Cul­tu­ra. Sil­vio Rodrí­guez: «El blo­queo es para cau­sar desa­zón en Cuba» (can­cio­nes del nue­vo disco)

Por Cris­tian Vita­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 11 de setiembre

foto: tapa del nue­vo dis­co de Sil­vio Rodríguez

En una char­la imper­di­ble con Feli­ci­tas Bona­vit­ta, el can­tau­tor repa­só temas artís­ti­cos y polí­ti­cos: «Cir­cu­la un espí­ri­tu auto­crí­ti­co, hecho por per­so­nas quie­ren que los logros de la revo­lu­ción se salven.»

“Solo soy una per­so­na que vive su tiem­po, y que hace can­cio­nes”. Mejor impo­si­ble un ama­ne­cer escu­chan­do la voz cal­ma de Sil­vio Rodrí­guez. Oyen­do cosas como esta, o como cada pala­bra, cada refle­xión, cada apues­ta por un mun­do más lumi­no­so que ema­na de ellas. Esta vez fue en Las 40, el pro­gra­ma que con­du­ce Feli­ci­tas Bona­vit­ta todos los sába­dos a la maña­na por AM 750. A tra­vés de audios gra­ba­dos en los estu­dios “Oja­lá”, de La Haba­na, Sil­vio se mani­fes­tó como ese hom­bre que vive su tiem­po y hace can­cio­nes, pero que tam­bién es capaz de obser­var agu­da­men­te situa­cio­nes como el blo­queo asfi­xian­te que sufre la isla des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción; las vacu­nas con­tra la Covid que, pese a ello, ela­bo­ró el gobierno cubano; las mani­fes­ta­cio­nes del 11 y el 12 de julio pasa­dos; la impor­tan­cia de la Patria Gran­de y, cla­ro, cier­tos ras­gos de su nue­vo disco.

Se tra­ta de un tra­ba­jo que se remon­ta a prin­ci­pios de la déca­da del ’90, hecho jun­to al extin­to Gru­po Dia­ka­ra. “Vale la pena poder mos­trar­lo, sobre todo por la cali­dad musi­cal que tenía este gru­po diri­gi­do por Oscar Val­dés, un bate­ris­ta extra­or­di­na­rio”, expre­só el tro­va­dor. “Se tra­ta de diez can­cio­nes gra­ba­das en dos o tres maña­nas en un estu­dio de Coyoa­cán, des­pués de una gira que había­mos hecho por Méxi­co”. Una de ellas es “Acer­ca de los padres”, com­pues­ta en 1972, gra­ba­da en 1991, y publi­ca­da recien­te­men­te por Sil­vio como pun­ta de lan­za del suce­sor de Para la espe­ra, su últi­mo tra­ba­jo a la fecha. 

can­ción del nue­vo disco

“Solo soy una per­so­na que vive su tiem­po, y que hace can­cio­nes”. Mejor impo­si­ble un ama­ne­cer escu­chan­do la voz cal­ma de Sil­vio Rodrí­guez. Oyen­do cosas como esta, o como cada pala­bra, cada refle­xión, cada apues­ta por un mun­do más lumi­no­so que ema­na de ellas. Esta vez fue en Las 40, el pro­gra­ma que con­du­ce Feli­ci­tas Bona­vit­ta todos los sába­dos a la maña­na por AM 750. A tra­vés de audios gra­ba­dos en los estu­dios “Oja­lá”, de La Haba­na, Sil­vio se mani­fes­tó como ese hom­bre que vive su tiem­po y hace can­cio­nes, pero que tam­bién es capaz de obser­var agu­da­men­te situa­cio­nes como el blo­queo asfi­xian­te que sufre la isla des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción; las vacu­nas con­tra la Covid que, pese a ello, ela­bo­ró el gobierno cubano; las mani­fes­ta­cio­nes del 11 y el 12 de julio pasa­dos; la impor­tan­cia de la Patria Gran­de y, cla­ro, cier­tos ras­gos de su nue­vo disco.

Se tra­ta de un tra­ba­jo que se remon­ta a prin­ci­pios de la déca­da del ’90, hecho jun­to al extin­to Gru­po Dia­ka­ra. “Vale la pena poder mos­trar­lo, sobre todo por la cali­dad musi­cal que tenía este gru­po diri­gi­do por Oscar Val­dés, un bate­ris­ta extra­or­di­na­rio”, expre­só el tro­va­dor. “Se tra­ta de diez can­cio­nes gra­ba­das en dos o tres maña­nas en un estu­dio de Coyoa­cán, des­pués de una gira que había­mos hecho por Méxi­co”. Una de ellas es “Acer­ca de los padres”, com­pues­ta en 1972, gra­ba­da en 1991, y publi­ca­da recien­te­men­te por Sil­vio como pun­ta de lan­za del suce­sor de Para la espe­ra, su últi­mo tra­ba­jo a la fecha. 

Sil­vio en su gira por las cár­ce­les de Cuba

“La pan­de­mia no me afec­tó espe­cí­fi­ca­men­te para este tra­ba­jo, pero sí me ha afec­ta­do como a todo el mun­do”, sos­tu­vo el can­tau­tor sobre uno de los tópi­cos tocó en la entre­vis­ta vir­tual. “Vivi­mos en un mun­do don­de se gas­ta muchí­si­mo más en matar a seres huma­nos que en sal­var­los… si lo que se gas­ta en medios de des­truc­ción se hubie­se emplea­do en salud, me pare­ce que todo esto sería muy dis­tin­to”, sub­ra­yó en el pro­gra­ma que Bona­vit­ta emi­te des­de La Pam­pa. “No me sien­to un pro­pa­gan­dis­ta, pero inevi­ta­ble­men­te ten­go ideas. Y lo pri­me­ro que ten­go que decir es que noso­tros tene­mos vacu­nas por­que Fidel Cas­tro hizo muchí­si­mo hin­ca­pié en la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les de la salud y en inves­ti­ga­do­res cien­tí­fi­cos. Creo que por eso tene­mos las dos vacu­nas que tene­mos, y las tres que se están probando”.

El más lúci­do de los can­tau­to­res de La Nue­va Tro­va real­zó los logros cuba­nos, al con­tras­tar­los con los efec­tos del blo­queo. “Nues­tros cien­tí­fi­cos han teni­do que tra­ba­jar más len­to, por­que hay reac­ti­vos y sus­tan­cias quí­mi­cas que no nos ven­den, y que tene­mos que com­prar en luga­res dis­tan­tes, a tra­vés de segun­dos o ter­ce­ros. Esto no solo nos demo­ra sino que nos enca­re­ce la ges­tión. Tam­bién hay mate­rias pri­mas para hacer medi­ci­na que no nos ven­den, por­que nos ven­den la medi­ci­na que hacen ellos, en sus labo­ra­to­rios carí­si­mos, siem­pre y cuan­do se la com­pre­mos al cash, por­que ni para la salud nos dan el más míni­mo cré­di­to”, denun­ció.

Como habi­tual­men­te ocu­rre cada vez que Sil­vio abor­da temas vin­cu­la­dos a la revo­lu­ción, apa­re­ce la visión auto­crí­ti­ca. La nece­si­dad de pen­sar, por caso, las movi­li­za­cio­nes de julio pasa­do más allá de visio­nes mani­queas. “Hace más de medio siglo, cuan­do yo empe­za­ba a hacer can­cio­nes y expo­ner­las, entre los revo­lu­cio­na­rios no todos pen­sa­ban igual. Unos eran más orto­do­xos con la sexua­li­dad, las modas, o la fun­ción de las artes, y otros, afor­tu­na­da­men­te, más com­pren­si­vos. Más bue­nos escu­chan­do a los jóve­nes, con más con­fian­za en ellos. Si esto no hubie­ra sido así, qui­zás algu­nos de mi gene­ra­ción hubie­sen hecho cri­sis pare­ci­das a las que vie­nen hacien­do algu­nos jóve­nes artis­tas aho­ra”, dijo.

“Lamen­ta­ble­men­te, muchos revo­lu­cio­na­rios his­tó­ri­cos han muer­to, y enton­ces a aque­lla diver­si­dad de pen­sa­mien­to que había, la ha sus­ti­tui­do una for­ma de pen­sar más uni­fi­ca­da”, mani­fes­tó. “Es pro­ba­ble que esta sea una de las con­tra­dic­cio­nes de tener un solo par­ti­do, por­que si las ideas que ema­nan del mis­mo son inclu­si­vas, pues no hay pro­ble­ma. Pero si esas ideas son exclu­yen­tes y seve­ras, enton­ces se pue­de dar con­tra­dic­cio­nes como las que vie­nen pasan­do, que si no se resuel­ven se pue­den agra­var”, expre­só Sil­vio duran­te la char­la de media hora.

Lue­go vol­vió sobre otras aris­tas noci­vas del blo­queo “cuyo pro­pó­si­to mani­fies­to ha sido des­de un ini­cio asfi­xiar al pue­blo de Cuba, al extre­mo de que la gen­te lle­gue a repu­diar al gobierno revo­lu­cio­na­rio”, enfa­ti­zó. “El blo­queo es para crear desa­zón y a esto se ha suma­do el bajón eco­nó­mi­co del des­cen­so del turis­mo por la pan­de­mia. Yo ten­go una bue­na opi­nión de Díaz Canel, nues­tro pre­si­den­te. El está cons­cien­te de que su lide­raz­go inau­gu­ra un nue­vo com­pro­mi­so gobierno-pue­blo, ya que es la pri­me­ra vez que no están los líde­res his­tó­ri­cos, y esto por supues­to que ha incre­men­ta­do los ata­ques con­tra Cuba por par­te del régi­men impe­rial, que por supues­to ve en esta ausen­cia un fac­tor de debi­li­dad. Por eso está mul­ti­pli­can­do sus agresiones”.

Hacia el final de su tes­ti­mo­nio, el can­tau­tor se refi­rió al rol de la pren­sa en su país. “Pue­de que el enfo­que de la pren­sa ofi­cial cuba­na sobre lo ocu­rri­do en los últi­mos tiem­pos haya sido un tan­to pro­pa­gan­dís­ti­co, un poco con un sen­ti­do de defen­sa. Yo creo que el perio­dis­mo tie­ne otra fun­ción más inda­ga­do­ra, y que el perio­dis­mo que no somos capa­ces de hacer por la razón que sea, la gen­te lo va a bus­car afue­ra… Hay mucho espí­ri­tu crí­ti­co cir­cu­lan­do en Cuba. Y mucho de ese espí­ri­tu es auto­crí­ti­co, por­que está hecho por per­so­nas que quie­ren que los logros de la revo­lu­ción se sal­ven… que se superen los erro­res y que nues­tra sobe­ra­nía se con­so­li­de para siempre”.

Sil­vio tam­bién se refi­rió a los lazos per­ma­nen­tes entre Cuba y la Argen­ti­na. “Argen­ti­na siem­pre fue un país ami­go. En gene­ral, des­de el final de la dic­ta­du­ra ha habi­do mucho inter­cam­bio cul­tu­ral, y bue­nas rela­cio­nes polí­ti­cas, sobre todo duran­te los gobier­nos de Nés­tor y Cris­ti­na. Y con el gobierno actual es obvio que hay muchas afi­ni­da­des (…) Esa cosa mutua, de res­pe­tar­se, me pare­ce que estu­vo en el cora­zón de los liber­ta­do­res, en San Mar­tín, en Bolí­var, en Juá­rez, en Mar­tí”, amplió, en tér­mi­nos de Patria Gran­de y, hacia el final, refle­xio­nó sobre pasa­do y pre­sen­te del socia­lis­mo. “Yo no sé lo que hubie­ra escri­to Marx, o lo que hubie­ra hecho Lenin, en la era de la vir­tua­li­dad en que esta­mos. Y no es que la explo­ta­ción haya deja­do de ser explo­ta­ción, es que todo el mun­do tie­ne mucho más acce­so al cono­ci­mien­to útil, y al cono­ci­mien­to inú­til, tam­bién. O sea que todo es mucho más com­ple­jo, más diver­so que cuan­do se escri­bie­ron aque­llos tex­tos, y se hicie­ron aque­llas pri­me­ras revoluciones”. 

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *