Perú. Fran­cis­ca Zubia­ga, la cus­que­ña que gober­nó Perú en los ini­cios de la independencia

Gra­cie­la Tibur­cio Loay­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de sep­tiem­bre de 2021

Cono­ci­da como ‘La Maris­ca­la’, Fran­cis­ca Zubia­ga fue la pri­me­ra y úni­ca mujer en lle­gar a la cús­pi­de del poder de un Perú que aún lucha­ba por con­so­li­dar­se como República.

En la lis­ta de los 130 hom­bres que han ocu­pa­do el sillón pre­si­den­cial peruano en 200 años de his­to­ria, hay un nom­bre olvi­da­do en el tiem­po, es la iden­ti­dad de la úni­ca mujer que tam­bién gober­nó el país cuan­do aún era una inci­pien­te Repú­bli­ca. Se tra­ta de Fran­cis­ca Zubia­ga y Ber­na­les, la cus­que­ña que que­bró el poder mas­cu­lino de la épo­ca inde­pen­den­tis­ta para desem­pe­ñar­se, en la prác­ti­ca, como pre­si­den­ta del Perú.

“Fran­cis­ca se pre­sen­ta como una opor­tu­ni­dad para explo­rar una épo­ca que por casi dos siglos ha sos­te­ni­do un dis­cur­so asen­ta­do en la mas­cu­li­ni­dad. Repre­sen­ta uno de los ros­tros feme­ni­nos más impor­tan­tes de nues­tra his­to­ria nacio­nal. Pero la his­to­ria tra­di­cio­nal la ha man­te­ni­do mar­gi­na­da”, advier­te la his­to­ria­do­ra femi­nis­ta Clau­dia Nuñez quien se ha dedi­ca­do varios años a res­ca­tar el lega­do de la tam­bién lla­ma­da ‘Maris­ca­la’.

De per­so­na­li­dad impo­nen­te, Fran­cis­ca supo hacer­se de los hilos del poder para con­ver­tir­se en la cabe­za de un país que aún bata­lla­ba por con­so­li­dar su auto­no­mía. ‘La Maris­ca­la’ era una mujer vale­ro­sa, estra­te­ga, gue­rre­ra y apa­sio­na­da en cada pro­yec­to que empren­día. No por nada la escri­to­ra Flo­ra Tris­tán la des­cri­bió tan pode­ro­sa como Napo­león Bona­par­te y Abraham Val­de­lo­mar la rese­ñó como una sol­da­do audaz y teme­ra­ria en la lucha. Esta es su historia.

De joven rebel­de a Gobernadora

En 1824, con tan solo 21 años y con la patria recién libe­ra­da del yugo de Espa­ña, Fran­cis­ca Zubia­ga tam­bién deci­de eman­ci­par­se de su fami­lia al casar­se con el coro­nel Agus­tín Gama­rra. Esta sería la pri­me­ra acción que rom­pe­ría con los cáno­nes tra­di­cio­na­les de la épo­ca. Ella, hija de un espa­ñol, se casó con un mes­ti­zo viu­do que casi le dobla­ba la edad y que había ser­vi­do a las fuer­zas independentistas.

Jun­tos gober­na­ron Cus­co, la ciu­dad que la vio nacer. “Fran­cis­ca Zubia­ga y Agus­tín Gama­rra se pre­sen­tan como los nue­vos ‘padres’ de la recién inau­gu­ra­da repú­bli­ca en Cus­co y asu­men la pre­fec­tu­ra de la ciu­dad como una dupla polí­ti­ca que encar­na los idea­les de una nue­va Nación”, narra Nuñez en su inves­ti­ga­ción ‘De Fran­cis­ca Zubia­ga a La Maris­ca­la: cons­truc­cio­nes del cam­po de bata­lla des­de el poder femenino”.

El títu­lo de pre­fec­ta no era una deno­mi­na­ción deco­ra­ti­va, era un car­go que ella ejer­cía con reco­no­ci­mien­to ciu­da­dano. Como gober­na­do­ra de la ciu­dad, Fran­cis­ca Zubia­ga dotó de auto­no­mía eco­nó­mi­ca al emble­má­ti­co cole­gio Edu­can­das y refor­mó su plan de estu­dios para que las muje­res cus­que­ñas tam­bién pudie­ran apren­der mate­má­ti­cas y cien­cias, mate­rias que enton­ces esta­ban reser­va­das sola­men­te para hombres.

Gra­cias a estas ges­tio­nes, el cole­gio Edu­can­das for­jó a renom­bra­das muje­res que han dado gran­des apor­tes a la his­to­ria del Perú como la escri­to­ra indi­ge­nis­ta Clo­rin­da Mat­to y María Tri­ni­dad Enrí­quez, la pri­me­ra mujer en cur­sos estu­dios uni­ver­si­ta­rios en Perú y Suda­mé­ri­ca y la pri­me­ra mujer juris­ta del país. Zubia­ga inclu­so fue la pri­me­ra cus­que­ña en ser con­de­co­ra­da con la Orden del Sol.

Y, en julio de 1825, orga­ni­zó la lle­ga­da de Simón Bolí­var al Cus­co para quien había pre­pa­ra­do una guir­nal­da de oro como pre­sen­te de bien­ve­ni­da. Los perió­di­cos de la épo­ca resal­tan que Bolí­var, al reci­bir el obse­quio, deci­dió coro­nar a Zubia­ga con la guir­nal­da en un acto sim­bó­li­co para reco­no­cer su lide­raz­go como Pre­fec­ta de la ciu­dad. Sin ima­gi­nar que, años des­pués, Zubia­ga sería pie­za fun­da­men­tal para expul­sar del Perú al lla­ma­do ‘Liber­ta­dor’.

colegio Educandas
Fran­cis­ca Zubia­ga poten­ció el cole­gio Edu­can­das de Cus­co para que las muje­res tuvie­ran mayor acce­so a edu­ca­ción. Foto: RPP

Su ascen­so como Mariscala

Con Cus­co en sus manos, Fran­cis­ca Zubia­ga se pre­pa­ró para con­quis­tar los cam­pos de bata­lla. En 1828, lide­ró las tro­pas en la toma del pue­blo de Paria al sur de Perú para hacer­le fren­te a tro­pas gran­co­lom­bia­nas que habían ocu­pa­do el lími­te entre Boli­via y Perú. En ese perío­do, José de La Mar gober­na­ba Perú, pero las fron­te­ras aún era ocu­pa­das por el ejér­ci­to de Simón Bolí­var quien tenía el pro­yec­to de for­mar una sola gran nación de Repú­bli­cas bolivarianas.

Esta ines­ta­bi­li­dad en los lími­tes terri­to­ria­les sería apro­ve­cha­da por la dupla Gama­rra-Zubia­ga para hacer­se del con­trol mili­tar y polí­ti­co nacio­nal, borran­do el ras­tro de Bolí­var de Perú y, pos­te­rior­men­te derro­can­do el gobierno de José de La Mar. Des­de Cus­co, Zubia­ga par­tió con la ves­ti­men­ta que se con­ver­ti­ría en su ‘mar­ca per­so­nal’ de ese momen­to en adelante.

Ves­ti­da con un tra­je de ter­cio­pe­lo azul y espue­las de oro, lide­ró un bata­llón de 25 lan­ce­ros que le per­mi­tió tomar per­so­nal­men­te la pla­za de Paria y ganar el enfren­ta­mien­to. Esta haza­ña la hizo adqui­rir el títu­lo de Maris­ca­la. El expre­si­den­te de Boli­via, Andrés de San­ta Cruz, se refe­ri­ría a ella como ‘Gran Maris­ca­la del Perú’ en varias de las corres­pon­den­cias que le envia­ba ofre­cien­do apo­yo al futu­ro gobierno que ten­drían ella y su espo­so Agus­tín Gamarra.

“Ella no asu­me el tra­je con­ven­cio­nal de las tro­pas. Ella vis­te ter­cio­pe­lo, oro, capa, quie­re que la vean entran­do al cam­po de bata­lla. Ella se asien­ta como cabe­za de tro­pa des­de ese momen­to y es aho­ra ‘La Maris­ca­la’ por­que no solo tie­ne el con­trol polí­ti­co de Cus­co, sino que tam­bién ha toma­do las rien­das del cam­po de bata­lla”, cuen­ta Nuñez.

«Des­de hace mucho tiem­po reco­rro el Perú en todas sus direc­cio­nes, ves­ti­da con un lar­go pan­ta­lón de tos­co paño fabri­ca­do en Cus­co, mi ciu­dad natal, con una amplia cha­que­ta del mis­mo paño, bor­da­do de oro con botas con espue­las de oro. Me gus­ta el oro. Es el mejor adorno de un peruano, es el metal pre­cio­so al que mi país debe su repu­tación. Ten­go tam­bién una gran capa un poco pesa­da, pero muy abri­ga­do­ra. Fue de mi padre y ha sido muy útil en medio de las nie­ves de nues­tras montañas».

Cita de Fran­cis­ca Zubia­ga en el libro Pere­gri­na­cio­nes de una paria de la escri­to­ra Flo­ra Tristán

Fran­cis­ca Zubia­ga en su tra­ba­jo mili­tar. Ima­gen: Pin­tu­ra del Museo His­tó­ri­co Mili­tar del Perú

En 1829, Agus­tín Gama­rra toma el poder y Fran­cis­ca Zubia­ga va a su encuen­tro en Lima para unir­se al nue­vo gobierno. El dia­rio Miner­va de Cus­co des­cri­bi­ría su par­ti­da de esta for­ma: “La exce­len­tí­si­ma Sra. Pre­si­den­ta de la Repú­bli­ca dejó su que­ri­do sue­lo natal la maña­na del mar­tes 17 para diri­gir­se a la capi­tal de Lima. (…) Un lúci­do y nume­ro­so acom­pa­ña­mien­to salió de la ciu­dad a dar un intere­san­te adiós a esta ama­ble Generala”.

‘La Maris­ca­la’ en el poder nacional

Ya en la cús­pi­de del poder, Fran­cis­ca Zubia­ga se encar­gó de diri­gir el Perú mien­tras Agus­tín Gama­rra com­ba­tía levan­ta­mien­tos en con­tra de su gobierno en dife­ren­tes par­tes del país. Según deta­lla la his­to­ria­do­ra Clau­dia Nuñez, los docu­men­tos de la épo­ca repor­tan que Zubia­ga ejer­ció una polí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta del mer­ca­do peruano, prio­ri­zan­do la pro­duc­ción nacio­nal fren­te a la extran­je­ra y hacien­do alian­zas polí­ti­cas para man­te­ner su gobierno en el mando.

Pero no todos veían con bue­nos ojos el lide­raz­go y el poder que tenía Zubia­ga. Anto­nio Gutié­rrez de la Fuen­te, enton­ces vice­pre­si­den­te del Perú, era su mayor opo­si­tor y crí­ti­co. “Fran­cis­ca es el bra­zo polí­ti­co y Gama­rra es el poder mili­tar. Pero no todos tenían cla­ra esa dupla. Anto­nio Gutié­rrez tra­ta de reve­lar­se a Fran­cis­ca y ella le res­pon­de de mane­ra con­tun­den­te vacán­do­lo”, rela­ta la historiadora.

Este hecho fue regis­tra­do en abril de 1831, cuan­do Fran­cis­ca Zubia­ga orga­ni­zó un motín en con­tra de Anto­nio Gui­té­rrez. Las cró­ni­cas his­tó­ri­cas deta­llan que ‘La Maris­ca­la’ envió tro­pas a su casa y Gutié­rrez tuvo que huir en ropa inte­rior por el techo. “Fran­cis­ca gobier­na por casi cua­tro años el Perú y desig­na per­so­nas que pue­dan apo­yar­la en su pro­yec­to polí­ti­co”, agre­ga Clau­dia Nuñez.

En 1833, el gobierno Gama­rra-Zubia­ga cae y asu­me la pre­si­den­cia Luis José de Orbe­go­so. Esto enfu­re­ce a Zubia­ga, pues espe­ra­ba que Pedro Ber­mú­dez, a quien ella había pre­pa­ra­do como suce­sor, toma­ra el man­do del Perú y así con­ti­nuar en el poder como alia­da del nue­vo gobierno. Ante este esce­na­rio adver­so para ella, ‘La Maris­ca­la’ ini­cia un motín en Lima con­tra Orbe­go­so que dura tres días. Pero no tuvo éxi­to y ter­mi­na par­tien­do al exi­lio rum­bo a Chile.

Fran­cis­ca Zubia­ga tuvo que par­tir exi­lia­da a Val­pa­ra­iso, Chi­le. Foto: memo​ria​chi​le​na​.cl

Exi­lio histórico

‘La Maris­ca­la’ murió el 8 de mayo de 1835 a la edad de 32 años. Al pare­cer, fue ente­rra­da en una fosa común de la que, actual­men­te, no exis­te regis­tro alguno. Antes de morir, le pidió al mili­tar Ber­nar­do Escu­de­ro, su ami­go de con­fian­za, que le reti­ren el cora­zón y lo entie­rren en Cus­co, la tie­rra don­de nació y que la vio cre­cer for­jan­do sus glo­ria polí­ti­ca y militar.

Los mitos y las fuen­tes seña­lan que el cora­zón de Fran­cis­ca era mucho más gran­de que un cora­zón con­ven­cio­nal. Como era su volun­tad, fue lle­va­do a Cus­co y ente­rra­do en la igle­sia de la Mer­ced, pero fue roba­do y ya no exis­te mayor regis­tro sobre él. Y así como se per­dió el ras­tro de su cuer­po, se per­dió tam­bién la his­to­ria de la pri­me­ra mujer que tuvo el man­do polí­ti­co del Perú. 

Para Nuñez, “no fue solo un exi­lio polí­ti­co, fue un exi­lio his­tó­ri­co por­que a par­tir de ahí Fran­cis­ca ter­mi­na olvi­da­da en nues­tra his­to­ria, borra­da de nues­tra memo­ria”. Reme­mo­rar la his­to­ria de ‘La Maris­ca­la’ no solo la res­ca­ta de ese olvi­do his­tó­ri­co, tam­bién rede­fi­ne el rol que tuvie­ron las muje­res en los ini­cios del Perú repu­bli­cano e inclu­so mucho antes, cuan­do se lucha­ba por la independencia.

Fran­cis­ca Zubia­ga nun­ca se sin­tió derro­ta­da e inclu­so aho­ra su his­to­ria con­ti­núa pelean­do por ser reva­lo­ra­da y recor­da­da como lo que fue en la prác­ti­ca: la man­da­ta­ria de Perú. Tal como la des­cri­be Flo­ra Tris­tán en su libro Pere­gri­na­cio­nes de una paria: “Pri­sio­ne­ra doña Pan­cha, era aún Presidenta”.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *