El Fis­cal y el FBI

¿Por qué Duque defien­de y man­tie­ne en el car­go a Karen Abu­di­nen, titu­lar del MINTIC y cuo­ta de los Char, afir­man­do con­tra toda evi­den­cia, que ella no tie­ne nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad en el robo o extra­vío de 70 mil millo­nes de pesos del era­rio entre­ga­dos por ese minis­te­rio a Cen­tros Pobla­dos como anti­ci­po de un con­tra­to de 1,07 billo­nes de pesos? Fren­te a la denun­cia de la inves­ti­ga­do­ra y perio­dis­ta, Pao­la Herre­ra, el Fis­cal Bar­bo­sa pare­cía una inex­pre­si­va y muda esta­tua de sal. La que sí le cayó con todo a la minis­tra en su pro­pia casa fue Mar­ga­ri­ta Cabe­llo, jefa de la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral, pero no para san­cio­nar­la, sino para a almor­zar con ella. Las dos son muy bue­nas ami­gas, y las dos son cuo­tas de la fami­lia Char en el Gobierno Duque.

¿Por qué se cubren las espal­das entre sí? Por­que son cuca­ra­chas del mis­mo cala­ba­zo; del cala­ba­zo de la corrupción.

Con cara de bra­vo y tea­tral ros­tro indig­na­do, el Fis­cal Fran­cis­co Bar­bo­sa anun­ció que se iba inme­dia­ta­men­te para los Esta­dos Uni­dos a pedir­le ayu­da al FBI para cas­ti­gar de mane­ra ejem­plar a los corrup­tos en Colom­bia. ¡Qué mane­ra más cán­di­da de admi­tir que la Fis­ca­lía no tie­ne capa­ci­dad moral ni mate­rial para per­se­guir a los ban­di­dos y ladro­nes del Esta­do! Y lo dijo sin son­ro­jar­se. Bar­bo­sa pare­ce no enten­der que la sobe­ra­nía de Colom­bia ‑en cual­quie­ra de sus moda­li­da­des, inclui­da la jurídica‑, no se le entre­ga a nadie y a nin­gún extra­ño, menos a una poten­cia extranjera.

Si Bar­bo­sa anun­cia que va a inda­gar tam­bién en Washing­ton sobre el caso Ode­brecht-Aval, es por­que ya sabe que, algo sobre ese asun­to refe­ri­do a Colom­bia, está a pun­to de explo­tar des­de los Esta­dos Uni­dos. Sobre esa mate­ria, dis­tin­gui­do doc­tor, no olvi­de nun­ca a su ante­ce­sor Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez y al gran cai­mán de los más jugo­sos con­tra­tos del país, Car­los Sar­mien­to Angu­lo. No tie­ne nece­si­dad de irse por allá cuan­do todo eso se cono­ce acá. Solo un inves­ti­ga­dor pul­qué­rri­mo y diá­fano, podrá des­truir el entra­ma­do cri­mi­nal de los más escu­rri­di­zos y ave­za­dos car­te­les de la corrup­ción, como es el de los Char de Barran­qui­lla. Con esfuer­zo colec­ti­vo se podrán iden­ti­fi­car los ban­cos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les y los paraí­sos fis­ca­les don­de las ratas mue­ven de mane­ra fur­ti­va esos dine­ros. Hay que poner­le la lupa a los con­tra­tos y a las empre­sas con­tra­tis­tas para encon­trar y seguir el hilo que con­du­ce al cora­zón de ese cáncer.

Tene­mos que des­truir el poder mal­di­to de la corrup­ción antes de que se tra­gue a Colom­bia. La Fis­ca­lía debe inves­ti­gar en lugar de defen­der a los ladro­nes del Esta­do. Que la ley no sea solo para los de rua­na. O todos en la cama o todos en el sue­lo. Un nue­vo gobierno de manos lim­pias es lo que nece­si­ta­mos. Y tene­mos que esta­ble­cer­lo median­te un gran acuer­do polí­ti­co nacio­nal. Todos los casos de corrup­ción, emble­má­ti­cos o no, deben ser cas­ti­ga­dos, y los dine­ros, recu­pe­ra­dos, para cana­li­zar­los hacia la dig­ni­fi­ca­ción de la vida de los colom­bia­nos. Para ello es nece­sa­rio per­se­guir igual­men­te a los car­te­les de la impu­ni­dad, cons­ti­tui­dos por cier­tos fun­cio­na­rios de la Fis­ca­lía, la Pro­cu­ra­du­ría, jue­ces, magis­tra­dos y gober­nan­tes, a fin de que les sea apli­ca­da a ellos, la mis­ma pena que en jus­ti­cia recai­ga sobre los corrup­tos a quie­nes defen­die­ron e inten­ta­ron pro­te­ger bajo el man­to de la impunidad.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaAgos­to 31 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *