Afga­nis­tán. Se ace­le­ra la decli­na­ción del impe­rio tras fuer­te gol­pe en el table­ro global

Por Eduar­do Luci­ta*, Resu­men Medio Orien­te, 27 de agos­to de 2021.

La derro­ta de EEUU en Afga­nis­tán agu­di­za la cri­sis de la socie­dad esta­dou­ni­den­se y le da cen­tra­li­dad a la decli­na­ción del impe­rio en favor de Chi­na y Rusia.

La deci­sión de Joe Biden de ace­le­rar la reti­ra­da de las tro­pas en Afga­nis­tán ter­mi­nó en una ver­da­de­ra deba­cle. Nume­ro­sos ana­lis­tas equi­pa­ran esta derro­ta con la sufri­da por EEUU en Viet­nam. Tal vez resul­te una mira­da algo super­fi­cial pues pasa por alto que esta derro­ta es esen­cial­men­te polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca más que mili­tar. Para el aca­dé­mi­co liba­nés Gil­bert Ach­car, «las fuer­zas sud­viet­na­mi­tas eran mucho más sóli­das que las del gobierno afgano, que logra­ron resis­tir duran­te dos años la ofen­si­va de las fuer­zas comu­nis­tas que el pro­pio EEUU fue inca­paz de derro­tar y que con­ta­ban con un apo­yo inter­na­cio­nal y regio­nal mucho mayor del que jamás han teni­do los tali­bán».
Tan­to el ejér­ci­to como la poli­cía afga­na, orga­ni­za­dos y equi­pa­dos con arma­men­to por EEUU nun­ca mos­tra­ron mayor dis­po­si­ción a la lucha y sufrie­ron la corrup­te­la de un régi­men arti­fi­cial orga­ni­za­do des­de arri­ba. Hay indi­cios de que estu­vie­ron infil­tra­dos des­de sus ini­cios. Todo expli­ca­ría por­que se des­mo­ro­na­ron tan rápi­do fren­te al talibán.

20 años después.

La ofen­si­va de EEUU, lan­za­da como res­pues­ta a los aten­ta­dos del 11‑S del 2001 con la excu­sa de com­ba­tir el terro­ris­mo y «libe­rar al país» (en reali­dad ocul­ta­ba una estra­te­gia impe­rial para posi­cio­nar­se en Asia Cen­tral) tuvo tam­bién un con­te­ni­do de key­ne­sia­nis­mo de gue­rra ayu­dan­do a recu­pe­rar una eco­no­mía en rece­sión (impor­tan­cia eco­nó­mi­ca del com­ple­jo militar/​industrial). Se da la para­do­ja que la actual derro­ta ocu­rre cuan­do la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se ha recu­pe­ra­do su lugar en el mun­do glo­ba­li­za­do. Está en fran­ca expan­sión (+7% esti­ma­do para este año) y arras­tran­do, jun­to con la chi­na (+8.5%), a la eco­no­mía mun­dial.
Dos déca­das des­pués los obje­ti­vos de ter­mi­nar con el tali­bán, de cons­truir una fuer­za mili­tar afga­na y for­jar un Esta­do nacio­nal «moderno» que­da­ron solo en enun­cia­dos. El fra­ca­so es en toda la línea y el poder ha vuel­to a manos de quie­nes lo deten­ta­ban 20 años atrás.
Dimen­sión de la derro­ta.
La derro­ta sacu­de el table­ro inter­na­cio­nal. Es que Afga­nis­tán está ubi­ca­do en el cora­zón del Asia, su impor­tan­cia estra­té­gi­ca devie­ne de ser pun­to de encuen­tro entre Eura­sia, Asia Cen­tral, Chi­na, India y el Orien­te Pró­xi­mo; de sus fron­te­ras con Pakis­tán, Irán y Chi­na y de su cer­ca­nía con varias poten­cias nuclea­res. Ade­más terri­to­rio estra­té­gi­co para el paso de oleo­duc­tos y gaso­duc­tos. Su prin­ci­pal acti­vi­dad es la agri­cul­tu­ra, aun­que solo el 5% de su tie­rra es cul­ti­va­ble (uno de los mayo­res pro­duc­to­res mun­dia­les de opio, que se extrae de cul­ti­vos ubi­ca­dos en zonas domi­na­das por los tali­ba­nes más radi­ca­li­za­dos y son su fuen­te de finan­cia­mien­to). Pero su terri­to­rio tam­bién con­tie­ne petró­leo, gas, hie­rro y oro, y sobre todo cobal­to y litio (esen­cia­les para la nue­va era tec­no­ló­gi­ca) lo que le otor­ga gran rele­van­cia para las poten­cias mun­dia­les.
Esta derro­ta pue­de ser un pun­to de infle­xión. Por un lado colo­ca a EEUU en su momen­to de mayor decli­na­ción fren­te a Chi­na en su dispu­ta estra­té­gi­ca y en para­le­lo dete­rio­ra las rela­cio­nes con las poten­cias euro­peas que Joe Biden esta­ba tra­tan­do de recu­pe­rar lue­go de los des­tra­tos de Donald Trump. Por el otro agu­di­za las con­tra­dic­cio­nes inter­nas en la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, inclu­so los demó­cra­tas podrían per­der las elec­cio­nes de medio camino el año que vie­ne en ambas cáma­ras (en dipu­tados tie­nen una débil mayo­ría de 8 ban­cas, mien­tras que en sena­do­res están empa­ta­dos). Adi­cio­nal­men­te des­co­lo­ca a la comu­ni­dad atlán­ti­ca y a la OTAN, que se ali­nea­ron con EEUU y coor­ga­ni­za­ron la «Ope­ra­ción Liber­tad Dura­de­ra». La reti­ra­da anti­ci­pa­da y uni­la­te­ral de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses sin avi­so a los euro­peos intro­du­ce nue­vos ele­men­tos de cri­sis en el blo­que mien­tras aumen­ta el des­cré­di­to de la diri­gen­cia polí­ti­ca, que alcan­za­ría a la ale­ma­na Ange­la Mer­kel (su par­ti­do podría per­der las pró­xi­mas elec­cio­nes, inclu­so ya se está hablan­do de un gobierno de coa­li­ción). Debe medir­se tam­bién el impac­to que el regre­so de los tali­ba­nes ten­drá en el mun­do islá­mi­co, espe­cial­men­te en Pakis­tán, Yer­mén, Siria, Soma­lia y en algu­nas nacio­nes de la ex URSS.

Con la OTAN reti­ran­do tam­bién sus tro­pas el pro­ta­go­nis­mo pasa a Rusia, Irán, Pakis­tán, que vive el triun­fo como pro­pio, y espe­cial­men­te a Chi­na que se ha con­ver­ti­do en el gran inter­lo­cu­tor con los tali­ba­nes. En julio pasa­do una dele­ga­ción visi­tó la Repú­bli­ca Popu­lar, se com­pro­me­tie­ron a que no vol­ve­rían a ser refu­gio y base de ata­ques de gru­pos tipo Al Qae­da, tam­bién incur­sio­na­ron en temas comer­cia­les y de inver­sión. Afga­nis­tán nece­si­ta recons­truir y cons­truir infra­es­truc­tu­ra que per­mi­ta inte­grar las dis­tin­tas zonas del país hoy inco­mu­ni­ca­das (lo que favo­re­ce a los seño­res de la gue­rra loca­les fren­te a la cen­tra­li­dad frus­tra­da de Kabul). En tan­to que Chi­na ve ahí la posi­bi­li­dad de exten­der la Nue­va Ruta de la Seda, que así que­da­ría a las puer­tas de India, has­ta aho­ra renuen­te a inte­grar­se al pro­yec­to.
Todo suce­de cuan­do no es de des­car­tar una nue­va ola de refu­gia­dos (esti­ma­da en 3.5 millo­nes de per­so­nas), que Euro­pa no está dis­pues­ta a reci­bir sino en cuen­ta gotas, mien­tras que Tur­quía sí y ganar así pres­ti­gio internacional.

Tiem­po de incer­ti­dum­bres.
El triun­fo de los tali­ba­nes y la segun­da gran derro­ta de EEUU han pues­to en movi­mien­to las prin­ci­pa­les pie­zas del table­ro glo­bal. Sus efec­tos serán dura­de­ros y se verán a futu­ro. ¿Qué impli­can­cias estra­té­gi­cas ten­drán? ¿Los que regre­san al poder serán los mis­mos que lo per­die­ron en el 2001? ¿El reco­no­ci­mien­to de Chi­na y Tur­quía los legi­ti­ma? ¿Afga­nis­tán se con­su­mi­rá en una nue­va gue­rra civil como en los ini­cios de los ’90 o los triun­fa­do­res logra­ran un man­do uni­fi­ca­do que con­ten­ga y dis­ci­pli­ne a las diver­sas tri­bus, etnias y al ISIS local? (los recien­tes aten­ta­dos en las cer­ca­nías del aero­puer­to de Kabul y las demo­ras en for­mar gobierno no son bue­nas seña­les) ¿Las muje­res man­ten­drán lo poco alcan­za­do en estos años en los cen­tros urba­nos, no así en el inte­rior. Logra­ran for­jar un movi­mien­to que las libe­re de tan­ta opre­sión y atra­so, cuan­do de algu­na for­ma han sido alia­das del inva­sor que les ofre­cía mejo­res con­di­cio­nes de vida y exis­ten­cia)
La decli­na­ción de EEUU ha avan­za­do varios casi­lle­ros y esto abre nume­ro­sos interrogantes.

*Inte­gran­te del colec­ti­vo EDI (Eco­no­mis­tas de Izquierda).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *