Ecua­dor. Des­em­pleo, pobre­za y migración

Por Jai­me Chu­chu­ca Serrano, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de sep­tiem­bre de 2021.

En terri­to­rio ecua­to­riano, la situa­ción social es cada vez más crí­ti­ca. La con­tra­ca­ra de la pobre­za y el des­em­pleo son las ganan­cias millo­na­rias de las enti­da­des financieras.

En Ecua­dor, hay más de cin­co millo­nes de des­em­plea­dos y en empleo infor­mal; estos últi­mos tie­nen un pro­me­dio de 300 dóla­res de ingre­sos men­sua­les. En un país de 18 millo­nes de habi­tan­tes, ape­nas 2.631.708 tie­nen un empleo ade­cua­do; el res­to no goza de esta­bi­li­dad ni sala­rios dig­nos. Miles de jóve­nes y adul­tos pro­fe­sio­na­les, con títu­los de ter­cer y cuar­to nivel, son menos­pre­cia­dos y se les paga can­ti­da­des ínfi­mas, en algu­nos casos, el bási­co de 400 dólares.

Los tra­ba­ja­do­res cali­fi­ca­dos han sido pre­ca­ri­za­dos, sus sala­rios diez­ma­dos o fue­ron des­pe­di­dos. Los miles de estu­dian­tes que se gra­dúan de bachi­lle­res cada año no pue­den ingre­sar a la uni­ver­si­dad por las inmi­se­ri­cor­des res­tric­cio­nes que impo­ne el Esta­do. La fal­ta de edu­ca­ción en gene­ral, pero sobre todo en el sec­tor rural, hace que la pobla­ción cai­ga en mayor explo­ta­ción. Con la cri­sis pan­dé­mi­ca, el sala­rio ecua­to­riano se ha dis­mi­nui­do entre el 10 y el 20 por cien­to. Más de cua­tro millo­nes y medio de per­so­nas vive con 1,59 y 2,82 dóla­res al día. Según el INEC, 2,9 millo­nes de per­so­nas viven con 84,71 dóla­res al mes. El 8,4 por cien­to de la pobla­ción ‑1.512.000 per­so­nas- vive en extre­ma pobre­za, con 47,74 dóla­res al mes o menos. La subi­da per­ma­nen­te del pre­cio de los com­bus­ti­bles y pasa­jes enca­re­ce los pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad y diez­ma el ingreso.

El apa­ra­to pro­duc­ti­vo ecua­to­riano ha sido inca­paz de incor­po­rar a la tota­li­dad de la pobla­ción eco­nó­mi­ca­men­te acti­va, mucho menos en épo­cas de cri­sis; de ahí las gran­des olea­das migra­to­rias de la déca­da de 1990 y la migra­ción pan­dé­mi­ca, que es la más nume­ro­sa de la his­to­ria. A la des­ar­ti­cu­la­ción del teji­do social, de las fami­lias, case­ríos y comu­ni­da­des, se suman nue­vos efec­tos: migra­ción de fami­lias com­ple­tas, incre­men­to de migra­ción de muje­res, niños y jóve­nes. Los migran­tes tie­nen dife­ren­tes pro­ble­má­ti­cas según su lugar de pro­ve­nien­cia y cla­se social. Esta­dos Uni­dos ha anun­cia­do al mun­do que tie­ne 10 millo­nes de vacan­tes, al igual que otras poten­cias, que es ver­dad solo parcialmente.

Ecuador pobreza la-tinta

Sin embar­go, aun­que tales tipos de noti­cias incen­ti­van la migra­ción, detrás de esto hay una estra­te­gia glo­bal de endeu­da­mien­to masi­vo que bene­fi­cia, en pri­me­ra ins­tan­cia, a los ban­cos, empre­sa­rios y cir­cui­tos de tra­ta de per­so­nas, y solo a lar­go pla­zo a los pro­pios migran­tes. El dis­cur­so migra­to­rio tie­ne como fin dis­mi­nuir las pro­tes­tas en los paí­ses en cri­sis y reaco­mo­dar las fuer­zas socia­les, mien­tras los sec­to­res públi­co y pri­va­do se lavan las manos en su obli­ga­ción de pla­ni­fi­car la pro­duc­ción, crear empleos, esta­bi­li­dad, mejo­rar los sala­rios, la cali­dad de vida, la edu­ca­ción y la salud.

No hay otra for­ma de sacar de la cri­sis a las fami­lias ecua­to­ria­nas que crean­do empleos con sala­rios dig­nos y acor­des a la edu­ca­ción y expe­rien­cia; dis­mi­nuir los intere­ses de los cré­di­tos e incen­ti­var la expor­ta­ción; eli­mi­nar las des­igual­da­des en los ingre­sos de las muje­res y gru­pos étni­cos; incen­ti­var la agri­cul­tu­ra con pre­cios y pagas jus­tas. Para mejo­rar la eco­no­mía, Esta­dos Uni­dos y otras poten­cias han subi­do los sala­rios entre el 25 y 32 por cien­to, han incre­men­ta­do los impues­tos a los gran­des millo­na­rios en un 5 por cien­to y se han per­do­na­do deu­das edu­ca­ti­vas, de salud y ser­vi­cios a los más pobres. Quien siga este camino pro­tec­cio­nis­ta y de bien­es­tar social, al con­tra­rio del neo­li­be­ra­lis­mo depre­da­dor impul­sa­do en los paí­ses pobres, mar­ca­rá la dife­ren­cia en la épo­ca post-pandémica.

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *