La ela­bo­ra­ción de mitos y la des­truc­ción ató­mi­ca de Hiroshi­ma y Nagasaki

El mito: la gue­rra en el Lejano Orien­te solo ter­mi­nó en verano de 1945 cuan­do el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos y sus ase­so­res con­si­de­ra­ron que para obli­gar a los faná­ti­cos japo­ne­ses a ren­dir­se incon­di­cio­nal­men­te no tenían otra opción que des­truir con bom­bas ató­mi­cas no una, sino dos ciu­da­des, Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Esta deci­sión sal­vó las vidas de una inmen­sa can­ti­dad esta­dou­ni­den­ses y japo­ne­ses que habrían muer­to si hubie­ra con­ti­nua­do la gue­rra y reque­ri­do la inva­sión de Japón.

La reali­dad: Hiroshi­ma y Naga­sa­ki fue­ron des­trui­das para impe­dir que los sovié­ti­cos con­tri­bu­ye­ran a la vic­to­ria con­tra Japón, lo que habría obli­ga­do a Washing­ton a per­mi­tir a Mos­cú par­ti­ci­par en la ocu­pa­ción y recons­truc­ción de pos­gue­rra del país. Tam­bién se pre­ten­día inti­mi­dar a los diri­gen­tes sovié­ti­cos para arran­car­les con­ce­sio­nes res­pec­to a los acuer­dos de pos­gue­rra en Ale­ma­nia y Euro­pa del Este. Por últi­mo, lo que hizo que Japón se rin­die­ra no fue la des­truc­ción de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki, sino la entra­da de la Unión Sovié­ti­ca en la gue­rra con­tra Japón.

La gue­rra en Euro­pa ter­mi­nó con la capi­tu­la­ción de Ale­ma­nia a prin­ci­pios de mayo de 1945. Los ven­ce­do­res, los Tres Gran­des1 se enfren­ta­ban aho­ra al com­ple­jo y deli­ca­do pro­ble­ma de la reor­ga­ni­za­ción de la Euro­pa de pos­gue­rra. Esta­dos Uni­dos había entra­do bas­tan­te tar­de en la gue­rra, en diciem­bre de 1941, y solo con el des­em­bar­co de Nor­man­día en junio de 1944, esto es, menos de un año antes del fin de las hos­ti­li­da­des en Euro­pa, había empe­za­do a con­tri­buir de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a la vic­to­ria sobre Ale­ma­nia. Con todo, cuan­do aca­bó la gue­rra con­tra Ale­ma­nia, el Tío Sam ocu­pó un lugar en la mesa de los ven­ce­do­res dis­pues­to a defen­der sus intere­ses (y ansio­so por hacer­lo) y a cum­plir lo que se podría deno­mi­nar los obje­ti­vos de gue­rra esta­dou­ni­den­ses (es un mito que los supues­ta­men­te muy ais­la­cio­nis­tas esta­dou­ni­den­ses solo qui­sie­ra reti­rar­se de Euro­pa: los diri­gen­tes polí­ti­cos, mili­ta­res y eco­nó­mi­cos del país tenían razo­nes urgen­tes para man­te­ner una pre­sen­cia en el vie­jo con­ti­nen­te). Las otras gran­des poten­cias vic­to­rio­sas, Gran Bre­ta­ña y la Unión Sovié­ti­ca, tam­bién que­rían defen­der sus intere­ses. Esta­ba cla­ro sería impo­si­ble que una de las tres «lo tuvie­ra todo», que habría que lle­gar a un acuer­do mutuo. Des­de el pun­to de vis­ta esta­dou­ni­den­se, las aspi­ra­cio­nes bri­tá­ni­cas no supo­nían dema­sia­do pro­ble­ma, pero las sovié­ti­cas eran moti­vo de preo­cu­pa­ción. Así pues, ¿cuá­les eran los obje­ti­vos de gue­rra de la Unión Soviética?

Al ser el país que, con dife­ren­cia, más había con­tri­bui­do a la vic­to­ria común sobre la Ale­ma­nia nazi y había sufri­do enor­mes pér­di­das al hacer­lo, la Unión Sovié­ti­ca tenía dos obje­ti­vos prin­ci­pa­les. Pri­me­ro, que Ale­ma­nia paga­ra indem­ni­za­cio­nes cuan­tio­sas en com­pen­sa­ción por la enor­me des­truc­ción que había pro­vo­ca­do la agre­sión nazi, una exi­gen­cia simi­lar a las exi­gen­cias fran­ce­sas y bel­gas de pago de indem­ni­za­cio­nes por par­te del Reich tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Segun­do, segu­ri­dad ante futu­ras ame­na­zas poten­cia­les pro­ve­nien­tes de Ale­ma­nia. Esta preo­cu­pa­ción por la segu­ri­dad tam­bién se refe­ría a Euro­pa del Este, espe­cial­men­te a Polo­nia, un tram­po­lín poten­cial de una agre­sión ale­ma­na con­tra la USSR. Mos­cú que­ría ase­gu­rar­se de que en Ale­ma­nia, Polo­nia y otros paí­ses de la Euro­pa del Este no vol­vían a lle­gar al poder regí­me­nes hos­ti­les a la Unión Sovié­ti­ca. Los sovié­ti­cos tam­bién espe­ra­ban que los alia­dos occi­den­ta­les cer­ti­fi­ca­ran que la Unión Sovié­ti­ca había recu­pe­ra­do los terri­to­rios per­di­dos por la Rusia revo­lu­cio­na­ria duran­te la Revo­lu­ción y la gue­rra civil, como «Polo­nia Orien­tal», y que reco­no­cie­ran la trans­for­ma­ción de los tres Esta­dos bál­ti­cos, que habían pasa­do de ser paí­ses inde­pen­dien­tes a ser repú­bli­cas autó­no­mas den­tro de la Unión Sovié­ti­ca. Por últi­mo, aho­ra que había ter­mi­na­do la pesa­di­lla de la gue­rra, los sovié­ti­cos espe­ra­ban poder reanu­dar la tarea de cons­truir una socie­dad socia­lis­ta. Es bien sabi­do que el prin­ci­pal líder sovié­ti­co, Sta­lin, creía fir­me­men­te en la idea de que era posi­ble e inclu­so nece­sa­rio crear el «socia­lis­mo en un solo país», de ahí la hos­ti­li­dad entre él y Trotsky, un após­tol de la revo­lu­ción mun­dial. Menos sabi­do es el hecho de que cuan­do ter­mi­nó la gue­rra Sta­lin no pla­nea­ba ins­ta­lar regí­me­nes comu­nis­tas en Ale­ma­nia ni en nin­guno de los paí­ses de la Euro­pa del Este libe­ra­dos por el Ejér­ci­to Rojo y que inclu­so disua­dió de inten­tar lle­gar al poder a los par­ti­dos comu­nis­tas de Fran­cia, Ita­lia y otros paí­ses de Euro­pa libe­ra­dos por los esta­dou­ni­den­ses y sus alia­dos. Sta­lin ya había deja­do de pro­mo­ver ofi­cial­men­te la revo­lu­ción mun­dial en 1943, cuan­do disol­vió el Komin­tern [la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta], la orga­ni­za­ción comu­nis­ta inter­na­cio­nal que Lenin había crea­do con ese fin en 1919. Esta polí­ti­ca moles­ta­ba a muchas per­so­nas comu­nis­tas de fue­ra de la Unión Sovié­ti­ca, pero agra­da­ba a los alia­dos occi­den­ta­les de Mos­cú, espe­cial­men­te a Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña. Sta­lin ansia­ba tener bue­nas rela­cio­nes con ellos por­que nece­si­ta­ba su bue­na volun­tad y su coope­ra­ción para lograr los obje­ti­vos que hemos men­cio­na­do antes des­ti­na­dos a pro­por­cio­nar a la Unión Sovié­ti­ca indem­ni­za­cio­nes, segu­ri­dad y la opor­tu­ni­dad de reanu­dar la tarea de cons­truir una socie­dad socia­lis­ta. Sus socios esta­dou­ni­den­se y bri­tá­ni­co nun­ca habían indi­ca­do a Sta­lin que con­si­de­ra­ban poco razo­na­bles esas expec­ta­ti­vas, al con­tra­rio, en Tehe­rán, Yal­ta y otros luga­res se había reco­no­ci­do en repe­ti­das oca­sio­nes, explí­ci­ta o implí­ci­ta­men­te, la legi­ti­mi­dad de estos obje­ti­vos de gue­rra soviéticos.

Los esta­dou­ni­den­ses y sus socios bri­tá­ni­cos, cana­dien­ses y de otros luga­res habían libe­ra­do la mayor par­te de Euro­pa Occi­den­tal para fina­les de 1944 y se habían ase­gu­ra­do de que en Ita­lia, Fran­cia y otros luga­res se esta­ble­cían regí­me­nes que con­ge­nia­ban con ellos, aun­que no siem­pre con la pobla­ción en gene­ral. Por lo gene­ral esto sig­ni­fi­ca­ba que se mar­gi­na­ba com­ple­ta­men­te a los comu­nis­tas loca­les y, en caso de que fue­ra impo­si­ble, como en Fran­cia, se les nega­ba la cuo­ta de poder acor­de con el impor­tan­te papel que habían desem­pe­ña­do en la Resis­ten­cia o con el con­si­de­ra­ble apo­yo popu­lar que tenían. Y aun­que los acuer­dos entre alia­dos habían esti­pu­la­do que los «Tres Gran­des» iban a cola­bo­rar estre­cha­men­te en la admi­nis­tra­ción y recons­truc­ción de los paí­ses libe­ra­dos, los esta­dou­ni­den­ses y los bri­tá­ni­cos impi­die­ron a sus alia­dos sovié­ti­cos par­ti­ci­par en los asun­tos de Ita­lia, por ejem­plo, el pri­mer país que fue libe­ra­do, ya en 1943. En este país los esta­dou­ni­den­ses y los bri­tá­ni­cos mar­gi­na­ron a los comu­nis­tas, muy popu­la­res debi­do al papel que habían desem­pe­ña­do en la Resis­ten­cia, a favor de anti­guos fas­cis­tas como Bado­glio y no per­mi­tie­ron par­ti­ci­par a los sovié­ti­cos. Este modus ope­ran­di iba a esta­ble­cer un pre­ce­den­te fatí­di­co. Sta­lin no tuvo más opción que acep­tar ese acuer­do, pero, como ha obser­va­do el his­to­ria­dor esta­dou­ni­den­se Gabriel Kol­ko, «los rusos acep­ta­ron la “for­mu­la” sin mucho entu­sias­mo, aun­que toma­ron nota cui­da­do­sa­men­te del acuer­do para futu­ras refe­ren­cias y como pre­ce­den­te»2 (los sovié­ti­cos tenían sin lugar a dudas dere­cho a tener voz en los asun­tos de Ita­lia, por­que las tro­pas ita­lia­nas habían par­ti­ci­pa­do en la Ope­ra­ción Barbarroja).

En Euro­pa Occi­den­tal los libe­ra­do­res esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos habían actua­do en 1943 – 1944 ad libi­tum, igno­ran­do no solo los deseos de gran par­te de la pobla­ción local sino tam­bién los intere­ses de su alia­do sovié­ti­co, y Sta­lin había acep­ta­do ese acuer­do. En 1945, en cam­bio, se dio la vuel­ta a la tor­ti­lla: los sovié­ti­cos tenían cla­ra ven­ta­ja en una Euro­pa del Este libe­ra­da por el Ejér­ci­to Rojo. Aun así, los alia­dos occi­den­ta­les podían espe­rar tener la posi­bi­li­dad de par­ti­ci­par tam­bién de algún modo en la reor­ga­ni­za­ción de esta par­te de Euro­pa, don­de toda­vía todo era posi­ble. Como es obvio, los sovié­ti­cos habían favo­re­ci­do a los comu­nis­tas loca­les, pero toda­vía no habían crea­do nin­gún hecho con­su­ma­do. Y los alia­dos occi­den­ta­les sabían muy bien que Sta­lin anhe­la­ba su bue­na volun­tad y su coope­ra­ción, y, por con­si­guien­te, esta­ría dis­pues­to a hacer con­ce­sio­nes. Los diri­gen­tes polí­ti­cos y mili­ta­res en Washing­ton y Lon­dres tam­bién espe­ra­ban que Sta­lin fue­ra indul­gen­te por­que, de no ser­lo, tenía moti­vos para temer las con­se­cuen­cias. El diri­gen­te sovié­ti­co era muy cons­cien­te de que ya era un logro enor­me para su país haber sali­do vic­to­rio­so de una lucha a vida o muer­te con el gigan­te nazi. Pero tam­bién sabía que muchos diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos, ejem­pli­fi­ca­dos por Pat­ton y Chur­chill, odia­ban a la Unión Sovié­ti­ca e inclu­so esta­ban con­si­de­ran­do empren­der la gue­rra con­tra ella en cuan­to fue­ra derro­ta­do el enemi­go común ale­mán, pre­fe­ri­ble­men­te en una mar­cha sobre Mos­cú jun­to con lo que que­da­ra de la hues­te nazi; ese plan, lla­ma­do Ope­ra­ción Impen­sa­ble, había sido urdi­do por Chur­chill. Sta­lin tenía moti­vos para tra­tar de evi­tar seme­jan­te posibilidad.

Las aspi­ra­cio­nes de los sovié­ti­cos res­pec­to a las indem­ni­za­cio­nes y la segu­ri­dad, des­cri­tas ante­rior­men­te, eran razo­na­bles y los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos habían reco­no­ci­do explí­ci­ta o implí­ci­ta­men­te su legi­ti­mi­dad duran­te una reu­nión de los Tres Gran­des en Yal­ta en febre­ro de 1945. Pero a Washing­ton y Lon­dres no les hacía nin­gu­na gra­cia la posi­bi­li­dad de que la Unión Sovié­ti­ca reci­bie­ra aque­llo a lo que tenía dere­cho des­pués de haber hecho unos esfuer­zos y sacri­fi­cios tan extra­or­di­na­rios por la cau­sa común anti­na­zi. Los esta­dou­ni­den­ses en par­ti­cu­lar tenían sus pro­pias ideas res­pec­to tan­to a la Ale­ma­nia de pos­gue­rra como a Euro­pa Orien­tal y Occi­den­tal. Por ejem­plo, las indem­ni­za­cio­nes per­mi­ti­rían a los sovié­ti­cos reanu­dar, posi­ble­men­te con éxi­to, el pro­yec­to de una socie­dad comu­nis­ta, un sis­te­ma con­tra­rio al sis­te­ma capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal del que Esta­dos Uni­dos se había con­ver­ti­do en el gran campeón.

Fun­da­men­tal­men­te, el Tío Sam que­ría en Polo­nia y en otros luga­res de Euro­pa del Este gobier­nos, demo­crá­ti­cos o no, que siguie­ran una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca libe­ral que supu­sie­ra una «puer­ta abier­ta» para los pro­duc­tos y el capi­tal de inver­sión esta­dou­ni­den­ses. Roo­se­velt había mos­tra­do cier­ta empa­tía res­pec­to a los sovié­ti­cos, pero tras su muer­te el 12 de abril de 1945 su suce­sor, Harry Tru­man, tenía poca o nin­gu­na sim­pa­tía o com­pren­sión del pun­to de vis­ta sovié­ti­co. Tru­man y sus ase­so­res se resis­tían a la idea de que la Unión Sovié­ti­ca reci­bie­ra impor­tan­tes indem­ni­za­cio­nes de Ale­ma­nia por­que pro­ba­ble­men­te eso impe­di­ría que Ale­ma­nia fue­ra un mer­ca­do poten­cial­men­te lucra­ti­vo para los pro­duc­tos y capi­tal de inver­sión esta­dou­ni­den­ses. Y tam­bién les pare­cía abo­mi­na­ble que con toda segu­ri­dad los sovié­ti­cos uti­li­za­ran ese capi­tal ale­mán para cons­truir un sis­te­ma socia­lis­ta, una for­ma inde­sea­ble de com­pe­ten­cia para el capitalismo.

Las aspi­ra­cio­nes sovié­ti­cas eran razo­na­bles y los diri­gen­tes sovié­ti­cos, inclui­do Sta­lin (del que se sue­le afir­mar erró­nea­men­te que toma­ba todas las deci­sio­nes él solo) esta­ban dis­pues­tos sin lugar a dudas a hacer impor­tan­tes con­ce­sio­nes. Se podía dis­cu­tir con ellos, pero ese diá­lo­go tam­bién reque­ría pacien­cia y enten­der el pun­to de vis­ta sovié­ti­co, y se debía lle­var a cabo sabien­do que la Unión Sovié­ti­ca no esta­ba dis­pues­ta a dejar la mesa de nego­cia­ción con las manos vacías. Tru­man, sin embar­go, no tenía el menor deseo de enta­blar ese diá­lo­go (se iba a ver que Sta­lin esta­ba intere­sa­do en el diá­lo­go y que podía ser muy razo­na­ble en la mane­ra que tuvo de abor­dar los acuer­dos de pos­gue­rra refe­ren­tes a Fin­lan­dia y Aus­tria: el Ejér­ci­to Rojo se iba a reti­rar a su debi­do tiem­po de ambos paí­ses sin dejar atrás nin­gún régi­men comunista).

Tru­man y sus ase­so­res espe­ra­ban poder obli­gar a los sovié­ti­cos a renun­ciar a las indem­ni­za­cio­nes ale­ma­nas y a reti­rar­se no solo de la par­te orien­tal del terri­to­rio ale­mán, sino tam­bién de Polo­nia y del res­to de Euro­pa del Este, de modo que los esta­dou­ni­den­ses y sus socios bri­tá­ni­cos pudie­ran ope­rar allí como ya habían hecho en Euro­pa Occi­den­tal. Tru­man inclu­so espe­ra­ba que se pudie­ra hacer que los sovié­ti­cos pusie­ran fin a su expe­ri­men­to comu­nis­ta, que seguía sien­do una fuen­te de ins­pi­ra­ción para los «rojos», y otros radi­ca­les y revo­lu­cio­na­rios en todo el mun­do, inclu­so en el pro­pio Esta­dos Unidos.

A prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra de 1945 Chur­chill había pro­mo­vi­do la idea de que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas mar­cha­ran hacia Mos­cú jun­to con lo que que­da­ba de las fuer­zas nazis. Pero hubo que aban­do­nar el plan, lla­ma­do Ope­ra­ción Impen­sa­ble, sobre todo debi­do al mis­mo tipo de opo­si­ción tenaz de sol­da­dos y civi­les que había lle­va­do a abor­tar la inter­ven­ción arma­da en la gue­rra civil rusa. Tru­man debió de sen­tir­se decep­cio­na­do, lo mis­mo que Pat­ton, que había espe­ra­do desem­pe­ñar un papel impor­tan­te en la «Ope­ra­ción Bar­ba­rro­ja bis». Pero el 25 de abril de 1945, solo unos días des­pués de la capi­tu­la­ción de Ale­ma­nia, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se reci­bió una noti­cia fas­ci­nan­te: se le infor­mó acer­ca del alta­men­te secre­to Pro­yec­to Manhat­tan o S‑1, el nom­bre en códi­go para la cons­truc­ción de la bom­ba ató­mi­ca. Esta nue­va y pode­ro­sa arma en la que los esta­dou­ni­den­ses habían esta­do tra­ba­jan­do duran­te años esta­ba casi lis­ta y si las prue­bas tenían éxi­to, pron­to se iba a poder uti­li­zar. Tru­man y sus ase­so­res caye­ron así bajo el hechi­zo de lo que el reco­no­ci­do his­to­ria­dor esta­dou­ni­den­se William Apple­man Williams ha deno­mi­na­do una «reve­la­ción de omni­po­ten­cia». Se con­ven­cie­ron a sí mis­mos de que la nue­va arma les iba a per­mi­tir impo­ner su volun­tad a la Unión Sovié­ti­ca. La bom­ba ató­mi­ca era «un mar­ti­llo», como dijo el pro­pio Tru­man, que él iba a blan­dir sobre las cabe­zas de «esos chi­cos del Krem­lin»3.

Gra­cias a la bom­ba aho­ra sería posi­ble obli­gar a Mos­cú a reti­rar al Ejér­ci­to Rojo de Ale­ma­nia e impe­dir que Sta­lin par­ti­ci­pa­ra en los asun­tos de pos­gue­rra. Aho­ra tam­bién pare­cía fac­ti­ble ins­ta­lar regí­me­nes prooc­ci­den­ta­les e inclu­so anti­co­mu­nis­tas en Polo­nia y otros luga­res de Euro­pa del Este, e impe­dir que Sta­lin ejer­cie­ra influen­cia algu­na en ellos. Inclu­so se hizo con­ce­bi­ble que la pro­pia Unión Sovié­ti­ca pudie­ra abrir­se tan­to al capi­tal de inver­sión esta­dou­ni­den­se como a la influen­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos, y que este here­je comu­nis­ta pudie­ra vol­ver así al seno de la igle­sia capi­ta­lis­ta uni­ver­sal. «Exis­ten prue­bas», escri­be el his­to­ria­dor ale­mán Jost Dülf­fer, de que Tru­man creía que el mono­po­lio de la bom­ba nuclear sería «una lla­ve maes­tra para imple­men­tar las ideas de Esta­dos Uni­dos de un nue­vo orden mun­dial»4. En efec­to, con el arma nuclear en su poder el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se con­si­de­ra­ba que no ten­dría que tra­tar tra­tar como igua­les a «los chi­cos del Krem­lin», que care­cían de esa supe­rar­ma. «Los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses se sin­tie­ron moral­men­te supe­rio­res y vitu­pe­ra­ron a Rusia», escri­be Gabriel Kol­ko, «y se nega­ron a nego­ciar con serie­dad sim­ple­men­te por­que Esta­dos Uni­dos sen­tía que dado que poseía fuer­zas eco­nó­mi­cas y mili­ta­res en últi­ma ins­tan­cia podía defi­nir el orden mun­dial»5.

La pose­sión de una nue­va y pode­ro­sa arma tam­bién abría todo tipo de posi­bi­li­da­des res­pec­to a la gue­rra que se esta­ba libran­do en el Lejano Orien­te y a los acuer­dos de pos­gue­rra a los que se iba a lle­gar res­pec­to a esa par­te del mun­do, de gran impor­tan­cia para los diri­gen­tes de Esta­dos Uni­dos. Sin embar­go, solo se podía jugar esa pode­ro­sa car­ta una vez que se hubie­ra pro­ba­do con éxi­to la bom­ba y estu­vie­ra lis­ta para ser uti­li­za­da. Tru­man tenía que espe­rar a que lle­ga­ra el momen­to opor­tuno, de modo que hizo caso omi­so del con­se­jo de Chur­chill de dis­cu­tir con Sta­lin acer­ca del des­tino de Ale­ma­nia y de la Euro­pa del Este lo antes posi­ble, «antes de que se des­va­nez­can los ejér­ci­tos de la demo­cra­cia», es decir, antes de que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses salie­ran de Euro­pa. Final­men­te Tru­man acce­dió a cele­brar una cum­bre de los Tres Gran­des en Ber­lín, pero no antes del verano, cuan­do se supo­nía que la bom­ba iba a estar preparada.

La reu­nión de los Tres Gran­des tuvo lugar, no en el bom­bar­dea­do Ber­lín, sino en la cer­ca­na ciu­dad de Pots­dam, del 17 de julio al 2 de agos­to de 1945. Fue ahí don­de Tru­man reci­bió la muy espe­ra­da noti­cia de que el 16 de julio la bom­ba ató­mi­ca se había pro­ba­do con éxi­to en Nue­vo Méxi­co. El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se se sen­tía aho­ra lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para actuar. Ya no se moles­tó en pre­sen­tar pro­pues­tas a Sta­lin, sino que plan­teó todo tipo de exi­gen­cias inne­go­cia­bles al tiem­po que recha­za­ba de plano todas las pro­pues­tas de la par­te sovié­ti­ca, por ejem­plo, las rela­ti­vas a los pagos de las indem­ni­za­cio­nes ale­ma­nas. Pero Sta­lin no capi­tu­ló, ni siquie­ra cuan­do Tru­man tra­tó de inti­mi­dar­lo susu­rrán­do­le al oído que Esta­dos Uni­dos había adqui­ri­do una nue­va arma que era increí­ble­men­te pode­ro­sa. El diri­gen­te sovié­ti­co, a quien sin lugar a dudas sus espías ya habían infor­ma­do del Pro­yec­to Manhat­tan, escu­chó en un silen­cio sepul­cral. Tru­man lle­gó a la con­clu­sión de que solo una demos­tra­ción real de la bom­ba ató­mi­ca podría per­sua­dir a los sovié­ti­cos de ceder. En Post­dam, por con­si­guien­te, no se pudo lle­gar a nin­gún acuer­do gene­ral sobre temas tras­cen­den­tes6.

Mien­tras tan­to, los japo­ne­ses seguían luchan­do en el Lejano Orien­te, aun­que su situa­ción era total­men­te deses­pe­ra­da. De hecho, esta­ban dis­pues­tos a ren­dir­se, pero no incon­di­cio­nal­men­te como exi­gían los esta­dou­ni­den­ses. Según la men­ta­li­dad japo­ne­sa, una capi­tu­la­ción incon­di­cio­nal com­por­ta­ba la máxi­ma humi­lla­ción, esto es, que el empe­ra­dor Hirohi­to podía ser obli­ga­do a dejar el car­go y posi­ble­men­te sería acu­sa­do de crí­me­nes de gue­rra. Los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses lo sabían y, como escri­be el his­to­ria­dor Gar Alpe­ro­vitz, algu­nos de ellos, por ejem­plo, el Secre­ta­rio de la Arma­da James Forres­tal, creían «que una decla­ra­ción que garan­ti­za­ra a los japo­ne­ses que la ren­di­ción incon­di­cio­nal no sig­ni­fi­ca­ba el des­tro­na­mien­to del empe­ra­dor pro­ba­ble­men­te pon­dría fin a la gue­rra»7.

La exi­gen­cia de ren­di­ción incon­di­cio­nal en reali­dad esta­ba lejos de ser sacro­san­ta: en el cuar­tel gene­ral de Eisenho­wer en Reims se había acep­ta­do el 7 de mayo una con­di­ción ale­ma­na, es decir, su peti­ción de que el alto el fue­go solo se imple­men­ta­ra tras un pla­zo de no menos de 45 horas, lo sufi­cien­te­men­te lar­go como para per­mi­tir a gran par­te de sus tro­pas esca­bu­llir­se del fren­te orien­tal para no aca­bar cau­ti­vos de los sovié­ti­cos, sino de los esta­dou­ni­den­ses o bri­tá­ni­cos; inclu­so en esta tar­día fase muchas de estas uni­da­des iba a seguir pre­pa­ra­das (en uni­for­me, arma­das y bajo el man­do de sus pro­pios ofi­cia­les) para un posi­ble uso con­tra el Ejér­ci­to Rojo, como Chur­chill iba a admi­tir des­pués de la gue­rra8. Por con­si­guien­te, era bas­tan­te posi­ble lograr la capi­tu­la­ción de Japón a pesar de la deman­da de inmu­ni­dad para Hirohi­to. Ade­más, la con­di­ción de Tokio esta­ba lejos de ser esen­cial: una vez que se aca­bó impo­nien­do a los japo­ne­ses una ren­di­ción incon­di­cio­nal, los esta­dou­ni­den­se nun­ca se moles­ta­ron en pre­sen­tar car­gos con­tra Hirohi­to y fue gra­cias a Washing­ton que este pudo seguir sien­do empe­ra­dor toda­vía duran­te muchas décadas.

¿Por qué creían los japo­ne­ses que toda­vía podían per­mi­tir­se el lujo de aña­dir una con­di­ción a su ofer­ta ren­di­ción? La razón era que en Chi­na per­ma­ne­cía intac­ta la prin­ci­pal fuer­za de su ejér­ci­to. Creían que podrían uti­li­zar este ejér­ci­to para defen­der al pro­pio Japón y hacer pagar así un alto pre­cio a los esta­dou­ni­den­ses por su sin duda inevi­ta­ble vic­to­ria final. Sin embar­go, este plan solo iba a fun­cio­nar si la Unión Sovié­ti­ca no se impli­ca­ba en la gue­rra en el Lejano Orien­te e inmo­vi­li­za­ba así a las fuer­zas japo­ne­sas en el inte­rior de Chi­na. En otras pala­bras, la neu­tra­li­dad sovié­ti­ca per­mi­tió a Japón una leve espe­ran­za, no en la vic­to­ria, por supues­to, sino en que Washing­ton acep­ta­ra la con­di­ción refe­ren­te a su empe­ra­dor. Has­ta cier­to pun­to la gue­rra con Japón se alar­gó por­que la URSS toda­vía no se había invo­lu­cra­do en ella. Pero Sta­lin ya había pro­me­ti­do en 1943 decla­rar la gue­rra a Japón tres meses des­pués de la capi­tu­la­ción de Ale­ma­nia y el 17 de julio de 1945 había reite­ra­do su pro­me­sa en Pots­dam. Por con­si­guien­te, Washing­ton con­ta­ba con un ata­que sovié­ti­co a Japón a prin­ci­pios de agos­to, de modo que los esta­dou­ni­den­ses sabían de sobra que la situa­ción de los japo­ne­ses era deses­pe­ra­da. «Fini japos cuan­do eso ocu­rra», escri­bió Tru­man en su dia­rio refi­rién­do­se a la espe­ra­da inter­ven­ción sovié­ti­ca en la gue­rra de el Lejano Orien­te9.

Ade­más, la Arma­da esta­dou­ni­den­se ase­gu­ró a Washing­ton que podía impe­dir que los japo­ne­ses tras­la­da­ran su ejér­ci­to des­de Chi­na para defen­der su patria de una inva­sión esta­dou­ni­den­se. Por últi­mo, era dis­cu­ti­ble que fue­ra nece­sa­ria una inva­sión esta­dou­ni­den­se de Japón pues­to que la pode­ro­sa Arma­da esta­dou­ni­den­se tam­bién podía sim­ple­men­te blo­quear esta nación isla y obli­gar­le a ele­gir entre capi­tu­lar o morir de hambre.

De modo que Tru­man con­ta­ba con una serie de opcio­nes atrac­ti­vas para ter­mi­nar la gue­rra con­tra Japón sin tener que hacer más sacri­fi­cios: podía acep­tar la tri­vial con­di­ción japo­ne­sa (la inmu­ni­dad para su empe­ra­dor), tam­bién podía espe­rar has­ta que el Ejér­ci­to Rojo ata­ca­ra a los japo­ne­ses en Chi­na y obli­ga­ra así a Tokio a acep­tar una ren­di­ción incon­di­cio­nal des­pués de todo y podía haber impues­to un blo­queo naval que tar­de o tem­prano habría obli­ga­do a Tokio a pedir la paz. Pero Tru­man y sus ase­so­res no eli­gie­ron nin­gu­na de estas opcio­nes, sino que deci­die­ron noquear a Japón con la bom­ba atómica.

Esta acia­ga deci­sión, que iba a cos­tar la vida de cien­tos de miles de per­so­nas, la mayo­ría civi­les, ofre­cía a los esta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra­bles ven­ta­jas. En pri­mer lugar, la bom­ba toda­vía podía obli­gar a Tokio a ren­dir­se antes de que los sovié­ti­cos entra­ran en la gue­rra en Asia y en ese caso no sería nece­sa­rio per­mi­tir a Mos­cú opi­nar sobre de las futu­ras deci­sio­nes refe­ren­tes al Japón de pos­gue­rra, a los terri­to­rios ocu­pa­dos por Japón (como Corea y Man­chu­ria) ni al Lejano Orien­te y la zona del Pací­fi­co en gene­ral. Esta­dos Uni­dos ten­dría una hege­mo­nía total sobre esa par­te del mun­do, lo que era el ver­da­de­ro, aun­que no con­fe­so, obje­ti­vo de gue­rra de Washing­ton en el con­flic­to con Japón. Por ese moti­vo se recha­zó tam­bién la opción del blo­queo, por­que en ese caso los japo­ne­ses solo habrían capi­tu­la­do muchos meses des­pués de que la Unión Sovié­ti­ca entra­ra en guerra.

Una inter­ven­ción sovié­ti­ca en la gue­rra en el Lejano Orien­te ame­na­za­ba con pro­por­cio­nar a los sovié­ti­cos la mis­ma ven­ta­ja que les había pro­por­cio­na­do a los esta­dou­ni­den­ses su rela­ti­va­men­te tar­día inter­ven­ción en la gue­rra en Euro­pa, es decir, un lugar en la mesa de los ven­ce­do­res que iban a impo­ner su volun­tad al derro­ta­do enemi­go, a deci­dir sobre las fron­te­ras, a deter­mi­nar las estruc­tu­ras socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de pos­gue­rra y, por lo tan­to, a lograr enor­mes bené­fi­cos y pres­ti­gio. Washing­ton no que­ría en abso­lu­to que la Unión Sovié­ti­ca dis­fru­ta­ra de este tipo de bene­fi­cios. Los esta­dou­ni­den­ses habían eli­mi­na­do a su gran rival impe­ria­lis­ta en esa par­te del mun­do y no les hacía nin­gu­na gra­cia la idea de tener que car­gar con un nue­vo rival poten­cial, un rival, ade­más, cuya odia­da ideo­lo­gía comu­nis­ta ya se esta­ba vol­vien­do peli­gro­sa­men­te influ­yen­te en muchos paí­ses asiá­ti­cos, Chi­na inclui­da. Al uti­li­zar la bom­ba ató­mi­ca los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses espe­ra­ban aca­bar rápi­da­men­te con los japo­ne­ses y empe­zar a reor­ga­ni­zar el Lejano Orien­te sin un poten­cial­men­te moles­to socio soviético.

La bom­ba ató­mi­ca pare­cía ofre­cer a los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses una impor­tan­te ven­ta­ja adi­cio­nal. La expe­rien­cia de Tru­man en Post­dam le había con­ven­ci­do de que solo una demos­tra­ción real de su nue­va arma haría fle­xi­ble a Sta­lin. Uti­li­zar la bom­ba para des­truir total­men­te una ciu­dad japo­ne­sa pare­cía ser la estra­ta­ge­ma per­fec­ta para inti­mi­dar a los sovié­ti­cos y obli­gar­les a hacer impor­tan­tes con­ce­sio­nes res­pec­to a los acuer­dos de pos­gue­rra en Ale­ma­nia, Polo­nia y otros luga­res de Euro­pa Cen­tral y del Este. Se afir­ma que el Secre­ta­rio de Esta­do de Tru­man, James F. Byr­nes, dijo des­pués que se había uti­li­za­do la bom­ba por­que era pro­ba­ble que esa demos­tra­ción de poder hicie­ra que los sovié­ti­cos fue­ran más aco­mo­da­di­zos en Europa.

Para cau­sar la impre­sión ate­rra­do­ra que bus­ca­ban pro­vo­car a los sovié­ti­cos (y al res­to del mun­do), la bom­ba tenía que ser lan­za­da, obvia­men­te, sobre una gran ciu­dad. Pro­ba­ble­men­te fue esa la razón de que Tru­man recha­za­ra la pro­pues­ta que le hicie­ron algu­nos cien­tí­fi­cos del Pro­yec­to Manhat­tan de demos­trar el poder de la bom­ba arro­ján­do­la en algu­na isla des­ha­bi­ta­da del Pací­fi­co, por­que no habría cau­sa­do sufi­cien­te muer­te y des­truc­ción. Tam­bién habría sido extre­ma­da­men­te emba­ra­zo­so si el arma no hubie­ra obra­do su magia mor­tí­fe­ra, pero si fra­ca­sa­ba un bom­bar­deo ató­mi­co sin pre­vio avi­so de una ciu­dad japo­ne­sa, nadie lo sabría y nadie se sen­ti­ría aver­gon­za­do. Había que ele­gir una gran ciu­dad japo­ne­sa, pero la capi­tal, Tokio, no ser­vía por­que ya esta­ba arra­sa­da por los ante­rio­res bom­bar­deos con­ven­cio­na­les, de modo que un daño adi­cio­nal pro­ba­ble­men­te no iba a resul­tar lo sufi­cien­te­men­te impre­sio­nan­te. De hecho, muy pocas ciu­da­des cum­plían los requi­si­tos de ser un obje­ti­vo «vir­gen». ¿Por qué? A prin­ci­pios de agos­to de 1945 solo diez ciu­da­des de más de 100.000 habi­tan­tes seguían rela­ti­va­men­te indem­nes de los bom­bar­deos y bas­tan­tes de ellas esta­ban fue­ra del alcan­ce de los bom­bar­de­ros (como no exis­tían defen­sas aéreas japo­ne­sas, los bom­bar­de­ros ya habían empe­za­do a arra­sar ciu­da­des de menos de 30.000 habi­tan­tes). Pero Hiro­si­ma y Naga­sa­ki tuvie­ron la mala suer­te de cum­plir los requi­si­tos10.

La bom­ba ató­mi­ca estu­vo lis­ta jus­to a tiem­po de ser uti­li­za­da antes de que la URSS tuvie­ra la opor­tu­ni­dad de invo­lu­crar­se en el Lejano Orien­te. Hiroshi­ma fue arra­sa­da el 6 de agos­to de 1945, pero los diri­gen­tes japo­ne­ses no reac­cio­na­ron inme­dia­ta­men­te con una capi­tu­la­ción incon­di­cio­nal. La razón era que el daño fue gran­de, pero no mayor que el cau­sa­do por los ante­rio­res bom­bar­deos sobre Tokio, don­de un ata­que de miles de bom­bar­de­ros los días 9 y 10 de mar­zo de 1945 había cau­sa­do más des­truc­ción y mata­do a más per­so­nas que en el obje­ti­vo «vir­gen» de Hiroshi­ma. Esto arrui­nó el deli­ca­do esce­na­rio de Tru­man, al menos en par­te. Tokio no se había ren­di­do toda­vía cuan­do el 8 de agos­to de 1945 (exac­ta­men­te tres meses des­pués de la capi­tu­la­ción de Ale­ma­nia en Ber­lín) la URSS decla­ró la gue­rra a Japón y al día siguien­te el Ejér­ci­to Rojo ata­có a las tro­pas japo­ne­sas esta­cio­na­das en Chi­na. Aho­ra Tru­man y sus ase­so­res que­rían aca­bar la gue­rra lo antes posi­ble para limi­tar el «daño» (des­de su pun­to de vis­ta) hecho por la inter­ven­ción soviética.

El 9 de agos­to de 1945 se lan­zó una segun­da bom­ba, esta vez sobre la ciu­dad de Naga­sa­ki. Fue el mis­mo día en que las fuer­zas arma­das de la Unión Sovié­ti­ca entra­ron en la gue­rra en el Lejano Orien­te tras una decla­ra­ción for­mal de gue­rra por par­te de la Unión Sovié­ti­ca el día ante­rior. Un exca­pe­llán del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se afir­mó des­pués acer­ca de este bom­bar­deo, en el que murie­ron muchas per­so­nas japo­ne­sas cató­li­cas: «Esa es una de las razo­nes por las que creo que lan­za­ron la segun­da bom­ba. Para meter pri­sa. Para hacer que se rin­die­ran antes de que lle­ga­ran los rusos»11 (este cape­llán pue­de o no haber sabi­do que entre los 75.000 seres huma­nos que fue­ron «inci­ne­ra­dos, car­bo­ni­za­dos y eva­po­ra­dos ins­tan­tá­nea­men­te» en Naga­sa­ki había tan­to muchas per­so­nas cató­li­cas japo­ne­sas como una can­ti­dad des­co­no­ci­da de pri­sio­ne­ros de un cam­po de pri­sio­ne­ros de gue­rra alia­dos, de cuya pre­sen­cia se había infor­ma­do en vano al coman­do aéreo12).

Japón capi­tu­ló no debi­do a las bom­bas ató­mi­cas sino debi­do a la entra­da en gue­rra de los sovié­ti­cos. Des­pués de que la mayo­ría de las gran­des ciu­da­des del país hubie­ran sido arra­sa­das, la des­truc­ción de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki, por muy horri­ble que fue­ra, no cam­bia­ba dema­sia­do las cosas des­de un pun­to de vis­ta estra­té­gi­co. La decla­ra­ción de gue­rra sovié­ti­ca, en cam­bio, supu­so un gol­pe fatal por­que eli­mi­na­ba la últi­ma espe­ran­za de Tokio de poner algu­nas con­di­cio­nes meno­res a la inevi­ta­ble capi­tu­la­ción. Ade­más, inclu­so des­pués de los bom­bar­deos de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki los diri­gen­tes japo­ne­ses sabían que iba a cos­tar muchos meses antes de que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses pudie­ran des­em­bar­car en Japón, pero el Ejer­ci­to Rojo ya esta­ba avan­zan­do tan rápi­do que se cal­cu­la­ba que en diez días entra­ría en terri­to­rio japo­nés. En otras pala­bras, debi­do a la inter­ven­ción rusa Tokio se que­dó sin tiem­po y sin opcio­nes que no fue­ran la ren­di­ción incon­di­cio­nal. Japón capi­tu­ló debi­do a la decla­ra­ción de gue­rra de la Unión Sovié­ti­ca, no debi­do a los bom­bar­deos de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Inclu­so sin las bom­bas ató­mi­cas, la entra­da de los sovié­ti­cos en la gue­rra habría pro­vo­ca­do la ren­di­ción de Japón13. Pero los diri­gen­tes japo­ne­ses se toma­ron su tiem­po. Su capi­tu­la­ción for­mal se pro­du­jo el 14 de agos­to de 1945.

Para gran dis­gus­to de Tru­man y sus ase­so­res, el Ejér­ci­to Rojo pudo hacer con­si­de­ra­bles pro­gre­sos duran­te esos últi­mos días de gue­rra. Los sovié­ti­cos inclu­so empe­za­ron a expul­sar a los japo­ne­ses de su colo­nia corea­na y lo hicie­ron en cola­bo­ra­ción con el movi­mien­to coreano de libe­ra­ción de Corea diri­gi­do por Kim Il-sung, que resul­tó ser inmen­sa­men­te popu­lar y, por lo tan­to, pudo lle­gar al poder tras la libe­ra­ción de todo el país del horri­ble yugo colo­nial japo­nés. Pero la posi­bi­li­dad de una Corea socia­lis­ta e inde­pen­dien­te no enca­ja­ba en los pla­nes esta­dou­ni­den­ses para el Lejano Orien­te de pos­gue­rra, por lo que Washing­ton envió rápi­da­men­te tro­pas a ocu­par el sur de la penín­su­la y los sovié­ti­cos acce­die­ron a una divi­sión del país que se supo­nía iba a ser solo tem­po­ral, pero que ha dura­do has­ta nues­tros días14.

Pare­cía que, des­pués de todo, los esta­dou­ni­den­ses iban a tener que car­gar con un socio sovié­ti­co en el Lejano Orien­te, pero Tru­man se ase­gu­ró de que no fue­ra así. Actuó como si la ante­rior coope­ra­ción de las tres gran­des poten­cias en Euro­pa no hubie­ra sen­ta­do un pre­ce­den­te cuan­do el 15 de agos­to de 1945 recha­zó la peti­ción de Sta­lin de una zona de ocu­pa­ción sovié­ti­ca en el derro­ta­do País del Sol Nacien­te. Y cuan­do el 2 de sep­tiem­bre de 1945 el gene­ral MacArthur acep­tó ofi­cial­men­te la ren­di­ción japo­ne­sa en el aco­ra­za­do esta­dou­ni­den­se Mis­sou­ri ancla­do en la bahía de Tokio, a los repre­sen­tan­tes de la Unión Sovié­ti­ca y de otros alia­dos en el Extre­mo Orien­te, inclui­dos Gran Bre­ta­ña y los Paí­ses Bajos, solo se les per­mi­tió estar pre­sen­tes como insig­ni­fi­can­tes figu­ran­tes. No se divi­dió Japón en zonas de ocu­pa­ción, como se había hecho con Ale­ma­nia. El derro­ta­do rival de Esta­dos Uni­dos iba a ser ocu­pa­do en su tota­li­dad úni­ca­men­te por los esta­dou­ni­den­ses y como virrey de Esta­dos Uni­dos en Tokio el gene­ral MacArthur se iba a ase­gu­rar de que que nin­gu­na otra poten­cia tuvie­ra voz en los asun­tos de pos­gue­rra de Japón, sin tener en cuen­ta las con­tri­bu­cio­nes que habían hecho a la vic­to­ria común.

Los con­quis­ta­do­res esta­dou­ni­den­ses recrea­ron el País del Sol Nacien­te según sus ideas y según su con­ve­nien­cia. En sep­tiem­bre de 1951 un Esta­dos Uni­dos satis­fe­cho fir­ma­ría un tra­ta­do de paz con Japón, pero la URSS, cuyos intere­ses nun­ca se habían teni­do en cuen­ta, no cofir­mó este tra­ta­do. Los sovié­ti­cos se reti­ra­ron de las par­tes de Chi­na y Corea que habían libe­ra­do, pero se nega­ron a eva­cuar terri­to­rios japo­ne­ses como Saja­lín y las Kuri­les, que habían sido ocu­pa­dos por el Ejér­ci­to Rojo duran­te los últi­mos días de la gue­rra. Pos­te­rior­men­te serían cri­ti­ca­dos des­pia­da­da­men­te por ello en Esta­dos Uni­dos, como si la acti­tud del pro­pio gobierno esta­dou­ni­den­se no tuvie­ra nada que ver con este asunto.

Los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses creían que des­pués de que Japón vio­la­ra Chi­na y humi­lla­ra a poten­cias colo­nia­les tra­di­cio­na­les como Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y los Paí­ses Bajos, y des­pués de la pro­pia vic­to­ria esta­dou­ni­den­se sobre Japón, solo habría que eli­mi­nar a la URSS del Lejano Orien­te (una mera for­ma­li­dad, al pare­cer) para cum­plir su sue­ño de hege­mo­nía abso­lu­ta en esa par­te del mun­do. Su decep­ción y dis­gus­to fue­ron aún mayo­res cuan­do Chi­na se «per­dió» a manos de los comu­nis­tas de Mao des­pués de la gue­rra. Para empeo­rar las cosas la mitad nor­te de Corea, una anti­gua colo­nia japo­ne­sa que Esta­dos Uni­dos había espe­ra­do redu­cir a la con­di­ción de vasa­llo jun­to con el pro­pio Japón, optó por una idio­sin­crá­si­ca vía al socia­lis­mo y en Viet­nam tam­bién resul­tó que un movi­mien­to popu­lar de inde­pen­den­cia bajo el lide­raz­go de Ho Chi Minh tenía unos pla­nes que demos­tra­ron ser incom­pa­ti­bles con las gran­des ambi­cio­nes asiá­ti­cas de Esta­dos Uni­dos. No es de extra­ñar, por lo tan­to, que se lle­ga­ra a la gue­rra en Corea y Viet­nam, y casi a un con­flic­to arma­do con la «Chi­na Roja».

No era nece­sa­rio uti­li­zar la bom­ba ató­mi­ca para obli­gar a Japón a doble­gar­se. Como reco­no­ce­ría cate­gó­ri­ca­men­te un minu­cio­so estu­dio esta­dou­ni­den­se sobre la gue­rra en el aire, US Stra­te­gic Bom­bing Sur­vey, «sin duda Japón se habría ren­di­do antes del 31 de diciem­bre de 1945 aun­que no se hubie­ra arro­ja­do las bom­bas ató­mi­cas, aun­que Rusia no hubie­ra entra­do en gue­rra y aun­que no se hubie­ra pla­nea­do o con­tem­pla­do una inva­sión»15. Varios diri­gen­tes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses lo han reco­no­ci­do públi­ca­men­te, inclui­dos Henry «Hap» Arnold, Ches­ter Nimitz, William «Bull» Hal­sey, Cur­tis LeMay y un futu­ro pre­si­den­te, Dwight Eisenho­wer. Tru­man, sin embar­go, que­ría uti­li­zar las bom­bas por varios moti­vos y no solo para lograr que los japo­ne­ses se rin­die­ran. Espe­ra­ba que arro­jar la bom­ba man­ten­dría a los sovié­ti­cos fue­ra del Lejano Orien­te y ate­rro­ri­za­ría a los diri­gen­tes de ese país, de modo que Washing­ton pudie­ra impo­ner en el Krem­lin su volun­tad res­pec­to a los asun­tos euro­peos. Y así se pul­ve­ri­zó Hiso­hi­ma y Naga­saky. Muchos his­to­ria­do­res esta­dou­ni­den­ses son muy cons­cien­tes de ello. Sean Den­nis Cash­man escri­be: «Con el paso del tiem­po muchos his­to­ria­do­res han lle­ga­do a la con­clu­sión de que la bom­ba se uti­li­zó en gran par­te por razo­nes polí­ti­cas […]. Van­ne­var Bush [direc­tor de la Ofi­ci­na de Inves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos] afir­mó que la bom­ba «tam­bién se entre­gó a tiem­po, para que no hubie­ra nece­si­dad de hacer nin­gu­na con­ce­sión a Rusia al final de la gue­rra». El Secre­ta­rio de Esta­do bajo el pre­si­den­te Tru­man James F. Byr­nes nun­ca negó unas decla­ra­cio­nes que se le atri­bu­ye­ron en las que afir­ma­ba que se había uti­li­za­do la bom­ba para demos­trar la Unión Sovié­ti­ca el poder de Esta­dos Uni­dos con el fin de hacer que los sovié­ti­cos fue­ran más mane­ja­bles en Euro­pa16.

El pro­pio Tru­man, sin embar­go, decla­ró hipó­cri­ta­men­te en aquel momen­to que el obje­ti­vo de los dos bom­bar­deos nuclea­res había sido «traer a los chi­cos a casa», es decir, aca­bar rápi­da­men­te la gue­rra sin más pér­di­da de vidas huma­nas en el lado esta­dou­ni­den­se. Los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses difun­die­ron de for­ma acrí­ti­ca esta expli­ca­ción y así nació un mito que tan­to ellos como la corrien­te domi­nan­te de his­to­ria­do­res esta­dou­ni­den­se y del mun­do occi­den­tal en gene­ral (y, por supues­to, Holly­wood) han difun­di­do con entusiasmo.

El mito de que dos ciu­da­des japo­ne­sas fue­ron bom­bar­dea­das con armas nuclea­res para obli­gar a Tokio a ren­dir­se y acor­tar así la gue­rra y sal­var vidas se ela­bo­ró Esta­dos Uni­dos, pero iba a ser secun­da­do con entu­sias­mo por Japón, cuyos diri­gen­tes de pos­gue­rra, vasa­llos de Esta­dos Uni­dos, lo encon­tra­ron extre­ma­da­men­te útil por varias razo­nes, como ha seña­la­do War Wil­son en su exce­len­te artícu­lo sobre la bom­ba ató­mi­ca. En pri­mer lugar, al empe­ra­dor y a sus minis­tros, que en muchos sen­ti­dos eran res­pon­sa­bles de una gue­rra que había cau­sa­do tan­to sufri­mien­to al pue­blo japo­nés, les pare­ció extre­ma­da­men­te con­ve­nien­te cul­par de su derro­ta «a un increí­ble avan­ce cien­tí­fi­co que nadie podía haber pre­vis­to», como afir­ma Wil­son. La cega­do­ra luz de las explo­sio­nes ató­mi­cas impi­dió, por así decir­lo, ver sus «equi­vo­ca­cio­nes y erro­res de cálcu­lo». Se había men­ti­do al pue­blo japo­nés acer­ca de lo mal que esta­ba real­men­te la situa­ción y de cómo se había pro­lon­ga­do su sufri­mien­to úni­ca­men­te para sal­var al empe­ra­dor, pero la bom­ba pro­por­cio­nó la excu­sa per­fec­ta para haber per­di­do la gue­rra. No hubo nece­si­dad de repar­tir cul­pas ni tam­po­co de crear un tri­bu­nal de inves­ti­ga­ción. Los diri­gen­tes japo­ne­ses pudie­ron afir­mar que habían hecho cuan­to habían podi­do, de modo que en gene­ral la bom­ba sir­vió para ale­jar la cul­pa de los diri­gen­tes japoneses.

En segun­do lugar, la bom­ba hizo que Japón se gana­ra la sim­pa­tía inter­na­cio­nal. Lo mis­mo que Ale­ma­nia, Japón había empren­di­do una gue­rra de agre­sión y había come­ti­do todo tipo de crí­me­nes de gue­rra. Ambos paí­ses bus­ca­ron la for­ma de mejo­rar su ima­gen tra­tan­do de cam­biar la con­di­ción de res­pon­sa­ble por la de víc­ti­ma. En ese con­tex­to la Ale­ma­nia (occi­den­tal) de pos­gue­rra inven­tó el mito sobre el Ejér­ci­to Rojo que se des­cri­bía como una segun­da hor­da de mon­go­les racial­men­te infe­rio­res que tomó Ber­lín al asal­to, vio­ló a rubias Fräu­leins y saqueó paci­fi­cas ciu­da­des camino de Ber­lín. De for­ma simi­lar Hiroshi­ma y Naga­sa­ki per­mi­tie­ron a Japón hacer­se pasar por «una nación cas­ti­ga­da, que había sido injus­ta­men­te bom­bar­dea­da con un ins­tru­men­to de gue­rra cruel y horrible».

En ter­cer lugar, a los gober­nan­tes supre­mos esta­dou­ni­den­ses del Japón de pos­gue­rra sin duda les com­pla­cía hacer­se eco de la idea esta­dou­ni­den­se de que la bom­ba había pues­to fin a la gue­rra. Estos gober­nan­tes pro­te­gie­ron a la cla­se alta de Japón fren­te a las deman­das de cam­bio social radi­cal pro­ve­nien­tes de ele­men­tos radi­ca­les, inclui­dos los comu­nis­tas, cuyo evan­ge­lio «tenía eco entre las per­so­nas pobres de Japón y ame­na­za­ba el gobierno plu­to­crá­ti­co»17. Pero duran­te un tiem­po la eli­te temió que los esta­dou­ni­den­ses abo­lie­ran la figu­ra del empe­ra­dor y lle­va­ran a jui­cio por crí­me­nes de gue­rra a muchos altos car­gos del gobierno, ban­que­ros e indus­tria­les, de modo que se con­si­de­ró útil com­pla­cer a los esta­dou­ni­den­ses y, como ha seña­la­do un his­to­ria­dor japo­nés, «si que­rían creer que la bom­ba había gana­do la gue­rra, ¿por qué decep­cio­nar­los?». El hecho de que Japón acep­ta­ra el mito esta­dou­ni­den­se de Hiroshi­ma com­pla­ció a los esta­dou­ni­den­ses por­que sir­vió para difun­dir en Japón, en otros luga­res de Asia y en todo el mun­do la idea de que Esta­dos Uni­dos era todo­po­de­ro­so des­de el pun­to de vis­ta mili­tar aun­que aman­te de la paz y que solo que­ría uti­li­zar su mono­po­lio de la bom­ba ató­mi­ca cuan­do fue­ra abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio. Ward Wil­son con­ti­núa y con­clu­ye el artícu­lo de la siguien­te mane­ra: «Si, por otra par­te, la entra­da de los sovié­ti­cos en la gue­rra fue lo que pro­vo­có la ren­di­ción de Japón, enton­ces los sovié­ti­cos podrían afir­mar que pudie­ron hacer en cua­tro días lo que Esta­dos Uni­dos no había podi­do hacer en cua­tro años, y la impre­sión del poder mili­tar sovié­ti­co y de la influen­cia diplo­má­ti­ca sovié­ti­ca se vería refor­za­da. Y una vez que empe­za­ra la Gue­rra Fría, afir­mar que la entra­da sovié­ti­ca había sido el fac­tor deci­si­vo habría equi­va­li­do a pro­por­cio­nar ayu­da y con­sue­lo al enemi­go»18.

Con los años el mito de que el «bom­bar­deo nuclear» de dos ciu­da­des japo­ne­sas esta­ba jus­ti­fi­ca­do ha per­di­do gran par­te de su atrac­ti­vo a ambos lados del Pací­fi­co. En 1945 un abru­ma­dor 85% de los esta­dou­ni­den­ses lo con­si­de­ra­ba así, pero este por­cen­ta­je se redu­jo al 63% en 1991 y al 29% en 2015; en cuan­to a la pobla­ción japo­ne­sa, solo el 29% lo apro­ba­ba en 1991 y en 2015 ape­nas el 14%19. Era obvio que el mito nece­si­ta­ba un espal­da­ra­zo y se lo dio debi­da­men­te uno de los suce­so­res de Tru­man, el pre­si­den­te Barack Obama.

Oba­ma visi­tó Hiroshi­ma en mayo de 2016. En un dis­cur­so públi­co cali­fi­có fría­men­te la pul­ve­ri­za­ción de la ciu­dad por medio de la bom­ba ató­mi­ca en 1945 de «muer­te caí­da del cie­lo», como si hubie­ra sido una gra­ni­za­da o algún otro fenó­meno natu­ral con el que su país no tuvie­ra nada que ver y omi­tió pro­nun­ciar una sola pala­bra de arre­pen­ti­mien­to, por no hablar de una dis­cul­pa, en nom­bre del Tío Sam. En un entu­sias­ta repor­ta­je sobre esta actua­ción pre­si­den­cial, el New York Times, uno de los prin­ci­pa­les perió­di­cos de Esta­dos Uni­dos, escri­bió que «muchos his­to­ria­do­res creen que los bom­bar­deos sobre Hiroshi­ma y lue­go sobre Naga­sa­ki, que jun­tos se cobra­ron la vida de más de 200.000 per­so­nas, a fin de cuen­tas sal­va­ron vidas, ya que una inva­sión de las islas habría pro­vo­ca­do un derra­ma­mien­to de san­gre mucho mayor»20. No se men­cio­nó en abso­lu­to que hay muchos hechos que con­tra­di­cen esta «creen­cia» ni que muchos his­to­ria­do­res creen jus­to lo con­tra­rio. Así es como se man­tie­nen vivos los mitos, inclu­so los que se vie­nen abajo.

Jac­ques R. Pauwels

6 de agos­to de 2021

Este artícu­lo es una adap­ta­ción de un capí­tu­lo del libro de Jac­ques R. Pau­wels que se edi­ta­rá pró­xi­ma­men­te sobre los gran­des mitos de la his­to­ria moder­na (la edi­to­rial Boltxe libu­ruak lo publi­ca­rá en cas­te­llano a prin­ci­pios de diciem­bre de 2021).

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bastos.

Fuen­te: https://​www​.coun​ter​punch​.org/​2​0​2​1​/​0​8​/​0​6​/​m​y​t​h​m​a​k​i​n​g​-​a​n​d​-​t​h​e​-​a​t​o​m​i​c​-​d​e​s​t​r​u​c​t​i​o​n​-​o​f​-​h​i​r​o​s​h​i​m​a​-​a​n​d​-​n​a​g​a​s​a​ki/

Refe­ren­cias

Alpe­ro­vitz, Gar: Ato­mic Diplo­macy: Hiroshi­ma and Pots­dam. The Use of the Ato­mic Bomb and the Ame­ri­can Con­fron­ta­tion with Soviet Power, nue­va edi­ción, Har­monds­worth, Midd­le­sex, 1985 (edi­ción ori­gi­nal de 1965).

Cash­man, Sean Den­nis: Roo­se­velt, and World War II, Nue­va York y Lon­dres, 1989.

Cum­mings, Bru­ce: The Korean War: A His­tory, Nue­va York, 2011.

Dülf­fer, Jost: Jal­ta, 4. Februar 1945: Der Zwei­te Welt­krieg und die Ents­tehung der bipo­la­ren Welt, Múnich, 1998.

Gowans, Stephen: Patriots, Trai­tors and Empi­res: The Story of Korea’s Strug­gle for Free­dom, Mon­treal, 2018.

Harris, Gar­di­ner: «At Hiroshi­ma Memo­rial, Oba­ma Says Nuclear Arms Requi­re “Moral Revo­lu­tion”», The New York Times, 27 de mayo de 2016

Hase­ga­wa, Tsu­yoshi: Racing the Enemy: Sta­lin, Tru­man, and the Surren­der of Japan, Cam­brid­ge, MA, 2005.

Kohls, Gary G: «Whi­te­wa­shing Hiroshi­ma: The Uncri­ti­cal Glo­ri­fi­ca­tion of Ame­ri­can Mili­ta­rism» http://​www​.lew​rock​well​.com/​o​r​i​g​5​/​k​o​h​l​s​1​.​h​tml).

Kol­ko, Gabriel: The Poli­tics of War: The World and Uni­ted Sta­tes Foreign Policy, 1943 – 1945, Nue­va York, 1968.

Kol­ko, Gabriel: Main Currents in Modern Ame­ri­can His­tory, Nue­va York, 1976.

Pau­wels, Jac­ques R.: The Myth of the Good War: Ame­ri­ca in the Second World War, edi­ción revi­sa­da edi­tion, Toron­to, 2015. [en cas­te­llano, tra­du­ci­do por José Sas­tre, El mito de la gue­rra bue­na: EE.UU en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Hon­da­rri­bia, Hiru, 2002].

Sto­kes, Bru­ce: “70 years after Hiroshi­ma, opi­nions have shif­ted on use of ato­mic bomb”, Fac­tank, 4 de agos­to de 2015 https://​www​.pew​re​search​.org/​f​a​c​t​-​t​a​n​k​/​2​0​1​5​/​0​8​/​0​4​/​7​0​-​y​e​a​r​s​-​a​f​t​e​r​-​h​i​r​o​s​h​i​m​a​-​o​p​i​n​i​o​n​s​-​h​a​v​e​-​s​h​i​f​t​e​d​-​o​n​-​u​s​e​-​o​f​-​a​t​o​m​i​c​-​b​omb).

Ter­kel, Studs: «The Good War»: An Oral His­tory of World War Two, Nue­va York, 1984.

Williams, William Apple­man: The Tra­gedy of Ame­ri­can Diplo­macy, edi­ción revi­sa­da, Nue­va York, 1962.

Wil­son, Ward: «The Bomb Didn’t Beat Japan… Sta­lin Did. Have 70 years of nuclear policy been based on a lie?», F[oreign]P[olicy], 30 de mayo de 2013 https://​foreign​po​licy​.com/​2​0​1​3​/​0​5​/​3​0​/​t​h​e​-​b​o​m​b​-​d​i​d​n​t​-​b​e​a​t​-​j​a​p​a​n​-​s​t​a​l​i​n​-​did).

  1. Fran­cia se iba a unir a este trío más tar­de y lo con­vir­tió así en los Cua­tro Grandes.
  2. Kol­ko (1968), pp. 50 – 51.
  3. Williams, p. 250.
  4. Dülf­fer, p. 155.
  5. Kol­ko (1976), p. 355.
  6. Alpe­ro­vitz, p. 223.
  7. Alpe­ro­vitz, p. 156.
  8. Pau­wels (2015), pp. 178 – 179.
  9. Cita­do en Alpe­ro­vitz, p. 24.
  10. Wilson.
  11. Cita­do en Ter­kel, p. 535.
  12. Kohls.
  13. Hase­ga­wa, pp. 185 – 186, 295 – 297; Wilson.
  14. Para una his­to­ria libre de mitos de la tra­ge­dia de la divi­sión de Corea, véa­se los libros de Cum­mings y Gowans (2018).
  15. Cita­do en Horo­witz, p. 53.
  16. Cash­man, p. 369.
  17. Según se cita en Gowans (2018), p. 106, a la his­to­ria­do­ra esta­dou­ni­den­se Sarah C. Paine.
  18. Wilson.
  19. Stokes.
  20. Harris.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *