Sáha­ra Occi­den­tal. Fat­ma Moha­med Salem pide apo­yo inter­na­cio­nal para que se resuel­va el con­flic­to en paz

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 26 de agos­to de 2021

El Sáha­ra Occi­den­tal es la últi­ma colo­nia en Afri­ca. Actual­men­te en gue­rra con el inva­sor Marrue­cos. El saha­raui es un pue­blo pací­fi­co y hos­pi­ta­la­rio que lle­va mas de 45 años sopor­tan­do vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes del inva­sor marro­quí, y lucha por su inde­pen­den­cia den­tro de los pue­blos afri­ca­nos. Estu­vi­mos char­lan­do para nues­tro pro­gra­ma radial, con la dele­ga­da del Fren­te Poli­sa­rio en Mur­cia, Esta­do espa­ñol, Fat­ma Moha­med Salem. Ella for­ma par­te de la pobla­ción que salió huyen­do en el 1975 de su tie­rra en el Sáha­ra Occi­den­tal para sal­var la vida, ante la inva­sión marro­quí y la hui­da del colo­ni­za­dor espa­ñol. Ha vivi­do des­de enton­ces en los Cam­pa­men­tos de las y los Refu­gia­dos en Tin­duf, al sur de Arge­lia. Estu­dió en Cuba, como tan­tas y tan­tos saha­rauis, y aho­ra cum­ple misión en Murcia.

-¿Cómo ves la situa­ción, pri­me­ro en este momen­to de la mujer saha­raui, en medio de la gue­rra con­tra Marrue­cos. Pri­me­ro, la mujer que está resis­tien­do en los terri­to­rios ocu­pa­dos, que está repri­mi­da, que está sien­do ata­ca­da; y lue­go tam­bién la mujer que está resis­tien­do en el sur de Arge­lia, en Tin­duf, vivien­do en ese desier­to de cli­ma tan ári­do y en esas car­pas don­de la vida es tan dura.

En pri­mer lugar, qui­sie­ra trans­mi­tir mis mayo­res agra­de­ci­mien­tos por dar­nos la opor­tu­ni­dad de dar voz de la mujer saha­raui en vues­tro país y en don­de pue­da lle­gar esa voz. Gra­cias por vues­tra soli­da­ri­dad incon­di­cio­nal, como siem­pre.
Hablan­do de la mujer saha­raui, pre­fie­ro hablar pri­me­ro de la mujer en las zonas ocu­pa­das, por­que son ellas las que están en la boca del lobo. Son ellas las que están bajo domi­nio, tor­tu­ra y veja­cio­nes del agre­sor y ocu­pan­te ile­gal del Saha­ra Occi­den­tal, que es Marrue­cos.
La mujer saha­raui ha demos­tra­do una vez más, su valen­tía, sus prin­ci­pios, sus valo­res, tenien­do en cuen­ta toda difi­cul­tad, toda pre­sión, todo tipo de tor­tu­ras y veja­cio­nes. Ahí tene­mos un ejem­plo actual, des­gra­cia­da­men­te, de Sul­ta­na Kha­ya, la acti­vis­ta saha­raui que lle­va meses bajo tor­tu­ra y veja­cio­nes dia­ria­men­te, sabien­do de ante­mano que se está gra­ban­do y se está difun­dien­do a nivel inter­na­cio­nal todo lo que le están hacien­do. Y lo que más me extra­ña y me due­le como mujer saha­raui, es la opi­nión inter­na­cio­nal de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, que no han toma­do car­tas en el asun­to. Esto es incom­pren­si­ble, y des­de aquí lo quie­ro denun­ciar, por­que es algo incon­ce­bi­ble. Las vigi­lan las 24 hs. del día, y a cada rato entran y las tor­tu­ran. Ella está con­tan­do todo lo que se vive en las zonas ocu­pa­das. Ella lucha como cual­quier saha­raui por el mero hecho de pedir por el pro­ble­ma del Sáha­ra, para que se aca­be esa ocu­pa­ción ile­gal y se cele­bre un refe­rén­dum. Noso­tros, des­de aquí, des­de Espa­ña, enten­de­mos que des­gra­cia­da­men­te el gobierno espa­ñol siem­pre ha sido un apo­yo a Marrue­cos. Es incon­ce­bi­ble, pero es com­pren­si­ble tam­bién. Pero lo que no entien­do son las otras orga­ni­za­cio­nes que no han hecho nada que pue­da fre­nar esa tor­tu­ra a la fami­lia de Kha­ya, en con­cre­to. Esa fami­lia es un ejem­plo, y es una lla­ma­da de aten­ción de lo que se vive coti­dia­na­men­te en las zonas ocu­pa­das. Allá no pue­den hacer una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca y pedir una solu­ción para el con­flic­to del Sáha­ra. Ellos no tie­nen armas. Ellos no están hacien­do nada del otro mun­do, sal­vo defen­der y pedir nues­tro dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción, y denun­ciar todo lo que se está come­tien­do de tor­tu­ras y de todo tipo de pre­sión a la pobla­ción saha­raui en las zonas ocu­pa­das. Des­de aquí quie­ro denun­ciar­lo y quie­ro pedir apo­yo, para que se sol­ven­te el pro­ble­ma de Sáha­ra, pero sobre todo, la vio­la­ción de dere­chos huma­nos: lo que están sufrien­do las que no apa­re­cen en los videos y las que nadie sabe de ellas, me refie­ro a la pren­sa inter­na­cio­nal. Irrum­pen en casa dia­ria­men­te, de noche, vio­lan a chi­cas, y les da igual si son jóve­nes, si son mayo­res, si están emba­ra­za­das, si están enfer­mas. No les impor­ta. Tan­to a muje­res como a hom­bres, pero en este caso hablo de las muje­res saha­rauis, que están muy opri­mi­das y tor­tu­ra­das en las zonas ocupadas.

Sul­ta­na Kha­ya, apre­sa­da en su casa en terri­to­rio ocu­pa­do y tor­tu­ra­da por las fuer­zas repre­so­ras marroquíes
  • Que­ría hablar un poco más de Sul­ta­na. Ella hace unos meses fue dete­ni­da por Marrue­cos. Como vos decís, fue tor­tu­ra­da. Ella ya venía de una mani­fes­ta­ción ante­rior en la que la habían heri­do en un ojo; y ade­más está ence­rra­da en su casa, por­que eso hay que dejar­lo en cla­ro, es una medi­da que toma el ocu­pan­te marro­quí para ence­rrar a Sul­ta­na con su fami­lia, y ade­más la casa de Sul­ta­na era un lugar de reu­nión, de resis­ten­cia. Enton­ces eso que vos estás con­tan­do está sien­do direc­ta­men­te en la casa de ella. Eso hay que acla­rar­lo por­que no se cono­ce bien.

-Eso es un mon­tón de veces, pero esta vez la tie­nen en su casa. No pue­den salir ni a tirar la basu­ra, con esto te lo digo todo. Esto es algo que nun­ca habían hecho con nadie, pero ella supo apro­ve­char la oca­sión y des­de su casa hacer la denun­cia de lo que está pasan­do en las zonas ocu­pa­das. Todas aquí, al nivel de Espa­ña, noso­tros lo hace­mos lle­gar a todas las aso­cia­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, ins­ti­tu­cio­nes y demás, pero no dio nin­gún resul­ta­do has­ta el momen­to.
A ella y su fami­lia la han agre­di­do sexual­men­te, se ha gra­ba­do todo lo que le han hecho: la han tor­tu­ra­do, le han heri­do, ha per­di­do un ojo, y aho­ra el otro, con tan­ta pali­za que le han dado está tam­bién resen­ti­do. Y es una situa­ción fren­te a la que nos sen­ti­mos impo­ten­tes por­que no pode­mos hacer más de lo que esta­mos hacien­do. Pero yo digo que en Lati­noa­mé­ri­ca sí que dais voz, pero Espa­ña, que es el país que por cul­pa (y lo digo aquí en voz alta) de Espa­ña, por no hacer una des­co­lo­ni­za­ción como toca a Sáha­ra Occi­den­tal; y por no tomar car­tas en el asun­to con tan­tas reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Uni­das, don­de se ha apro­ba­do una reso­lu­ción para que se cele­bre un refe­rén­dum, ¿Por qué no jue­ga un papel neu­tral, el papel que les toca?
Eso que nos dicen a noso­tros los repre­sen­tan­tes del Fren­te Poli­sa­rio, todos los polí­ti­cos: “Noso­tros tene­mos una deu­da pen­dien­te con voso­tros, por­que ya pasó dema­sia­do tiem­po para sal­dar esa deu­da”. Yo no digo que rom­pan sus rela­cio­nes con Marrue­cos, no es nues­tro obje­ti­vo. Ni rela­cio­nes polí­ti­cas, ni geo­grá­fi­cas, ni eco­nó­mi­cas. Sim­ple­men­te jugar un papel neu­tral ver­da­de­ra­men­te, y defen­der las reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Uni­das.
Pues has­ta el momen­to no han sido capa­ces. ¿Por qué? Esa es la pre­gun­ta del millón.

-Sí, hay muchos intereses.

-Tene­mos tam­bién que decir que a nivel de la socie­dad civil y de las aso­cia­cio­nes, tene­mos aquí en Espa­ña un apo­yo abso­lu­to. Las cosas como son. Los polí­ti­cos, te ten­go que decir que cuan­do están en la opo­si­ción, lo entien­den todo, nos apo­yan y demás, y cuan­do están en las elec­cio­nes, y una vez que salen gana­do­res, todo cam­bia y apo­yan a Marrue­cos. Has­ta el momen­to es así, y es algo que noso­tros no logra­mos enten­der, por­que si son intere­ses eco­nó­mi­cos o geo­grá­fi­cos, los ten­drían mejor con los saha­rauis por mil y una razo­nes que nos unen.

Cam­pa­men­tos de Refu­giadxs en Tinduf

-En 1975, cuan­do real­men­te ten­dría que haber habi­do esa des­co­lo­ni­za­ción; cuan­do Espa­ña se va por­que empie­za la lucha del Fren­te Poli­sa­rio por la libe­ra­ción, y huye. Tan­tas, tan­tas fami­lias huyen de la inva­sión, y se refu­gian en Tin­duf, en el sur de Arge­lia, en los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos y refu­gia­das. Allá las muje­res jue­gan un papel fun­da­men­tal. Han con­se­gui­do crear ver­da­de­ra comu­ni­dad orga­ni­za­da. Uste­des, las muje­res saha­rauis, for­ma­ron las Wila­yas, que son las pro­vin­cias, como en su país de ori­gen. For­ma­ron la orga­ni­za­ción, la polí­ti­ca, la eco­no­mía, la cul­tu­ra. Cuén­ta­nos un poco des­de ahí, esa impor­tan­cia a la hora de cons­truir, por­que los hom­bres estu­vie­ron en la gue­rra por muchos años.

  • A ver, te cuen­to. Des­de el 14 de noviem­bre del 75, cuan­do el pue­blo saha­raui nos hemos vis­to, de la noche a la maña­na, con la inva­sión marro­quí, salió gra­na par­te de la pobla­ción huyen­do hacia el país más cer­cano que es Arge­lia. Nos aco­gió en las fron­te­ras con el Sáha­ra, en un terri­to­rio que se lla­ma Leh­me­de (desier­to) que en ára­be quie­re decir “ay, qué fuer­te”. En verano es inso­por­ta­ble: 60º bajo som­bra, y en invierno tam­bién, un frío muy fuer­te. Es un desier­to ári­do don­de casi nun­ca llue­ve y no hay vege­ta­ción algu­na, y es llano, tam­po­co hay mon­ta­ñas como para que se pro­duz­can llu­vias, o algu­na vege­ta­ción.
    Los cam­pa­men­tos se mon­ta­ron con Wila­yas, que quie­re decir “pro­vin­cias”, que tie­nen sus muni­ci­pios o dai­ras. La Wila­ya de El Aiún, por ejem­plo, que es la capi­tal del Sáha­ra, tie­ne sie­te muni­ci­pios, que son los pue­blos de alre­de­dor. Des­pués la Sma­ra, y así suce­si­va­men­te.
    Hemos orga­ni­za­do los cam­pa­men­tos lle­van­do los nom­bres de nues­tras ciu­da­des, pero tam­bién están orga­ni­za­dos polí­ti­ca­men­te y admi­nis­tra­ti­va­men­te. Cada cam­pa­men­to tie­ne el Comi­té de salud, el Comi­té de edu­ca­ción, el Comi­té de sani­dad, el Comi­té de jus­ti­cia y el Comi­té de cul­tu­ra. Todos los habi­tan­tes de cada muni­ci­pio per­te­ne­cen a un comi­té de estos. Lue­go están las célu­las polí­ti­cas, que se com­po­nen de 11 per­so­nas. Eso para tra­tar el tema polí­ti­co.
    El de edu­ca­ción se dedi­ca a tra­tar el tema de la edu­ca­ción de los niños y niñas, que son las muje­res que impar­ten char­las a toda la pobla­ción de la dai­ra, hablan­do de la impor­tan­cia de la edu­ca­ción. Y tam­bién men­ta­li­zar a las per­so­nas de que sus hijos deben de estu­diar, deben de tener un futu­ro. Hay que tener en cuen­ta de que la pobla­ción saha­raui en el 76 éra­mos una mez­cla: los que vivían en El Aiún, los que vivían en Bucraa, los que vivían en Daj­la, y los que eran nóma­das. No todo el mun­do tenía la mis­ma men­ta­li­dad, ni la mis­ma pre­pa­ra­ción cul­tu­ral.
    Los cam­pa­men­tos sólo fun­cio­nan por muje­res, son las alcal­de­sas, las con­ce­ja­las, las doc­to­ras, las maes­tras… Muje­res que empe­za­ron sola­men­te con la volun­tad, no esta­ban tam­po­co pre­pa­ra­das. Yo digo, soy una mujer saha­raui, pero tam­po­co quie­ro col­gar­me tan­tas meda­llas cuan­do sé, de ante­mano, que fue el Fren­te Poli­sa­rio quien dio esa opor­tu­ni­dad y esa impor­tan­cia a la mujer saha­raui.
    El gobierno saha­raui es quien for­mó a la mujer saha­raui, y la pre­pa­ró para que pue­da lle­var la vida civil toda en los cam­pa­men­tos, y admi­nis­tra­ti­va y polí­ti­ca­men­te, y para pre­pa­rar­la para el futu­ro.
    En mi caso, yo salí con 13 años des­de el Sáha­ra Occi­den­tal, y ejer­cí de enfer­me­ra sien­do una niña. Sien­do peque­ña, he vis­to niños de mi edad morir, y los he tra­ta­do. Me lla­ma­ron por­que habla­ron con mi abue­la, por­que yo sabía leer y escri­bir, por­que iba al cole­gio en el Sáha­ra, y los enfer­me­ros que había en mi dai­ra sólo habla­ban fran­cés. Venían de Arge­lia, de Mau­ri­ta­nia, y los medi­ca­men­tos esta­ban en cas­te­llano; enton­ces yo les leía, de entra­da, cuan­do empe­cé, las indi­ca­cio­nes de cada medi­ca­men­to. Lue­go empe­za­ba a curar una heri­da, lue­go a dar un jara­be, lue­go a inyec­tar y así has­ta el 79, que me man­da­ron a estu­diar a Cuba, con muchas chi­cas y chi­cos de mi gene­ra­ción. Nos hemos for­ma­dos miles y miles de saha­rauis, hemos hecho nues­tras carre­ras en Cuba. Y gra­cias a Cuba se man­tie­ne el cas­te­llano como segun­do idio­ma. Sin embar­go, no pode­mos decir eso de Espa­ña, que es la que debe­ría guar­dar ese tema de edu­ca­ción e idio­ma espa­ñol en Áfri­ca. Ha sido Cuba. Gra­cias a Cuba nos hemos for­ma­do muchí­si­ma, muchí­si­ma pobla­ción saha­raui, Arge­lia tam­bién y en Libia.
    La mujer saha­raui yo digo que somos unas pri­vi­le­gia­das por­que pode­mos luchar y alzar la voz sin nin­gún temor y sin nin­gún peli­gro, cosa que no suce­de en el Sáha­ra ocu­pa­do. Noso­tras sí pode­mos hacer­lo libre­men­te, tan­to en los cam­pa­men­tos como en el extran­je­ro.
    Hoy día la mujer saha­raui es tam­bién par­la­men­ta­ria, las hay minis­tras, en cada ins­ti­tu­ción, den­tro del gobierno saha­raui, en asun­tos exte­rio­res. Pero con todo ello no digo que hemos lle­ga­do a lo más alto. Cla­ro que no. No hay que olvi­dar que tam­bién somos un país ára­be musul­mán, y hay, por supues­to, machis­mo. Machis­mo lo hay en todos los sitios, y en el Sáha­ra igual. Aun­que, y tam­bién ten­go que decir que no lo hemos con­se­gui­do noso­tras, sino que for­ma par­te de nues­tra cul­tu­ra de la mujer saha­raui, de nues­tras abue­las y bisa­bue­las, que siem­pre han teni­do en la socie­dad voz y voto. Siem­pre han teni­do mucha impor­tan­cia. Por ejem­plo, te digo: un hom­bre saha­raui no pue­de alzar­le la voz a una mujer, y menos la mano, por­que es repu­dia­do por la socie­dad com­ple­ta. Es el feo más gran­de que pue­de tener un hom­bre. Pero eso no lo hemos con­se­gui­do sólo noso­tras, es nues­tra cul­tu­ra. El hom­bre tie­ne que dar mucha impor­tan­cia a la mujer, sabes? Y mira que nues­tras socie­da­des tie­nen una mez­cla increí­ble: tene­mos men­ta­li­dad lati­no­ame­ri­ca­na, por­que hemos estu­dia­do allá; otros tie­nen men­ta­li­dad ára­be de Libia, de Arge­lia, de Espa­ña, de todos los sitios. Hay una mez­cla de cul­tu­ras, pero tam­bién cuan­do vuel­ves y estás en tu socie­dad, te das cuen­ta, y uti­li­zas aque­llo que sir­ve a nues­tra sociedad.
Cam­pa­men­tos de Refugiadxs

-Estu­vi­mos con otras perio­dis­tas para hacer un repor­ta­je sobre la mujer saha­raui en 1983, en los cam­pa­men­tos. Jus­to en ple­na gue­rra. Ahí pudi­mos ver que todas eran muje­res, sola­men­te tres varo­nes. Vimos la vida dura de los cam­pa­men­tos, por­que ade­más de los tra­ba­jos que tenían: todos esos tra­ba­jos que has dicho, todas esas comi­sio­nes, cul­tu­ra, edu­ca­ción, socie­dad, eco­no­mía (que yo pen­sa­ba “esto es socia­lis­mo”, se repar­tía todo, todo es por igual, por­que se repar­ten las reme­sas que lle­gan de ayu­da y los tra­ba­jos tam­bién); vi tam­bién que ese desier­to tan duro, obli­ga­ba a las muje­res a hacer doble o tri­ple tra­ba­jo. Eso es lo que me impac­tó tan­to. Me emo­cio­na­ba ver a las muje­res saha­rauis siem­pre con ese áni­mo y sen­ti­do del humor.

  • Mira, cada mujer, apar­te del tra­ba­jo que he dicho de las comi­sio­nes, de infra­es­truc­tu­ra y demás, hay que tener en cuen­ta que somos las madres, espo­sas, amas de casa y tra­ba­ja­do­ras, en unas con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas. El agua hay que traer­la en un hora­rio, lo que te per­te­ne­ce de litros de agua, tie­nes que lavar la ropa de los niños, tie­nes que dejar tu jai­ma (car­pa) en orden toda lim­pia, por­que des­pués pasa el comi­té de sani­dad a ins­pec­cio­nar todas las jai­mas por si hay sucie­dad, para com­ba­tir todas esas enfer­me­da­des. Tie­nes que hacer tu tra­ba­jo y venir a tiem­po para hacer la comi­da. Y la comi­da, ¿qué es? Es la que se repar­te.
    Noso­tros ahí no pro­du­ci­mos nada por­que es un desier­to ári­do. Sólo depen­de­mos de la ayu­da inter­na­cio­nal huma­ni­ta­ria. Vie­ne men­sual­men­te, y la comi­da no es como lo que yo veo en la tele­vi­sión en otros paí­ses, don­de, des­gra­cia­da­men­te, hay refu­gia­dos que se pelean delan­te de los camio­nes para coger algo de comi­da. No, no. El comi­té de eco­no­mía son los que se encar­gan de reci­bir todo el car­ga­men­to y repar­tir­lo. Ya hay un archi­vo y una ofi­ci­na, don­de están todas las fami­lias con sus miem­bros: “Fat­ma tie­ne dos hijos, Fula­ni­to y Men­ga­ni­to, con fecha de naci­mien­to…” Saben dón­de vivo, nos cono­ce­mos todos.
    Hay una orga­ni­za­ción admi­nis­tra­ti­va, y se repar­te por igual. Lue­go, si yo reci­bo visi­tas o vuel­vo con algo espe­cial de Espa­ña, por supues­to que repar­to con mis ami­gas y mis veci­nos. Usted ha esta­do en los cam­pa­men­tos, y lo habrá vis­to. Y los que tie­nen más man­tas, y vie­nen visi­tas, lle­van man­tas de los veci­nos. O col­cho­nes, si tie­nen col­cho­nes; tene­do­res, pla­tos. Noso­tros por natu­ra­le­za somos muy uni­dos, y tam­bién la nece­si­dad te hace unir­te más, y te hace más fuer­te. Y te hace saber lle­var las con­di­cio­nes de la mejor mane­ra. Tie­nes que hacer de tri­pas, cora­zón; y demos­trar­le a tus hijos que esto es natu­ral, que no me cues­ta por­que nos ha toca­do vivir­lo, y tie­nes que luchar y seguir para ade­lan­te.
    Lue­go, a los hijos, cada madre saha­raui ten­drá que seguir expli­cán­do­les a sus hijos por qué esta­mos en ese desier­to. Que ese no es nues­tro lugar, que nues­tra tie­rra está al lado del mar. Y el mar, ¿qué es? Lo tie­nes que dibu­jar, expli­car­lo, y no lo entienden.
Con­me­mo­ra­cio­nes en los Campamentos

Yo fui maes­tra, y acom­pa­ña­ba a los niños que salen duran­te el verano. (Fat­ma se refie­re a que en el Esta­do espa­ñol fami­lias soli­da­rias invi­tan infan­cias saha­rauis a pasar el verano).

Tenía­mos que expli­car­les lo que es una casa, los ali­men­tos, una neve­ra, el gri­fo, el agua corrien­te, la luz. Expli­car­les lo más míni­mo que para voso­tros es natu­ral, para ellos es una nove­dad, y cuan­do vie­nen aquí a las ciu­da­des, alu­ci­nan.
Yo recuer­do un niño que me dijo la fami­lia: “Fat­ma, mira (la mujer vino llo­ran­do), me emo­cio­nó”, “Sidi, ¿por qué?”, le dije “¿Qué pasó?”. Dice, “Toda­vía no habla­ba cas­te­llano el niño, sola­men­te un poqui­to; y lo saca­ron a pasear y le com­pra­ron un hela­do. Le tiró de la mano a la madre para vol­ver a casa, y cuan­do vol­vie­ron a casa, fue corrien­do a la mochi­la que traían, y metió el hela­do. Y ella le dijo “No, eso no se guar­da. Debes comer­lo, yo te com­pro más”, y el le hacía una seña de que era para su her­mano. Que­ría com­par­tir con su her­mano aque­llo tan bueno y la mujer llo­ra­ba al con­tar­lo.
Es así, cuan­do los niños vie­nen aquí y ven todo que es una nove­dad, la gen­te se extra­ña de que eso no les afec­te psi­co­ló­gi­ca­men­te. Las fami­lias son tes­ti­gos de que los niños quie­ren vol­ver con su fami­lia bio­ló­gi­ca. No vie­nen de un núcleo fami­liar con­flic­ti­vo, ni de mal­tra­to, ni de dro­gas o alcohol; vie­nen por­que les ha toca­do vivir de esa mane­ra. Vie­nen aquí y dis­fru­tan, pero tam­bién quie­ren vol­ver con su fami­lia bio­ló­gi­ca, y lo pasan muy bien aquí.

-Muchas gra­cias por esta entre­vis­ta, y por supues­to que tene­mos que seguir esta cam­pa­ña, no sólo por las muje­res, sino por la liber­tad del pue­blo saharaui.

-Yo quie­ro daros las gra­cias por la opor­tu­ni­dad que me habéis dado, pero tam­bién hago un lla­ma­mien­to a todos los oyen­tes: el pue­blo saha­raui nece­si­ta una volun­tad polí­ti­ca, un apo­yo polí­ti­co incon­di­cio­nal. Que haya volun­tad polí­ti­ca para que se resuel­va el con­flic­to en el Sáha­ra. Noso­tros no somos un pue­blo con­flic­ti­vo his­tó­ri­ca­men­te, ni mucho menos. Nos ha toca­do luchar por lo nues­tro, y creo que hemos demos­tra­do de sobra los años que hemos pasa­do, más de 25 años, inten­tan­do una solu­ción pací­fi­ca. No nos que­dó más reme­dio que vol­ver a las armas, pero no es nues­tro deseo. Pido des­de aquí un apo­yo polí­ti­co para que ter­mi­ne la gue­rra, y se cele­bre un refe­rén­dum trans­pa­ren­te, para que el pue­blo saha­raui poda­mos deci­dir nues­tro dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de mane­ra pacífica.

tras­crip­ción: Anto­ne­lla Di Candia

Te pue­de interesar: 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *