Chi­na. Pre­si­den­te Xi anun­cia nue­vo ciclo de refor­mas para com­ba­tir las des­igual­da­des socia­les en el país y cons­truir la»prosperidad común»

Por Oran­ge Wang y Su-Lin Tan, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2021.

El obje­ti­vo de la «pros­pe­ri­dad común» de Chi­na es dis­tri­buir uni­for­me­men­te la rique­za, mien­tras Xi Jin­ping esta­ble­ce un plan de desa­rro­llo .El pre­si­den­te Xi Jin­ping pre­si­dió el mar­tes una reu­nión del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta para Asun­tos Finan­cie­ros y Económicos

La pros­pe­ri­dad común es fun­da­men­tal para pro­mo­ver el bien­es­tar mien­tras Chi­na se esfuer­za por alcan­zar su obje­ti­vo del segun­do cen­te­na­rio de cons­truir ple­na­men­te un país socia­lis­ta moderno.

El dis­cur­so del Pre­si­den­te Xi Jin­ping se pro­nun­ció en un momen­to en el que Pekín ha pues­to en mar­cha medi­das drás­ti­cas sin pre­ce­den­tes en varios sec­to­res de la eco­no­mía, como la tec­no­lo­gía, la edu­ca­ción en línea y el sec­tor inmo­bi­lia­rio, para hacer fren­te a la cre­cien­te des­igual­dad de ingre­sos, el aumen­to de los nive­les de deu­da y la ralen­ti­za­ción del con­su­mo. Foto: AFP

Chi­na debe orien­tar­se aho­ra hacia un sis­te­ma que se ocu­pe más jus­ta­men­te de los que aún no son ricos, des­pués de que el desa­rro­llo tem­prano de la eco­no­mía nacio­nal saca­ra al país de la pobre­za y crea­ra millo­na­rios, dijo el Pre­si­den­te Xi Jin­ping, expo­nien­do sus pla­nes al defi­nir por pri­me­ra vez la «pros­pe­ri­dad común».

En una reu­nión cla­ve de lide­raz­go eco­nó­mi­co cele­bra­da el mar­tes, los líde­res chi­nos acor­da­ron que Chi­na debe per­se­guir el obje­ti­vo de la lla­ma­da pros­pe­ri­dad común, en la que la gen­te com­par­ta la opor­tu­ni­dad de ser rica, como obje­ti­vo prin­ci­pal para la

pró­xi­ma eta­pa de su desa­rro­llo, al tiem­po que sub­ra­ya­ron la nece­si­dad de una eco­no­mía her­mé­ti­ca que per­mi­ta esa sua­vi­za­ción de la riqueza.

El dis­cur­so no lle­gó a suge­rir un plan de robo a los ricos para dar a los pobres al esti­lo de Robin Hood, sino que abo­gó por una mejor gober­nan­za y un mayor equi­li­brio en la eco­no­mía, cen­trán­do­se en el con­su­mo de base como mul­ti­pli­ca­dor eco­nó­mi­co cla­ve en lugar de las inver­sio­nes inten­si­vas en capi­tal, que han sido popu­la­res en déca­das pasadas.

«Pode­mos per­mi­tir que algu­nos se enri­quez­can pri­me­ro y lue­go guiar y ayu­dar a otros a enri­que­cer­se jun­tos», dicen las notas publi­ca­das por la reu­nión del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta para Asun­tos Finan­cie­ros y Eco­nó­mi­cos pre­si­di­da por Xi.

«Pode­mos apo­yar a los empre­sa­rios ricos que tra­ba­jan duro, ope­ran legal­men­te y han asu­mi­do ries­gos para crear empre­sas… pero tam­bién debe­mos hacer todo lo posi­ble para esta­ble­cer un sis­te­ma de polí­ti­cas públi­cas «cien­tí­fi­co» que per­mi­ta una dis­tri­bu­ción más jus­ta de los ingresos.

«Al mis­mo tiem­po, [el gobierno] debe pro­te­ger y mejo­rar los medios de sub­sis­ten­cia basa­dos en un desa­rro­llo eco­nó­mi­co salu­da­ble con un enfo­que en el for­ta­le­ci­mien­to de un esque­ma de segu­ri­dad uni­ver­sal e inclusivo».

El momen­to del dis­cur­so sus­ci­tó el inte­rés de los obser­va­do­res de Chi­na, tan­to por­que se pro­nun­ció des­pués de que los líde­res chi­nos salie­ran de una des­apa­ri­ción de dos sema­nas de la vis­ta públi­ca para reu­nir­se supues­ta­men­te en el reti­ro cos­te­ro de Bei­daihe, como por­que se dis­cu­tió for­mal­men­te como polí­ti­ca por pri­me­ra vez, des­pués de haber­se dis­cu­ti­do vaga­men­te en el pasado.

Ade­más, se ha pro­du­ci­do en un momen­to en el que Pekín ha pues­to en mar­cha medi­das drás­ti­cas sin pre­ce­den­tes en varios sec­to­res de la eco­no­mía, como la tec­no­lo­gía, la edu­ca­ción en línea y el sec­tor inmo­bi­lia­rio, para hacer fren­te a la cre­cien­te des­igual­dad de ingre­sos, el aumen­to de los nive­les de deu­da y la ralen­ti­za­ción del consumo.

Duran­te la reu­nión, se expu­sie­ron como ejem­plos de cómo podría tener éxi­to el plan cam­bios favo­ra­bles en los impues­tos y los pagos a la segu­ri­dad social para las ren­tas medias, más polí­ti­cas que aumen­ten los ingre­sos de los gru­pos de bajos ingre­sos y medi­das enér­gi­cas con­tra las prác­ti­cas y los vacíos lega­les que pue­dan dar lugar a «ingre­sos ilícitos».

Xi tam­bién pidió la pro­tec­ción de los dere­chos de pro­pie­dad y de la pro­pie­dad intelectual.

Pero la pros­pe­ri­dad común no sólo se apli­ca a los mer­ca­dos finan­cie­ros, sino tam­bién a la vida espi­ri­tual y cul­tu­ral de la socie­dad. Debe exten­der­se a las zonas rura­les y urbanas

y, en par­ti­cu­lar, hay que mejo­rar las infra­es­truc­tu­ras y las con­di­cio­nes de vida en el cam­po, dijo Xi.

Todos los nive­les de gobierno, inclui­das las admi­nis­tra­cio­nes loca­les, deben cola­bo­rar en la for­mu­la­ción de pla­nes para alcan­zar el obje­ti­vo de la pros­pe­ri­dad común, afir­ma­ron los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de la reunión.

Según las notas de la reu­nión, la pros­pe­ri­dad común se des­cri­bió como un medio para «tra­tar ade­cua­da­men­te la rela­ción entre efi­cien­cia y equi­dad». Los líde­res han pedi­do una mejor super­vi­sión finan­cie­ra, al tiem­po que se toman medi­das para cas­ti­gar la corrup­ción finan­cie­ra de acuer­do con los prin­ci­pios del mer­ca­do y el Esta­do de Derecho.

El sis­te­ma de pros­pe­ri­dad común tam­bién fomen­ta la «ter­ce­ra dis­tri­bu­ción», es decir, la crea­ción de opor­tu­ni­da­des para que los gru­pos y las empre­sas de altos ingre­sos devuel­van algo a la socie­dad, entre otras cosas, median­te dona­cio­nes volun­ta­rias y benéficas.

Las polí­ti­cas de segui­mien­to, espe­cial­men­te en rela­ción con los impues­tos, serán fun­da­men­ta­les, según los analistas.

Xiong Yuan, ana­lis­ta jefe de macro­eco­no­mía de Guosheng Secu­ri­ties, dijo que el gobierno podría recor­tar los impues­tos sobre la ren­ta de las per­so­nas físi­cas, aumen­tar los «impues­tos a los ricos», inclui­dos los impues­tos sobre la pro­pie­dad, la heren­cia y las ganan­cias de capi­tal, o intro­du­cir más polí­ti­cas pre­fe­ren­cia­les para los fidei­co­mi­sos de cari­dad y las dona­cio­nes de bien­es­tar público.

Che­tan Ahya, eco­no­mis­ta jefe para Asia de Mor­gan Stan­ley, dijo que pre­via­men­te cual­quier reequi­li­brio en la eco­no­mía ten­dría un pre­cio, ya que un mayor repar­to de los sala­rios ayu­da a los hoga­res, pero afec­ta a los pro­pie­ta­rios del capital.

Sin embar­go, algu­nos seña­la­ron que la medi­da adop­ta­da por Xi el mar­tes indi­ca­ba el deseo del gobierno cen­tral de ejer­cer una fuer­te regu­la­ción en la eco­no­mía que equi­li­bre tan­to el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co como la pre­ven­ción de ries­gos financieros.

La idea de la pros­pe­ri­dad común se remon­ta a la déca­da de 1980, cuan­do el ex líder Deng Xiao­ping plan­teó la visión y dijo que era el obje­ti­vo final en el pro­ce­so de per­mi­tir que algu­nas per­so­nas y regio­nes se enri­que­cie­ran pri­me­ro para ace­le­rar el crecimiento.

Sin embar­go, esta vez los res­pon­sa­bles polí­ti­cos advir­tie­ron que lograr la pros­pe­ri­dad común sería una «tarea lar­ga, ardua y complicada».

Fuen­te: Noti­cias de China

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *