Perú. El que­chua rena­ce con toda la fuerza

Por Jac­que­li­ne Fowks, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de sep­tiem­bre de 2021.

Los y las más jóve­nes son los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de la len­gua, que con el nue­vo Gobierno peruano se ha empe­za­do a escu­char en el Congreso

Soledad Secca (primera de la derecha), indígena que promueve el quechua, camina junto a otras personas en Cusco, Perú.
Sole­dad Sec­ca (pri­me­ra de la dere­cha), indí­ge­na que pro­mue­ve el que­chua, cami­na jun­to a otras per­so­nas en Cus­co, Perú.SOLISCHA

Pilar Revo­lle­do tie­ne 30 años y es médi­ca resi­den­te en un hos­pi­tal públi­co en un dis­tri­to empo­bre­ci­do de Lima. Un fin de sema­na de turno una pacien­te que­chua­ha­blan­te de 86 años a la que debía ope­rar no enten­día tér­mi­nos como ampu­tación, anes­te­sia, vía endo­ve­no­sa. No se cal­ma­ba cuan­do las enfer­me­ras le decían “manan, manan” (“no, no”, en que­chua). “Ama man­cha­cunc­ki­chu” (“no ten­gas mie­do”) le pidió enton­ces la ciru­ja­na, y la mujer res­pon­dió “añay, mamay” (“gra­cias, mamita”).

Revo­lle­do es par­te de la gene­ra­ción de millen­nials que para el lin­güis­ta Car­los Moli­na Vital “son el motor de un rena­ci­mien­to del que­chua en Perú: las gene­ra­cio­nes de hijos o nie­tos de migran­tes que han vivi­do con mayor esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca o polí­ti­ca que sus ante­ce­so­res y han podi­do refle­xio­nar sobre sus orí­ge­nes”. ”Apren­dí que­chua con las enfer­me­ras de mi Serums”, dice la ciru­ja­na sobre el ser­vi­cio rural obli­ga­to­rio que deben cum­plir los médi­cos que aspi­ran a tra­ba­jar en un hos­pi­tal esta­tal- que reali­zó en la comu­ni­dad de San Anto­nio de Chu­ca en Cay­llo­ma, en Arequipa.

Revo­lle­do cuen­ta que tam­bién lle­vó un cur­so de que­chua cuan­do estu­dia­ba la carre­ra de medi­ci­na en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal San Agus­tín de Are­qui­pa. “Antes de la coyun­tu­ra actual, he con­si­de­ra­do siem­pre que es nece­sa­rio abra­zar nues­tras raí­ces y lo que somos”, aña­de. La médi­ca alu­de al deba­te sobre el uso del que­chua en el Con­gre­so. En su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia en el hemi­ci­clo, el pri­mer minis­tro, Gui­do Belli­do, hizo un salu­do en que­chua de dos minu­tos mien­tras algu­nos par­la­men­ta­rios lo inte­rrum­pían a gri­tos. La pre­si­den­ta del Con­gre­so, Mari­car­men Alva, lo con­mi­nó a hablar en espa­ñol por­que no le esta­ban enten­dien­do. Belli­do res­pon­dió en su len­gua mater­na que, según el artícu­lo 48 de la Cons­ti­tu­ción, el espa­ñol y el que­chua son len­guas ofi­cia­les en Perú. El pri­mer minis­tro cre­ció como cam­pe­sino en el dis­tri­to de Livi­ta­ca, en Cus­co, y su madre no habla español.

El vier­nes pasa­do en el Con­gre­so, antes de la vota­ción de inves­ti­du­ra del Gabi­ne­te, Belli­do acla­ró que no usó su len­gua mater­na “con el pro­pó­si­to de hacer rene­gar a nadie, sino para inte­grar a todos los habi­tan­tes del Perú, sobre todo a los lla­ma­dos pue­blos ori­gi­na­rios”. Expli­có que qui­so usar la len­gua que su madre le ense­ñó en su infan­cia “en home­na­je a muchos perua­nos que han muer­to sin enten­der una pala­bra de lo que se decía aquí”. Sin embar­go, con­gre­sis­tas de opo­si­ción, líde­res de opi­nión y per­so­na­jes de la farán­du­la cues­tio­nan al pri­mer minis­tro por usar el que­chua como una for­ma de “pro­vo­ca­ción” y de “divi­sión entre los perua­nos”. La perio­dis­ta y escri­to­raSonaly Tues­ta ‑quien hace un par de déca­das reco­rre el país docu­men­tan­do las cos­tum­bres y ritua­les fue­ra de la capi­tal- des­ta­ca que casi cua­tro millo­nes de per­so­nas (14% de la pobla­ción) hablan que­chua en Perú.

“Esta­mos en otro esce­na­rio: no solo el Con­gre­so, sino los medios de comu­ni­ca­ción debe­rían estar pre­pa­ra­dos cada vez que una per­so­na habla en que­chua; una intér­pre­te se con­vier­te en repre­sen­tan­te de las per­so­nas que están escu­chan­do, y no es una ofen­sa (usar el idio­ma)”, comen­ta Tues­ta. Pero no ha sido solo el pri­mer minis­tro, la docu­men­ta­lis­ta des­ta­ca que “hay un buen gru­po de jóve­nes que tie­nen mayor con­cien­cia”, como Solis­cha, una cam­pe­si­na y antro­pó­lo­ga que se ins­pi­ró en un joven músi­co difu­sor del que­chua en las redes ‑falle­ci­do en 2018- para pro­mo­ver su cul­tu­ra y su len­gua mater­na en Face­book, Twit­ter y YouTube.

Len­guas y derechos

El lin­güis­ta Car­los Moli­na Vital expli­ca que el que­chua es una fami­lia o con­jun­to de len­guas rela­cio­na­das entre sí por ori­gen his­tó­ri­co, como en el ára­be o chino. “En algu­nos casos algu­nas varie­da­des de esas fami­lias no se pue­den enten­der entre sí: por ejem­plo las que se hablan en Junín no se entien­den con los del que­chua de las regio­nes Puno o Cus­co, pero estas se entien­den per­fec­ta­men­te con un hablan­te de que­chua boli­viano”, seña­la el ins­truc­tor de esta len­gua en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois y cofun­da­dor de la Ini­cia­ti­va de Inno­va­ción y Ense­ñan­za del Que­chua (QINTI, por la sigla en inglés).

Para Moli­na el fin del régi­men de hacien­da con la refor­ma agra­ria, en 1969, mar­có el momen­to en que los cam­pe­si­nos que­chua­ha­blan­tes se vie­ron libres, y des­de enton­ces migra­ron a las ciu­da­des. “Pero no trans­mi­tie­ron el que­chua a sus hijos ni a sus nie­tos. Lue­go ‑des­de 1980- muchí­si­ma pobla­ción que­chua­ha­blan­te se des­pla­zó de Aya­cu­cho y Huan­ca­ve­li­ca debi­do al con­flic­to arma­do interno y eso refor­zó que no se usa­ra el idio­ma abier­ta­men­te en sus casas”.

”La gene­ra­ción de millen­nials man­tie­ne la pre­sen­cia del que­chua en los últi­mos 15 años, empe­zan­do con la actriz Magaly Solier, y los can­tan­tes Rena­ta Flo­res y Libe­ra­to Kani. Esa es la pobla­ción joven que lo está movien­do en ambien­tes urba­nos, quie­nes han cre­ci­do entre los dos mun­dos, los hablan­tes jóve­nes que apren­die­ron el que­chua como una segun­da len­gua por­que vivie­ron con sus abue­los o con sus padres”, des­cri­be el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio. Moli­na cal­cu­la que esta len­gua ori­gi­na­ria tie­ne unos 5.000 años de antigüedad.

Un joven frente a un tablero con palabras en la lengua Aymara, en Punuca, Bolivia.
Un joven fren­te a un table­ro con pala­bras en la len­gua Ayma­ra, en Punu­ca, Bolivia.JUAN KARITA /​AP

El lin­güis­ta Luis Andra­de Ciu­dad remar­ca que el que­chua, como las 47 len­guas ori­gi­na­rias en Perú, ha sido rele­ga­do tra­di­cio­nal­men­te a la comu­ni­ca­ción coti­dia­na, ínti­ma y fami­liar y exclui­do de los espa­cios públi­cos, pero ello podría cam­biar. ”Ima­gi­na­mos una rela­ción fija entre los idio­mas y sus ámbi­tos de uso habi­tual: por eso gene­ra des­con­cier­to escu­char el que­chua en la aper­tu­ra de un dis­cur­so en el Con­gre­so. Sin embar­go, hemos sido tes­ti­gos de ini­cia­ti­vas simi­la­res; por ejem­plo, la acci­den­ta­da jura­men­ta­ción de la con­gre­sis­ta María Sumi­re ante una des­con­cer­ta­da mesa direc­ti­va del Con­gre­so en el año 2006 (que recha­zó la jura­men­ta­ción en que­chua). Este tipo de impa­ses podrían evi­tar­se con sis­te­mas de tra­duc­ción-inter­pre­ta­ción. Hay un pro­yec­to al res­pec­to pre­sen­ta­do recien­te­men­te en el actual Con­gre­so y sería muy pro­ve­cho­so para cons­truir un apa­ra­to esta­tal sen­si­ble al carác­ter inter­cul­tu­ral del país”, ana­li­za el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca del Perú.

Andra­de ano­ta que aun­que el cen­so no regis­tra la can­ti­dad de perua­nos bilin­gües en que­chua y espa­ñol, se asu­me que la gran mayo­ría lo son, aun­que el bilin­güis­mo englo­ba un mane­jo del espa­ñol que va des­de el más rudi­men­ta­rio has­ta el más fluido.

“Los que­chua­ha­blan­tes que se ubi­can más cer­ca del pri­mer polo podrían inter­ac­tuar mucho mejor con el Esta­do como inter­lo­cu­tor si este se comu­ni­ca­ra en que­chua. Y más allá de las ven­ta­jas de inter­com­pren­sión, el ser aten­di­do por el Esta­do en la len­gua ori­gi­na­ria cons­ti­tu­ye un dere­cho, reco­no­ci­do tan­to por la Cons­ti­tu­ción como por las nor­mas aso­cia­das a las len­guas ori­gi­na­rias, que cau­te­lan los dere­chos lin­güís­ti­cos de sus hablan­tes”, sos­tie­ne el espe­cia­lis­ta en lin­güís­ti­ca andi­na y sociolingüistica.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *