Puer­to Rico. Refle­xio­nes sobre nues­tra lucha

Por Luis Pedra­za Leduc*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de sep­tiem­bre de 2021.

La últi­ma sema­na del mes de agos­to y las pri­me­ras del mes de sep­tiem­bre nos traen a la memo­ria y la acción varias fechas para con­me­mo­rar o repu­diar. El 30 de agos­to de 1985 se des­ató sobre dece­nas de puer­to­rri­que­ños una bru­tal repre­sión diri­gi­da a des­ar­ti­cu­lar las accio­nes que orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas en Puer­to Rico y en la diás­po­ra lle­va­ban a cabo para ade­lan­tar nues­tra lucha de liberación.

El pasa­do mes de agos­to nos recuer­da que la nefas­ta Jun­ta de Con­trol Fis­cal lle­va cin­co (5) años ope­ran­do en el país al ampa­ro de los pode­res impe­ria­les y el inte­rés eco­nó­mi­co de inver­sio­nis­tas, bonis­tas y empre­sa­rios, todos repre­sen­tan­tes del capi­tal nor­te­ame­ri­cano. Este pri­mer lunes de sep­tiem­bre inten­ta menos­pre­ciar la ges­ta de lucha y sacri­fi­cio que la cla­se obre­ra con­me­mo­ra cada 1ro de Mayo como Día Inter­na­cio­nal de la Cla­se Tra­ba­ja­do­ra. El gobierno nor­te­ame­ri­cano decla­ra fes­ti­vo cada pri­mer lunes de sep­tiem­bre como Día del Tra­ba­jo para no reco­no­cer el pro­ta­go­nis­mo del ser humano den­tro de ese valor social.

En estos días miles de emplea­dos públi­cos y pen­sio­na­dos del gobierno reci­ben un mate­rial para que expre­sen su opi­nión sobre el Plan de Ajus­te que la Jun­ta ha pre­sen­ta­do como hoja de ruta final para pagar la “deu­da” en favor del capi­tal. En la colo­nia las res­pues­tas son diver­sas y dis­per­sas. Sobre todo cuan­do vie­nen de un sec­tor que uno aspi­ra a que pue­da tener un gra­do de con­cer­ta­ción y visión estra­té­gi­ca. La reali­dad es que esta­mos suje­tos al dic­ta­men impe­ria­lis­ta, “divi­de y ven­ce­rás”, y como tal actuamos.

En pri­mer lugar, la repre­sión del 30 de agos­to de 1985 toda­vía pre­va­le­ce por medios abier­tos o sofis­ti­ca­dos y el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta bus­ca expre­sar­se en todos los espa­cios posi­bles para actuar, pare­cien­do a veces que no hay capa­ci­dad para gol­pear al enemi­go don­de le duele.

La reali­dad es que la base ideo­ló­gi­ca que nos lle­va­ba a orga­ni­zar­nos ha sido debi­li­ta­da y debe ser cons­trui­da por aque­llos y aque­llas que han asu­mi­do este com­pro­mi­so. La cla­se tra­ba­ja­do­ra no está orga­ni­za­da des­de una visión de izquier­da y enfren­ta los retos del capi­tal en un esce­na­rio lega­lis­ta o median­te pique­tes y mar­chas que no ponen en ries­go los intere­ses eco­nó­mi­cos. Así con­ti­nua­re­mos cele­bran­do muchos pri­me­ros de sep­tiem­bre en lugar de muchos 1ro de Mayo.

Mien­tras algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas con­vo­can a enfren­tar la pre­sen­cia de la Jun­ta con una mar­cha en la zona del Con­da­do el 31 de agos­to, otras orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les mar­chan hacia la sede de la Jun­ta el pri­mer lunes de sep­tiem­bre. ¿Es difí­cil coor­di­nar un solo acto? Si, lo es cuan­do no exis­te volun­tad. Se ata­ca la Jun­ta pero se acep­ta su pre­sen­cia. Se denun­cian sus actos, el nego­cio que repre­sen­tan, lo nefas­to que son para el pue­blo pero se legi­ti­ma su pre­sen­cia cuan­do se com­ba­te des­de el tri­bu­nal, se recu­rre al cabil­deo en el Con­gre­so impe­rial y se pide audi­tar la deu­da reco­no­cien­do cier­ta lega­li­dad y la posi­bi­li­dad de mejo­res acuerdos.

Otro ele­men­to real es el inte­rés elec­to­ral que se pro­mue­ve hacia las elec­cio­nes del 2024. Ello nos lle­va a la dis­per­sión del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta y su inca­pa­ci­dad para inci­dir e influen­ciar en la masa tra­ba­ja­do­ra. Hace cin­cuen­ta años, cuan­do el Movi­mien­to Pro Inde­pen­den­cia se con­vier­te en Par­ti­do Socia­lis­ta Puer­to­rri­que­ño y el Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta Puer­to­rri­que­ño ins­ta­ba “arri­ba los de aba­jo”, la cla­se obre­ra encon­tra­ba alter­na­ti­vas sin­di­ca­les y políticas.

Hoy, el recla­mo de un míse­ro aumen­to al sala­rio míni­mo pro­vie­ne de par­ti­dos colo­nia­les median­te una legis­la­ción trun­ca y nebu­lo­sa. Y los sin­di­ca­tos no se escu­chan. No hay pro­pues­ta orga­ni­za­ti­va, no se pre­sen­tan como pro­pues­ta para trans­for­mar la sociedad.

El 12 de sep­tiem­bre cele­bra­re­mos el nata­li­cio de Don Pedro Albi­zu Cam­pos. Una mar­cha con­tra la esta­di­dad y por la des­co­lo­ni­za­ción ha sido repro­gra­ma­da para ser rea­li­za­da el mis­mo día. Razo­nes sufi­cien­tes para deba­tir, disen­tir y divi­dir­nos una vez más.

Ven­drán nue­vas opor­tu­ni­da­des para apren­der de lo cami­na­do, mejo­rar nues­tras pro­pues­tas y lle­nar­nos de espe­ran­zas. No obs­tan­te, tene­mos que reco­no­cer las debi­li­da­des, erro­res y limi­ta­cio­nes que pade­ce­mos para poder cre­cer. Esta refle­xión tie­ne el obje­ti­vo de moti­var­nos a ser mejo­res en todo, dis­tin­guir­nos de los colo­nia­lis­tas y poder cum­plir los obje­ti­vos socia­les y polí­ti­cos a que aspiramos.

*Fuen­te: Cla­ri­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *