Chi­le. Explo­ta­ción sexual infan­til en el Ser­vi­cion Nacio­nal del Menor (SENAME)

Por Cami­la De la Maza, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de agos­to de 2021.

Ser niñas

foto: Agen­cia Uno

En mate­ria de explo­ta­ción sexual infan­til, el avan­ce inte­gral en su tra­ta­mien­to ha sido insu­fi­cien­te. En el mes de junio, ingre­só un pro­yec­to de ley que, aun­que aco­ta­do, al menos cam­bia la tipi­fi­ca­ción del deli­to de “pros­ti­tu­ción infan­til” a lo que ver­da­de­ra­men­te es: una explo­ta­ción a la infan­cia, prin­ci­pal­men­te niñas. Sin embar­go, ni siquie­ra ha sido pues­to en tabla para su discusión.

Hace 20 años, el país se con­mo­cio­nó por el caso de un gru­po de niñas que habían sido secues­tra­das, vio­la­das y ase­si­na­das por un hom­bre en Alto Hos­pi­cio que, según lo dic­ta­mi­na­do por la jus­ti­cia, actua­ba en soli­ta­rio. Las inves­ti­ga­cio­nes poli­cia­les, duran­te dos años, no logra­ron deter­mi­nar qué ocu­rría con las ado­les­cen­tes, ya que, ante las denun­cias de sus fami­lia­res, la res­pues­ta siem­pre fue que se habían ido de sus casas a ejer­cer la “pros­ti­tu­ción” a paí­ses fron­te­ri­zos. Nada de ello fue cier­to. Sólo había pre­jui­cios y estigmatización.

Hace unas sema­nas, la jue­za Móni­ca Jel­drez denun­ció ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) la situa­ción de niñas que están sien­do víc­ti­mas de explo­ta­ción sexual en el sis­te­ma resi­den­cial de Sena­me, fren­te a la inac­ción de los órga­nos esta­ta­les. Simi­lar situa­ción se exhi­bió en el repor­ta­je de Infor­me Espe­cial (de Tele­vi­sión Nacio­nal), que dio cuen­ta de las redes de explo­ta­ción sexual infan­til que afec­tan a niñas que, debien­do ser pro­te­gi­das por el Esta­do, han sufri­do de este fla­ge­lo; y pese a las denun­cias de quie­nes tra­ba­ja­ban con ellas, la inves­ti­ga­ción penal ha sido len­ta y la acción poli­cial col­ma­da de pre­jui­cios y cul­pa­bi­li­za­ción a las víc­ti­mas. ¿Qué tie­nen en común todos estos casos? Ser niñas, ado­les­cen­tes, en situa­ción de vulnerabilidad.

En mate­ria de explo­ta­ción sexual infan­til, el avan­ce inte­gral en su tra­ta­mien­to ha sido insu­fi­cien­te. En el mes de junio, ingre­só un pro­yec­to de ley que, aun­que aco­ta­do, al menos cam­bia la tipi­fi­ca­ción del deli­to de “pros­ti­tu­ción infan­til” a lo que ver­da­de­ra­men­te es: una explo­ta­ción a la infan­cia, prin­ci­pal­men­te niñas. Sin embar­go, ni siquie­ra ha sido pues­to en tabla para su discusión.

Es de espe­rar, que nues­tra reac­ción fren­te a este horror sea pron­ta y sus­tan­ti­va. Las niñas y ado­les­cen­tes que están en explo­ta­ción sexual, no pue­den seguir sien­do víc­ti­mas, ade­más, de nues­tro silen­cio, de nues­tra desidia, de nues­tros pre­jui­cios ni de nues­tro desprecio.

fuen­te: El Desconcierto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *