP que había muer­to “de una infec­ción generalizada’’.

El cadá­ver de Guz­mán per­ma­ne­ce por aho­ra en la mor­gue de la pro­vin­cia cos­te­ra de El Callao, cer­ca­na a la cár­cel don­de falle­ció el sábado.

«APOLOGÍA AL TERRORISMO»

Empe­ña­do en tomar el tema como «cau­sa nacio­nal» el Gobierno peruano advir­tió que cual­quier inten­to de ren­dir home­na­je al fun­da­dor de Sen­de­ro Lumi­no­so o de rea­li­zar movi­li­za­cio­nes en su memo­ria será con­si­de­ra­do un deli­to de apo­lo­gía al terro­ris­mo y pena­do con cua­tro años de cár­cel. Mien­tras tan­to, los geno­ci­das del fuji­mo­ris­mo no solo andan libres por la calle si no que se dan el lujo de pro­vo­car una y mil veces con estar orgu­llo­sos de haber masa­cra­do a dece­nas de miles de cam­pe­si­nos duran­te el perio­do que gober­nó Alber­to Fujimori.

Está cla­ro que la dere­cha cri­mi­nal que impe­ró en Perú no solo tie­ne un peso inne­ga­ble en el pre­sen­te sino que tam­bién se ha inge­nia­do para com­pli­car en su jue­go al actual gobierno, sur­gi­do del voto popu­lar y del repu­dio a esa mis­ma dere­cha. Aún hay tiem­po para que el nue­vo gobierno revea su posi­ción y en este caso, per­mi­ta que sea la viu­da de Guz­mán la que deci­da qué hacer con sus res­tos. Todo lo demás es cruel, bochor­no­so y con­de­na­do al fracaso.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *