Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La Revo­lu­ción que viene

Por Luis Brit­to Gar­cía. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de agos­to de 2021.

Revo­lu­ción: cam­bio fun­da­men­tal en la base eco­nó­mi­ca de un Modo de Pro­duc­ción que modi­fi­ca la super­es­truc­tu­ra ideo­ló­gi­ca que lo expre­sa y consagra.

¿Ocu­rren cam­bios tras­cen­den­tes en la infra­es­truc­tu­ra o base eco­nó­mi­ca del mun­do? El 70% del Pro­duc­to Interno Bru­to Mun­dial corres­pon­de actual­men­te al Sec­tor Ter­cia­rio de admi­nis­tra­ción, edu­ca­ción, inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, finan­za, ser­vi­cios, entre­te­ni­mien­to, turis­mo. Acti­vi­da­des de pro­ce­sa­mien­to y difu­sión de infor­ma­ción «super­es­truc­tu­ra­les» gene­ran hoy la mayor par­te de la pro­duc­ción mun­dial: cer­ca de 40% de ella en los paí­ses en vías de desa­rro­llo; el 80% o más en los desarrollados.

El agen­te fun­da­men­tal de tal cam­bio es una nue­va herra­mien­ta: el compu­tador o «máqui­na uni­ver­sal» de Alan Turing. Ésta es pro­gre­si­va­men­te encar­ga­da de eje­cu­tar auto­má­ti­ca­men­te tareas antes enco­men­da­das a huma­nos, mul­ti­pli­can­do expo­nen­cial­men­te la velo­ci­dad y la productividad.

La infor­ma­ción devie­ne así el bien más valio­so en nues­tra era y, a dife­ren­cia de los pro­duc­tos fun­da­men­ta­les en otras épo­cas, pue­de ser repli­ca­da de mane­ra infi­ni­ta a un cos­to insig­ni­fi­can­te o nulo.

Ello a su vez alte­ra las Rela­cio­nes de Pro­duc­ción: máqui­nas inte­li­gen­tes sus­ti­tu­yen y dejan sin empleo una pro­por­ción cada vez mayor de tra­ba­ja­do­res manua­les e inte­lec­tua­les. Se esti­ma que en una déca­da habrán reem­pla­za­do cer­ca de la mitad de los pues­tos de tra­ba­jo existentes.

La auto­ma­ti­za­ción des­pla­za así gran­des masas hacia el des­em­pleo, la exclu­sión y la mar­gi­na­li­dad. El tra­ba­jo a dis­tan­cia favo­re­ce que la rela­ción labo­ral sea sus­ti­tui­da por el tra­ba­jo a des­ta­jo, inclu­so en los ofi­cios del Sec­tor Ter­cia­rio. Den­tro del capi­ta­lis­mo, esto hará invia­ble la sub­sis­ten­cia para la gran mayo­ría de la población.

La herra­mien­ta infor­má­ti­ca asi­mis­mo pro­mue­ve un cam­bio en la pro­pie­dad de los Medios de Pro­duc­ción. En el capi­ta­lis­mo indus­trial, el obre­ro no es due­ño de la mate­ria pri­ma, de la fábri­ca ni del pro­duc­to final. La masi­fi­ca­ción de las compu­tado­ras posi­bi­li­ta que, al igual que suce­día con el arte­sa­na­do, el tra­ba­ja­dor aho­ra sea due­ño tan­to de la mate­ria pri­ma como de la herra­mien­ta para pro­ce­sar­la y del pro­duc­to final. Al poner en sus manos el medio de pro­duc­ción fun­da­men­tal, se abre paso a un nue­vo Modo de Producción.

Por otra par­te, al faci­li­tar la difu­sión ins­tan­tá­nea y uni­ver­sal de la infor­ma­ción, medios de comu­ni­ca­ción como inter­net y la tele­fo­nía celu­lar posi­bi­li­tan y hacen en últi­ma ins­tan­cia inevi­ta­ble su apro­pia­ción social.

A pesar de ello, el capi­ta­lis­mo apli­ca recur­sos extre­mos para apro­piar­se de la infor­ma­ción per­ti­nen­te y excluir a las mayo­rías de su acce­so. La infor­má­ti­ca ins­ti­tu­ye sis­te­mas de espio­na­je casi total, impo­si­bles en épo­cas ante­rio­res. Lla­ma­das tele­fó­ni­cas, correos elec­tró­ni­cos y redes socia­les son inter­cep­ta­das para obte­ner infor­ma­ción sobre sus usua­rios. Las téc­ni­cas del lla­ma­do Big Data y coo­kies com­pi­lan y ana­li­zan su con­te­ni­do. Las ope­ra­do­ras se atri­bu­yen el dere­cho de uti­li­zar­lo para sus pro­pios fines. Median­te nor­mas sobre pro­pie­dad inte­lec­tual y segu­ri­dad nacio­nal, las éli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas se reser­van o man­tie­nen en el más estric­to secre­to la infor­ma­ción nece­sa­ria para rete­ner e incre­men­tar su poder, y cas­ti­gan con fero­ces reta­lia­cio­nes su divul­ga­ción, como ocu­rre en los casos emble­má­ti­cos de Chel­sea Man­ning, Edgar Snow­den y Julián Assan­ge. La infor­ma­ción per­ti­nen­te tien­de a con­cen­trar­se en un núme­ro cada vez menor de manos. Una impe­ne­tra­ble nube de des­in­for­ma­ción, irre­le­van­cias y Fake News alie­na al res­to de la humanidad.

Con tales pro­ce­di­mien­tos la infor­ma­ti­za­ción ha ace­le­ra­do la con­cen­tra­ción del capi­tal en un núme­ro cada vez menor de manos. Seña­la el Cre­dit Suis­se Research Ins­ti­tu­te que la mitad infe­rior de la pobla­ción mun­dial es pro­pie­ta­ria de menos del 1% de la rique­za total. Al mis­mo tiem­po, el 10% más rico posee 88% de la rique­za mun­dial, y el 1% supe­rior por sí solo es due­ño del 50% de los acti­vos glo­ba­les (https://​www​.glo​bal​po​licy​watch​.org/​e​s​p​/​?​p​=​595). Cada cri­sis eco­nó­mi­ca incre­men­ta y ace­le­ra esta des­igual dis­tri­bu­ción; la pan­de­mia la pro­fun­di­za toda­vía más.

Pro­por­cio­nal a la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad es la pri­va­ción de ella para las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras. Duran­te el siglo pasa­do, algu­nos sis­te­mas capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos apli­ca­ron polí­ti­cas de inver­sión públi­ca para paliar las cri­sis eco­nó­mi­cas, algu­nos empre­sa­ria­dos con­ce­die­ron a rega­ña­dien­tes dere­chos a sus tra­ba­ja­do­res, ascen­dién­do­los de pro­le­ta­rios a estra­tos con­su­mis­tas de ingre­sos medios. Según pre­di­có John May­nard Key­nes, estas medi­das eran «el úni­co medio prac­ti­ca­ble de evi­tar la des­truc­ción total de las for­mas eco­nó­mi­cas exis­ten­tes», es decir, del sis­te­ma de pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, y su sus­ti­tu­ción por sis­te­mas socia­lis­tas (Teo­ría Gene­ral de la Ocu­pa­ción, el Inte­rés y el Dine­ro. Cap. 24. Notas fina­les sobre la Filo­so­fía Social a que podría con­du­cir la Teo­ría Gene­ral. Pág. 364. Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Méxi­co, 1958).

A raíz de gol­pes de Esta­do de dere­cha, del empleo de medios per­fec­cio­na­dos de pro­pa­gan­da polí­ti­ca y de la diso­lu­ción de la Unión Sovié­ti­ca, gobier­nos y empre­sa­rios esti­ma­ron inne­ce­sa­rios palia­ti­vos para evi­tar la radi­ca­li­za­ción de las masas. Siguió la inmi­se­ri­cor­de apli­ca­ción de medi­das auto­ri­ta­rias, neo­li­be­ra­les y fon­do­mo­ne­ta­ris­tas para recor­tar drás­ti­ca­men­te sala­rios, dere­chos labo­ra­les y gas­to social.

Tra­ba­ja­do­res y estra­tos medios de los paí­ses desa­rro­lla­dos están en esta­do de pau­pe­ri­za­ción o al bor­de de ella. El capi­tal des­pla­zó sus empleos hacia maqui­las en paí­ses del Ter­cer Mun­do, con las más vora­ces con­di­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral ima­gi­na­bles, pero inclu­so estos pues­tos de tra­ba­jo sub­pa­ga­dos están a pun­to de ser ocu­pa­dos por maquinarias.

Las pro­tes­tas recu­rren­tes de Ocupy Wall Street, los Indig­na­dos, los Cha­le­cos Ama­ri­llos, de los gran­je­ros de la India, entre otras, son la res­pues­ta mun­dial con­tra esta vic­ti­mi­za­ción económica.

Gobier­nos y medios han logra­do disi­par­la median­te la repre­sión y la pos­ter­ga­ción de solu­cio­nes. Pero sien­do la pau­pe­ri­za­ción uni­ver­sal y cre­cien­te, cabe espe­rar pro­tes­tas cada vez mayo­res, más gene­ra­li­za­das y dura­de­ras. No por nada algu­nos billo­na­rios y las orga­ni­za­cio­nes que expre­san sus intere­ses se han mani­fes­ta­do dis­pues­tos a sopor­tar dis­cre­tos aumen­tos en la tri­bu­ta­ción que per­mi­tan ali­viar la situa­ción mun­dial de los des­po­seí­dos. No actúan por huma­nis­mo, sino para ins­ta­lar vál­vu­las de segu­ri­dad que des­aho­guen el peli­gro­so exce­so de pre­sio­nes sociales.

El cam­bio social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co se da en tres moda­li­da­des. En la pri­me­ra, los apa­ra­tos cog­ni­ti­vos de la super­es­truc­tu­ra per­ci­ben ade­cua­da­men­te los cam­bios infra­es­truc­tu­ra­les y adop­tan opor­tu­na­men­te las adap­ta­cio­nes reque­ri­das. Es lo que lla­ma­mos Evo­lu­ción. En la segun­da, los apa­ra­tos cog­ni­ti­vos se nie­gan a per­ci­bir los cam­bios infra­es­truc­tu­ra­les, o las ins­tan­cias de deci­sión per­sis­ten en sus estra­te­gias tra­di­cio­na­les has­ta que una con­fron­ta­ción, a menu­do vio­len­ta y par­cial­men­te des­truc­ti­va, las sus­ti­tu­ye y fuer­za el cam­bio. Es lo que lla­ma­mos Revo­lu­ción. En la ter­ce­ra moda­li­dad, los apa­ra­tos cog­ni­ti­vos de la super­es­truc­tu­ra se han per­fec­cio­na­do a tal pun­to en la fal­si­fi­ca­ción de la reali­dad que el sis­te­ma per­ma­ne­ce inal­te­ra­do fue­ren cua­les fue­ren los cam­bios que se ope­ren, has­ta que su incom­pa­ti­bi­li­dad con ellos pro­du­ce un colap­so gene­ra­li­za­do. Es lo que lla­ma­mos Decadencia.

El pro­ble­ma del poder sobre­de­ter­mi­nan­te que han adqui­ri­do las super­es­truc­tu­ras del sec­tor ter­cia­rio por su papel domi­nan­te en la eco­no­mía y su con­trol de la infor­ma­ción con­sis­te en que pue­den pre­ten­der igno­rar o disi­mu­lar los cam­bios has­ta que la tota­li­dad del sis­te­ma colap­se de mane­ra catas­tró­fi­ca con cos­to incon­men­su­ra­ble y limi­ta­da capa­ci­dad de rege­ne­ra­ción civi­li­za­to­ria. Pen­se­mos en la caí­da del escla­vis­ta Impe­rio Romano, que dio paso a un mile­nio de retra­so feudal.

Como el bien más valio­so en esta épo­ca, que pue­de ser mul­ti­pli­ca­do sin cos­to de mane­ra casi infi­ni­ta para todos por máqui­nas inte­li­gen­tes, la infor­ma­ción abre dos pers­pec­ti­vas. En la alter­na­ti­va capi­ta­lis­ta, según seña­la­mos, la pro­gre­si­va suplan­ta­ción del tra­ba­jo humano por la maqui­na­ria engen­dra­rá enor­mes con­tin­gen­tes de des­em­plea­dos y exclui­dos, agu­di­za­rá la con­cen­tra­ción de la rique­za en un núme­ro cada vez menor de pro­pie­ta­rios; agra­va­rá la des­po­se­sión de las masas y en defi­ni­ti­va lle­va­rá al colap­so del sis­te­ma por­que una pobla­ción sin ingre­sos no pue­de adqui­rir los bie­nes que el sis­te­ma produce.

En la alter­na­ti­va socia­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria, la intro­duc­ción de maqui­na­rias inte­li­gen­tes no con­du­ci­rá al des­em­pleo masi­vo, sino a la gene­ra­li­za­da dis­mi­nu­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo, al incre­men­to de la par­ti­ci­pa­ción en el con­su­mo del pro­duc­to social y a un aumen­to del tiem­po libre dis­po­ni­ble, que libe­ra­rán a los huma­nos del tra­ba­jo no crea­ti­vo y les per­mi­ti­rán dedi­car­se a tareas no alie­na­das de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y huma­nís­ti­ca, inven­ción esté­ti­ca y dis­fru­te per­so­nal y colec­ti­vo. Abri­rá las puer­tas hacia lo que lla­ma­ba Marx el Rei­no de la Libertad.

La resis­ten­cia del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal deter­mi­na­rá cuál de las vías seña­la­das abri­rá paso al nue­vo Modo de Pro­duc­ción. Has­ta el pre­sen­te, se ha nega­do a adop­tar cam­bios evo­lu­ti­vos. Sólo la Revo­lu­ción, a pesar de su posi­ble vio­len­cia, podrá aho­rrar el cos­to de una catás­tro­fe civi­li­za­to­ria sin precedentes.

Fuen­te: Aporrea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *