Argen­ti­na. “Los nar­co­tra­fi­can­tes no están en las villas, segu­ra­men­te viven más cer­ca de Vidal que de nues­tros alum­nos y alumnas”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de sep­tiem­bre de 2021.

Las pala­bras de María Euge­nia Vidal son estig­ma­ti­zan­tes y car­ga­das de pre­jui­cios sobre los barrios popu­la­res. Mues­tran su com­ple­ta igno­ran­cia sobre la com­po­si­ción social de estos barrios y su gen­te. Las per­so­nas que viven allí no están rodea­das de nar­cos, ni lo son. 

Los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción hacen mucho para ins­ta­lar esa idea. Pero noso­tras, que reco­rre­mos esos barrios, pode­mos com­pro­bar que hay gen­te tra­ba­ja­do­ra, estu­dian­tes que para poder estu­diar tie­nen que tra­ba­jar muchas horas por poco dine­ro. Lo hacen por­que quie­re mejo­rar. Lejos está la pobla­ción de los barrios popu­la­res de ser narcotraficante.

La iden­ti­fi­ca­ción de los barrios popu­la­res con el nar­co­trá­fi­co nie­ga la reali­dad: los nar­cos viven en los luga­res más aco­mo­da­dos de la pro­vin­cia y la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Segu­ra­men­te viven más cer­ca de Vidal que de nues­tras alum­nos y alumnos.

Es cier­to que en los barrios popu­la­res el con­su­mo es un pro­ble­ma del que el Esta­do debe­ría ocu­par­se y no lo hace. Pero a la hora de cri­mi­na­li­zar ese mis­mo Esta­do tie­ne una vara dis­tin­ta para un pibe de Paler­mo y otro del bajo Flores.

En Paler­mo pode­mos ver cómo se fuma porro al aire libre, cer­ca de las fuer­zas de segu­ri­dad que hacen la vis­ta gor­da; en cam­bio en los barrios popu­la­res exis­te una sobre­vi­gi­lan­cia de la Gen­dar­me­ría y la Poli­cía de la Ciu­dad y prác­ti­cas como fumar un porro tie­nen con­se­cuen­cias penales.

Hay que correr el eje de las sus­tan­cias, hay que hablar de ges­tión de polí­ti­cas públi­cas sobre salud, con­su­mo y salud men­tal. Este tema inco­mo­da al Esta­do pero hay que hablar­lo. No se abor­da nun­ca como un tema de salud. Se debe pen­sar en polí­ti­cas situa­das que ten­gan que ver con los pro­ble­mas que se viven aquí, con una pers­pec­ti­va de géne­ro y de dere­chos huma­nos, no pode­mos seguir redu­cien­do el deba­te al con­su­mo de una sustancia.

En el barrio hay solo un cen­tro de salud que abor­da las pro­ble­má­ti­cas de con­su­mo pero no cuen­ta con recur­sos ni estruc­tu­ra, lo que demues­tra el lugar que ocu­pa esta pro­ble­má­ti­ca para el Esta­do porteño”.

Las tex­tua­les per­te­ne­cen a Flo­ren­cia y Kari­na quie­nes, como inte­gran­tes de la Red, rea­li­zan abor­da­jes en salud y ser­vi­cios socio jurí­di­cos comunitarios.

Fuen­te: Face­book Revis­ta Cítrica

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *