Eco­lo­gía social. Gui­ller­mo Fol­gue­ra: «Argen­ti­na es el prin­ci­pal con­su­mi­dor de agro­tó­xi­cos del mun­do por habitante»

Por Car­los Azná­rez y María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de agos­to de 2021.

Nos intere­sa hablar del extrac­ti­vis­mo, que es algo que veni­mos tocan­do hace mucho tiem­po. Eees uno de los gran­des males que está sopor­tan­do Amé­ri­ca Lati­na y que gene­ral­men­te es encu­bier­to, no impor­ta si los gobier­nos son pro­gre­sis­tas o de dere­cha, por­que todos se sumer­gen en acep­tar agro­ne­go­cios, defo­res­ta­cio­nes, mega­mi­ne­ría y hacer nego­cios. Recien­te­men­te, se pro­du­jo una mar­cha impor­tan­te en Bue­nos Aires exi­gien­do una Ley para pro­te­ger a los hume­da­les, y denun­ciar los intere­ses que están impi­dien­do que una ley en defen­sa de los mis­mos sal­ga ade­lan­te. Para inte­rio­ri­zar­nos más sobre como esta pro­ble­má­ti­ca y tam­bién en lo que res­pec­ta al tri­go trans­gé­ni­co, habla­mos con Gui­ller­mo Fol­gue­ra, bió­lo­go, filó­so­fo, inves­ti­ga­dor del Coni­cet y un acti­vo mili­tan­te anti-extractivista.

En lo que hace a los hume­da­les, esta­mos hablan­do nada más y nada menos que de 350 mil hec­tá­reas que­ma­das y que esto, sin duda, afec­ta de mane­ra extre­ma al medio ambien­te y la vida en todos los aspec­tos. Esta pro­ble­má­ti­ca sue­le sen­tir­se mucho más fue­ra de las gran­des ciu­da­des, por­que la pobla­ción urba­na sue­le hacer­se la dis­traí­da ante estos acon­te­ci­mien­tos, como si no los fue­ran a afec­tar. ¿Cómo estás vien­do el tema?

-Cla­ro, ese ima­gi­na­rio que en el fon­do es una gran con­quis­ta en el pen­sa­mien­to domi­nan­te, de pen­sar que en las gran­des ciu­da­des esta­mos des­po­ja­dos de ese tipo de pro­ble­mas y que los mis­mos están allá lejos. Para com­pren­der esto vamos a dar tres mar­cos gene­ra­les. En los últi­mos 25 años Argen­ti­na tie­ne dos récord impre­sio­nan­tes, el pri­me­ro es que está entre los diez paí­ses del mun­do que más defo­res­tó, y tam­bién que la región del Cha­co, en tér­mi­nos por­cen­tua­les, es la segun­da región del mun­do que más defo­res­tó. Los hume­da­les repre­sen­tan una par­te del terri­to­rio en Argen­ti­na y, como bien plan­tea­bas, el año pasa­do tuvi­mos un regis­tro impre­sio­nan­te de incen­dios. Fue­ron más de doce pro­vin­cias las incen­dia­das y no recuer­do que se hayan encon­tra­do res­pon­sa­bles, a pesar de que fue seña­la­do que más del 95% de los incen­dios fue­ron inten­cio­na­les. Muchos de los terri­to­rios, a pesar de lo seña­la­do, ya se están usan­do para los agro­ne­go­cios y ya que hicis­te alu­sión a la Ley de los Hume­da­les, la mis­ma está «cajo­nea­da» o no avan­za en el Con­gre­so, y cuan­do habla­mos sobre qué sec­to­res son los que están ponien­do palos para que esta ley se aprue­be bási­ca­men­te, apa­re­cen tres y de algu­na mane­ra nos per­mi­te conec­tar con la pri­me­ra par­te. Estos son:

a) Los agro­ne­go­cios, que son muy fuer­tes en Argen­ti­na tras ser un país agro expor­ta­dor muy impor­tan­te y que encuen­tran acá y median­te el incen­dio una for­ma de expandirse.

b) La mega­mi­ne­ría: muchos de los hume­da­les están en zonas de intere­ses mine­ros y enor­mes resis­ten­cias sociales.

Y por últi­mo, c) los nego­cios inmo­bi­lia­rios que es otra de las par­tes de esas gran­des urbes, en este caso para sec­to­res aco­mo­da­dos y con fuer­te influen­cia en sec­to­res de poder. Es un mapa com­ple­jo el del extrac­ti­vis­mo en nues­tro país, don­de tras­cien­den grie­tas de sec­to­res clá­si­ca­men­te neo­li­be­ra­les y sec­to­res que pue­den deno­mi­nar­se progresistas.

-Este «cajo­neo» en el que segu­ra­men­te par­ti­ci­pan dipu­tados de dife­ren­tes ten­den­cias ¿cómo se resuel­ve? ¿Cómo se pue­de avan­zar sobre el accio­nar des­truc­ti­vo de estas per­so­nas que siguen hacien­do nego­cios, sean ofi­cia­lis­ta u opo­si­to­res, pero a la vez están hun­dien­do el país?

-Cuan­do uno habla con unos de estos sec­to­res, y he hecho algu­nas inves­ti­ga­cio­nes, por ejem­plo en torno a qué cri­te­rios se toma­ban des­de el pro­pio esta­do para apro­bar algu­nas de estas cues­tio­nes de las que esta­mos hablan­do, en gene­ral apa­re­ce la rela­ción cos­to-bene­fi­cio. Esto gene­ra más bene­fi­cios que cos­tos, se eva­lúa, cla­ro que no esta­mos exen­tos de cos­tos pero el esque­ma actual nos obli­ga y lle­va a tener que apro­bar­lo. Esto se hace en nom­bre de algu­nos supues­tos bene­fi­cios socia­les, cla­ra­men­te, que no se han veri­fi­ca­do y ocu­rre lo con­tra­rio. Actual­men­te, en Argen­ti­na una de cada dos per­so­nas no come todos los días; el 60% de los niños y niñas está por deba­jo de la línea de pobre­za, con lo cual estas pro­me­sas socia­les nun­ca lle­gan y el daño ambien­tal está fuer­te­men­te mar­ca­do. Esto se da así, con la con­si­de­ra­ción obvia de que si bien los efec­tos ambien­ta­les que a mediano y lar­go pla­zo per­ju­di­can colec­ti­va­men­te, en pri­mer lugar per­ju­di­can a los sec­to­res más daña­dos de nues­tra socie­dad y son pro­ce­sos que aumen­tan las des­igual­da­des socia­les. Esto tam­bién tie­ne que plantearse.

Por eso, la fór­mu­la que yo agre­ga­ría es ¿Bene­fi­cio para quien? y ¿cos­to para quie­nes están expo­nien­do los cuer­pos y los terri­to­rios?. Si uno toma el pro­yec­to como el de la mega-fac­to­ría de cer­dos en el Cha­co, por ejem­plo, lo pri­me­ro que está hacien­do el gobierno de Capi­ta­nich es expul­sar pue­blos ori­gi­na­rios en deter­mi­na­dos terri­to­rios para mon­tar la mega­fac­to­ria. Rápi­da­men­te quie­re avan­zar, inclu­si­ve con con­di­cio­nes de sequía, con un pro­yec­to que se sabe que toma una enor­me can­ti­dad de agua y con­tan­do tam­bién con inter­ven­ción quí­mi­ca, en un con­tex­to abso­lu­ta­men­te de con­ta­mi­na­ción ambien­tal y social.

Se vive una situa­ción muy dra­má­ti­ca, don­de el sec­tor de la gober­nan­za y el sec­tor empre­sa­rial no ven, no saben o no están pudien­do ni siquie­ra hacer­se la pre­gun­ta de cómo cam­biar esta estruc­tu­ra. Esta­mos en un con­tex­to elec­cio­na­rio y no es un tema ni un pro­ble­ma esto para los can­di­da­tos de nin­guno de los par­ti­dos dominantes.

Tam­bién a la izquier­da le cues­ta hacer­se con este tipo de temas. “No ven­den”, y eso es gra­ve por­que ya no es sola­men­te el pro­gre­sis­mo mode­ra­do sino que tam­bién algu­nos sec­to­res más de avan­za­da ‑no todos, por cier­to- no alcan­zan a visi­bi­li­zar esto que tan bien decía Fidel Cas­tro en algún momen­to sobre la nece­si­dad de cui­dar la Natu­ra­le­za para que la Huma­ni­dad no se siga deteriorando.

-Si, igual voy a ser jus­to. Yo veo una fuer­za cre­cien­te, no per­te­nez­co a nin­gún sec­tor polí­ti­co par­ti­da­rio pero veo un inten­to cre­cien­te de los gru­pos de izquier­da con los que me ha toca­do inter­ac­tuar, sobre todo en los últi­mos dos o tres años. Men­ciono algu­noa de ellos que yo sé que tie­nen un sec­tor de la juven­tud que está mili­tan­do en esta direc­ción como son el MST, el PTS y el Par­ti­do Obre­ro en Argen­ti­na. Yo veo que hacen un esfuer­zo gran­de por for­mar­se, por incluir­se y par­ti­ci­par, por estar y por esto que plan­teas­te. Dar una dis­cu­sión en serio sobre la cues­tión ambien­tal, sig­ni­fi­ca replan­tear la for­ma pro­duc­ti­va sino sim­ple­men­te es algo anec­dó­ti­co. Decir “cui­dar el pla­ne­ta” y lue­go avan­zar sobre los mis­mos pro­yec­tos de siem­pre, no es una cues­tión real. Cla­ro, tomar­se en serio la cues­tión socio ambien­tal sig­ni­fi­ca repen­sar todos los pro­gra­mas, y la izquier­da ahí tie­ne un desa­fío enor­me. Pen­sar en esca­las de pro­duc­ción, pro­yec­tos demo­grá­fi­cos, pen­sar des­igual­da­des socia­les de otros luga­res. Creo y quie­ro creer que la izquier­da lo está incor­po­ran­do de mane­ra cre­cien­te, es una per­cep­ción que oja­lá no me equivoque.

Otro tema es el del tri­go trans­gé­ni­co, somos el pri­mer país, lamen­ta­ble­men­te, que apro­bó la uti­li­za­ción del tri­go trans­gé­ni­co. Aho­ra Bra­sil lo está por apro­bar, han pos­ter­ga­do este mes la sesión del par­la­men­to pero insis­ti­rán en lle­var ade­lan­te eso. ¿En cuán­to afec­ta a nues­tras pobla­cio­nes esta ini­cia­ti­va extractivista?

-Exac­to. Argen­ti­na hizo una apro­ba­ción par­cial, efec­ti­va­men­te la apro­ba­ción final esta­rá en manos de uno de los con­su­mi­do­res del tri­go argen­tino. Esa situa­ción mar­ca­ría que es obs­ce­na, lo digo y no pue­do ter­mi­nar de incor­po­rar qué sig­ni­fi­ca que un país depen­da de la apro­ba­ción de un país vecino para ver que cul­ti­va. Me impre­sio­na, inde­pen­dien­te­men­te que entien­do que esta­mos en una lógi­ca capi­ta­lis­ta, no deja de ser una lógi­ca obs­ce­na y absurda.

Para enten­der de qué se tra­ta, haré dos o tres cues­tio­nes téc­ni­cas: el tri­go trans­gé­ni­co tie­ne dos tipos de modi­fi­ca­cio­nes, una es una modi­fi­ca­ción con tec­no­lo­gía HB4, que en prin­ci­pio per­mi­te al tri­go ser cul­ti­va­do en sue­los con estrés hídri­co, o sea con poca agua, y a su vez tien­de a recu­pe­rar la resis­ten­cia al glu­fo­si­na­to de amó­nio que es un her­bi­ci­da muy tóxi­co. Las dos tec­no­lo­gías incor­po­ra­das nos hacen espe­rar 4 o 5 cosas, que apro­ba­do el tri­go casi que ten­drían que ser con­se­cuen­cia natu­ral de algo así. Pri­me­ro tie­ne que ver con la tec­no­lo­gía HB4, la cual incre­men­ta­ría la pre­sión sobre defo­res­ta­cio­nes, eso está cla­ro por­que los sue­los con estrés hídri­co son hoy uno de los impe­di­men­tos del corri­mien­to de la fron­te­ra agrí­co­la, enton­ces ahí habría mayor deforestación.

El otro pun­to es el glu­fo­si­na­to de amo­nio que es un tóxi­co. Hay estu­dios de Damián Marino, de la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta en don­de ha mar­ca­do unos 15 veces más tóxi­co que el gli­fo­sa­to, por el cual espe­ra­ría­mos mayor pre­sen­cia quí­mi­ca. Argen­ti­na es el prin­ci­pal con­su­mi­dor de agro­tó­xi­cos del mun­do por habi­tan­te, es un regis­tro espan­to­so. Ade­más este quí­mi­co daría dos nove­da­des impor­tan­tes que son: el tri­go, al ser un cul­ti­vo de invierno haría que todo el año se estén tiran­do quí­mi­cos en los terri­to­rios, lo que daría lugar a mucha inter­ac­cio­nes quí­mi­cas muy marcadas.

El otro pun­to muy impor­tan­te es que, si bien en Argen­ti­na esta­mos con­su­mien­do un mon­tón de soja por­que la meten en muchos pro­duc­tos como emul­sio­nan­te a tra­vés de la leci­ti­na, etc, Argen­ti­na es un país don­de el tri­go se con­su­me mucho, es el maíz para Méxi­co. Enton­ces eso gene­ra­ría un incre­men­to en la inges­ta de agrotóxicos.

El últi­mo pun­to, me pare­ce impor­tan­te para com­pren­der cómo todos estos pro­duc­tos alta­men­te tec­no­lo­gi­za­dos, que tie­nen paten­tes, etc, tien­den a inci­dir fuer­te­men­te en la con­cen­tra­ción, pro­pie­dad y uso de la tie­rra. Dicho de otra mane­ra, tien­den a favo­re­cer a los gran­des intere­ses, por lo cual, tam­bién el tri­go incre­men­ta­ría algo que habían apro­ba­do los trans­gé­ni­cos a mitad de la déca­da del 90′, se obser­vó una pér­di­da de los peque­ños productores.

Así que es un pano­ra­ma muy com­pli­ca­do y el sec­tor polí­ti­co guber­na­men­tal de dife­ren­te signo no encuen­tra razo­nes para no fre­nar un pro­yec­to de este tipo.

Te que­ría pre­gun­tar sobre una cam­pa­ña que lle­vas a cabo con las infan­cias y el efec­to que están cau­san­do los agro­tó­xi­cos a lo lar­go de tan­tos años. La can­ti­dad de enfer­me­da­des que pro­vo­can, como el cán­cer, pala­bra que nadie que nadie quie­re nom­brar. Nos hemos pasa­do hablan­do una año y medio del Covid-19 y el cán­cer es como si no exis­tie­ra. Sabe­mos que inclu­so estás recla­man­do que cuán­do se lle­ve a un médi­co o médi­ca a estas infan­cias se les haga un estu­dio medioam­bien­tal para saber dón­de ha vivi­do y qué es lo que ha res­pi­ra­do. Con­ta­nos un poco sobre esto.

-Es impre­sio­nan­te tener que recla­mar que el tema ambien­tal sea par­te de la aten­ción hos­pi­ta­la­ria. Todo este mapa ini­cial que hacía­mos, efec­ti­va­men­te está cau­san­do mucho daño en dife­ren­tes pro­vin­cias, con dife­ren­tes cau­san­tes. A lo que me refie­ro, por ejem­plo, es que todos los pro­yec­tos mega­mi­ne­ros gene­ran daños enor­mes, sobre todo en las pobla­cio­nes cor­di­lle­ra­nas. Los agro­ne­go­cios mayor­men­te se con­cen­tran en la zona de Cha­co, San­ta Fe, Cór­do­ba, Pro­vin­cia de Bue­nos Aires y Entre Ríos. Cada uno de los pro­yec­tos gene­ra dife­ren­te tipo de efec­to. Uno de los efec­tos más gran­des es esto que se lla­ma para­dig­ma quí­mi­co y es la pre­sen­cia de agen­tes can­ce­rí­ge­nos ambien­ta­les, y esto que habla­mos de los agro­tó­xi­cos como el glu­fo­si­na­to de amonio.

La cam­pa­ña la empe­za­mos con una enfer­me­ra del Garrahan, que es el prin­ci­pal esta­ble­ci­mien­to de aten­ción hos­pi­ta­la­ria infan­til en Argen­ti­na, y tam­bién con una com­pa­ñe­ra de un pue­blo fumi­ga­do Exal­ta­ción de la Cruz y gen­te que nos ayu­dó en la par­te visual. Recla­ma­mos la incor­po­ra­ción de una his­to­ria clí­ni­ca ambien­tal en la aten­ción hos­pi­ta­la­ria. Actual­men­te la his­to­ria ambien­tal de los niños y niñas que lle­gan con enfer­me­da­des, en muchos casos ter­mi­na­les, se redu­ce a pre­gun­tar­le a la madre si se dro­gó o si usan com­bus­tión de leña o lo que sea. Pero toda esas con­se­cuen­cias vin­cu­la­das con la matriz pro­duc­ti­va que está­ba­mos hablan­do nun­ca es toca­da en nin­guno de los casos, lo que mues­tra la difi­cul­tad cul­tu­ral que va a sig­ni­fi­car cam­biar esto. En esta cam­pa­ña reci­bí algu­nos cues­tio­na­mien­tos y ata­ques, jus­ta­men­te por los intere­ses que están en jue­go. Uno de los prin­ci­pa­les vino de cua­tro pro­fe­sio­na­les de la salud que decían: noso­tros hace­mos his­to­ria clí­ni­ca ambien­tal, y cuan­do le pre­gun­ta­ba a que se refe­rían, me mos­tra­ban que tenían un ren­glón en una compu­tado­ra para des­cri­bir oca­sio­nal­men­te eso. Creo que hay una situa­ción de for­ma­ción, vamos a tener que tra­ba­jar con la cul­tu­ra para que los médi­cos com­pren­dan que el tema ambien­tal ya es una reali­dad, que las pro­yec­cio­nes de cán­cer para el 2050 son real­men­te impre­sio­nan­tes, pues­to que se cal­cu­la que una de cada dos per­so­nas va a tener al menos algún tumor y lo que esta­mos vivien­do no es natu­ral. No es natu­ral ver a dos her­ma­ni­tos murien­do enfren­te de una plan­ta­ción de toma­te y sin reci­bir res­pues­tas de los hos­pi­ta­les y del sis­te­ma guber­na­men­tal. No es natu­ral que la Asam­blea al sur de la ciu­dad de Cór­do­ba fren­te a la fábri­ca Por­ta, una de las prin­ci­pa­les fábri­cas de alcohol del país, estén vien­do mal­for­ma­cio­nes y abor­tos sin que haya nin­gún tipo de res­pues­tas. No es natu­ral que las pobla­cio­nes de Entre Ríos ten­gan que denun­ciar escue­las fumi­ga­das y que enci­ma, los sis­te­mas hos­pi­ta­la­rios no la con­tem­plen. Por eso, en la cam­pa­ña tene­mos espe­ran­za y con­fian­za que va a mul­ti­pli­car­se pero tam­bién tene­mos la cla­ri­dad de que es a muy lar­go pla­zo. La Socie­dad Argen­ti­na de Pedia­tría está empe­zan­do a difun­dir una his­to­ria clí­ni­ca ambien­tal que pue­de lle­gar a imple­men­tar­se, toda­vía no se defi­ne cómo, cuán­do y de qué mane­ra va a comen­zar a inci­dir sobre la par­te de formación.

Pero sin dudas es uno de los temas que obse­sio­na y que los sis­te­mas esta­ta­les argen­ti­nos se nota que han sido mol­dea­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo a ima­gen y semen­jan­za del nego­cio empre­sa­rial. Nece­si­ta­mos que­brar esa lógica.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *