Colom­bia. ELN: Con­tra la auto-amnis­tía del Esta­do genocida

, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre de 2021.

Amnis­tía vie­ne de Amne­sia que sig­ni­fi­ca olvi­dar. La insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria no pide olvi­dar las razo­nes de su alza­mien­to en armas, por el con­tra­rio, cul­ti­va la memo­ria his­tó­ri­ca y rei­vin­di­ca jun­to a muchos que no debe haber ni per­dón ni olvi­do para crí­me­nes con­tra el pue­blo y la humanidad.

Debe reco­ger­se el con­cep­to de Amnis­tía que se desa­rro­lló en siglos pasa­dos y has­ta hace unas déca­das con­si­de­ran­do la natu­ra­le­za de los deli­tos polí­ti­cos, es decir las accio­nes altruis­tas con­tra el orden injus­to exis­ten­te, moti­va­das por la trans­for­ma­ción y el mejo­ra­mien­to de una socie­dad hacia el avan­ce de dere­chos, come­ti­das por gru­pos arma­dos de opo­si­ción con­tra el Esta­do y las éli­tes; con esta Amnis­tía un Esta­do olvi­da­ba par­cial­men­te los deli­tos polí­ti­cos y deja­ba de apli­car penas por esas accio­nes polí­ti­co-mili­ta­res come­ti­das por orga­ni­za­cio­nes insurrectas.

Era nor­mal y abso­lu­ta­men­te legí­ti­mo espe­rar esas amnis­tías para per­mi­tir diá­lo­gos y enten­di­mien­to entre par­tes enfren­ta­das o para crear con­di­cio­nes pro­pi­cias a pro­ce­sos de recon­ci­lia­ción entre un Esta­do y sus enemi­gos polí­ti­cos. Sin embar­go, hubo situa­cio­nes en las que la amnis­tía no se con­ce­dió para quie­nes con­fron­ta­ban un régi­men auto­ri­ta­rio y exclu­yen­te, sino para bene­fi­ciar a ambos ban­dos: tan­to quie­nes habían ejer­ci­do la resis­ten­cia, como tam­bién a favor de quie­nes habían defen­di­do estruc­tu­ras de injus­ti­cia. Tal fue el caso de Espa­ña en 1977 con una ley tan nefas­ta que hoy día, en 2021, la ONU dice que debe ser dero­ga­da por haber ser­vi­do para la impu­ni­dad de crí­me­nes de lesa humanidad.

Esa nega­ti­va expe­rien­cia espa­ño­la que­bran­tó la impor­tan­te lec­ción que con alcan­ce uni­ver­sal se había ins­ti­tui­do en la mis­ma Euro­pa trein­ta años antes, en 1945 y 1946 con los Jui­cios de Núrem­berg en los que no podía ni olvi­dar­se ni per­do­nar­se a los nazis res­pon­sa­bles de Geno­ci­dio, mere­cien­do algu­nos penas drás­ti­cas como la hor­ca. A par­tir de esa funes­ta medi­da en Espa­ña algu­nos regí­me­nes que dis­fra­za­ban sus dic­ta­du­ras copia­ron esa com­bi­na­ción, para apro­ve­char­se y aumen­tar la impu­ni­dad exis­ten­te res­pec­to de los actos de vio­len­cia per­pe­tra­da por sus escua­dro­nes ofi­cia­les o paraestatales.

En Colom­bia, con la ase­so­ría grin­ga y euro­pea no sólo en la doc­tri­na mili­tar y poli­cial sino en la geme­la doc­tri­na jurí­di­ca, a comien­zos de los años ochen­ta el Esta­do dejó de expo­ner­se a per­der cre­di­bi­li­dad en jui­cios polí­ti­cos rea­li­za­dos por mili­ta­res (Con­se­jos de Gue­rra) y se fijó un pri­mer obje­ti­vo retor­ci­do: la defor­ma­ción o des­truc­ción del con­cep­to his­tó­ri­co del deli­to polí­ti­co, como deli­to com­ple­jo y con cone­xi­da­des lla­mán­do­lo pre­fe­ren­te­men­te terro­ris­mo, para des­acre­di­tar ya no caso por caso sino sis­te­má­ti­ca y nor­ma­ti­va­men­te a los gue­rri­lle­ros, til­dán­do­les de enemi­gos irra­cio­na­les de la sociedad.

Para ese obje­ti­vo estra­té­gi­co se usa­ron dife­ren­tes medios en eta­pas com­ple­men­ta­rias. En el Gobierno Tur­bay (1978−1982) se apli­có el Esta­tu­to de Segu­ri­dad que faci­li­tó tor­tu­ras a miles de pre­sos polí­ti­cos y cas­ti­gó la pro­tes­ta social asi­mi­la­da como aten­ta­do al Esta­do; en el de Betan­cur (1982−1986), se expi­dió la Ley 35 de 1982 de amnis­tía, que pro­du­jo la sali­da de la cár­cel de gran par­te de los rebel­des, muchos de los cua­les fue­ron ase­si­na­dos poco des­pués, mien­tras se reini­cia­ba el para­mi­li­ta­ris­mo y pro­li­fe­ra­ban las des­apa­ri­cio­nes for­za­das. En ese perío­do se inten­tó un frus­tra­do pro­ce­so de paz con las FARC y el M‑19, ini­cia­ti­va que se con­cre­tó con este últi­mo gru­po y otras gue­rri­llas en los siguien­tes Gobier­nos de Bar­co (1986−1990) y Gavi­ria (1990−1994), apli­cán­do­se amnis­tías recor­ta­das siem­pre y cuan­do se pac­ta­ra su desar­me, des­mo­vi­li­za­ción y reinserción.

A la par de esa des­truc­ción pau­la­ti­na de la rebe­lión, el Esta­do orien­tó su segun­do fin sinies­tro: hizo domi­nan­te el inte­rés de las éli­tes de usar ins­tru­men­tos refe­ri­dos a los deli­tos polí­ti­cos para ser apli­ca­dos no al insur­gen­te sino al nar­co­pa­ra­mi­li­tar contrainsurgente.

Uri­be pro­pu­so en 2005 que se tra­ta­ra como auto­res de “sedi­ción” a los ejér­ci­tos nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res que él mis­mo ayu­dó a estruc­tu­rar, para que obtu­vie­ran bene­fi­cios jurí­di­cos has­ta ese momen­to úni­ca­men­te váli­dos para las orga­ni­za­cio­nes alza­das en armas con­tra el régi­men, y no para quie­nes lo defien­den median­te el terror. Entre 2006 y 2007 hubo Sen­ten­cias de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal y de la Cor­te Supre­ma, que esta­ble­cie­ron que era inacep­ta­ble afir­mar “que las ban­das de los gru­pos para­mi­li­ta­res actua­ron con fines altruis­tas cuan­do eje­cu­ta­ron gra­ves accio­nes lesi­vas a los bie­nes jurí­di­cos pena­les más impor­tan­tes”.

Con esa con­clu­sión y otras de algu­nos jue­ces y por vere­dic­tos del Sis­te­ma Inter­ame­ri­cano en rela­ción con otros paí­ses que habían expe­di­do nor­mas de auto­am­nis­tía, la inten­ción de Uri­be fue par­cial­men­te blo­quea­da, mucho más cuan­do que­dó cla­ro por la fir­ma del Esta­tu­to de Roma (adop­ta­do en 1998 y en vigen­cia des­de 2002) que dio vida a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CPI), el recha­zo de la amnis­tía para los deli­tos que son com­pe­ten­cia de ese órgano inter­na­cio­nal, como los Crí­me­nes de Gue­rra y los de Lesa Huma­ni­dad, come­ti­dos mayo­ri­ta­ria­men­te por el Esta­do y sus para­mi­li­ta­res, no así los deli­tos polí­ti­cos lle­va­dos a cabo por la insur­gen­cia que están fue­ra del alcan­ce de las fun­cio­nes de la CPI.

Repro­du­ci­da en los char­cos de san­gre tras las matan­zas y des­cuar­ti­za­mien­tos de La Vio­len­cia des­de 1946 y tras el mag­ni­ci­dio de Gai­tán en 1948, las cla­ses domi­nan­tes se acos­tum­bra­ron a la impu­ni­dad, de esta for­ma cerró esa eta­pa de cruel­dad y abrió otra en 1956 – 1957 con el Fren­te Nacio­nal al pac­tar que los jerar­cas de los par­ti­dos res­pon­sa­bles de esa car­ni­ce­ría serían into­ca­bles y que no habría justicia.

Es lo que aca­ba de hacer Álva­ro Uri­be y sus vás­ta­gos, así como una par­te toda­vía muy pode­ro­sa de la más ran­cia dere­cha, que pro­po­nen lo que nece­si­tan: que sus crí­me­nes cai­gan en el olvi­do pues saben que ya la evi­den­cia es abul­ta­da y piden por eso que haya “borrón y cuen­ta nue­va”, con lo que abren un deba­te en el cual polí­ti­cos de cen­tro con­si­de­ran que sí debe pen­sar­se una ini­cia­ti­va que gene­re un ambien­te de reconciliación.

Hay que recor­dar que la pro­pues­ta de Uri­be es invia­ble no sólo por prohi­bi­ción cons­ti­tu­cio­nal sino por vigen­cia de Tra­ta­dos Inter­na­cio­na­les como el que incor­po­ra el ya men­cio­na­do Esta­tu­to de Roma. Para hacer­la via­ble el régi­men ten­dría que hacer cam­bios de fon­do en sus nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les y renun­ciar a ser par­te de esos pac­tos interestatales.

Para el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal la juri­di­ci­dad esta­tal no nos es váli­da, tan­to que pre­ci­sa­men­te la ata­ca­mos y des­co­no­ce­mos abier­ta­men­te, para noso­tros es váli­da la de las comu­ni­da­des en lucha, la nues­tra y los prin­ci­pios inter­na­cio­na­les de dere­cho pro­gre­sis­ta, por ello esta­mos en rebe­lión con­tra ese orden que sojuz­ga a la cla­se popu­lar y per­mi­te que las oli­gar­quías y sus agen­tes que­den impu­nes y laven una vez más sus con­quis­tas de tie­rra arra­sa­da, sus for­tu­nas obte­ni­das del saqueo, la explo­ta­ción y el despojo.

Nues­tra lucha con­tra ese orden jurí­di­co esta­tal no supo­ne que sea­mos aje­nos a tra­tar sobre la amnis­tía y fren­te a cual­quier medi­da que impli­que impu­ni­dad del terro­ris­mo de Esta­do, de la corrup­ción, el nar­co­trá­fi­co y el blan­queo de capi­ta­les, como es lo pro­pues­to por Uribe.

Ante la degra­da­ción con­ti­nua e indu­ci­da en la reali­dad de vio­len­cias múl­ti­ples que vive el país, de masa­cres, des­pla­za­mien­to, ame­na­zas y des­po­jo que afec­tan a la pobla­ción más pobre, es razo­na­ble pen­sar que exis­tan fór­mu­las de disua­sión y some­ti­mien­to acor­da­do de todas las estruc­tu­ras delin­cuen­cia­les, que están guia­das y arti­cu­la­das por los nego­cios del nar­co­trá­fi­co y otras acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas orga­ni­za­das en car­te­les o mafias, en pri­mer lugar el des­mon­te de las que están direc­ta­men­te al ser­vi­cio de cla­nes polí­ti­cos y del poder eco­nó­mi­co trans­na­cio­nal y nacional.

Cual­quier tra­ta­mien­to penal en ese sen­ti­do no pue­de ser bajo con­cep­to alguno de amnis­tía como si esos hechos fue­ran deli­tos polí­ti­cos, fren­te a los cua­les sí es posi­ble desis­tir del todo de la per­se­cu­ción penal; por el con­tra­rio, la socie­dad tie­ne dere­cho a saber a fon­do quié­nes, por qué razo­nes y cómo se han enri­que­ci­do con base en el sufri­mien­to y la mise­ria de amplios sec­to­res de la población.

Hon­ra­mos com­pro­mi­sos como el ‘Acuer­do de Diá­lo­gos para la Paz de Colom­bia entre el Gobierno Nacio­nal y el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal’, fir­ma­do en Cara­cas en mar­zo de 2016, que en el pun­to Cuar­to sobre Víc­ti­mas, dice: “en la cons­truc­ción de una paz esta­ble y dura­de­ra, es esen­cial el reco­no­ci­mien­to a las víc­ti­mas y a sus dere­chos, así como el tra­ta­mien­to y la reso­lu­ción a su situa­ción con base en la ver­dad, la jus­ti­cia, la repa­ra­ción, los com­pro­mi­sos de no repe­ti­ción y el no olvi­do. El con­jun­to de estos ele­men­tos fun­da­men­tan el per­dón y pro­yec­tan el pro­ce­so de reconciliación”.

En el Quin­to pre­ci­sa que “el obje­ti­vo de este pun­to es poner­le fin al con­flic­to arma­do para erra­di­car la vio­len­cia en la polí­ti­ca y pro­pi­ciar el trán­si­to del ELN a la polí­ti­ca legal, para lo cual se abor­da­rán [entre otros] los siguien­tes pun­tos: defi­ni­ción de la situa­ción jurí­di­ca del ELN y sus inte­gran­tes, tra­tar la pri­va­ción de liber­tad de los miem­bros del ELN pro­ce­sa­dos o condenados”.

Tam­bién somos cons­cien­tes de lo dis­pues­to en el artícu­lo 6.5 del Pro­to­co­lo Adi­cio­nal II de 1977 adi­cio­nal a los Con­ve­nios de Gine­bra, que auto­ri­za que “a la cesa­ción de las hos­ti­li­da­des, las auto­ri­da­des en el poder pro­cu­ra­rán con­ce­der la amnis­tía más amplia posi­ble a las per­so­nas que hayan toma­do par­te en el con­flic­to arma­do o que se encuen­tren pri­va­das de liber­tad, inter­na­das o dete­ni­das por moti­vos rela­cio­na­dos con el con­flic­to arma­do”.

Por aho­ra el ELN ni pide ni espe­ra nin­gún tipo de amnis­tía, ni acep­ta con­di­ción algu­na, solo aco­ge­rá lo que está fir­ma­do y lo que sur­ja como acuer­do de un pro­ce­so de diálogos.

Fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *