Gua­te­ma­la. Cua­tro muje­res auto­ri­da­des Q´eqchi´ cri­mi­na­li­za­das por ENEL que­dan sin cargos

Por Simón Anto­nio Ramón, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2021.

El caso de cua­tro auto­ri­da­des Q´eqchi´, del Con­se­jo de Auto­ri­da­des Ances­tra­les de la comu­ni­dad Lan­ce­ti­llo la Parro­quia, de la región Zona Rei­na de San Miguel Uspan­tán, Qui­ché, fue cerra­do el 24 de junio, cuan­do el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia Penal del Cen­tro de Admi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia (CAJ), de San­ta María Nebaj, tam­bién en Qui­ché, resol­vió clau­su­rar el caso en el que esta­ban acu­sa­das por el deli­to de ame­na­za a un excon­se­jal municipal.

Gabrie­la Juc Jolom­na´, Jua­na Choc Tzoc, Obdu­lia Cho­mo Choc y Car­me­li­na Norie­ga Choc, fue­ron acu­sa­das ini­cial­men­te del deli­to de dis­cri­mi­na­ción y pos­te­rior­men­te de ame­na­zas. Los hechos por los que esta­ban seña­la­das ocu­rrie­ron el 10 de diciem­bre de 2018. Ese día, Ramón Choc Sala­zar pre­si­den­te de la orga­ni­za­ción Aso­rey­na lle­gó a la comu­ni­dad de Lan­ce­ti­llo jun­to a otras diez per­so­nas a medir el cau­dal del río Cua­tro Cho­rros que atra­vie­sa la comu­ni­dad, para la cons­truc­ción de un par­que solar.

“Noso­tros les pegun­ta­mos qué que­rían y nos dije­ron que bus­ca­ban medir el cau­dal del río a lo que nos opu­si­mos y les diji­mos que se fue­ran, levan­ta­mos un acta, la fir­ma­ron y se fue­ron”, con­fir­mó Héc­tor Choc, auto­ri­dad ances­tral de la Parroquia.

“Como las auto­ri­da­des ances­tra­les están lla­ma­dos ante cual­quier peli­gro que se pre­sen­te en la comu­ni­dad, fue­ron con­vo­ca­das por los veci­nos, tam­bién lle­ga­ron agen­tes de la Poli­cía Nacio­nal Civil pre­gun­tan­do el moti­vo de la pre­sen­cia a Choc Sala­zar y sus acom­pa­ñan­tes”, infor­mó el abo­ga­do Ser­gio Vives, defen­sor en el pro­ce­so de las auto­ri­da­des acusadas.

Del deli­to de dis­cri­mi­na­ción a amenazas

Ramón Choc Sala­zar denun­ció a las cua­tro auto­ri­da­des en el juz­ga­do de paz de San Miguel Uspan­tán por el deli­to de dis­cri­mi­na­ción. El 28 de enero de 2019 iba a rea­li­zar­se un jui­cio de fal­tas, pero no se reali­zó por­que los denun­cian­tes no se presentaron.

El 14 de mar­zo se reali­zó una audien­cia para bus­car una con­ci­lia­ción por­que no había deli­tos que per­se­guir ni juz­gar, los denun­cian­tes se opu­sie­ron y lle­va­ron el caso por la vía penal por el deli­to de ame­na­zas en el CAJ de Nebaj.

Foto: Rolan­da García.

Entre octu­bre y noviem­bre de ese año, se pla­ni­fi­ca­ron varias audien­cias, pero no se rea­li­za­ron por­que la comu­ni­dad fue una de las afec­ta­das duran­te el paso de las tor­men­tas Eta y Iota, fijan­do la audien­cia para enero de este año, pero esta tam­po­co se reali­zó por la ausen­cia de un intér­pre­te Q´eqchi´, por­que no todas las auto­ri­da­des habla­ban español.

“El 24 de junio, en la audien­cia de pri­me­ra decla­ra­ción por el deli­to de ame­na­zas, los denun­cian­tes no se pre­sen­ta­ron por lo que el Minis­te­rio Públi­co (MP) soli­ci­tó al juez que se dic­ta­ra fal­ta de méri­tos a favor de las cua­tro muje­res auto­ri­da­des a lo que acce­dió el juz­ga­dor”, dijo el abo­ga­do Vives.

Héc­tor Choc ve con preo­cu­pa­ción esta cri­mi­na­li­za­ción con­tra las cua­tro auto­ri­da­des. “Esas per­so­nas han actua­do con ame­na­zas y difa­ma­ción solo por defen­der el río y la vida, eso es preo­cu­pan­te”, dijo.

Una con­sul­ta legí­ti­ma desa­fia­da por un cen­so de la empre­sa ENEL

Duran­te las inda­ga­cio­nes del MP no ubi­có la exis­ten­cia de Aso­rey­na que supues­ta­men­te pre­si­de el señor Ramón Choc Sala­zar, quien se dedi­có a hos­ti­gar a pobla­do­res de Lan­ce­ti­llo según una denun­cia públi­ca rea­li­za­da por las comu­ni­da­des el 25 de febre­ro de 2019.

En esta mis­ma denun­cia, las comu­ni­da­des seña­la­ron a la empre­sa ENEL, de capi­tal ita­liano, de que­rer apro­piar­se del río Cua­tro Cho­rros para la cons­truc­ción de una hidro­eléc­tri­ca en Lan­ce­ti­llo la Parro­quía de la región Zona Rey­na. Este río abas­te­ce a más de 80 comu­ni­da­des de la región.

Para des­equi­li­brar la orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria, Ramón Choc Sala­zar, por medio de Aso­rey­na y la Aso­cia­ción Semi­llas del Sol, soli­ci­tó infor­ma­ción a los habi­tan­tes de varias casas a favor del pro­yec­to de ENEL. En cada una deja­ban una cal­co­ma­nía don­de apa­re­ce el logo­ti­po de la empre­sa. Ante­rior­men­te Ramón Choc Sala­zar y Aso­rey­na habían sido acu­sa­das de enga­ñar a varias fami­lias de las comu­ni­da­des de la región, pidién­do­les dine­ro en efec­ti­vo para cons­truir una hidro­eléc­tri­ca comu­ni­ta­ria y pos­te­rior­men­te eva­día los cues­tio­na­mien­tos que se le hicieron.

En la región de Zona Rei­na, inte­gra­da por varias comu­ni­da­des de San Miguel Uspan­tán, viven fami­lias sobre­vi­vien­tes de la gue­rra, que aho­ra están rodea­das por mega­pro­yec­tos públi­cos y pri­va­dos. En la fin­ca San Fran­cis­co, de San Juan Cotzal, se encuen­tra la pre­sa Palo Vie­jo, pro­pie­dad de la empre­sa ENEL, que gene­ra 80 mega­va­tios de elec­tri­ci­dad. En el lado orien­te, está la casa de máqui­nas del pro­yec­to Chi­xoy pro­pie­dad del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Elec­tri­fi­ca­ción (INDE), en un lugar cono­ci­do como Qui­xal, con aguas repre­sa­das en Pue­blo Vie­jo que comen­zó en 1977 y 1978, don­de ocu­rrió la masa­cre de Río Negro.

Foto: Simón Anto­nio Ramon.

Tam­bién exis­te inte­rés para la cons­truc­ción de un pro­yec­to hidro­eléc­tri­co vin­cu­la­do a la Cor­po­ra­ción Mul­ti Inver­sio­nes (CMI) de 32 mega­va­tios, que había sido apro­ba­do por el Minis­te­rio de Ener­gía Minas (MEM) y que no se cons­tru­yó des­pués del recha­zo de las comu­ni­da­des. pero hace un par de años fue can­ce­la­do por el mis­mo Ministerio.

En la par­te nor­te de la Zona Rey­na está el río Copón, don­de el INDE pla­ni­fi­có el pro­yec­to Xala­lá, tam­bién recha­za­do por 18 comu­ni­da­des de Ixcán y ocho de Uspan­tán. “Ese pro­yec­to fue recha­za­do por fal­ta de con­sul­ta, se metió una acción inter­na­cio­nal, está can­ce­la­do, el INDE tra­tó dos veces de lici­tar el pro­yec­to para que una empre­sa pri­va­da lo impul­sa­ra pero se decla­ró desier­to”, dijo José Cruz, del Colec­ti­vo Madre Selva.

José Cruz dice que la cri­mi­na­li­za­ción es una for­ma de actuar de las empre­sas para impo­ner sus intere­ses en las comu­ni­da­des. “No es la pri­me­ra que vemos cuan­do las empre­sas ven que hay comu­ni­da­des orga­ni­za­das para no per­mi­tir que sus bie­nes natu­ra­les y sus terri­to­rios sean inva­di­dos para favo­re­cer pro­yec­tos pri­va­dos”, asegura.

“El río Cua­tro Cho­rros es nues­tra vida, los seres huma­nos y todos los seres vivos depen­de­mos de él, este río no se seca en tiem­pos de verano”, con­clu­ye Héc­tor Choc, auto­ri­dad de la comunidad.

El 29 de octu­bre de 2010 se reali­zó una con­sul­ta comu­ni­ta­ria en el muni­ci­pio de San Miguel Uspan­tán, don­de par­ti­ci­pa­ron 18 mil 772 per­so­nas, de ese núme­ro 18 mil 742 recha­za­ron los mega­pro­yec­tos en la región sin el con­sen­ti­mien­to de las comu­ni­da­des, esta con­sul­ta fue cer­ti­fi­ca­da por la auto­ri­dad muni­ci­pal el 28 de diciem­bre de 2019.

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *