Marrue­cos: Baja par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes, boi­cot saha­raui y vic­to­ria para RNI (par­ti­do de un ami­go de Moha­med VI)

Has­ta las 12.00 horas se regis­tró una par­ti­ci­pa­ción del 12 %, fren­te al 10 % de hace cin­co años, y a las cin­co de la tar­de la tasa aumen­tó al 36 %, dos pun­tos más que en 2011. Los ana­lis­tas acha­can este dato a que hoy coin­ci­den las tres elec­cio­nes y las muni­ci­pa­les atraen a más votan­tes, por estar sus can­di­da­tos más pró­xi­mos a los ciu­da­da­nos, según EFE.

Marrue­cos ha inau­gu­ra­do una nue­va eta­pa tras la deba­cle sufri­da por los isla­mis­tas del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (PJD) en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas. La for­ma­ción, que ha lide­ra­do el Gobierno duran­te la últi­ma déca­da, ha sido des­pla­za­da por el Reagru­pa­mien­to Nacio­nal Inde­pen­dien­te (RNI), diri­gi­do por el mul­ti­mi­llo­na­rio Aziz Aja­nuch, ami­go del rey Moha­med VI y, tras el monar­ca, el segun­do hom­bre más rico del país. Ade­más el RNI está fuer­te­men­te vin­cu­la­do a la oli­gar­quía marroquí. 

El nue­vo Gobierno marro­quí dis­pon­drá de com­pe­ten­cias impor­tan­tes como las car­te­ras de Eco­no­mía o Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, pero los lla­ma­dos “minis­te­rios de sobe­ra­nía”, los que mar­can la estra­te­gia del país en segu­ri­dad, polí­ti­ca exte­rior o asun­tos reli­gio­sos, depen­den de los nom­bra­mien­tos direc­tos que haga el pala­cio real.

La fuer­za isla­mis­ta, que obtu­vo una vic­to­ria his­tó­ri­ca en 2011 al calor de la ola de cam­bios que se des­en­ca­de­na­ron en casi todo el mun­do ára­be, se ha derrum­ba­do en el Par­la­men­to, al pasar de los 125 esca­ños que obtu­vo hace cin­co años a solo 13. 

El Reagru­pa­mien­to Nacio­nal Inde­pen­dien­te, el par­ti­do gana­dor, obtu­vo 102 esca­ños sobre un total de 395 dipu­tados. Las cifras, con el 100% de los votos escru­ta­dos, las ofre­ció el Minis­te­rio del Inte­rior este jue­ves a la una de la tar­de. El segun­do pues­to lo ocu­pa, con 87 dipu­tados, el Par­ti­do Auten­ti­ci­dad y Moder­ni­dad (PAM), fun­da­do en 2008 por Alí Fuad el Him­ma, que es en la actua­li­dad el prin­ci­pal con­se­je­ro del monar­ca. Nada esca­pa a los ten­tácu­los de Moham­med VI.

El ter­cer pues­to en las legis­la­ti­vas lo obtu­vo el par­ti­do Istiq­lal (81), segui­do de la Unión Socia­lis­ta de Fuer­zas Popu­la­res (34). Des­pués se sitúan el Movi­mien­to Popu­lar (28), el Par­ti­do del Pro­gre­so y el Socia­lis­mo (22) y la Unión Cons­ti­tu­cio­nal (18). Fuer­zas como Vía Demo­crá­ti­ca habían lla­ma­do a la abs­ten­ción ade­lan­tan­do que las elec­cio­nes serían una ope­ra­ción del Maj­zén para man­te­ner el poder político.

El PJD com­par­te la octa­va posi­ción con otros par­ti­dos que has­ta aho­ra ape­nas tenían rele­van­cia en el país. La sali­da for­zo­sa en 2017 de Abde­li­lah Ben­ki­ra­ne, líder del PJD al fren­te del gobierno por su inca­pa­ci­dad de capa­ci­tar a su gobierno debi­do a las deman­das expre­sa­das por uno de los socios de esta coa­li­ción ha ilus­tra­do la estre­chez del mar­gen de manio­bra del par­ti­do isla­mis­ta ante los lími­tes impues­tos por Moha­med VI.

Su sus­ti­tu­to al fren­te del PJD, Saad-Eddi­ne Al-Oth­ma­ni, tuvo que acep­tar muchas con­ce­sio­nes, la más amar­ga para el PJD fue la nor­ma­li­za­ción, en diciem­bre de 2020, de las rela­cio­nes con Israel. Otra “ser­pien­te” que el PJD tuvo que tra­gar­se: la apro­ba­ción en 2019 de una ley que for­ta­le­ce el fran­cés como idio­ma en la edu­ca­ción públi­ca con­tra­ria a las anti­guas polí­ti­cas de ara­bi­za­ción. Pri­va­do de minis­te­rios sobe­ra­nos, con­fia­dos a fami­lia­res del rey, el par­ti­do PJD nun­ca ha podi­do influir en las deci­sio­nes del gobierno.

Divi­de et impera

La anun­cia­da frag­men­ta­ción del pano­ra­ma polí­ti­co debe­ría for­ta­le­cer la capa­ci­dad de arbi­tra­je del pala­cio duran­te las nego­cia­cio­nes en torno a una futu­ra coa­li­ción de gobierno. Los tec­nó­cra­tas mima­dos por el rey, como Moha­med Ben­chaa­boun, podrían jugar un papel central. 

“El cocien­te elec­to­ral tie­ne como obje­ti­vo acen­tuar la bal­ca­ni­za­ción del esce­na­rio elec­to­ral, sub­ra­ya Mou­nia Ben­na­ni-Chraï­bi, pro­fe­so­ra de cien­cias polí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Lau­sa­na. Se hace todo lo posi­ble para obs­ta­cu­li­zar una y otra vez la expre­sión de una legi­ti­mi­dad elec­to­ral que pue­da ame­na­zar la monarquía.”

Boi­cot saharaui

El boi­cot saha­raui a la far­sa elec­to­ral en el Sáha­ra Occi­den­tal se ha desa­rro­lla­do has­ta el últi­mo día de cam­pa­ña elec­to­ral en ciu­da­des saha­rauis ocu­pa­das por Marrue­cos como El Aaiun, Sma­ra y Bojador.

Fuen­tes: ECSaha­raui /​La Reali­dad Saha­raui /​El País.

La entra­da Marrue­cos: Baja par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes, boi­cot saha­raui y vic­to­ria para RNI (par­ti­do de un ami­go de Moha­med VI) se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *