Argen­ti­na. La toma de una villa es una lucha por la vida y por la tierra

Por Clau­dia Rafael Y Sil­va­na Melo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de sep­tiem­bre de 2021.

Fotos: Anred, Ojo Obrero

La muer­te trá­gi­ca y anun­cia­da de Sofía, sobre las mis­mas vías de un tren de car­gas que atra­vie­sa la 21 – 24 cua­tro veces al día, fue el dis­pa­ra­dor de una toma que sim­bo­li­za las vidas en los már­ge­nes de la ciu­dad más rica del país y una de las más des­igua­les del continente.

Rodea­dos por un cer­co poli­cial que no les per­mi­te cir­cu­lar, ni a los niños ir a la escue­la ni a los adul­tos salir a tra­ba­jar, ni entrar a los ali­men­tos, medi­ca­men­tos, ropa, jabón y lavan­di­na. Una pre­sión en el cue­llo de la toma para sofo­car­la. La llu­via de ano­che los expu­so a las peo­res con­di­cio­nes de vida, sin pro­tec­ción ni espe­ran­za. Ni lonas pudie­ron entrar por el muro poli­cial que se les alzó alrededor.

120 fami­lias, cien niños y una herra­mien­ta de visi­bi­li­za­ción que bus­ca atraer los ojos de los gobier­nos, de las ins­ti­tu­cio­nes, los ojos socia­les que con­de­nan y estig­ma­ti­zan, para ser visi­bles antes de la muer­te. La villa estu­vo en todos los estu­dios de tele­vi­sión des­pués de que el tren arro­lló a Sofía. El tren, uno de los peli­gros leta­les que atra­vie­san a la villa como el ham­bre, el ries­go eléc­tri­co y la esca­sez de agua.

La toma ubi­ca­da en las espal­das del esta­dio de fút­bol “Clau­dio Chi­qui Tapia” del Club Barra­cas Cen­tral y pega­do a las vías del Ferro­ca­rril ocu­pa un 0,022 por cien­to de la super­fi­cie total de la popu­lo­sa villa del sur por­te­ño. Una villa que nació duran­te el pri­mer pero­nis­mo a raíz de un incen­dio devo­ra­dor que tomó por asal­to nume­ro­sas casas del barrio de La Boca. En tiem­pos en que la fiso­no­mía de la zona ofre­cía indus­trias nacien­tes al otro lado del ria­chue­lo y no las car­ca­zas vacías de fábri­cas que hace déca­das que ya no son.

Hoy es el haci­na­mien­to ‑en una barria­da que tie­ne una pobla­ción impre­ci­sa que va des­de 60.000 habi­tan­tes has­ta casi 80.000 según un amplio aba­ni­co de fuen­tes- una de las carac­te­rís­ti­cas más cla­ras de la villa. Si CABA con sus casi tres millo­nes de habi­tan­tes ocu­pa una super­fi­cie de 203 kiló­me­tros cua­dra­dos, la villa asen­ta­da en Barra­cas osten­ta una super­fi­cie de 0,66 kiló­me­tros cua­dra­dos. La ciu­dad don­de dicen atien­de dios tie­ne una den­si­dad pobla­cio­nal de 15.000 habi­tan­tes por kiló­me­tro cua­dra­do mien­tras que la de la villa roza los 90.000 habi­tan­tes por kiló­me­tro cua­dra­do. Que sobre­vi­ve a duras penas con el Ria­chue­lo como fron­te­ra sur. Don­de el con­tac­to dia­rio con vene­nos como cro­mo, zinc, mer­cu­rio y plo­mo arran­ca a jiro­nes peda­ci­tos del futu­ro de las pibas y los pibes.

El agua

Un rele­va­mien­to de la ONG Suman­do en Tie­rra Ama­ri­lla (las tie­rras de la toma) reve­la que el 48% no tie­ne acce­so al agua de red y el 38% sufre la baja de pre­sión cons­tan­te. Las inun­da­cio­nes, los resi­duos cloa­ca­les que inva­den las casas, el sabor y el olor del agua que se con­su­me y la con­ta­mi­na­ción son la coti­dia­ni­dad de los veci­nos de la villa. El 71% dice que jun­ta agua en bote­llas, bal­des, ollas o bido­nes cuan­do sale, de la cani­lla que sal­ga. Con man­gue­ras des­de una cani­lla veci­na, con cone­xio­nes infor­ma­les. El 14% la com­pra enva­sa­da. El 76 % debe car­gar manual­men­te bal­des para tirar al inodo­ro. Muchas veces esas mis­mas aguas van direc­to al pasi­llo don­de se pue­de ver en la zan­ja. Las inun­da­cio­nes for­man par­te de la infra­es­truc­tu­ra del barrio.

El agua sale cara en la Villa. En la ciu­dad más rica y más bri­llan­te del país, son los con­fi­na­dos en la vida subur­bial los que la pagan más. Bom­bas de extrac­ción y agua enva­sa­da enca­re­cen expo­nen­cial­men­te el acce­so a una de las fuen­tes fun­da­men­ta­les de la vida.
El esta­do man­da camio­nes cis­ter­na de vez en cuan­do o irri­so­rios sachets de agua.

El tren y los cables

Las vías ferro­via­rias de los tre­nes de car­ga mane­ja­dos por Ferro­sur Roca des­de las pri­va­ti­za­cio­nes del mene­mis­mo (en una con­ce­sión que ven­ce­ría en 2023) atra­vie­san la villa en un cor­te feroz que ha pro­vo­ca­do incon­ta­dos acci­den­tes des­de hace años has­ta la muer­te, días atrás, de Sofía Luján Caba­lle­ro, de esca­sos 15 años.

La Villa está techa­da de cables que ace­chan. Cer­ca de las vías por don­de cua­tro veces al día pasa el car­gue­ro sobre las vere­das de las casas, a cen­tí­me­tros de las pare­des, los cables de media ten­sión cuel­gan casi sobre las for­ma­cio­nes. Las casi­tas tiem­blan cuan­do pasa el tren, reci­ben los chis­pa­zos de los cables y las alter­na­ti­vas son incen­diar­se o desmoronarse.

Hay cables que pasan por aden­tro de las casas, pos­tes de elec­tri­ci­dad en los patios o apo­ya­dos en las vivien­das, trans­for­ma­do­res móvi­les que se incen­dian con esca­lo­frian­te frecuencia.

El tren fue, esta vez, el por­ta­dor de la tra­ge­dia. Como un sím­bo­lo, las 120 fami­lias toma­ron el pre­dio de 150 metros cua­dra­dos vecino a las vías de Ferro­sur. Una tie­rra que es par­te de esa tra­ge­dia, una tie­rra con 30 años de aban­dono, inha­bi­ta­ble, en medio del haci­na­mien­to de la villa, una tie­rra que no es la tie­rra para hacer­la pro­pia, para comul­gar­la, para vivir con ella el roman­ce de la tie­rra y las manos. Ellos saben que esa tie­rra está en otra par­te. Pero tomar­le unos metros cua­dra­dos al ferro­ca­rril es la reac­ción ante la invi­si­bi­li­dad, el aban­dono y el descarte.

Acce­so a viviendas

El terreno ocu­pa­do aho­ra por más de un cen­te­nar de fami­lias per­te­ne­ce a la Admi­nis­tra­do­ra de Infra­es­truc­tu­ra de Ferro­ca­rri­les (ADIF), un orga­nis­mo del gobierno nacio­nal. Nahuel Arrie­ta, uno de los refe­ren­tes de la toma, publi­có por estos días en La Pode­ro­sa que “ingre­sa­mos a este pre­dio que esta­ba aban­do­na­do hace más de 40 años, y que es par­te del Ferro­ca­rril Roca Sur en terre­nos cedi­dos por el Estado.

Tie­rras cer­ca­nas ya fue­ron uti­li­za­das con dis­tin­tos obje­ti­vos como el Pro­crear, que tie­ne depar­ta­men­tos vacíos en edi­fi­cios que se ven des­de acá, o los mis­mos gal­po­nes que ocu­pó la empre­sa de la Línea 59 para sus pro­pios bene­fi­cios. Sin embar­go, sólo apun­tan a noso­tros”. El mis­mo Arrie­ta dijo a Radio con Vos que muchas fami­lias que “tie­nen un ingre­so de 30 lucas y un alqui­ler que les cues­ta 20” deci­die­ron ingre­sar para pedir por una vivien­da dig­na. “Si tenés 3 o 4 hijos, y solo te que­dan diez mil pesos des­pués del alqui­ler, no te alcan­za para comer”.

Los veci­nos de la toma lle­gan de casas cer­ca­nas; pagan alqui­le­res de 20 mil pesos, si es una pie­za les cobran 6 mil y si tie­ne baño, has­ta 10 mil. Pocos cuen­tan con el sub­si­dio habi­ta­cio­nal, pocos tie­nen empleos en rela­ción de depen­den­cia y la mayo­ría son oca­sio­na­les. Gra­cias al blo­queo poli­cial no pue­den salir y corre peli­gro un tra­ba­jo ines­ta­ble des­de el origen.

Des­de la toma se ven los edi­fi­cios del Pro­Crear, vacíos, sin asig­nar. Ellos sue­ñan con cré­di­tos que pue­dan pagar, con cuo­tas que se adap­ten a la vida sos­te­ni­da por cables pela­dos que les toca vivir.

Des­de los ámbi­tos ofi­cia­les can­tan las sire­nas eter­nas de la urba­ni­za­ción. No es un barrio popu­lar, ese eufe­mis­mo con que la bau­ti­za el len­gua­je pro­gre­sis­ta. Es una villa don­de no es posi­ble vivir con dig­ni­dad. Don­de la tie­rra no es tie­rra, sino el enva­se fatal para cons­truc­cio­nes de haci­na­mien­to, caren­cias y peligro.

Con todos los opor­tu­nis­mos polí­ti­cos de cam­pa­ña, con pun­te­ros y uti­li­za­do­res del dra­ma humano, la toma de la villa es una expre­sión pro­fun­da de la necesidad.

La toma

Alre­de­dor del terreno hay, sepa­ra­das por alam­bres, casas pre­ca­rias. En un extre­mo, un edi­fi­cio aban­do­na­do con un camión de la Poli­cía de la Ciu­dad. A un cos­ta­do hay un muro y del lado opues­to casi todo es mura­lla, menos un tra­mo de dos metros valla­do por la poli­cía.
Un rele­va­mien­to del ATAJO (Agen­cia Terri­to­rial de Acce­so a la Jus­ti­cia) de la Villa 21 – 24 que data del 30 de agos­to con­tó unas 60 car­pas y tol­dos apo­ya­dos en palos como techos. Par­te del terreno está inun­da­do y niñas y niños cha­po­tean. Un tol­do con un pozo, ale­ja­do del res­to, fue des­ti­na­do a ser baño general.

120 fami­lias ‑unas 250 per­so­nas- con casi cien niños, des­de bebés has­ta 17 años. Cua­tro de ellos tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad o enfer­me­dad cró­ni­ca y nece­si­tan medi­ca­men­tos: un niño de 6 años trans­plan­ta­do, una nena de dos años con un pro­ble­ma esto­ma­cal deri­va­do de las con­di­cio­nes ambien­ta­les, un niño de 8 años con leu­ce­mia y la madre no pue­de salir para soli­ci­tar el turno de con­trol en el Garrahan. Ade­más, en la toma hay una emba­ra­za­da, un adul­to mayor, un asmá­ti­co que no tie­ne su paf ni su sal­bu­ta­mol, un diabético.

La poli­cía no deja vol­ver a ingre­sar a quie­nes sal­gan y hay varios casos de niños sepa­ra­dos de sus padres. Tam­po­co entran paña­les ni fra­za­das ni toa­lli­tas femeninas.

Des­pués de Guernica

Las rami­fi­ca­cio­nes que ofre­ce el sím­bo­lo de una toma de tie­rras son infi­ni­tas. Muy lejos de las carac­te­rís­ti­cas de la de Guer­ni­ca, poco más de un año atrás, vuel­ve a poner sobre la esce­na del deba­te el sig­ni­fi­ca­do de la tie­rra en la vida de una socie­dad. Pero Guer­ni­ca ofre­cía otros para­dig­mas: eran unas 2000 fami­lias en alre­de­dor de 200 hec­tá­reas. Y los casi 3000 niñas y niños tenían un hori­zon­te ver­de en el que com­par­tir y jugar. Y detrás de las tie­rras de Guer­ni­ca había un inte­rés inmo­bi­lia­rio de pode­ro­sos empre­sa­rios que, ensam­bla­dos con los pode­res del esta­do, pug­na­ban por esos espacios.

Fue a raíz de esa toma, que se dilu­yó entre expul­sio­nes, reubi­ca­cio­nes y nego­cia­cio­nes, que el minis­te­rio de Segu­ri­dad de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires con­tó más de 1800 “usur­pa­cio­nes”, en el len­gua­je oficial.

Por esos mis­mos días la ya casi olvi­da­da minis­tra María Euge­nia Biel­sa habló de un défi­cit en el país de tres millo­nes 600 mil vivien­das y como con­tra­par­ti­da dijo que «exis­te casi un 50% de vivien­das ocio­sas en rela­ción con la deman­da de nue­vas uni­da­des». En la con­tra­dic­ción capi­ta­lis­ta más pro­fun­da que defi­ne lo que sobra para algu­nos pero fal­ta para demasiados.

La villa es un mons­truo que se tam­ba­lea. La tie­rra se pier­de deba­jo de los blo­ques y del cemen­to que ya sube por­que no hay más espa­cio en el alre­de­dor. La tie­rra para com­par­tir y cul­ti­var y que sea patio para la infan­cia y sue­ño de comu­ni­dad está en otra par­te. La toma los hace visi­bles. Exhi­be un défi­cit dra­má­ti­co que los pone en la calle o en el haci­na­mien­to feroz. Pero la tie­rra, la madre, lo saben, no está ahí.

fuen­te: Pelo­ta de Trapo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *