Perú. Cas­ti­llo en Sati­po: la agen­da indígena

Resu­men Latinoamericano,1 de sep­tiem­bre de 2021

El pre­si­den­te jun­to a minis­tros en el even­to con comu­ni­da­des nati­vas. Foto: Andina

Repre­sen­tan­tes de comu­ni­da­des expre­sa­ron al gobierno las prin­ci­pa­les deman­das de la pobla­ción indí­ge­na de Sati­po. A con­ti­nua­ción, algu­nos de los pun­tos tratados.

Ante el fria­je que gol­pea a Sati­po, el pre­si­den­te Pedro Cas­ti­llo visi­tó la zona para par­ti­ci­par en entre­ga de vivien­das bio­cli­má­ti­cas en el cen­tro pobla­do de Glo­ria­bam­ba, en la región Junín.

Como par­te de las acti­vi­da­des, el man­da­ta­rio asis­tió a un encuen­tro con comu­ni­da­des asha­nin­kas y nomatsi­guen­gas de la zona, don­de jun­to a minis­tros, reco­gió las prin­ci­pa­les deman­das de la pobla­ción indígena.

En diá­lo­go con el gobierno, los pue­blos indí­ge­nas mani­fes­ta­ron su preo­cu­pa­ción ante la tala indis­cri­mi­na­da y el defi­cien­te sis­te­ma de salud. A su vez, pidie­ron un ver­da­de­ro reco­no­ci­mien­to de sus cul­tu­ras por par­te del Estado.

En la siguien­te nota, desa­rro­lla­mos algu­nos pun­tos que las comu­ni­da­des de Sati­po bus­can priorizar.

Encuen­tro con el gobierno

El últi­mo mar­tes 31 de agos­to, el pre­si­den­te par­ti­ci­pó en el ‘Pri­mer Encuen­tro con las Comu­ni­da­des Nati­vas Nomatsi­guen­gas y Ashá­nin­kas’ en Sati­po, a don­de acu­dió acom­pa­ña­do de los minis­tros de Cul­tu­ra, del Inte­rior, de Defen­sa y Vivienda.

En el even­to, Fredy Geró­ni­mo Chum­pa­te, pre­si­den­te de la Unión Ashá­nin­ka y Nomatsi­guen­ga del Valle de Pan­goa (Kanu­ja), le expre­só su salu­do y apo­yo en repre­sen­ta­ción de las comunidades.

Resal­tan­do el olvi­do gene­ral fren­te de la pobla­ción indí­ge­na, el diri­gen­te le soli­ci­tó la imple­men­ta­ción de una mesa de tra­ba­jo para plan­tear las prin­ci­pa­les nece­si­da­des de las comu­ni­da­des de la zona.

Asi­mis­mo, seña­ló la impor­tan­cia de imple­men­tar espa­cios edu­ca­ti­vos ade­cua­dos y de refor­zar cam­pa­ñas de infor­ma­ción sobre la vacu­na­ción con per­so­nal que conoz­ca el idio­ma y la cul­tu­ra de las comunidades.

Por su par­te, el pre­si­den­te Cas­ti­llo lla­mó a for­ta­le­cer la orga­ni­za­ción de la pobla­ción para apo­yar y fis­ca­li­zar las obras y pro­gra­mas que se promuevan.

En su alo­cu­ción fren­te a las comi­ti­vas de cien­tos de comu­ni­da­des, Cas­ti­llo hizo espe­cial énfa­sis en la cone­xión y comu­ni­ca­ción de los pue­blos. Por ello, anun­ció que la prio­ri­dad será la cons­truc­ción de una carre­te­ra central.

Final­men­te, reite­ró la dis­po­si­ción del gobierno para aten­der a las nece­si­da­des de las comu­ni­da­des de la Sel­va Central.

rime­ros acercamientos

Ser­vin­di se comu­ni­có con repre­sen­tan­tes de las comu­ni­da­des que estu­vie­ron en el encuen­tro y reco­gió algu­nas de las prin­ci­pa­les deman­das que le hicie­ron lle­gar al pre­si­den­te y su equi­po de gobierno.

Como mani­fes­ta­ron, en el even­to se gene­ró un impa­se con el per­so­nal mili­tar por la impo­si­ción del pro­to­co­lo en la recep­ción y res­guar­do, que no dejó espa­cio para un diá­lo­go flui­do con el Presidente.

No obs­tan­te, días pre­vios, el minis­tro de Cul­tu­ra, Ciro Gál­vez, enta­bló una exten­sa reu­nión con repre­sen­tan­tes indí­ge­nas en el “I Encuen­tro de Líde­res y auto­ri­da­des Comu­na­les Indí­ge­nas del VRAEM con el Esta­do Peruano”.

Ante el minis­tro Gál­vez se expu­sie­ron las pro­ble­má­ti­cas de salud, agri­cul­tu­ra y medioam­bien­te, así como la nece­sa­ria reva­lo­ra­ción cul­tu­ral. Den­tro de ello, se pro­pu­so tener a repre­sen­tan­tes de cada pue­blo en el Minis­te­rio de Cultura.

En la mis­ma línea, se resal­tó la nece­si­dad de con­tra­tar a pro­fe­sio­na­les indí­ge­nas del lugar para aten­der los pro­ble­mas de cada comu­ni­dad, en vez de recu­rrir a per­so­nal de Lima o de Huancayo.

De igual for­ma, se pro­pu­so el desa­rro­llo de una jus­ti­cia indí­ge­na, que per­mi­ta resol­ver los pro­ble­mas de los pue­blos de mane­ra ade­cua­da y sin mayo­res retrasos.

Pro­ble­mas de fondo

Actual­men­te, los casos de vio­la­cio­nes de meno­res y de tra­ta de per­so­nas están incre­men­tan­do. Ante estos pro­ble­mas, las comu­ni­da­des no cuen­tan con res­pues­ta rápi­da por par­te de las auto­ri­da­des judiciales.

Para estos casos, el prin­ci­pal apo­yo que reci­ben las comu­ni­da­des de la zona vie­ne de par­te del Cen­tro de Emer­gen­cia Mujer Flo­ra Tristán.

Por otro lado, la defi­cien­te aten­ción sani­ta­ria en Sati­po ha sido uno de los prin­ci­pa­les recla­mos de la pobla­ción. Como sos­tie­ne la pobla­ción, la mayo­ría del per­so­nal de salud está en su Ser­vi­cio Rural y Urbano Mar­gi­nal de Salud (SERUM).

Ade­más, varios pues­tos de salud se encuen­tran sin el debi­do equipamiento.

La esca­sa expe­rien­cia del per­so­nal gene­ra inco­mo­di­dad en la pobla­ción. Inclu­so, se han regis­tra­do des­en­cuen­tros por el mane­jo de la pan­de­mia y el tra­to des­igual a miem­bros de pue­blos indígenas.

Duran­te la pan­de­mia, se regis­tra­ron casos de per­so­nal de salud que prohi­bía el uso de plan­tas tra­di­cio­na­les como com­ple­men­to al tra­ta­mien­to de los pacien­tes con Covid-19.

En medio de estos casos de tra­to hos­til, en la pobla­ción pre­do­mi­na una des­con­fian­za ante el cuer­po médi­co, así como una pre­fe­ren­cia por el tra­ta­mien­to en casa.

En ese con­tex­to, don­de cier­tas cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción tam­bién han teni­do un fuer­te alcan­ce, las jor­na­das de vacu­na­ción que se han rea­li­za­do han regis­tra­do un bajo núme­ro de afluencia.

Fren­te a esta situa­ción, se evi­den­cia la nece­si­dad de refor­zar las cam­pa­ñas de infor­ma­ción sobre la vacu­na­ción des­de la mira­da de las mis­mas comunidades.

“Yo no sé si me vacu­na­ré. De repen­te con el tiem­po lo haré, por­que hay muchas incóg­ni­tas que debe­mos de saber. Aho­ra no hay una bue­na infor­ma­ción”, seña­la un pobla­dor a Servindi.

Cre­cien­te deforestación

En Sati­po, las comu­ni­da­des ven cómo el cau­dal del río, que es la prin­ci­pal fuen­te de agua en la zona, va dis­mi­nu­yen­do pro­gre­si­va­men­te, “has­ta el pun­to de pare­cer un camino”.

El inusual fria­je que vie­ne afron­tan­do la región, que para­le­la­men­te atra­vie­sa una alar­man­te defo­res­ta­ción en los últi­mos meses son aspec­tos que igual­men­te pre­cu­pan a la población.

La situa­ción de la tala ile­gal es una de las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas que enfren­ta Sati­po. Como denun­cian los pobla­do­res, empre­sas made­re­ras arra­san con exten­sas áreas y no cum­plen con su deber de reforestar.

Simi­lar situa­ción es la que se pro­du­ce por el mono­cul­ti­vo des­ti­na­do al kión y la piña. El uso exhaus­ti­vo de los sue­los y el empleo de quí­mi­cos impi­de pos­te­rio­res cul­ti­vos en la tierra.

Si bien los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de estas acti­vi­da­des son empre­sas, des­de las comu­ni­da­des de Sati­po tam­bién seña­lan pro­ble­mas con las con­ce­sio­nes y fis­ca­li­za­ción de par­te de auto­ri­da­des esta­ta­les y municipales.

El pro­ble­ma, como indi­can, es a nivel pro­vin­cial. Des­de las comu­ni­da­des, pue­den ver a dia­rio como se lle­van car­gas de madera.

Como denun­cian, muchas de estas acti­vi­da­des se dan alre­de­dor de las comu­ni­da­des. Sin embar­go, se dan casos de alqui­ler de tie­rra, don­de les pagan a comu­ne­ros para ceder su terreno.

“Como dicen: ‘les dan el sen­ci­llo y ya’; pero no pien­san en cuán­to tiem­po va a recu­pe­rar eso”, seña­la una dirigente.

Estos pro­ble­mas gene­ran moles­tias al inte­rior de las comu­ni­da­des. Ade­más del mie­do ante repre­sa­lias de algu­nas empre­sas. Por esa razón, al momen­to de decla­rar sobre estos temas, pre­fie­ren que sus iden­ti­da­des se man­ten­gan en reserva.

Tras la lle­ga­da del pre­si­den­te a la zona, la pobla­ción man­tie­ne la espe­ran­za en que este gobierno atien­da a la agen­da indígena.

FUENTE: Ser­vin­di

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *