Hai­tí. La resis­ten­cia a la reco­lo­ni­za­ción multicultural

Por Mamy­rah Dou­gé-Pros­per*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de agos­to de 2021. 

Aho­ra que el terre­mo­to de Hai­tí pare­ce habi­li­tar una nue­va inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na, un recuen­to de la his­to­ria polí­ti­ca recien­te y de la inter­ven­ción extran­je­ra en aque­lla nación caribeña.

El 28 de febre­ro de 2021, miles de per­so­nas mar­cha­ron en Hai­tí des­de el via­duc­to de la inter­sec­ción de la Ave­ni­da Mar­tin Luther King, Jr. con la Ave­ni­da de Del­mas ‑tam­bién cono­ci­do, en creo­le, como Kafou Rezis­tans1-. Lo hicie­ron hacia los subur­bios de Pétion-Ville, en don­de viven las éli­tes del país, inclui­das aque­llas de la lla­ma­da «comu­ni­dad inter­na­cio­nal». Los mani­fes­tan­tes lle­va­ban car­te­les que refle­ja­ban la con­ver­gen­cia de una plu­ra­li­dad de deman­das en los dis­tin­tos idio­mas de las Amé­ri­cas: Aba enpe­rialys, viv komi­nis; Stop de Bloodshed in Hai­ti; Jove­nel Moï­se is a dic­ta­tor; Repek­te kons­ti­tis­yon 1987; Hai­tian Lives Mat­ter; Viv yon tran­zis­yon popi­lè2.

Dife­ren­tes sec­to­res de la socie­dad hai­tia­na se unie­ron para ins­tar al pre­si­den­te de fac­to Jove­nel Moï­se a dimi­tir, dan­do lugar a un gobierno de tran­si­ción que gene­re lo que muchos mili­tan­tes radi­ca­les lla­man cha­vi­re chod­yè, es decir una rup­tu­ra total con el sis­te­ma de des­igual­dad, explo­ta­ción, corrup­ción e impu­ni­dad. En Hai­tí, estos tres últi­mos años de rebe­lión expre­san una con­ti­nui­dad del recha­zo popu­lar a la elec­ción de Jove­nel Moï­se, y en gene­ral de su par­ti­do el PHTK, des­de el año 2011 en el poder por impo­si­ción del Core Group3. Este levan­ta­mien­to es la res­pues­ta del pue­blo hai­tiano a casi dos déca­das de aban­dono esta­tal, ocu­pa­ción mili­tar, des­po­jo de tie­rras y gangs­te­ri­za­cion de los barrios populares.

El pre­sen­te tex­to inten­ta­rá con­tex­tua­li­zar estas pro­tes­tas, expo­nien­do el accio­nar del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en este país cari­be­ño, esta­ble­cien­do cone­xio­nes entre las luchas en Hai­tí y en otras par­tes de las Amé­ri­cas ‑y el mun­do-. Como tal, el artícu­lo invi­ta a des­po­jar al país de su pre­sun­ta excep­cio­na­li­dad, para rein­ser­tar­lo den­tro de una com­pren­sión más amplia del capi­ta­lis­mo racial y el impe­ria­lis­mo, dan­do lugar así a nue­vas for­mas de solidaridad.

En 1969, el pré­si­dent à vie4 Fra­nçois Duva­lier decla­ró que Hai­tí se con­ver­ti­ría en el «Tai­wán del Cari­be». Para ello fir­mó una ley que habi­li­tó el esta­ble­ci­mien­to de los pri­me­ros par­ques indus­tria­les en terri­to­rio nacio­nal. Dicha ley se vería refor­za­da por el decre­to de 1974 de su hijo Jean-Clau­de Duva­lier, que esti­mu­la­ba la pro­duc­ción de ropa para empre­sas esta­dou­ni­den­ses. Un decre­to pos­te­rior fun­dó en 1979 la Socie­dad Nacio­nal de Par­ques Indus­tria­les (SONAPI) a pocos kiló­me­tros del aero­puer­to de Puer­to Prín­ci­pe. Pre­pa­ran­do el terreno para esta trans­for­ma­ción de tipo neo­li­be­ral, los dos Duva­lier, padre e hijo, cons­tru­ye­ron pro­yec­tos de vivien­da en el área metro­po­li­ta­na como for­ma de atraer a los habi­tan­tes de las zonas rura­les. Al mis­mo tiem­po otor­ga­ron cien­tos de miles de hec­tá­reas de tie­rra de los depar­ta­men­tos del inte­rior, para que las fami­lias ricas esta­ble­cie­ran gran­des plan­ta­cio­nes de café, veti­ver y banano para su expor­ta­ción en el Nor­te Global.

A prin­ci­pios de la déca­da de 1980, Jean-Clau­de man­dó a exter­mi­nar a los cer­dos crio­llos, cuya repro­duc­ción cons­ti­tuía la base de la eco­no­mía del cam­pe­si­na­do. Con este y otros meca­nis­mos los Duva­lier faci­li­ta­ron la crea­ción de una nue­va oli­gar­quía dota­da de cone­xio­nes esta­dou­ni­den­ses. Tam­bién pro­cu­ra­ron mer­can­ti­li­zar la cul­tu­ra hai­tia­na para ven­der­la a los turis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y euro­peos. Ade­más, sub­ven­cio­na­ron inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como las Nacio­nes Uni­das, para iden­ti­fi­car en la región nor­te oro, cobre y otros mine­ra­les con miras a su explo­ta­ción. Duran­te este perío­do, de 29 años de dura­ción, el régi­men de fac­to man­tu­vo sala­rios míni­mos mien­tras la cla­se polí­ti­ca y sus ami­gos más cer­ca­nos saquea­ban la arcas del Esta­do. Tam­bién reci­bie­ron las gene­ro­sas dona­cio­nes de los Esta­dos Uni­dos en su lucha «anti­co­mu­nis­ta», así como los prés­ta­mos de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les encar­ga­das de ges­tio­nar el «desa­rro­llo del mun­do subdesarrollado».

Con el fin de dis­ci­pli­nar a la pobla­ción, los Duva­lier finan­cia­ron y orga­ni­za­ron a los lla­ma­dos Ton­ton Macou­tes, gru­pos para­mi­li­ta­res que ves­tían uni­for­me, ope­ra­ban fue­ra de la ley y fun­cio­na­ban como com­ple­men­to de las fuer­zas arma­das ofi­cia­les. Aque­llos vio­la­ron, masa­cra­ron y des­mem­bra­ron de mane­ra públi­ca a per­so­nas, fami­lias y comu­ni­da­des ente­ras. Los macou­tes eran reclu­ta­dos, por lo gene­ral, entre cam­pe­si­nos, des­em­plea­dos y pobres urba­nos, frus­tra­dos por su mar­gi­na­ción his­tó­ri­ca y por la impo­si­bi­li­dad de repli­car los mode­los hege­mó­ni­cos de mas­cu­li­ni­dad. Los Duva­lier se apro­pia­ron e ins­tru­men­ta­li­za­ron esta vio­len­cia en favor del sis­te­ma. La dic­ta­du­ra des­can­sa­ba, ade­más de en el uso de la fuer­za bru­ta por par­te de estos gru­pos para­mi­li­ta­res, en la mani­pu­la­ción de la ley y el apo­yo de la «comu­ni­dad inter­na­cio­nal», con quien coin­ci­día en el sos­te­ni­mien­to del capi­ta­lis­mo racial, que redu­cía a la «colo­nia» hai­tia­na al extrac­ti­vis­mo y la expor­ta­ción a tra­vés de las nue­vas plan­ta­cio­nes, los par­ques indus­tria­les, la mine­ría y el turismo.

Mien­tras los Duva­lier bus­ca­ban el con­trol total sobre los cuer­pos, las vidas, los medios de vida y el tra­ba­jo den­tro de las fron­te­ras del país, la comu­ni­dad hai­tia­na en el pro­pio terri­to­rio nacio­nal y en la diás­po­ra, lucha­ban por la par­ti­ci­pa­ción colec­ti­va y la auto­de­ter­mi­na­ción de Hai­tí. No fal­ta­ron quie­nes inten­ta­ran derro­car a la dic­ta­du­ra, sea den­tro del Ejér­ci­to o des­de el exi­lio en Amé­ri­ca del Nor­te y del Sur. Hubo quie­nes uti­li­za­ron la facha­da de la Igle­sia Cató­li­ca y los pro­gra­mas de alfa­be­ti­za­ción para via­jar por el país, com­par­tien­do infor­ma­ción y tra­zan­do diver­sas estra­te­gias. Den­tro de las fron­te­ras, algu­nas esta­cio­nes de radio lla­ma­das «pira­tas», así como los pro­gra­mas radia­les uni­ver­si­ta­rios, fue­ron uti­li­za­dos para expo­ner en el extran­je­ro la reali­dad inter­na de la dic­ta­du­ra. Algu­nos mar­cha­ron por las calles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des, par­ti­cu­lar­men­te en la capi­tal Puer­to Prín­ci­pe, para expre­sar su resis­ten­cia y su deseo de trans­for­ma­ción social.

Todos estos esfuer­zos cul­mi­na­ron en lo que los mili­tan­tes lla­man la «Revo­lu­ción de 1986″, cuan­do Jean-Clau­de Duva­lier y sus socios fue­ron expul­sa­dos del país con el con­cur­so de sus anti­guos alia­dos nor­te­ame­ri­ca­nos. Duva­lier (h) y su fami­lia esca­pa­ron a Fran­cia para dis­fru­tar de las rique­zas segu­ras en sus cuen­tas ban­ca­rias en Sui­za, mien­tras que muchos de sus par­ti­da­rios de más alto ran­go se fuga­ron hacia. Pero la mayor par­te de los ton­ton macou­tes se enfren­tó a lo que se cono­ce como dechou­kaj5. Tras la caí­da, una jun­ta mili­tar fue impues­ta para ges­tio­nar la tran­si­ción hacia la demo­cra­cia, redu­ci­da en su con­cep­ción a la redac­ción de un nue­vo tex­to cons­ti­tu­cio­nal y a la cele­bra­ción de elecciones.

Duran­te este perío­do, el cura sale­siano Jean-Ber­trand Aris­ti­de emer­gió como el líder mesiá­ni­co de las gran­des mayo­rías popu­la­res, ganan­do las elec­cio­nes de 1990 por abru­ma­do­ra mayo­ría. Pero la vic­to­ria popu­lar de Aris­ti­de duró poco, dado que en ape­nas 7 meses fue depues­to por jefes mili­ta­res y poli­cia­les for­ma­dos en la Escue­la de las Amé­ri­cas de los Esta­dos Uni­dos. Aris­ti­de pasa­ría los siguien­tes 3 años en aquel mis­mo país, defen­dien­do sus dere­chos polí­ti­cos y pro­mo­vien­do el des­man­te­la­mein­to de los para­mi­li­ta­res que per­se­guían por ese a sus sim­pa­ti­zan­tes y par­ti­da­rios. Si bien supo sos­te­ner una posi­ción anti­im­pe­ria­lis­ta, Aris­ti­de regre­sa­ría a Hai­tí con una misión de las Nacio­nes Uni­das diri­gi­da por los Esta­dos Uni­dos, y con la inter­me­dia­ción de una serie de orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les no guber­na­men­ta­les. En su retorno al poder, nom­bra­ría a varios ex-duva­lie­ris­tas en su gabi­ne­te, inclui­da Les­lie Dela­tour, eco­no­mis­ta for­ma­da de la Escue­la de Chica­go quien había redac­ta­do lo que el mis­mo Aris­ti­de supo lla­mar el «Plan de la muer­te», que lle­vó a la pri­va­ti­za­ción de muchas ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, la libe­ra­li­za­ción del mer­ca­do que indu­jo el colap­so de la pro­duc­ción nacio­nal de arroz, y dio un asien­to per­ma­nen­te en el apa­ra­to esta­tal hai­tiano a ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les como el Ban­co Mun­dial (BM) y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI).

El giro demo­crá­ti­co de la déca­da de 1990 no fue sufi­cien­te para pro­du­cir una visión deco­lo­nial del desa­rro­llo, que no redu­je­ra a la tie­rra y a los tra­ba­ja­do­res de Hai­tí a bie­nes pasi­bles de ser explo­ta­dos. En 2002, el Par­la­men­to hai­tiano, con­tro­la­do enton­ces por el par­ti­do Fan­mi Lava­las del pre­si­den­te Aris­ti­de, apro­bó una Ley de Zonas Fran­cas que otor­ga­ba, en sus artícu­lo 21 y 23, 15 años de exen­ción impo­si­ti­va a las empre­sas manu­fac­tu­re­ras y 10 a los inver­so­res. En sin­to­nía con aque­lla, la Ley de Inver­sio­nes del 2002, en su capí­tu­lo segun­do, vino a con­si­de­rar de la mis­ma mane­ra a las enti­da­des nacio­na­les y extran­je­ras, otor­gán­do­les las mis­mas ven­ta­jas y pre­rro­ga­ti­vas. Al año siguien­te, el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), el BM y el Fon­do de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Geor­ge Soros, invir­tie­ron jun­to al Gru­po M, una empre­sa domi­ni­ca­na fabri­can­te de ropa, en la cons­truc­ción de la Com­pa­ñía de Desa­rro­llo Indus­trial S.A. (CODEVI, por sus siglas en fran­cés) en Oua­na­minthe, ciu­dad fron­te­ri­za entre Hai­tí y la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. Duran­te este mis­mo perío­do, Aris­ti­de pre­sio­nó para lograr un aumen­to gra­dual del sala­rio míni­mo, denun­cian­do a la bur­gue­sía indus­trial por sus más de 30 años de bru­tal explo­ta­ción de la mano de obra haitiana.

En vís­pe­ras del bicen­te­na­rio de la Revo­lu­ción Hai­tia­na de 1804, Aris­ti­de exi­gió a Fran­cia que reem­bol­sa­ra la deu­da que le impu­so a Hai­tí a cam­bio del reco­no­ci­mien­to de su inde­pen­den­cia, deu­da que el país no sal­da­ría has­ta 1947, ya no con Fran­cia sino con los ban­cos esta­dou­ni­den­ses que la com­pra­ron duran­te la ocu­pa­ción del país cari­be­ño entre 1915 y 1934. En enero de 2004, el indus­trial de nacio­na­li­dad esta­dou­ni­den­se y miem­bro de la oli­gar­quía local André Apaid, quien diri­gía enton­ces el «Gru­po de las 184» (una coa­li­ción de orga­ni­za­cio­nes y per­so­na­li­da­des de las cla­ses domi­nan­tes), usur­pó la direc­ción de una movi­li­za­ción estu­dian­til que soli­ci­ta­ba la refor­ma del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio públi­co, y denun­cia­ba enton­ces la res­pues­ta vio­len­ta de la poli­cía con­tra las mani­fes­ta­cio­nes que exi­gían la dimi­sión del pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te elec­to. En ese con­tex­to, ex mili­ta­res y poli­cías exi­lia­dos en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na toma­ron el con­trol de Gonaï­ves, la ciu­dad cuna de la inde­pen­den­cia, ame­na­zan­do con inva­dir des­de allí Puer­to Prín­ci­pe. Todas estas manio­bras cul­mi­na­ron con un segun­do gol­pe de esta­do con­tra Aristide.

El «Gru­po de los 184» tam­bién había sido poli­ti­za­do por una inter­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) orga­ni­za­da para aplas­tar a los par­ti­da­rios arma­dos de Aris­ti­de. Bra­sil y Chi­le aten­die­ron al lla­ma­do pro­por­cio­nan­do más de 5.000 sol­da­dos que alla­na­ron barrios peri­fé­ri­cos de Puer­to Prín­ci­pe y vio­la­ron a muje­res, niñas y niños. Orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les inter­na­cio­na­les tam­bién acom­pa­ña­ron la misión, dan­do empleo a algu­nos miem­bros de la peque­ña bur­gue­sía y dis­tan­cián­do­los aún más de los des­ocu­pa­dos y los tra­ba­ja­do­res pobres. Ade­más, el Core Group, que inclu­ye a repre­sen­tan­tes de la ONU, la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Bra­sil, Esta­dos Uni­dos, Cana­dá, la Unión Euro­pea (UE), Fran­cia, Espa­ña y Ale­ma­nia, se esta­ble­ció en la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Hai­tí para moni­to­rear el país.

Un ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se de ascen­den­cia hai­tia­na, Gérard Lator­tue, fue nom­bra­do Pri­mer Minis­tro para gober­nar y orga­ni­zar nue­vas elec­cio­nes, con­si­de­ra­das como la máxi­ma expre­sión de la demo­cra­cia occi­den­tal. Mien­tras tan­to, la Aso­cia­ción de Indus­tria­les de Hai­tí (ADIH, por sus siglas en fran­cés) pre­sio­nó y final­men­te ase­gu­ró la apro­ba­ción de las leyes cono­ci­das como «HOPE I» y «HOPE II»6, en los años 2006 y 2008, para per­mi­tir una reduc­ción aran­ce­la­ria espe­cial para las pren­das de ves­tir con­fec­cio­na­das con telas esta­dou­ni­den­ses pro­ce­den­tes de las maqui­las de Haití.

En suma, esta ocu­pa­ción mili­tar, mul­ti­la­te­ral e incons­ti­tu­cio­nal, abri­ría las puer­tas a una reco­lo­ni­za­ción en cla­ve mul­ti­cul­tu­ral de la pri­me­ra «repú­bli­ca negra» del mundo.

René Pré­val, ex Pri­mer Minis­tro de Aris­ti­de duran­te su pri­me­ra pre­si­den­cia, ganó las elec­cio­nes de 2006. Casi de inme­dia­to fir­mó el acuer­do de ingre­so a la pla­ta­for­ma Petro­ca­ri­be con el man­da­ta­rio vene­zo­lano Hugo Chá­vez, cuya visi­ta a Hai­tí fue acla­ma­da por el pue­blo. Pré­val tam­bién ins­tó a un aumen­to del sala­rio míni­mo en 2009. Ese mis­mo año, el Par­la­men­to hai­tiano, influi­do por su pro­pio par­ti­do, votó para enmen­dar la Cons­ti­tu­ción de 1987, hacien­do obli­ga­to­ria la inclu­sión polí­ti­ca de las muje­res a tra­vés de un cupo míni­mo del 30%; rela­jó los requi­si­tos de obten­ción de ciu­da­da­nía para los ciu­da­da­nos con pasa­por­tes extran­je­ros; eli­mi­nó los artícu­los que prohi­bían la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de los par­ti­da­rios de la fami­lia Duva­lier en la estruc­tu­ra del Esta­do; y sus­pen­dió la pro­tec­ción de cier­tas tie­rras agrí­co­las, sólo por nom­brar algu­nos de los prin­ci­pa­les cam­bios intro­du­ci­dos. El gobierno de Pré­val expre­só las mis­mas con­tra­dic­cio­nes entre pro­gre­sis­mo y neo­li­be­ra­lis­mo que el res­to de la región lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña. Final­men­te, el terre­mo­to de 2010 pre­sen­tó una opor­tu­ni­dad para que la lla­ma­da «comu­ni­dad inter­na­cio­nal» recon­ci­lia­ra esas con­tra­dic­cio­nes y ase­gu­ra­ra el nue­vo ciclo de rapi­ña en torno a Hai­tí. Para ello se esta­ble­ció la Comi­sión Inte­ri­na de Recons­truc­ción de Hai­tí (CIRH, por sus siglas en fran­cés) para super­vi­sar la polí­ti­ca esta­tal. Tam­bién se mani­pu­la­ron las elec­cio­nes para ins­ta­lar el Par­ti Hai­tien Tèt Kale (PHTK), que dis­fru­tó del apo­yo de bue­na par­te de la comu­ni­dad hai­tia­na resi­den­te en Esta­dos Uni­dos y, cier­ta­men­te, de un gran con­tin­gen­te de peque­ños y gran­des bur­gue­ses resi­den­tes en Haití.

El PHTK arti­cu­ló cla­ra­men­te un mode­lo de desa­rro­llo orien­ta­do a la expor­ta­ción a tra­vés de los cua­tros pila­res de la mine­ría, el turis­mo, la agro­in­dus­tria y los par­ques indus­tria­les. Por lo tan­to, se pro­du­jo un nue­vo ciclo de lucha entre el pue­blo de Hai­tí, su Esta­do colo­nial y las poten­cias impe­ria­lis­tas. El pri­mer pre­si­den­te del PHTK, Michel Mar­telly, cana­li­zó fon­dos de la recons­truc­ción post-terre­mo­to para apo­yar la crea­ción en 2012 del Par­que Indus­trial Cara­col (PIC). En ese mis­mo año, su gobierno tam­bién des­alo­jó vio­len­ta­men­te a cam­pe­si­nos del valle de Seguin para dar lugar a un par­que turís­ti­co. Los super­vi­vien­tes de la masa­cre resul­tan­te eri­gie­ron una tum­ba colec­ti­va en memo­ria de las víctimas.

Por for­tu­na, la ley de mine­ría patro­ci­na­da por el Ban­co Mun­dial en 2013, fue ente­rra­da por la opo­si­ción al PHTK en el Par­la­men­to. Ade­más, el cam­pe­si­na­do, con el apo­yo de orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas, logró frus­trar los pla­nes para pri­va­ti­zar la Isla de la Vaca, que tenía el obje­ti­vo de con­ver­tir­la en un resort exclu­si­vo. En 2014, el gobierno de Mar­telly inau­gu­ró la pri­me­ra zona fran­ca agrí­co­la en Trou-du-Nord, bajo la super­vi­sión del futu­ro pre­si­den­te del PHTK, Jove­nel Moï­se. En 2015 ini­ció sus ope­ra­cio­nes una nue­va zona fran­ca en Puer­to Lafi­to, uno de los tres puer­tos en el Cari­be capa­ces de reci­bir los bar­cos de gran por­te que cru­zan el Canal de Pana­má hacia el Asia. Duran­te su pre­si­den­cia, Mar­telly retra­só sis­te­má­ti­ca­men­te las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias para poder gober­nar por decre­to. En ese tiem­po él, su fami­lia ‑muchos con altos car­gos de gobierno- y sus socios, dila­pi­da­ron más de dos ter­cios de los fon­dos de Petrocaribe.

Las elec­cio­nes de 2015 estu­vie­ron mar­ca­das por el frau­de y otras irre­gu­la­ri­da­des, cuyos resul­ta­dos bene­fi­cia­ron al can­di­da­to del PHTK. La socie­dad civil orga­ni­za­da y la opo­si­ción polí­ti­ca blo­quea­ron el país, obli­gan­do a Mar­telly y al Core Group a ceder ante un gobierno inte­ri­no y la orga­ni­za­ción de nue­vas elec­cio­nes. A pesar de los devas­ta­do­res efec­tos del hura­cán Matthew en la infra­es­truc­tu­ra elec­to­ral, se cele­bra­ron nue­vos comi­cios en el año 2016, esta vez con más del 40 por cien­to de los votos direc­ta­men­te emi­ti­dos por «zom­bis» y por per­so­nas inexis­ten­tes, lo que resul­tó en el ascen­so de Jove­nel Moï­se a la pre­si­den­cia en 2017. Inme­dia­ta­men­te, la opo­si­ción ini­ció una pri­me­ra inves­ti­ga­ción sobre el uso de los fon­dos de Petro­ca­ri­be. En enero de 2018 Moï­se se reti­ró de la pla­ta­for­ma. El decre­to de aumen­to a los pre­cios del com­bus­ti­ble, tal como lo había dic­ta­do el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), empu­jó a todo el país a orga­ni­zar el pri­mer peyi lòk, una huel­ga gene­ral que blo­quea­ría todas las rutas comer­cia­les duran­te tres días. En agos­to de 2018, el movi­mien­to juve­nil de los Petro­cha­llen­gers irrum­pió bajo el hash­tag Kot­Kòb­Pet­wo­Ka­ri­beA? -¿dón­de está el dine­ro de Petro­ca­ri­be?-. Duran­te los meses siguien­tes miles de per­so­nas pro­tes­ta­ron al menos una vez al mes en la prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. En noviem­bre de 2018, bajo la aten­ta mira­da de las fuer­zas poli­cia­les de Hai­tí, ban­das arma­das eje­cu­ta­ron a 71 per­so­nas y vio­la­ron colec­ti­va­men­te a 11 muje­res, niñas y niños en el barrio La Sali­ne de Puer­to Prín­ci­pe, cono­ci­do por su capa­ci­dad e movi­li­za­ción y su mili­tan­cia histórica.

Los movi­mien­tos socia­les con­ti­nua­ron aumen­tan­do la pre­sión has­ta que la Cor­te Supe­rior de Cuen­tas hizo públi­co un infor­me pre­li­mi­nar, en enero de 2019, sobre el des­tino de los fon­dos de Petro­ca­ri­be. Allí se expon­dría a Moï­se y a muchos otros par­ti­da­rios del PHTK, par­tí­ci­pes en un millo­na­rio esque­ma de mal­ver­sa­ción de fon­dos. Ese mis­mo mes, Moï­se votó en la OEA en con­tra del reco­no­ci­mien­to de Nico­lás Madu­ro como pre­si­den­te legí­ti­mo de Vene­zue­la, lo que daría más impul­so a la gue­rra de los Esta­dos Uni­dos con­tra la Repú­bli­ca boli­va­ria­na. En febre­ro de 2019, mili­tan­tes orga­ni­za­dos exi­gie­ron la renun­cia de Moï­se y su some­ti­mien­to a los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. Con el apo­yo del Core Group, que con­ti­nuó aplau­dien­do el pre­sun­to pro­fe­sio­na­lis­mo de los agen­tes de la Poli­cía Nacio­nal de Hai­tí que habían ase­si­na­do y heri­do a dece­nas de mani­fes­tan­tes, Moï­se per­ma­ne­ció en el poder, deci­dien­do enton­ces remo­vi­li­zar a las Fuer­zas Arma­das del país, disuel­tas en 1995 por el ex pre­si­den­te Aristide.

La opo­si­ción polí­ti­ca y los movi­mien­tos socia­les orques­ta­ron varios blo­queos del país duran­te ese año. Más sec­to­res de la pobla­ción se suma­ron enton­ces a la lucha, entre ellos perio­dis­tas, abo­ga­dos y tra­ba­ja­do­res de la salud. Sin embar­go, para enero de 2020, Moï­se comen­zó a gober­nar por decre­to, habi­da cuen­ta de la no rea­li­za­ción de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, lo que lle­vó al ven­ci­mien­to del man­da­to del con­jun­to de los dipu­tados y de dos ter­cios de los sena­do­res del país. En mayo de 2020, 13 líde­res de dife­ren­tes pan­di­llas for­ma­ron una fede­ra­ción cono­ci­da como el G9 para coor­di­nar sus ata­ques en el área metro­po­li­ta­na de Puer­to Prín­ci­pe. Al fin de ese mis­mo año, Moï­se decre­tó la crea­ción de laA­gen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (ANI), que ten­dría por obje­ti­vo reco­pi­lar infor­ma­ción sobre mili­tan­tes y cri­mi­na­li­zar las accio­nes de pro­tes­ta. Mien­tras tan­to, las pan­di­llas hacían públi­cas sus acti­vi­da­des en las redes socia­les sin nin­gún tipo de obs­tácu­lo, entre las que cabe con­tar nume­ro­sos secues­tros, masa­cres y vio­la­cio­nes. El Core Group atri­bu­yó enton­ces una pre­sun­ta dis­mi­nu­ción de los ase­si­na­tos coti­dia­nos a la orga­ni­za­ción y los acuer­dos entre estas pandillas.

En enero de 2021, Moï­se anun­ció un refe­rén­dum para apro­bar una nue­va cons­ti­tu­ción en la pri­ma­ve­ra, así como la orga­ni­za­ción de elec­cio­nes para el oto­ño. Redac­ta­da por las Nacio­nes Uni­das, la nue­va car­ta mag­na que se pre­ten­de impo­ner al país, limi­ta el poder del legis­la­ti­vo al tiem­po que aumen­ta las pre­rro­ga­ti­vas del eje­cu­ti­vo, per­mi­te perío­dos pre­si­den­cia­les con­se­cu­ti­vos y otor­ga a los hai­tia­nos y hai­tia­nas en la diás­po­ra el dere­cho a votar y ocu­par car­gos públi­cos. Ade­más, el 7 de febre­ro Moï­se se con­vir­tió en pre­si­den­te de fac­to de Hai­tí, habien­do exce­di­do los 5 años esti­pu­la­dos por la Cons­ti­tu­ción des­de el día de las elec­cio­nes que lo lle­va­ron al poder. Al día siguien­te, emi­tió un decre­to que des­pla­za­ba a jue­ces de la Cor­te Supre­ma y a poli­cías de alto ran­go, fun­cio­na­rios que, según él, habían orga­ni­za­do un gol­pe de esta­do en su con­tra. Este mis­mo decre­to trans­for­mó más de 25.000 hec­tá­reas de tie­rras agrí­co­las pro­te­gi­das de Sava­ne Dia­ne, en la región cen­tral del país, en una zona fran­ca ges­tio­na­da por Apaid, el mis­mo pro­mo­tor del «Gru­po de los 184», para esta­ble­cer allí una plan­ta­ción de un cul­ti­vo no comes­ti­ble, la ste­via, para la pro­duc­ción de edul­co­ran­tes para Coca-Cola. A fina­les de mes, las igle­sias pro­tes­tan­tes con­vo­ca­ron a una movi­li­za­ción, a la que acu­dió en masa el con­jun­to de la socie­dad haitiana.

Lue­go de una ola de pro­tes­tas de tres años con­tra el gobierno de Moï­se y PHTK, sím­bo­los de la explo­ta­ción, corrup­ción e impu­ni­dad, los ver­da­de­ros ami­gos y ami­gas inter­na­cio­na­les de Hai­tí orga­ni­za­ron accio­nes en todo el hemis­fe­rio para hacer­se eco de las deman­das del pue­blo, para pro­te­ger la Cons­ti­tu­ción de 1987 enmen­da­da en 2011, para con­de­nar el régi­men dic­ta­to­rial de Moï­se y la gangs­te­ri­za­ción del terri­to­rio, para con­tra­rres­tar los pro­yec­tos de desa­rro­llo de PHTK y para denun­ciar la com­pli­ci­dad de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal en la con­so­li­da­ción de la dic­ta­du­ra. Allí pudo ver­se, en un hecho casi sin paran­gón, la acción com­bi­na­da de la socie­dad hai­tia­na y de sus alia­dos en paí­ses tan diver­sos como Cana­dá, Esta­dos Uni­dos, Puer­to Rico, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Bra­sil, Tri­ni­dad y Toba­go, Argen­ti­na, Bra­sil, Uru­guay y Fran­cia, lo que redun­dó en el apla­za­mien­to del pre­ten­di­do referéndum. 

*Mamy­rah Dou­gé-Pros­per es la coor­di­na­do­ra inter­na­cio­nal de la Red Pan­afri­ca­na de Soli­da­ri­dad Com­mu­nity Move­ment Buil­ders con sede en los Esta­dos Uni­dos. Se desem­pe­ña tam­bién como coor­di­na­do­ra de la coa­li­ción inter­na­cio­nal Leve Kan­pe Avèk Ayi­ti, que tra­ba­ja para apo­yar y ampli­fi­car las luchas del pue­blo hai­tiano. Es inte­gran­te y fun­da­do­ra de Black Radi­cal, un colec­ti­vo mul­ti­lin­güe de medios pan­afri­ca­nos. Tam­bién es pro­fe­so­ra asis­ten­te de Estu­dios Glo­ba­les e Inter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, Irvi­ne. Su docen­cia y sus inves­ti­ga­cio­nes se cen­tran en los movi­mien­tos socia­les de Haití.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *