Uru­guay. Si segui­mos mezclando

Por Ser­gio Som­ma­ru­ga, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2021.

¿Tie­ne el Fren­te Amplio dere­cho a pos­tu­lar a Fer­nan­do Perei­ra como pre­si­den­te de la fuer­za polí­ti­ca? Sí, cla­ro. Fer­nan­do es fren­team­plis­ta y lo dice a los cua­tro vien­tos. Nadie se enga­ña en rela­ción a su filia­ción par­ti­da­ria. ¿Tie­ne Fer­nan­do Perei­ra dere­cho a acep­tar esa pos­tu­la­ción? Acep­tar o no la pro­pues­ta, ya for­ma­li­za­da por varias orga­ni­za­cio­nes par­ti­da­rias, es una valo­ra­ción polí­ti­ca y per­so­nal que debe hacer Fer­nan­do. No nos com­pe­te a los demás y mucho menos a los sin­di­ca­tos opi­nar sobre la acep­ta­ción o no de la pro­pues­ta. Aho­ra bien. Acla­ra­do lo ante­rior, y des­car­tan­do abrir valo­ra­cio­nes sobre la opor­tu­ni­dad, la per­ti­nen­cia y el sen­ti­do de esta pos­tu­la­ción, es menes­ter decir que el gran per­ju­di­ca­do con todo este ir y venir mediá­ti­co, es el pro­pio movi­mien­to sin­di­cal. Pasar de la pre­si­den­cia del PITCNT a la pre­si­den­cia del FA, como si fue­re todo lo mis­mo nos equi­pa­ra a una for­ma de hacer polí­ti­ca típi­ca de la dere­cha, don­de empre­sa­rios del gran capi­tal y del agro­ne­go­cio entran y ocu­pan car­gos par­ti­da­rios y de gobierno como si tal cosa.Cuando de car­gos se tra­ta, la rela­ción entre lo polí­ti­co y lo social no pue­de tener puer­tas giratorias.Éstas son muy malas para la legi­ti­mi­dad de los pro­ce­sos socia­les y defi­ni­ti­va­men­te nefas­tas para la inde­pen­den­cia par­ti­da­ria del movi­mien­to sin​di​cal​.La inde­pen­den­cia de cla­se hay que cui­dar­la como un teso­ro. Y no bas­ta con defen­der­la. Es menes­ter ejer­cer­la. Urge por tan­to, acla­rar de inme­dia­to la situa­ción, por­que como decía y repe­tía mi madre, no se pue­de estar en la misa y en la procesión.Para ser mas cla­ro aún, lo que afir­mo y de modo con­tun­den­te, es que no se pue­de ser pre­si­den­te del PITCNT y can­di­da­to a la pre­si­den­cia del FA al mis­mo tiem­po. Y eso no es por un tema moral. Es por una con­cep­ción fun­dan­te de la inde­pen­den­cia de cla­se. Con­cep­ción que vie­ne del fon­do del tiem­po y que man­tie­ne ple­na vigen­cia, por­que el movi­mien­to sin­di­cal no es de nin­gún par­ti­do polí­ti­co. Es de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Nada mas, ni nada menos. Ser­gio Sommaruga

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *