Opi­nión. Des­de Afga­nis­tán al mun­do, otra vez

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 3 de sep­tiem­bre de2021-. 

La vic­to­ria del Tali­bán y la reti­ra­da humí­lla­te de los Esta­dos Uni­dos, sin duda reme­mo­ra con grue­sas dife­ren­cias la derro­ta de la Unión Sovié­ti­ca y la vic­to­ria de esa con­fe­de­ra­ción de los gru­pos étni­cos que podría­mos englo­bar en el con­cep­to que más le gus­ta­ba a la pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na y a Ronald Reagan free­dom figh­ters (lucha­do­res por la liber­tad) que nun­ca hubie­ra con­se­gui­do derro­tar al ejér­ci­to rojo, de no haber media­do la inten­sa cola­bo­ra­ción de los Esta­dos Uni­dos, y un impor­tan­te con­glo­me­ra­do de nacio­nes que ade­más del Rei­no Uni­do y Fran­cia, a la lar­ga lis­ta, sino que lo digan el ex jefe de la inte­li­gen­cia fran­ce­sa el con­de Ale­xan­dre de Maren­ches, direc­tor del SDECE (Ser­vi­cio de Docu­men­ta­ción Exte­rior y de Con­tra­es­pio­na­je) o el inefa­ble Henry Kis­sin­ger (Ver: Safa­ri Club, algo más que un club de caza), podría­mos agre­gar obvia­men­te a Ara­bia Sau­di­ta, jun­to a la cor­te de emi­ra­tos del gol­fo, Pakis­tán, Egip­to, Israel e inclu­so Chi­na, por lo que podría­mos cata­lo­gar, que lo que suce­dió en la enton­ces Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Afga­nis­tán entre 1979 y 1992, sin mie­do a exa­ge­rar, fue una gue­rra glo­bal con­tra la Unión Sovié­ti­ca. Don­de los muyahi­di­nes, no solo afga­nos, sino tam­bién los que se cono­ció como “ára­bes-afga­nos” que lle­ga­ron a ser cer­ca de 35 mil, pro­ve­nien­tes de paí­ses musul­ma­nes como Arge­lia, Túnez, Ara­bia Sau­di­ta, Egip­to Che­che­nia o Fili­pi­nas, finan­cia­dos por la coro­na sau­di­ta, y alen­ta­dos por la fat­wa, (edic­to reli­gio­so) del clé­ri­go pakis­ta­ní Abdu­llah Yusuf Azzam. En este gru­po de muyahi­di­nes extran­je­ros a los que se les cono­ció tam­bién como Ikh­wa­nis, (her­ma­nos) se con­ta­ba Osa­ma bin Laden, quien comen­za­ba a dar for­ma a la orga­ni­za­ción que ter­mi­nó sien­do al-Qae­da.

Enva­len­to­na­dos por la derro­ta sovié­ti­ca, muchos de aque­llos miles de “ára­bes afga­nos”, se incor­po­ra­ron a la yihad glo­bal pre­go­na­da por el ule­ma Azzam y que se los vio apa­re­cer en con­flic­tos como el de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na, don­de más de 4 mil Ikh­wa­nis, lucha­ron con­tra ser­bios y croa­tas. Tam­bién se incor­po­ra­ron al Gru­po Islá­mi­co Arma­do o GIA, par­ti­ci­pan­do acti­va­men­te en la gue­rra civil arge­li­na (1991−2002), que se sal­dó con cer­ca de 200 mil muer­tos. Des­de Arge­lia, algu­nos per­mea­ron hacia el sur y hoy los encon­tra­mos como líde­res de los gru­pos que ope­ran en el Sahel, como Mokh­tar Bel­mokh­tar, quién ha sido dado por muer­to en varias opor­tu­ni­da­des, aun­que se cree con­ti­núa sien­do uno de los emi­res del Jama’at Nus­rat al Islam wal Mus­li­meen) o JNIM (Gru­po de Apo­yo al Islam y a los Musul­ma­nes), la prin­ci­pal filial de al-Qae­da en Áfri­ca. Tam­bién fue recep­tor de los ára­bes afga­nos, el acti­vo movi­mien­to egip­cio al-Gamaa al-Isla­miy­ya. (Gru­po Islá­mi­co) res­pon­sa­ble jun­to a la Yihad Islá­mi­ca, del ase­si­na­to del pre­si­den­te Anwar Sadat en 1981 y en noviem­bre de 1997 apa­re­cie­ron en Luxor, don­de ase­si­na­ron a sesen­ta per­so­nas en su mayo­ría turis­tas euro­peos y japo­ne­ses. En Che­che­nia, don­de prác­ti­ca­men­te se uti­li­zó el mis­mo méto­do de la gue­rra anti­so­vié­ti­ca de Afga­nis­tán, lle­ga­ron núme­ros vete­ra­nos “ára­bes-afga­nos”, con nue­vos cua­dros tam­bién reclu­ta­dos y finan­cia­dos por Riad. La pre­sen­cia de los vete­ra­nos de Afga­nis­tán se exten­dió has­ta Fili­pi­nas, don­de Abdu­ra­jik Jan­ja­la­ni, fun­da­ría el gru­po Abu Say­yaf, que con toda­vía sigue acti­vo el sur de ese archipiélago.

Si bien en la gue­rra con­tra los Esta­dos Uni­dos, (2001−2020) no se regis­tra jun­to a los tali­ba­nes, com­ba­tien­tes extran­je­ros, más allá de los miem­bros de los Ikh­wa­nis de al-Qae­da, los que tam­po­co han teni­do dema­sia­da par­ti­ci­pa­ción en las fuer­zas de aho­ra remo­za­do Emi­ra­to Islá­mi­co de Afga­nis­tán, por los que no se espe­ra una nue­va olea­da de vete­ra­nos, se dise­mi­nen por el mun­do para crear nue­vos fren­tes de com­ba­te. Pero sí, es muy pro­ba­ble que este éxi­to con­se­gui­do por los tali­ba­nes, se con­vier­ta en un ali­cien­te para las muchas orga­ni­za­cio­nes que ope­ran en Áfri­ca y Asía, célu­las dor­mi­das o sim­ple­men­te faná­ti­cos espon­tá­neos. Ejem­plo de esto es lo que se suce­di­do este pasa­do jue­ves dos de octu­bre, en West Auc­kland (Nue­va Zelan­da) don­de un ciu­da­dano esri­lan­qués, que Daesh, sin duda reco­no­ce­rá como uno de los suyos, apu­ña­ló a seis per­so­nas, que aho­ra se encuen­tran hos­pi­ta­li­za­das. Por lo que ya muchos paí­ses han encen­di­do las alarmas.

¿Cache­mi­ra, un ban­co de pruebas?

Más allá de la “bue­na volun­tad” de la diri­gen­cia del Emi­ra­to Islá­mi­co de Afga­nis­tán y la nece­si­dad casi vital, de que sus veci­nos no les cie­rren sus fron­te­ras, la volun­tad de los muyahi­di­nes glo­ba­les, casi nun­ca corre en para­le­lo con las nece­si­da­des políticas.

Prue­ba de esto es el comu­ni­ca­do en el que al-Qae­da feli­ci­ta al Tali­bán, por su vic­to­ria al tiem­po que lla­ma a libe­rar “Pales­ti­na de la ocu­pa­ción sio­nis­ta y al Magreb de la ocu­pa­ción fran­ce­sa», mien­tras que tam­bién seña­la la nece­si­dad de libe­rar “el Levan­te, Soma­lia, Yemen, Cache­mi­ra y el res­to de las tie­rras islá­mi­cas de las garras de los enemi­gos del Islam”.

Lo que sin duda des­aco­mo­dó a la cúpu­la de Emi­ra­to afgano, por lo que rápi­da­men­te Anas Haq­qa­ni, el líder de la Red Haq­qa­ni el gru­po aso­cia­do al Tali­bán y pro­ta­go­nis­ta de la vic­to­ria sobre los Esta­dos Uni­dos, que ade­más ocu­pa algo así como la car­te­ra de exte­rio­res en la nue­va estruc­tu­ra guber­na­men­tal afga­na, decla­ró para una cade­na inter­na­cio­nal que “Cache­mi­ra está más allá de su juris­dic­ción y cual­quier intro­mi­sión allí con­tra­ven­dría su polí­ti­ca” aun­que acla­ró a la vez que: “otros tam­bién deben evi­tar entro­me­ter­se en los asun­tos de Afganistán”.

La leve pre­sión que al-Qae­da, con sus “feli­ci­ta­cio­nes” ha inten­ta­do ejer­cer hacia gru­po regi­do por el mullah Hai­ba­tu­llah Akhund­za­da, abre una pro­fun­da dis­cu­sión en el seno de la a ummah (comu­ni­dad) islá­mi­ca, y tam­bién gene­ra una pro­fun­da expec­ta­ti­va en los paí­ses don­de no solo exis­ten gru­pos vin­cu­la­dos al terro­ris­mo, sola­men­te, sino don­de exis­ta una comu­ni­dad islá­mi­ca, más o menos nume­ro­sa, don­de se pue­da infil­trar célu­las dor­mi­das como tan­to hemos vis­to que suce­dió en Euro­pa par­ti­cu­lar­men­te entre 2015 – 2017.

Son muchos miles de kiló­me­tros cua­dra­dos y cien­to de millo­nes de per­so­nas, don­de des­de hace más de dos déca­das dis­tin­tos gru­pos fun­da­men­ta­lis­ta vin­cu­la­dos al Daeshal-Qae­da ope­ran con mayor o menor fre­cuen­cia ope­ran en: Mau­ri­ta­nia, Bur­ki­na Faso, Mali, Níger, Nige­ria, Chad, Cos­ta de Mar­fil, Came­rún, Soma­lia, Mozam­bi­que y la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, Libia, Egip­to, Ban­gla­desh, Indo­ne­sia, Tai­lan­dia y Fili­pi­nas, el Cáu­ca­so, Pakis­tán, Tayi­kis­tán, Uzbe­kis­tán, Tur­ques­tán, India e inclu­so Chi­na (Ver: Afga­nis­tán: Dur­mien­do con el enemigo).

Según algu­nas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les que se dedi­can a seguir la fluc­tua­ción del terro­ris­mo, decían el año pasa­do, que exis­tían unos 230 mil mili­cia­nos isla­mis­tas en casi seten­ta paí­ses. Una cifra extre­ma­da­men­te peque­ña, si damos como cier­to que el Tali­ban cuen­ta entre 85 mil y 100 mil muyahi­di­nes, mien­tras que en las tres nacio­nes del nor­te de afgano habría cer­ca de 20 mil, es bas­tan­te impro­ba­ble que en el res­to de los paí­ses cuen­te con poco más de cien mil combatientes.

Más allá de los núme­ros, la vic­to­ria del Tali­ban ha pues­to en guar­dia a paí­ses como Soma­lia, don­de la fran­qui­cia local de al-Qae­da, al-Shab­bab, ha esta­do par­ti­cu­lar­men­te acti­va des­pués de haber fes­te­ja­do con el repar­to de dul­ces la toma de Kabul,

En la mis­ma direc­ción el por­tu­gués Anto­nio Gute­rres, Secre­ta­rio Gene­ral de Nacio­nes Uni­das (ONU) advir­tió sobre la expan­sión alar­man­te de gru­pos vin­cu­la­dos al Daeshal-Qae­da tan­to en Áfri­ca orien­tal como occi­den­tal, el Sahel y sec­to­res de Áfri­ca sub­saha­ria­na tras la vic­to­ria del Tali­bán.

Fran­cia que con poco más de los cin­co mil hom­bres de la ope­ra­ción Barkha­ne, con­que ope­ra prin­ci­pal­men­te en el nor­te de Mali, des­de 2013, ya ha anun­cia­do, uti­li­zan­do como excu­sa el gol­pe dado por los jóve­nes coro­ne­les en mayo pasa­do y que miran con dema­sia­da sim­pa­tía a Mos­cú, una drás­ti­ca reduc­ción de efec­ti­vos para el año pró­xi­mo. Inten­ta­do no repe­tir su expe­rien­cia de Indo­chi­na, y mucho menos la de su socio nor­te­ame­ri­cano en Asia Cen­tral, des­car­gan­do toda la res­pon­sa­bi­li­dad mili­tar al dilui­do Gru­po Sahel Cin­co (GS5), com­pues­to por efec­ti­vos de Bur­ki­na Faso, Chad, Mali, Mau­ri­ta­nia, Níger. Inclu­so Chad, ya anun­cia­do el reti­ro de sus efec­ti­vos, dado la rebe­lión arma­da no reli­gio­sa, por aho­ra, en el noroes­te del país. Inme­dia­ta­men­te des­pués de la caí­da dela capi­tal afga­na, en su por­ta­da del 18 de agos­to, el dia­rio malien­se Le Soir de Bama­ko, se pre­gun­ta­ba: “¿Debe­ría­mos pre­pa­rar­nos para el mis­mo esce­na­rio que en Kabul?”

A casi 10 mil kiló­me­tros del Sahel, en Ban­gla­desh, se vive la mis­ma incer­ti­dum­bre el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res, en un comu­ni­ca­do al día siguien­te de la toma de Kabul, dijo que: “esta­mos obser­van­do cui­da­do­sa­men­te la rápi­da evo­lu­ción afga­na y con­si­de­ra­mos que podía tener impac­to en la región, e inclu­so más allá de ella”. Fuen­tes poli­cia­les ban­gla­de­sís, infor­ma­ron que algu­nos jóve­nes inten­ta­ron lle­gar a Afga­nis­tán, cuan­do los tali­ba­nes lla­ma­ron a unír­se­les. Mien­tras acti­vis­tas loca­les tan­to del Daesh, como el Jamaa­tul Mujahi­deen Ban­gla­desh (JMB) y Ansa­ru­llah Ban­gla Team (ABT), vin­cu­la­dos a al-Qae­da, prác­ti­ca­men­te exter­mi­na­do tras el ata­que un res­tau­ran­te de Dac­ca en julio de 2016, en el que murie­ron 28 per­so­nas, esta­ban inten­ta­do reac­ti­var­se. Mien­tras el voce­ro de Ins­ti­tu­to de Estu­dios de Paz y Segu­ri­dad de Ban­gla­desh, dijo res­pec­to al cam­bio en Afga­nis­tán que “Defi­ni­ti­va­men­te afec­ta­ría a Ban­gla­desh” y que “tene­mos razo­nes para estar preo­cu­pa­dos”. Exac­ta­men­te igual que el res­to del mundo.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *