Esta­do Espa­ñol. Un sin­di­ca­to de madres fren­te al ago­ta­mien­to de cui­dar a sus hijxs

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de agos­to de 2021. 

Un gru­po de cui­da­do­ras impul­sa Madres en la Diver­si­dad Fun­cio­nal ante su sole­dad y fal­ta de apo­yo institucional.

Están can­sa­das, ago­ta­das por todo lo que com­por­ta ser las cui­da­do­ras prin­ci­pa­les de meno­res con dis­ca­pa­ci­dad: de hacer­lo muchas veces solas, y de la fal­ta de apo­yo ins­ti­tu­cio­nal. El reco­no­ci­mien­to es tan poco que no saben ni cuán­tas son. No hay datos. Bus­can visi­bi­li­zar que, si con la sani­dad exis­te un cir­cui­to de ser­vi­cios uni­ver­sal y bien engra­sa­do; con la dis­ca­pa­ci­dad acce­der a ser­vi­cios o ayu­das es una lucha cons­tan­te. Y, con una mira­da femi­nis­ta: por­que es un hecho que algu­nos padres se des­en­tien­den del día a día. Alzan la voz para aler­tar de que su situa­ción per­ju­di­ca los dere­chos de sus hijos dis­ca­pa­ci­ta­dos. Por eso están impul­san­do des­de Cata­lu­ña un Sin­di­ca­to de Madres en la Diver­si­dad Funcional.

”El fon­do de la cues­tión es que cui­da­mos solas. Somos de la gene­ra­ción del indi­vi­dua­lis­mo, y esta­mos des­cu­brien­do que o vamos jun­tas… o nada. Son nues­tros hijos, no vamos a poner­los en una resi­den­cia, pero es muy can­sa­do; y tie­nen dere­chos, pero la mayor cau­sa de pér­di­da de dere­chos es que esta­mos ago­ta­das”. Habla Maria Herre­ro, de Bar­ce­lo­na, madre de un niño autis­ta y una de las impul­so­ras del Sin­di­ca­to. “Las que esta­mos en esto somos las afor­tu­na­das, las que tene­mos tiem­po para mirar el móvil. Estar jun­tas es esen­cial”, defien­de. Y recuer­da tam­bién a las madres de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad ya adultas.“No que­re­mos dar pena, ni dine­ro, sino dere­chos y ser­vi­cios públicos”

”No que­re­mos dar pena, ni dine­ro, sino dere­chos: comu­ni­dad y ser­vi­cios públi­cos. Y aquí el femi­nis­mo es un argu­men­to cla­ve”, defien­de, habi­da cuen­ta de que “el tra­ba­jo de los cui­da­dos recae sobre las madres, en nues­tro colec­ti­vo hay madres que cui­dan solas o en pare­ja, pero hay sobre repre­sen­ta­ción de padres que dejan de cui­dar”. “Hay padres que aban­do­nan los cui­da­dos por­que se ponen enfer­mos, por­que la situa­ción les des­bor­da… y segui­mos escu­chan­do el dis­cur­so de que ‘el niño está mucho mejor con­ti­go’. Es como si te dije­ran que no tie­nes dere­cho a oxí­geno. Como si hubie­ra jerar­quías, nos ha toca­do menos oxí­geno”, suspira.

Des­de Cer­dan­yo­la del Vallès, Mon­tse Nie­to, madre de un joven de 17 años con una dis­ca­pa­ci­dad de naci­mien­to (con pro­ble­mas de movi­li­dad y cog­ni­ti­vos) que no tie­ne diag­nós­ti­co apun­ta tam­bién a la abis­mal dife­ren­cia de ser­vi­cios en fun­ción de don­de se vive: “No es jus­to que los ser­vi­cios a los que tie­nes acce­so depen­dan de don­de vivas, el agra­vio com­pa­ra­ti­vo en cali­dad de vida para estos cha­va­les entre una ciu­dad gran­de y peque­ña es bru­tal”. No todos los muni­ci­pios tie­nen ser­vi­cio de aten­ción domi­ci­lia­ria, ejem­pli­fi­ca. “La inclu­sión exis­te mien­tras son peque­ños, pero a par­tir de la ado­les­cen­cia las dife­ren­cias se agran­dan”, dice Nie­to avi­san­do de que su situa­ción fami­liar “es muy afor­tu­na­da”, por­que con su pare­ja for­man “equi­po”. Los dos tie­nen empleo y se orga­ni­zan. Aun así, la cui­da­do­ra prin­ci­pal es ella. Ofi­cial­men­te, por­que la admi­nis­tra­ción pide un refe­ren­te. Y por­que “la car­ga men­tal” de citas con médi­cos, espe­cia­lis­tas, edu­ca­ción, acti­vi­da­des… la lle­va ella.“Hay sobre repre­sen­ta­ción de padres que dejan de cuidar”

“En nues­tra socie­dad tener un hijo es un mun­do ideal de bebés sanos. Nadie te pre­pa­ra para lo que ven­drá cuan­do nace un niño dis­ca­pa­ci­ta­do, es un mun­do para­le­lo, un Matrix don­de es impres­cin­di­ble agru­par­se, si te fijas hay mon­to­nes de aso­cia­cio­nes mon­ta­das por fami­lias”, defien­de rei­vin­di­can­do la nece­si­dad de “hacer lobby, pre­sión a la admi­nis­tra­ción para con­di­cio­nar polí­ti­cas, que alguien pien­se en nosotras”.

Sonia Guz­mán, de Bada­lo­na, tie­ne un hijo de 14 años con pará­li­sis cere­bral seve­ra de naci­mien­to. Aun­que el padre le ayu­da, vive sola con el cha­val. “La dis­ca­pa­ci­dad te enfren­ta a la sole­dad, la gen­te des­apa­re­ce y por suer­te las redes socia­les son una gran fami­lia vir­tual”, dice en refe­ren­cia a la idea del Sin­di­ca­to u otras redes de apo­yo exis­ten­tes, como Afec­to Mariposa.

”Todo lo tie­nes que ganar”

Es de las “afor­tu­na­das” que tie­ne la CUME, un sub­si­dio para cui­da­do del menor, que en su caso supo­ne una reduc­ción de jor­na­da prác­ti­ca­men­te total y sala­rio a car­go de la mutua de la segu­ri­dad social has­ta los 18 años. Pero lamen­ta “que sea una lucha, pare­ce que todo te lo ten­gas que ganar”. “Me he pasa­do muchos años tra­ba­jan­do y dejan­do a mi hijo con tres y cua­tro per­so­nas dis­tin­tas, aho­ra estoy más tran­qui­la… pero ya pen­san­do en cuan­do se me va a aca­bar. No pue­de ser que las ayu­das se aca­ben a los 18 años, por­que la nece­si­dad no ter­mi­na”, expo­ne y denun­cia que “la socie­dad los tie­ne como ciu­da­da­nos de segun­da”. “No van a coti­zar y son un gas­to; pue­de que ser ver­dad, pero son per­so­nas”, defiende.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *