Femi­nis­mos. Vic­to­ria San­ta Cruz en la memo­ria de las muje­res negras

Por Mishell Man­tuano, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de sep­tiem­bre de 2021. 

La memo­ria de las muje­res negras del con­ti­nen­te flu­yen en la poe­sía y la mili­tan­cia de la perua­na Vic­to­ria San­ta Cruz, una inves­ti­ga­do­ra fun­da­men­tal del pen­sa­mien­to latinoamericano.

¿Quién fue Vic­to­ria San­ta Cruz? Sin duda, Vic­to­ria esta­rá en la memo­ria de las muje­res negras no solo por su famo­so poe­ma Me gri­ta­ron negra, sino tam­bién por el lega­do que dejó al tra­ba­jar en la recu­pe­ra­ción de la cul­tu­ra afro perua­na y negra de Amé­ri­ca Latina.

Vic­to­ria San­ta Cruz nació un 27 de octu­bre de 1922 en la Vic­to­ria, pro­vin­cia de Lima, en Perú. Fue com­po­si­to­ra, coreó­gra­fa, inves­ti­ga­do­ra y dise­ña­do­ra de las cul­tu­ras afri­ca­nas, y una de las más gran­des expo­nen­tes del arte afro peruano. Des­de niña, su vida fue pre­ce­di­da por el arte, gra­cias a su padre, Nico­me­des San­ta Cruz, quien fue un gran escri­tor, y su madre, Vic­to­ria Gama­rra, pro­ve­nien­te de una fami­lia muy uni­da a la pintura.

Vic­to­ria estu­dió en un con­tex­to don­de la dis­cri­mi­na­ción era muy laten­te, sin embar­go, fue beca­da por el gobierno fran­cés. Estu­dió en la Uni­ver­si­dad del Tea­tro de las Nacio­nes en la Escue­la Supe­rior de Estu­dios Coreo­grá­fi­cos, en 1961. En el año 1968, fun­dó el Tea­tro y Dan­zas Negras del Perú, y fue cate­drá­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Mellon en Esta­dos Uni­dos, en don­de fue con­si­de­ra­da pro­fe­so­ra vita­li­cia, algo que le per­mi­tió via­jar por todo el mun­do para difun­dir la cul­tu­ra afro peruana.

Me ala­cié el cabello,

Me pol­veé la cara

Y entre mis entra­ñas siem­pre reso­na­ba la mis­ma palabra

¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!

Muchas veces, la cues­tión del cuer­po y la esté­ti­ca se con­si­de­ran bana­les o poco impor­tan­tes, inclu­so exa­ge­ra­das. Pero el dis­cur­so sobre los cuer­pos ha sido el pun­to de par­ti­da para la cons­truc­ción del racis­mo, que­rien­do eva­luar­nos des­de los este­reo­ti­pos de belle­za occi­den­ta­les. Por lo tan­to, el ali­sa­mien­to del cabe­llo, el blan­quea­mien­to de la piel, están mar­ca­dos por la hege­mo­nía esté­ti­ca. Esto ha traí­do con­se­cuen­cias para los cuer­pos negros y ha crea­do sub­je­ti­vi­da­des e iden­ti­da­des de cómo debe ser una mujer negra y, sobre todo, lo que impli­ca ser negro.

¿Por qué ese poe­ma cau­sa tan­to furor? Ese poe­ma nace de una viven­cia de la auto­ra cuan­do era niña. Esto es algo tan común con niñas negras, que eran y son recha­za­das y dis­cri­mi­na­das por el sis­te­ma. El pac­to colo­nial que tan­to daño ha cau­sa­do per­sis­te en esta socie­dad, que nos sigue vien­do como infe­rio­res o subordinadxs.

El poe­ma con­tie­ne 97 ver­sos, 38 párra­fos, 320 pala­bras y un solo sen­ti­do que todxs lle­va­mos impreg­na­do en el cora­zón: el negro. Vic­to­ria San­ta Cruz, a tra­vés de ese poe­ma, da voz a lxs que no tene­mos voz, a lxs que no somos escu­chadxs y, al mis­mo tiem­po, somos discriminadxs.

Al fin comprendí

Al fin

Ya no retrocedo

Al fin

Y avan­zo segura

Al fin

Avan­zo y espero

Al fin

Y ben­di­go al cie­lo por­que qui­so Dios

Que negro aza­ba­che fue­se mi color

Y al fin comprendí

Al fin

Ya ten­go la llave

Al fin

Negro Negro Negro Negro

Negro Negro Negro Negro

Negro Negro Negro Negro

Negro Negro

Negra soy

Fuen­te: Revis­ta Crisis

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *