Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El fascismo

Por Gon­za­lo Abe­lla, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de sep­tiem­bre de 2021.

foto de archi­vo de una reu­nión de nazis uruguayos

El fas­cis­mo es una herra­mien­ta polí­ti­ca del capi­ta­lis­mo del siglo XX. A dife­ren­cia del siglo ante­rior, el Capi­ta­lis­mo de 1900 empie­za a expan­dir­se a los paí­ses más leja­nos. Para man­te­ner su saqueo voraz de mate­rias pri­mas, sus­ti­tu­ye la tra­ta negre­ra por la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta direc­ta de un pro­le­ta­ria­do lejano y con menos orga­ni­za­ción de clase. 

La colo­sal acu­mu­la­ción del capi­tal finan­cie­ro hace que los nue­vos mono­po­lios y con­glo­me­ra­dos (los dino­sau­rios de las Tras­na­cio­na­les) cho­quen entre sí, y a su ser­vi­cio se enfren­ten los Esta­dos impe­ria­lis­tas. Por eso en el siglo XX, la lucha de cla­ses, que sigue dán­do­se al inte­rior de cada Esta­do, gene­ra una lucha anti­im­pe­ria­lis­ta en los paí­ses saquea­dos y posi­bi­li­ta gue­rras mun­dia­les por el repar­to de áreas de influen­cia, colo­nias y mercados.

Pero en el siglo XX, pese a su colo­sal desa­rro­llo, el Capi­ta­lis­mo mues­tra dos gra­ves pro­ble­mas. El pri­mer es la rup­tu­ra de sus esla­bo­nes más débi­les, don­de los pue­blos irrum­pen con revo­lu­cio­nes liber­ta­do­ras y en algu­nos casos ver­da­de­ra­men­te socia­lis­tas. El segun­do es que la fal­ta de una pla­ni­fi­ca­ción esta­tal gene­ra a veces una exce­si­va ofer­ta de mer­can­cías y des­en­ca­de­na cri­sis cada vez más gra­ves de super­pro­duc­ción y desempleo. 

Fren­te al segun­do pro­ble­ma, el Capi­ta­lis­mo del siglo XX hace que el Esta­do inter­ven­ga en áreas de infra­es­truc­tu­ra, para ase­gu­rar las ganan­cias de las gran­des empre­sas pri­va­das. Cada vez que el Capi­ta­lis­mo se sien­te ame­na­zad, inter­vie­ne más en obras; en cam­bio, cuan­do se sien­te segu­ro vuel­ve al mer­ca­do salvaje.

Para el pri­mer pro­ble­ma, que es la ame­na­za de la revo­lu­ción social, el Impe­ria­lis­mo tie­ne varias rece­tas. La pri­me­ra es la inter­ven­ción direc­ta en el esla­bón que pue­de que­brar­se, o el blo­queo a los pue­blos que bus­can su sobe­ra­nía, aun­que sólo sea en el mar­co capi­ta­lis­ta. Al mis­mo tiem­po mues­tra la vitri­na tram­po­sa de la demo­cra­cia bur­gue­sa, que pese a su injus­ti­cia esen­cial, es el terreno más favo­ra­ble para la lucha de los trabajadores.

Pero hay coyun­tu­ras don­de, como diría Engels, “su pro­pia lega­li­dad los mata”. Enton­ces recu­rren al fas­cis­mo. El Par­ti­do Nazi de Hitler fue ape­nas una ver­sión gro­tes­ca de una meto­do­lo­gía fas­cis­ta que pue­de ser mucho más sutil. Ya en 1930, la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal defi­nió cien­tí­fi­ca­men­te al Fas­cis­mo como el movi­mien­to que bus­ca una dic­ta­du­ra terro­ris­ta del Capi­tal, usan­do la dema­go­gia social y nacio­na­lis­ta para su apro­xi­ma­ción al Poder. Sir­vien­do al mis­mo amo del Neo­li­be­ra­lis­mo, que es el capi­tal finan­cie­ro, el fas­cis­mo no deja todo a la volun­tad del mer­ca­do y de las Tras­na­cio­na­les, por­que para su futu­ra dic­ta­du­ra nece­si­ta que el Esta­do mane­je cier­tos recur­sos bási­cos. Esto hace que muchas veces la pré­di­ca fas­cis­ta parez­ca patrió­ti­ca, mien­tras se apro­xi­ma dema­gó­gi­ca­men­te a los pobres y disi­mu­la al prin­ci­pio su odio a toda orga­ni­za­ción autén­ti­ca de trabajadores.

En el Uru­guay, los par­ti­dos polí­ti­cos fun­da­cio­na­les siem­pre tuvie­ron un ala fas­cis­ta y un ala anti­fas­cis­ta, con­tro­la­da por los Maso­nes. La nove­dad de esta Legis­la­tu­ra es que por pri­me­ra vez en el Uru­guay, (y res­pon­dien­do a una ten­den­cia mun­dial), tene­mos un par­ti­do fas­cis­ta en el Par­la­men­to, en rápi­da expan­sión. Se lla­ma “Cabil­do Abier­to” y su pro­pio nom­bre es una facha­da del auto­ri­ta­ris­mo más ver­ti­cal. Cuan­do se qui­so infil­trar allí un ala “nazi”, este Par­ti­do la apar­tó. Tie­ne pos­tu­ras mucho más cla­ras que la vaci­lan­te opo­si­ción del FA, y es por ello muy peligroso.

En la situa­ción uru­gua­ya, al impe­ria­lis­mo le sir­ve más la rota­ción en el Gobierno de la dere­cha tra­di­cio­nal y la mal lla­ma­da “izquier­da” del FA, que un gol­pe­de Esta­do. Pero el fas­cis­mo siem­pre es un plan “B”, y cuan­to más acei­tad mejor.

Evo­can­do el horror del fas­cis­mo, Ber­told Brecht nos advir­tió: “No está muer­to el vien­tre que engen­dró al mons­truo”. No lo está.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *