Cache­mi­ra. cómo se mili­ta­ri­zó la aten­ción médi­ca bajo la ocu­pa­ción india

Adil Bhat 31 de agos­to de 2021 

En ‘La Clí­ni­ca Ocu­pa­da’, Sai­ba Var­ma sos­tie­ne que la medi­ci­na y el mili­ta­ris­mo en Cache­mi­ra están ínti­ma­men­te uni­dos, pro­du­cien­do una estruc­tu­ra opre­si­va de ‘aten­ción militarizada’ 

La his­to­ria polí­ti­ca de Cache­mi­ra es el rela­to de déca­das y años de mili­ta­ri­za­ción de todos los aspec­tos de la vida, des­de el polí­ti­co y social has­ta el de la salud y la aten­ción. Var­ma explo­ra cómo los años de insur­gen­cia en Cache­mi­ra han pro­du­ci­do des­con­fian­za inter­per­so­nal en la clí­ni­ca y cómo la pro­pia clí­ni­ca gene­ra sus pro­pios tipos de violencia. 

En The Occu­pied Cli­nic: Mili­ta­rism and Care in Kash­mir, publi­ca­do en octu­bre pasa­do, Sai­ba Var­ma, antro­pó­lo­ga médi­ca y cul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en San Die­go, ha rea­li­za­do un estu­dio etno­grá­fi­co en la Cache­mi­ra ocu­pa­da por la India, don­de desa­fía el bina­rio cui­da­do-vio­len­cia y argu­men­ta que la medi­ci­na y el mili­ta­ris­mo en Cache­mi­ra están ínti­ma­men­te conec­ta­dos, pro­du­cien­do una estruc­tu­ra opre­si­va de «aten­ción militarizada». 

El len­gua­je del cui­da­do se emplea como jus­ti­fi­ca­ción de la ocu­pa­ción india de Cache­mi­ra. Ambien­ta­da en el con­tex­to de ocu­pa­ción, insur­gen­cias y pro­yec­tos esta­ta­les de con­trol y cui­da­do, Sai­ba empren­de un via­je al valle que se encuen­tra en la inter­sec­ción de la medi­ci­na y el mili­ta­ris­mo para explo­rar las dife­ren­tes cate­go­rías de cui­da­do, his­to­rias de cui­da­do y narrar las his­to­rias de vio­len­cia a tra­vés de medi­ci­na, don­de la «clí­ni­ca se con­vier­te en el lugar pre­emi­nen­te para pre­sen­ciar los efec­tos de la vio­len­cia y la ocu­pa­ción». Explo­ra cómo los años de insur­gen­cia han pro­du­ci­do des­con­fian­za inter­per­so­nal en la clí­ni­ca y cómo la pro­pia clí­ni­ca gene­ra sus pro­pios tipos de violencia. 

Una mujer de Cache­mi­ra reza en el san­tua­rio Shah-i-Ham­daan en Sri­na­gar el 21 de abril de 2021

‘Epi­de­mia de trauma’ 

Var­ma docu­men­ta el pasa­do y el pre­sen­te de los efec­tos psi­co­ló­gi­cos y socio­ló­gi­cos de un anti­guo régi­men de aten­ción mili­ta­ri­za­da. Sos­tie­ne que mien­tras el esta­do indio esta­ba obse­sio­na­do con jus­ti­fi­car su ocu­pa­ción de Cache­mi­ra median­te inver­sio­nes exce­si­vas en aten­ción (mili­ta­ri­za­da) y arma­men­to acti­vo de medi­ca­men­tos, se esta­ba desa­rro­llan­do una «epi­de­mia de trau­ma», ya que «la inci­den­cia de trau­ma psi­co­ló­gi­co se dis­pa­ró a prin­ci­pios de la déca­da de 2000». 

Este aumen­to del trau­ma psi­co­ló­gi­co reem­pla­zó la mor­ta­li­dad como un pro­ble­ma de salud públi­ca con un cam­bio en la razón de ser de la ocu­pa­ción de Cache­mi­ra, comen­zan­do con el des­plie­gue de sol­da­dos para las elec­cio­nes de 1988 has­ta déca­das de «esta­do de emer­gen­cia inde­fi­ni­do, legal­men­te apli­ca­do, mili­ta­ri­za­ción y titu­li­za­ción sin precedentes». 

A tra­vés de su tra­ba­jo de cam­po den­so, inten­si­vo y arrai­ga­do, Var­ma saca a relu­cir «el enor­me sufri­mien­to psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal» de las per­so­nas que han vivi­do estas múl­ti­ples cri­sis. Mien­tras via­ja­ba por el valle, des­cu­brió que «los lími­tes entre el mili­ta­ris­mo y la medi­ci­na se disol­vie­ron», don­de la infra­es­truc­tu­ra de salud públi­ca había sido ata­ca­da con vio­len­cia físi­ca (gases lacri­mó­ge­nos y bom­bar­deos) y vio­len­cia estruc­tu­ral (reten­ción de recur­sos). Crí­ti­ca de las inequi­da­des y absur­dos de la polí­ti­ca en un terri­to­rio ocu­pa­do, Sai­ba expli­ca en su capí­tu­lo «Ase­dio» cómo las clí­ni­cas se con­vir­tie­ron en cen­tros de inte­rro­ga­to­rios mili­ta­res que deja­ron una hue­lla debi­li­tan­te en las men­tes de los habi­tan­tes de Cache­mi­ra que habían vivi­do ese período. 

Pakistán responde con expulsión del embajador de India tras el retiro del  estatus especial de Cachemira
Mani­fes­ta­ción por la inde­pen­den­cia de Cachemira

El lar­go ase­dio

Al expli­car cómo los ase­dios están conec­ta­dos con las sub­je­ti­vi­da­des huma­nas, Var­ma pro­fun­di­za en la his­to­ria polí­ti­ca tem­pra­na de Cache­mi­ra para sacar a la super­fi­cie las his­to­rias per­di­das de la gen­te. Desa­fian­do la «ima­gen benig­na del ase­dio como una for­ma de cui­da­do mili­ta­ri­za­do», docu­men­ta la his­to­ria vivi­da de las per­so­nas duran­te la cús­pi­de del conflicto. 

Este es un libro median­te el cual se medi­rán en el futu­ro todas las ideo­lo­gías e ima­gi­na­rios nacio­na­lis­tas del esta­do indio Duran­te el ase­dio de 1994, las clí­ni­cas de las aldeas se trans­for­ma­ron en cáma­ras de tor­tu­ra lle­nas de los espe­luz­nan­tes gri­tos de la pobla­ción sub­yu­ga­da. A medi­da que la humi­lla­ción de ruti­na se con­vir­tió en par­te de la vida en Cache­mi­ra, la estra­te­gia del esta­do de «ata­car e ins­tru­men­ta­li­zar a los civi­les en la gue­rra» se con­vir­tió en par­te de las contrainsurgencias. 

En el año 2008, una aldea del dis­tri­to de Kup­wa­ra sufrió un ase­dio duran­te ocho días segui­dos. El impac­to de tal ope­ra­ción de con­tra­in­sur­gen­cia no mejo­ró las rela­cio­nes entre las fuer­zas arma­das y la pobla­ción civil, «resul­ta en su desin­te­gra­ción», argu­men­ta Sai­ba. Cuan­do ter­mi­nó el ase­dio en Kup­wa­ra al octa­vo día, las rela­cio­nes se dete­rio­ra­ron has­ta tal pun­to que la gen­te recha­zó la comi­da ofre­ci­da por las tropas.

Esta ten­sión crea­da entre las tro­pas y los civi­les bene­fi­cia la polí­ti­ca esta­tal de divi­dir y gober­nar, don­de el mie­do y la des­con­fian­za son pro­fun­dos entre las per­so­nas que acce­den a la atención. 

Como par­te de las ope­ra­cio­nes regu­la­res de ase­dio y con­tra­in­sur­gen­cia, los hos­pi­ta­les se han con­ver­ti­do en una exten­sión del cam­po de bata­lla, en lugar de luga­res de refu­gio. Duran­te su visi­ta en agos­to de 2016 al hos­pi­tal SMHS, «el epi­cen­tro del con­flic­to», Sai­ba fue tes­ti­go de una «tem­po­ra­li­dad de dis­tur­bios». El hos­pi­tal en esta épo­ca de enfren­ta­mien­tos acti­vos y toques de que­da era un lugar don­de se con­ta­ban los cadá­ve­res y heri­dos, y don­de «los exce­sos mili­ta­res pre­sen­cia­dos, con­ta­bi­li­za­dos y reprimidos».

Pregnant women maintain social distancing wait for their turn at a COVID-19 coronavirus testing centre during a government-imposed nationwide lockdown as a preventive measure against the COVID-19 coronavirus, in Srinagar on May 9, 2020

Las muje­res emba­ra­za­das man­tie­nen dis­tan­cia­mien­to social espe­ran­do su turno en un cen­tro de prue­bas de coro­na­vi­rus COVID-19 duran­te un cie­rre nacio­nal impues­to por el gobierno como medi­da pre­ven­ti­va con­tra el coro­na­vi­rus COVID-19, en Sri­na­gar el 9 de mayo de 2020 

La debi­li­dad colectiva 

Cuan­do uno sale del hos­pi­tal por temor a vol­ver a casa, los ciclos impla­ca­bles de pro­tes­tas y bom­bar­deos de gas lacri­mó­geno con­vier­ten las calles en cam­pos de bata­lla. Popu­lar­men­te des­cri­ta como «agi­ta­ción» por los habi­tan­tes de Cache­mi­ra de cla­se media de habla ingle­sa, la pala­bra cap­tu­ra la «con­ver­gen­cia entre el ambien­te trau­má­ti­co en las calles y la agi­ta­ción en los cuer­pos y las men­tes», lo que lle­va a kam­zo­ri, una pala­bra urdu para la debi­li­dad que no es limi­ta­do al aspec­to físi­co de la mis­ma, pero impli­ca «debi­li­dad moral y polí­ti­ca colectiva». 

Al ras­trear la pro­fun­da his­to­ria del ase­dio en Cache­mi­ra, una his­to­ria de colo­ni­za­ción des­de 1586, Sai­ba reto­ma este impor­tan­te tema de kam­zo­ri para com­pren­der el efec­to del «lar­go ase­dio» duran­te siglos. En sus con­ver­sa­cio­nes con la gen­te, se ente­ró de que el kam­zo­ri era la «que­ja más omni­pre­sen­te en el ámbi­to de la aten­ción de la salud men­tal en Cachemira». 

Des­li­zán­do­se de lo sub­je­ti­vo per­so­nal a lo colec­ti­vo, kam­zo­ri, como una expre­sión sig­ni­fi­ca­ti­va de angus­tia, nun­ca inde­xó una con­di­ción indi­vi­dual, pero se usa para des­cri­bir con­di­cio­nes socia­les. Los cuer­pos huma­nos están liga­dos a las «expe­rien­cias colec­ti­vas de vio­len­cia físi­ca y estruc­tu­ral que sufren los cache­mi­res y se mani­fies­tan en ate­nua­cio­nes corporales».

A tra­vés del dis­cur­so sobre kam­zo­ri, vemos que el cuer­po sin­gu­lar debi­li­ta­do se entre­la­za con el cuer­po polí­ti­co debi­li­ta­do, don­de los recuer­dos pri­va­dos de muer­te, des­apa­ri­ción y pér­di­da se impreg­nan en los espa­cios públi­cos a tra­vés de actos de reme­mo­ra­ción de género. 

Cada mes, las muje­res miem­bros de la Aso­cia­ción de Padres de Per­so­nas Des­apa­re­ci­das se reúnen en el cen­tro de Sri­na­gar arma­das con car­te­les, foto­gra­fías e imá­ge­nes de sus seres que­ri­dos en «pro­tes­tas mode­ra­das pero insis­ten­tes». En esta insis­ten­cia se encuen­tra la espe­ran­za, entre vidas rotas y destrozadas. 

En su con­mo­ve­do­ra ilu­mi­na­ción del colap­so del sig­ni­fi­ca­do, la prác­ti­ca y la infra­es­truc­tu­ra de la aten­ción, Var­ma exa­mi­na el arma­men­tis­mo de per­so­nas y luga­res en la inter­sec­ción del mili­ta­ris­mo y la medi­ci­na. Este es un libro median­te el cual se medi­rán en el futu­ro todas las ideo­lo­gías e ima­gi­na­rios nacio­na­lis­tas del esta­do indio. 

*Adil Bhat Adil Bhat es perio­dis­ta de France24 y fue corres­pon­sal de Reuters News (India). Su tra­ba­jo ha apa­re­ci­do en Channel4, Arte News, The Hin­du, Himal South Asian, Dawn, Vice, TRT World, The Print y The Wire, entre otros. Le apa­sio­na la rea­li­za­ción de docu­men­ta­les y la rese­ña de libros.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *