Ecua­dor. Tul­cán, la ciu­dad don­de los migran­tes no pue­den descansar

Por Mayu­ri Cas­tro. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to de 2021.

El muni­ci­pio de la ciu­dad limí­tro­fe con Vene­zue­la creó una orde­nan­za para con­tro­lar el uso de los par­ques y otros espa­cios públi­cos. Eso ha hecho que los migran­tes vene­zo­la­nos que pasan por la ciu­dad ya no pue­dan des­can­sar en esos lugares.

El hijo más peque­ño de Ale­jan­dra*, una migran­te vene­zo­la­na, llo­ra sin con­sue­lo. Tie­ne ham­bre. Ale­jan­dra, de 27 años, lle­va un pan­ta­lón negro des­gas­ta­do y una cha­que­ta de cue­ro negra. El niño se cal­ma cuan­do chu­pa su seno izquier­do. Ella, su espo­so Mai­col de 22 años, y sus tres hijos de uno, dos y cin­co años, son par­te de los más de 12 mil migran­tes vene­zo­la­nos que pasan cada mes por la mon­ta­ño­sa ciu­dad de Tul­cán, fron­te­ri­za con Colom­bia, según las cifras de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de las Migra­cio­nes de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (OIM). Por la cri­sis eco­nó­mi­ca y social de su país, Ale­jan­dra y su fami­lia tuvie­ron que irse de Venezuela. 

Tul­cán es un pun­to de trán­si­to para los migran­tes que tie­nen como des­tino final ciu­da­des más gran­des de Ecua­dor como Gua­ya­quil, Cuen­ca, Man­ta, Amba­to o Qui­to y, para otros paí­ses, como Perú o Chi­le. Pero hace pocos meses, ya no pare­ce una ciu­dad de fron­te­ra por la que van y vie­nen migran­tes. Aho­ra es una ciu­dad silen­cio­sa que amu­ra­lla con rejas sus par­ques, gra­das, puer­tas de edi­fi­cios para que no se con­vier­tan en luga­res de des­can­so de los migran­tes. Los par­ques tie­nen sus ban­cas vacías y ya no se miran torres de male­tas o cobi­jas en el césped. 

En los pri­me­ros días de agos­to visi­té Tul­cán. Los úni­cos gru­pos de migran­tes que había eran los que esta­ban en la ter­mi­nal terres­tre en espe­ra de un bus para seguir su camino. Pero ya no esta­ban en los par­ques como los había vis­to en noviem­bre y diciem­bre de 2020 que tam­bién estu­ve en la ciu­dad. Danny Olme­do, direc­tor de ges­tión y con­trol del Muni­ci­pio de Tul­cán, me dijo que en con­jun­to con los mili­ta­res, la Poli­cía, la Inten­den­cia y la Comi­sa­ría rea­li­zan ope­ra­ti­vos para requi­sar armas o des­alo­jar a los migran­tes que duer­men, secan su ropa, pren­den foga­tas en los par­ques. Lo hacen cum­plien­do una orde­nan­za de julio de 2020 que “bus­ca pre­cau­te­lar el buen uso del espa­cio público”.

venezolanos en Tulcán
Con­cha acús­ti­ca del Par­que Ayo­ra de Tul­cán. Ilus­tra­ción de Andrea Estre­lla para GK.

Los par­ques pue­den ser usa­dos por los migran­tes, dicen las auto­ri­da­des, pero con con­di­cio­nes. La orde­nan­za muni­ci­pal fir­ma­da hace poco más de un año por Cris­tian Bena­vi­des, alcal­de de Tul­cán, se expi­dió para regu­lar el mane­jo, uso y pro­tec­ción de los árbo­les, vive­ro muni­ci­pal, par­ques y áreas ver­des de la ciu­dad. El docu­men­to de 19 pági­nas dice que el muni­ci­pio pre­ten­de regu­lar esos espa­cios para mejo­rar la vida de sus habitantes. 

Antes de la recien­te apli­ca­ción de la orde­nan­za, los gru­pos de migran­tes dor­mían en par­ques o pla­zas, al pie de puer­tas, en gra­das o pasi­llos de edi­fi­cios por­que lue­go de un lar­go reco­rri­do no tenían dine­ro para alqui­lar una habi­ta­ción o no alcan­za­ban a reci­bir la ayu­da que dan las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les internacionales. 

Según Olme­do, lo que hacían los migran­tes eran pro­ble­mas que debían solu­cio­nar. “Noso­tros no nos opo­ne­mos a que esas per­so­nas ven­gan, ocu­pen el espa­cio públi­co, pero siem­pre que no gene­ren daños”, me dijo en una lla­ma­da tele­fó­ni­ca. Las con­di­cio­nes —más bien, las prohi­bi­cio­nes— que esta­ble­ce la orde­nan­za son vein­ti­dós. Cua­tro de esas son la prohi­bi­ción de encen­der fue­go en luga­res no auto­ri­za­dos, la prohi­bi­ción de ten­der ropa en los par­ques o áreas ver­des, y de per­noc­tar en esos espa­cios. Solo se pue­de dor­mir allí en caso de fenó­me­nos natu­ra­les. Tam­bién está prohi­bi­do reco­ger agua de las pile­tas para bañar­se, lavar u otras actividades. 

Para Tul­cán, una ciu­dad que ha reci­bi­do migran­tes colom­bia­nos por déca­das que huían de la vio­len­cia del con­flic­to arma­do, la migra­ción vene­zo­la­na es el des­bor­da­mien­to de un río en pleno invierno. 

Y la inun­da­ción pare­ce incon­tro­la­ble cuan­do esos migran­tes son pobres y sus pocas male­tas son lo úni­co que traen a Ecua­dor, por lo que son recha­za­dos o dis­cri­mi­na­dos. Eso es a lo que Ade­la Cor­ti­na, filó­so­fa espa­ño­la acu­ñó como apo­ro­fo­bia, que es “la fobia o recha­zo hacia las per­so­nas pobres o des­fa­vo­re­ci­das”. Apli­car la orde­nan­za más que orde­nar la ciu­dad, hace que la migra­ción se escon­da bajo la alfom­bra. Y pare­ce que lo que lla­ma­ban pro­ble­ma —dema­sia­dos migran­tes dur­mien­do en los espa­cios públi­cos— ya se solu­cio­nó. La ver­dad es que la ciu­dad no ha crea­do espa­cios alter­na­ti­vos para que los migran­tes de paso pue­dan des­can­sar y seguir su camino. Las auto­ri­da­des muni­ci­pa­les dicen que han cedi­do espa­cios en la entra­da nor­te de la ciu­dad para que las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les pon­gan duchas o baños, y tam­bién han hecho con­ve­nios para aten­der a los migran­tes en refu­gios pero pare­ce que no da abasto. 

Una llu­via inten­sa y per­ma­nen­te se ave­ci­na una maña­na de agos­to. Es una ima­gen coti­dia­na del cie­lo de Tul­cán. Ale­jan­dra y su fami­lia no saben lo que dice la orde­nan­za muni­ci­pal, por eso, cuan­do los cono­cí lle­va­ban cua­tro días dur­mien­do bajo un arco de una pile­ta vacía del par­que Ayo­ra, uno de los más gran­des de la ciudad. 

Ale­jan­dra me con­tó que muy tem­prano dobla­ron su cobi­ja vino­tin­ta para evi­tar que los poli­cías les pidan que se vayan del par­que por­que la noche ante­rior los des­alo­ja­ron del por­tal de un mer­ca­do. “Ha sido duro, hace mucho frío, esta­mos sin comer”, me dijo con su voz des­bor­da­da de tris­te­za. Ale­jan­dra, Mai­col y sus tres hijos tenían los labios agrie­ta­dos por las tem­pe­ra­tu­ras hela­das de Tulcán. 

§

Tul­cán ha sido una ciu­dad aco­ge­do­ra y cáli­da con los extran­je­ros pero lue­go del éxo­do vene­zo­lano que se inten­si­fi­có en 2018 es una ciu­dad ago­ta­da, una ciu­dad que ya no quie­re ver una cri­sis eco­nó­mi­ca empu­jan­do las pesa­das male­tas de más de 432 mil vene­zo­la­nos que han lle­ga­do a Ecua­dor —para que­dar­se, o de paso— des­de febre­ro de 2018 has­ta julio de 2021. 

Olme­do me dijo que los ope­ra­ti­vos y los des­alo­jos que hacen en los par­ques de Tul­cán son para man­te­ner el orden y la segu­ri­dad. La con­cha acús­ti­ca, un espa­cio para even­tos musi­ca­les, está cer­ca­da, de acuer­do a un infor­me de segu­ri­dad de la Poli­cía Nacio­nal y el ECU 9−1−1, según Olme­do. “La comen­za­ron a tomar como hotel, había gen­te que cobra­ba por estar ahí”, me dijo Danny Olme­do, direc­tor de ges­tión y con­trol del muni­ci­pio. “El pro­ble­ma, en reali­dad, es la fal­ta de una polí­ti­ca públi­ca a lar­go pla­zo”, me dijo Kari­na Sar­mien­to, exper­ta en migra­cio­nes. Sar­mien­to dijo que si los migran­tes duer­men en la con­cha acús­ti­ca, hacen foga­tas o tien­den su ropa en los par­ques es por­que es evi­den­te que no están sien­do aten­di­dos por el gobierno de Ecuador. 

A Tul­cán como ciu­dad de fron­te­ra, le toca un fuer­te tra­ba­jo, aun­que entre sus com­pe­ten­cias no está aten­der a los migran­tes, su reac­ción debe­ría ser de pro­tec­ción y no de rechazo. 

La ima­gen de los vene­zo­la­nos con ropa des­gas­ta­da o envuel­tos en cobi­jas, chom­pas y gorras en Tul­cán, como la fami­lia de Ale­jan­dra, ya no sor­pren­de, ya no con­mue­ve. La orde­nan­za muni­ci­pal sobre el correc­to uso del espa­cio públi­co es una for­ma de eva­dir el pro­ble­ma, hace que migran­tes que pasa­ban por el cen­tro de la ciu­dad aho­ra se aglo­me­ren en sus afue­ras, tra­tan­do de bus­car un espa­cio para descansar. 

Es cier­to que el Muni­ci­pio por sí solo no pue­de aten­der a la migra­ción, y por eso las oene­gés nacio­na­les e inter­na­cio­na­les tra­ba­jan en dar la aten­ción pero se ve que no es sufi­cien­te. Por lo que el gobierno nacio­nal debe asu­mir la aten­ción a los migran­tes. Ecua­dor podría ser un ejem­plo para Amé­ri­ca Lati­na sobre la aten­ción a ellos por­que sí tie­ne pre­su­pues­to, dice Sar­mien­to, pero por esas medi­das de con­trol como la orde­nan­za muni­ci­pal de Tul­cán, está lejos de serlo. 

Ale­jan­dra y Mai­col me con­ta­ron que iban a pedir ayu­da en las oene­gés para pagar la ren­ta de un cuar­to y no tener que dor­mir en la calle. Su plan es que­dar­se en Tul­cán, “que­re­mos que nues­tros hijos pue­dan tener un futu­ro, pue­dan estu­diar, pue­dan tener las tres comi­das al día, en Vene­zue­la es duro”, me res­pon­dió Mai­col, cuan­do le pre­gun­té cuál era su sueño. 

Fuen­te: Rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *