Argen­ti­na. Igle­sias Evan­gé­li­cas acu­san a la serie El Rei­no de “fas­cis­ta” y ase­gu­ran que bus­ca que su cre­do “des­apa­rez­ca”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de agos­to de 2021.

Acie­ra, la enti­dad que las nuclea, seña­ló a la pro­duc­ción de Net­flix y en for­ma par­ti­cu­lar a la guio­nis­ta Clau­dia Piñei­ro. La Unión Argen­ti­na de Escri­to­ras y Escri­to­res salió a defen­der a la reco­no­ci­da autora.

La Alian­za Cris­tia­na de las Igle­sias Evan­gé­li­cas de la Repú­bli­ca Argen­ti­na (Acie­ra) acu­só a los crea­do­res de la serie de Net­flix, El Rei­no, de “usar el arte” para “crear en el ima­gi­na­rio popu­lar la per­cep­ción” de que sus pas­to­res “solo tie­nen ambi­cio­nes de poder o de dine­ro”, a fines de “segre­gar, mar­car en lis­tas y seña­lar como peli­gro­sos y fun­da­men­ta­lis­tas” a sus fie­les y que se “debi­li­ten y desaparezcan”.

El rei­no cuen­ta la his­to­ria del pas­tor Emi­lio Váz­quez Pena, encar­na­do por Die­go Peret­ti, y cómo su vida y la de su entorno fami­liar se ven sacu­di­dos a par­tir del aten­ta­do con­tra el can­di­da­to a pre­si­den­te de la repú­bli­ca: tras el horror, lle­ga la opor­tu­ni­dad, y el reli­gio­so podría con­ver­tir­se en el máxi­mo man­da­ta­rio de la Nación. Entre intri­gas, Emi­lio inten­ta­rá des­ci­frar las cau­sas del cri­men y a su ins­ti­ga­dor, todo mien­tras el ojo públi­co escu­dri­ña entre sus secre­tos y los de la lucra­ti­va igle­sia diri­gi­da por la familia.

A tra­vés de un docu­men­to fir­ma­do por su Con­se­jo Direc­ti­vo Nacio­nal, des­de la enti­dad refi­rie­ron a un “com­por­ta­mien­to fas­cis­ta” y apun­ta­ron con­tra Clau­dia Piñei­ro, guio­nis­ta y crea­do­ra de la serie jun­to a Mar­ce­lo Piñey­ro, de tener “un encono” con­tra la “cul­tu­ra evan­gé­li­ca de la Argen­ti­na” deri­va­da de su “mili­tan­cia femi­nis­ta duran­te el deba­te de la ley del aborto”.

“No es que la narra­do­ra lo hace por mero des­co­no­ci­mien­to de dichas comu­ni­da­des; pare­cie­ra ser que el obje­ti­vo sería bus­car des­truir la tra­yec­to­ria y el tes­ti­mo­nio que con mucho esfuer­zo han logra­do alcan­zar social­men­te dichas igle­sias a tra­vés de tan­tos años. A los que antes se los ata­ca­ba dicien­do que eran sec­tas, aho­ra se los tra­ta de enca­si­llar como ‘segui­do­res de Bol­so­na­ro’, ‘reac­cio­na­rios de dere­cha’, agen­tes del mal con­tra los idea­les que pro­mue­ve el colec­ti­vo que la guio­nis­ta repre­sen­ta”, acusaron.

En otro pasa­je del tex­to, invi­tan a los crea­do­res de El rei­no, “sin inten­ción algu­na de cen­su­rar su obra”, a que “ven­gan a ver la obra real que hacen esos ‘reac­cio­na­rios de dere­cha’ en las villas, cár­ce­les, hos­pi­ta­les y entre la gen­te necesitada”.

La pres­ti­gio­sa escri­to­ra res­pon­dió escue­ta pero con­tun­den­te­men­te a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter con dos fra­ses: “La cen­su­ra es cen­su­ra, la quie­ras dis­fra­zar de lo que la quie­ras dis­fra­zar” y “Aho­ra cen­su­rar una fic­ción ya pare­ce medieval”.

Días atrás duran­te una entre­vis­ta, Piñei­ro con­si­de­ró que en la fic­ción de la serie los mun­dos de la polí­ti­ca y la reli­gión “com­par­ten una agen­da de con­ser­va­du­ris­mo, de no acep­ta­ción de deter­mi­na­dos dere­chos de las per­so­nas, estar en con­tra de la ESI, del abor­to, de la ley del matri­mo­nio igualitario”. 

“Enton­ces ‑continuó‑, como com­par­ten esa agen­da de res­tric­ción de dere­chos per­so­na­les, estos polí­ti­cos dicen ‘aune­mos esfuer­zos y haga­mos esto que nos intere­sa a los dos’. Des­pués el polí­ti­co saca otros bene­fi­cios, que son sumar can­ti­dad de votos, y esta igle­sia suma los suyos, que ten­drán que ver con pre­ben­das eco­nó­mi­cas y otro tipo de cosas”.

Lue­go de que se cono­cie­ra el pro­nun­cia­mien­to y para fre­nar el hos­ti­ga­mien­to que comen­zó a reci­bir en la red social, la auto­ra de “Cate­dra­les” deci­dió vol­ver pri­va­da su cuen­ta, mien­tras reci­bía el apo­yo de cole­gas y de muchos espec­ta­do­res de la tira.

“Muy preo­cu­pan­te el comu­ni­ca­do medie­val de Acie­ra que pre­ten­de defi­nir qué sería la pure­za artís­ti­ca y la “con­ta­mi­na­ción´ ideo­ló­gi­ca para ata­car a Clau­dia Piñei­ro como guio­nis­ta de ‘El Rei­no’. Toda la soli­da­ri­dad con ella”, sos­tu­vo el escri­tor Gui­ller­mo Mar­tí­nez des­de su cuen­ta en Twitter.

Por su par­te, el nove­lis­ta y guio­nis­ta Mar­ce­lo Figue­ras opi­nó que “nadie que haya vis­to ‘El Rei­no ‘entien­de que el pas­tor que encar­na Peret­ti es la medi­da de todos los pas­to­res; al con­tra­rio, que­da cla­ro que se tra­ta de uno muy par­ti­cu­lar, en el seno de una fic­ción que ni siquie­ra pre­ten­de ser estric­ta­men­te rea­lis­ta. Antes que la rei­vin­di­ca­ción de su gen­te, el comu­ni­ca­do de ACIERA sue­na a ata­que pun­tual a una mujer, Clau­dia Piñei­ro, de cono­ci­da mili­tan­cia en favor de la Inte­rrup­ción Volun­ta­ria del Embarazo”.

La escri­to­ra y poe­ta Mari­na Mariasch advir­tió sobre una suer­te de doble estan­dar a la hora de eva­luar cómo la fic­ción retra­ta a las reli­gio­nes: “Me pre­gun­to si pasa o pasó algo así cada vez que sale una fic­ción sobre judíos (como Poco orto­do­xa), cató­li­cos. ¿Hay temas que no se pue­den tocar en la fic­ción? pfff”.

La Unión Argen­ti­na de Escri­to­ras y Escri­to­res escri­bió en la mis­ma red: “Repu­dia­mos de modo con­tun­den­te el ata­que reci­bi­do por nues­tra cole­ga y com­pa­ñe­ra Clau­dia Piñei­ro por su tra­ba­jo como guio­nis­ta de la serie ‘El Rei­no’. No es nece­sa­rio acla­rar que se tra­ta de una obra de fic­ción que debe gozar de ple­na liber­tad para desa­rro­llar­se. Con­si­de­ra­mos un hecho gra­ve que se pre­ten­da con­fun­dir al públi­co y mani­pu­lar­lo para hacer­le creer que un hecho fic­ti­cio tie­ne algún corre­la­to con la realidad”.

Y aña­dió: “Vivi­mos un tiem­po atra­ve­sa­do por una reac­ción con­ser­va­do­ra que pre­ten­de cer­ce­nar dere­chos, silen­ciar a quie­nes pien­san dis­tin­to y ata­car la crea­ción artís­ti­ca con­fun­dien­do deli­be­ra­da­men­te la reali­dad con la ficción”.

Por su par­te, Mer­ce­des Morán, otra de las pro­ta­go­nis­tas de la serie, escri­bió: Toda mi soli­da­ri­dad, mi agra­de­ci­mien­to y mi amor a @claudiapineiro ante los ata­ques que está sufriendo”.

Múl­ti­ples expre­sio­nes de apo­yo a Clau­dia Piñei­ro lue­go de las gra­ves acu­sa­cio­nes de las Igle­sias Evangélicas

El colec­ti­vo Actri­ces Argen­ti­nas, Flo­ren­cia Etche­ves, José María Mus­ca­ri y Ro Ferrer, entre muchos otros, die­ron cuen­ta de su preo­cu­pa­ción por las crí­ti­cas que reci­bió la escri­to­ra en su carác­ter de guio­nis­ta de la serie «El rei­no». Tam­bién pro­nun­cia­ron su soli­da­ri­dad perio­dis­tas y polí­ti­cos de diver­sos partidos.

Per­so­na­li­da­des del arte, el perio­dis­mo y la polí­ti­ca res­pal­da­ron a la escri­to­ra Clau­dia Piñei­ro, guio­nis­ta de la serie “El Rei­no” jun­to con Mar­ce­lo Piñey­ro, lue­go de que La Alian­za Cris­tia­na de las Igle­sias Evan­gé­li­cas de la Repú­bli­ca Argen­ti­na (Acie­ra) la acu­sa­ra de tener “un encono” con­tra la “cul­tu­ra evan­gé­li­ca de la Argen­ti­na” deri­va­da de su “mili­tan­cia femi­nis­ta duran­te el deba­te de la ley del aborto”.

Cono­ci­da la noti­cia, des­de el colec­ti­vo Actri­ces Argen­ti­nas denun­cia­ron que “la gra­ve­dad de los ata­ques hacia Clau­dia se deben espe­cial­men­te a su con­di­ción de mujer y mili­tan­te femi­nis­ta”. “Aban­do­nen los inten­tos por silen­ciar­nos ‑escri­bie­ron des­de sus redes- tan­to en el arte como en las calles. Nues­tras voces se escu­chan más fuer­tes que nunca”. 

En tan­to Flo­ren­cia Etche­ves, tam­bién perio­dis­ta y escri­to­ra, repu­dió des­de su Ins­ta­gram el “inten­to de silen­ciar voces y fic­cio­nes”: “No nos callan más”, señaló.

El dra­ma­tur­go José María Mus­ca­ri apun­tó que “la fic­ción no debe pedir per­mi­so ni ren­dir plei­te­sías a nadie, menos a la reli­gión”. “Dejen en paz a Clau­dia Piñei­ro con su tra­ba­jo y los que ´tra­ba­jan en la reli­gión´ vayan a tra­ba­jar en lo suyo. Cada uno en su ran­cho. No a la cen­su­ra. Sí al talen­to de ´El rei­no´”, remar­có el direc­tor de Sex. Ayer, Acie­ra acu­só a los crea­do­res de la serie de Net­flix, “El Rei­no”, de “usar el arte” para “crear en el ima­gi­na­rio popu­lar la per­cep­ción” de que sus pas­to­res “solo tie­nen ambi­cio­nes de poder o de dine­ro”, a fines de “segre­gar, mar­car en lis­tas y seña­lar como peli­gro­sos y fun­da­men­ta­lis­tas” a sus fie­les y que se “debi­li­ten y desaparezcan”. 

El rei­no” cuen­ta la his­to­ria de Emi­lio Váz­quez Pena, un pas­tor evan­gé­li­co y can­di­da­to a vice­pre­si­den­te encar­na­do por Die­go Peret­ti que ve cómo su vida y la de su entorno fami­liar se ven sacu­di­dos a par­tir del ase­si­na­to de su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la en el acto de cie­rre de campaña.

Tras el horror, lle­ga la opor­tu­ni­dad, y el reli­gio­so podría con­ver­tir­se en el máxi­mo man­da­ta­rio de la Nación. Entre intri­gas, Emi­lio inten­ta­rá des­ci­frar las cau­sas del cri­men y a su ins­ti­ga­dor, todo mien­tras el ojo públi­co escu­dri­ña entre sus secre­tos y los de la lucra­ti­va igle­sia diri­gi­da por la familia.

La perio­dis­ta Noe­lia Barral Gri­ge­ra escri­bió: “El aprie­te ame­na­za­dor de la Alian­za Cris­tia­na de Igle­sias Evan­gé­li­cas con­tra Clau­dia Piñei­ro mues­tra la reac­ción con­ser­va­do­ra en su esplen­dor y es en sí mis­mo una prue­ba cla­rí­si­ma de lo que niegan”.

“Toda mi soli­da­ri­dad con Clau­dia Piñei­ro ante los inten­tos oscu­ran­tis­tas de cen­su­ra por la impac­tan­te serie El rei­no. Si la fic­ción moles­ta, ¿qué esta­rá refle­jan­do?”, expre­só la legis­la­do­ra por­te­ña por el PTS/​Frente de Izquier­da Myriam Breg­man des­de su cuen­ta de Twitter. 

En esa mis­ma red, la Secre­ta­ria de Legal y Téc­ni­ca de la Pre­si­den­cia, Vil­ma Iba­rra, se soli­da­ri­zó con la escri­to­ra mani­fes­tán­do­se “siem­pre en defen­sa de la crea­ti­vi­dad, del talen­to, del arte y de la liber­tad de expresión”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *