Bra­sil. 7 de sep­tiem­bre en São Pau­lo: «Salí a la calle por­que el fas­cis­mo está ahí»

Por Thais Halis­ki. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2021.

El gri­to «Fue­ra, Bol­so­na­ro» uni­fi­ca mani­fes­tan­tes de dife­ren­tes per­fi­les que asis­tie­ron a la pro­tes­ta en São Paulo

El 7 de sep­tiem­bre, Día de la Inde­pen­den­cia, el acto con­tra el gobierno de Jair Bol­so­na­ro en Vale do Anhan­ga­baú, en São Pau­lo (SP), reu­nió a 50 mil per­so­nas, según esti­ma­cio­nes de los orga­ni­za­do­res. La capi­tal de São Pau­lo fue una de las apro­xi­ma­da­men­te 200 ciu­da­des de Bra­sil y del exte­rior que tuvie­ron pro­tes­tas uni­das al his­tó­ri­co Gri­to de Exclui­dos y Exclui­dos con­tra el gobierno fede­ral y por la democracia.

Bra­sil de Fato reco­rrió Anhan­ga­baú y escu­chó a mani­fes­tan­tes con dife­ren­tes per­fi­les. Ya sea por ham­bre, fal­ta de vivien­da dig­na o mie­do a una ofen­si­va anti­de­mo­crá­ti­ca, todos lle­va­ban en común la con­sig­na «Fue­ra, Bolsonaro «.

Maria Ara­poty, 55 años

«Cada año empeo­ra. Tie­nes que pro­te­ger a los espí­ri­tus de los árbo­les». Foto: Thais Haliski

Maria Ara­poty es una de los 60 habi­tan­tes del pue­blo de Jara­guá, del pue­blo gua­ra­ní, ubi­ca­do en el lado oes­te de São Paulo.

“Cree­mos que este gobierno de Bol­so­na­ro nece­si­ta dejar­nos vivir en paz en nues­tro terri­to­rio. Esta­mos sien­do ata­ca­dos. Nece­si­ta pro­te­ger la natu­ra­le­za», dijo, al jus­ti­fi­car su pre­sen­cia en el acto.

Sin­tien­do de pri­me­ra mano los efec­tos de la polí­ti­ca anti-indí­ge­na de Bol­so­na­ro, via­jó 25 kiló­me­tros para par­ti­ci­par en la protesta.

“Que­re­mos la demar­ca­ción de nues­tro terri­to­rio. Hay que pro­te­ger los bos­ques y la mata atlán­ti­ca. La natu­ra­le­za solo exis­te don­de hay indí­ge­nas”, defendió.

Sil­ma­ra Sil­va, 45 años

Vine por noso­tros para poder cam­biar la situa­ción en el país». (Foto: Thais Haliski)

A los 45 años, Sil­ma­ra vive con unas 2.000 fami­lias en la ocu­pa­ción Nova Canu­dos, en Tai­pas, en el nor­te de São Pau­lo. El lugar reúne a resi­den­tes que, sin tra­ba­jo ni ingre­sos, no tie­nen dine­ro para pagar una vivien­da en la ciu­dad más cara del país.

«Hoy hay más per­so­nas en ocu­pa­cio­nes que antes de este gobierno. La gen­te no tie­ne dine­ro para com­prar comi­da, mucho menos para pagar el alqui­ler. Vine por­que tene­mos que cam­biar esta situa­ción», dice.

Wil­son Rai­mun­do Rodri­gues, 72 años

«Ten­dre­mos que luchar más, ser más radi­ca­les» Foto: Thais Haliski

La edad no fue un impe­di­men­to para que Wil­son se unie­ra a la mul­ti­tud en el cen­tro de São Pau­lo. Vacu­na­do y con más­ca­ra, opi­nó que es res­pon­sa­bi­li­dad de la pobla­ción fre­nar las ame­na­zas gol­pis­tas de Bolsonaro.

“Espe­ro que esta mani­fes­ta­ción sea una mani­fes­ta­ción en Bra­sil con­tra el inten­to de una dic­ta­du­ra poc­ket­nis­ta. Creo que hay poca gen­te aquí, tie­ne que aumen­tar ”, acusó.

«Vamos a tener que luchar más, ser más radi­ca­les con­tra esta poten­cia que está tra­tan­do de aca­bar con Bra­sil», con­clu­ye el jubilado.

Feli­pe Rozi­ni, 30 años

«Hoy demos­tra­mos que tam­bién tene­mos poder» /​Thais Haliski

Con el anti­fas­cis­mo estam­pa­do en el ros­tro, Feli­pe se fue de casa por­que creía en la impor­tan­cia de los actos popu­la­res para con­te­ner la ola anti­de­mo­crá­ti­ca lide­ra­da por narra­do­res de bolsillo.

“Ya se ha demos­tra­do que el fas­cis­mo está ahí. Por otro lado, quie­ren vio­len­cia. Tene­mos que estar pre­pa­ra­dos. Par­ti­cu­lar­men­te encuen­tro ven­ta­jo­so hacer actos. Demues­tra que la gen­te se ha opues­to, demues­tra uni­dad. Nece­si­ta­mos un fren­te amplio «, dice.

Luzia Pau­la Can­tal, 54 años

«Las mani­fes­ta­cio­nes son movi­mien­tos demo­crá­ti­cos» /​Thais Haliski

Luzia es una de las abo­ga­das que inte­gra­ron el gru­po de obser­va­do­res del Cole­gio de Abo­ga­dos de Bra­sil (OAB) encar­ga­do de pre­ve­nir las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos come­ti­das por mili­ta­res y civi­les duran­te la pro­tes­ta en São Paulo.

“Mi expec­ta­ti­va es que la pobla­ción demues­tre pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca­men­te su des­con­ten­to. Las mani­fes­ta­cio­nes son movi­mien­tos demo­crá­ti­cos. Es un dere­cho pleno. Sea cual sea la fies­ta «, dijo.

«No lo veo como un acto nega­ti­vo aquí o en (la ave­ni­da) Pau­lis­ta (don­de se con­cen­tra­ron los mani­fes­tan­tes en apo­yo del pre­si­den­te), siem­pre que, como pau­tas demo­crá­ti­cas, no per­ju­di­quen la Constitución».

Las ame­na­zas del bol­so­na­ris­mo no se materializaron

La OAB eva­luó que la expec­ta­ti­va de vio­len­cia con­tra la pobla­ción y actos de des­or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal por par­te de sim­pa­ti­zan­tes del gobierno fede­ral, anun­cia­dos públi­ca­men­te en los días pre­vios al 7 de sep­tiem­bre, no se materializó.

«Todas las ame­na­zas que había­mos reci­bi­do, com­par­ti­das en redes socia­les por poli­cías mili­ta­res ins­tan­do a los com­pa­ñe­ros a com­pa­re­cer arma­dos en la mani­fes­ta­ción, ante todo esto, de ver­dad creo que los hechos trans­cu­rrie­ron sin con­tra­tiem­pos y en paz», eva­luó Ana Amé­lia Mas­ca­renhas, pre­si­den­ta de la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de la OAB-SP.

«Sin entrar en los méri­tos de los absur­dos con­tra el Esta­do demo­crá­ti­co y legal que for­man par­te de los dis­cur­sos del pre­si­den­te, la Poli­cía Mili­tar de São Pau­lo tuvo sufi­cien­te orga­ni­za­ción para pre­ve­nir dis­tur­bios y actos de vio­len­cia en la mani­fes­ta­ción que abar­có agen­das con­tra­rias a la demo­cra­cia y Esta­do legal, en la Ave­ni­da Pau­lis­ta ”, dijo el abo­ga­do, quien tam­bién es pro­fe­sor de la carre­ra de Dere­cho de la PUC-SP.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *