Perú. Por cár­ce­les de extre­ma segu­ri­dad para corrup­tos y reos peligrosos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de agos­to de 2021

El sor­pre­si­vo tras­la­do de Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos Torres de su pri­sión en la Base Naval del Callao al Esta­ble­ci­mien­to Tran­si­to­rio de Lima, ubi­ca­do en el penal Ancón II, ha pues­to en deba­te la segu­ri­dad de las cár­ce­les en el Perú.

Según repor­ta el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Peni­ten­cia­rio (INPE) en dicho lugar Vla­di­mi­ro será cla­si­fi­ca­do y tras­la­da­do a un esta­ble­ci­mien­to peni­ten­cia­rio, con­for­me a los pro­ce­di­mien­tos establecidos.

Se supo­nía que la Base Naval era una pri­sión de muy alta segu­ri­dad, inex­pug­na­ble, espe­cial­men­te dise­ña­da por el gobierno fuji­mon­te­si­nis­ta para reos de muy alta peli­gro­si­dad como Abi­mael Guz­mán Rey­no­so, cabe­ci­lla de la agru­pa­ción Sen­de­ro Luminoso.

Cuan­do se encar­gó su cons­truc­ción, Mon­te­si­nos nun­ca pen­só que lo alber­ga­ría a él. Pero, estan­do en manos de La Mari­na de Gue­rra, le fue fácil enten­der­se con sus admi­nis­tra­do­res para reci­bir bene­fi­cios inaceptables.

Dis­po­ner de telé­fo­nos celu­la­res, pro­po­ner accio­nes ile­ga­les de cam­pa­ña a favor de Kei­ko Fuji­mo­ri y haber­se dado el lujo de brin­dar­le con­se­jos de desem­pe­ño a «la chi­ca» con­fi­gu­ran nue­vos deli­tos actual­men­te en investigación.

Así lo ha adver­ti­do el minis­tro de Jus­ti­cia y Dere­chos Huma­nos Aní­bal Torres Vás­quez quien anun­ció que están en pro­ce­so varios jui­cios que conn­lle­va­rán nue­vas con­de­nas judiciales.

El pre­si­den­te Pedro Cas­ti­llo Terro­nes dijo: «En el Gobierno del Bicen­te­na­rio, nin­gu­na per­so­na pri­va­da de liber­tad ten­drá un tra­to pri­vi­le­gia­do ni se le per­mi­ti­rá bur­lar la segu­ri­dad de los pena­les para seguir delinquiendo”.

Obs­tru­cio­nis­mo en acción

El Con­gre­so de la Repú­bli­ca, lejos de salu­dar la deci­di­da acción del gobierno para evi­tar los tra­tos pri­vi­le­gia­dos que La Mari­na otor­ga a Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos en la base naval, ha cita­do con preo­cu­pa­ción al minis­tro a res­pon­der ante la Comi­sión de Justicia.

La preo­cu­pa­ción gira en torno al con­te­ni­do del DS 015‑2021-Min­jus que crea un nue­vo régi­men peni­ten­cia­rio simi­lar al del Cen­tro de Reclu­sión de Máxi­ma Segu­ri­dad de la Base Naval del Calla a car­go del INPE.

Este règi­men posi­bi­li­ta­rá el tras­la­do pro­gre­si­vo de los inter­nos ahí reclui­dos y otros de simi­lar per­fil cri­mi­nó­geno a pabe­llo­nes espe­cial­men­te acon­di­cio­na­dos en don­de impe­re un con­trol refor­za­do y dis­ci­pli­na estric­ta para los internos.

Sin embar­go, la Comi­sión pre­si­di­da por Gladys Echaíz (APP) dijo que es nece­sa­rio saber las razo­nes que moti­va­ron a tomar esa deci­sión, “por­que podría favo­re­cer a cabe­ci­llas terro­ris­tas y sig­ni­fi­car un ries­go para la segu­ri­dad nacional”.

La Jun­ta de Por­ta­vo­ces del Con­gre­so –median­te un comu­ni­ca­do– res­pal­dó la cita­ción de la Comi­sión y a nom­bre de las miles de vic­ti­mas del terro­ris­mo expre­só su recha­zo a «cual­quier acto» que res­pon­da a las exi­gen­cias de los «rema­nen­tes de Sen­de­ro Lumi­no­so y el MOVADEF, bra­zo poli­ti­co del senderismo».

Imagen de consulta de la búsqueda visual

Más cár­ce­les para más corruptos

El gobierno del pre­si­den­te Pedro Cas­ti­llo Terro­nes ha sido muy enfá­ti­co en dar una dura bata­lla con­tra la corrup­ción. Son muchos los millo­nes de dóla­res que deben pagar diver­sos reos sen­ten­cia­dos y en pro­ce­so de juzgamiento.

El con­tra­lor de la Repú­bli­ca Nel­son Shack cal­cu­ló que el Perú per­dió 23 000 millo­nes de soles solo en 2019 debi­do a la corrup­ción y la incon­duc­ta fun­cio­nal que ha pene­tra­do el sis­te­ma públi­co en el país.

Dicho mon­to equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te al 15 por dien­to de la eje­cu­ción neta del Pre­su­pues­to del Sec­tor Públi­co, según sus decla­ra­cio­nes a Radio Pro­gra­mas del Perú.

«No se tra­ta de casos ais­la­dos, sino de una corrup­ción que ha pene­tra­do a todo el sis­te­ma» dijo el titu­lar de la Con­tra­lo­ría Gene­ral de la República. 

Los peces gor­dos y no tan gor­dos de la corrup­ción deben caer, asi como los mafias polí­ti­cas y empre­sa­ria­les –antes into­ca­bles– que han veni­do saquean­do el país con sus fechorías.

Des­de esta pers­pec­ti­va sin duda se nece­si­ta­rán más cár­ce­les y segu­ras las que deben finan­ciar­se con el dine­ro que debe repa­triar­se y que estas mafias mue­ven en paraí­sos fiscales.

FUENTE. Ser­vin­di

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *