Argen­ti­na. Memo­ria: A 70 años del Cabil­do Abier­to del pero­nis­mo (22 de agos­to de 1951) y el “renun­cia­mien­to his­tó­ri­co” de Evita

Por Miguel Maz­zeo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de agos­to de 2021.

Ali­cia Egu­ren y una pro­fun­da intui­ción femi­nis­ta[1]

Des­pués de la muer­te de John William Cooke, el 19 de sep­tiem­bre de 1968, Ali­cia Egu­ren reto­ma­rá y desa­rro­lla­rá algu­nas de las posi­cio­nes de su com­pa­ñe­ro de vida y militancia.

En sep­tiem­bre de 1971, a 20 años del Cabil­do Abier­to del pero­nis­mo del 22 de agos­to de 1951 y del céle­bre “renun­cia­mien­to his­tó­ri­co” de Eva Duar­te a la can­di­da­tu­ra a la vice­pre­si­den­cia de la Nación (impul­sa­da por el Par­ti­do Pero­nis­ta y la CGT), Ali­cia pro­po­nía, des­de las pági­nas del perió­di­co Nue­vo Hom­bre, una inter­pre­ta­ción de la figu­ra de Evi­ta en una cla­ve particular.

Ali­cia cues­tio­na­ba la visión ofi­cial, la de los buró­cra­tas del pero­nis­mo; seña­la­ba iró­ni­ca­men­te: “Evi­ta era el hada bue­na, la com­pa­ñe­ra abne­ga­da, la humil­de mujer, la dis­cí­pu­la, la madre­ci­ta de los pobres, a quien el pue­blo en mere­ci­do home­na­je qui­so hacer vice­pre­si­den­ta. Pero ello no con­ve­nía a los altos intere­ses de la Nación. Y Evi­ta, la Seño­ra de las almi­ba­ra­das cró­ni­cas, sen­sa­ta y equi­li­bra­da, así lo com­pren­dió y renun­ció ante la gran asam­blea popu­lar a sus jus­tos dere­chos adqui­ri­dos, para que todo siguie­ra trans­cu­rrien­do sen­sa­ta­men­te”.[2] Ali­cia car­ga con­tra la litur­gia pero­nis­ta “ofi­cial”, ins­ti­tui­da por el Esta­do. No pro­po­ne una apo­lo­gía del “renun­cia­mien­to his­tó­ri­co” de Evi­ta. Lo rela­ti­vi­za y de nin­gún modo lo valo­ra como ges­to de des­pren­di­mien­to, sacri­fi­cio, abne­ga­ción y caren­cia de ambi­ción. Más bien lo ve como una derro­ta política.

Ali­cia cues­tio­na­rá el lugar mis­mo de la subor­di­na­ción feme­ni­na. Y obje­ta­rá a quie­nes, des­de el pero­nis­mo, defen­dían ese lugar y natu­ra­li­za­ban los luga­res socia­les de/​para las muje­res impues­tos por el patriar­ca­do. Un lugar en el que Evi­ta solía ins­ta­lar­se en sus dis­cur­sos, pero en el que fue com­pul­si­va­men­te “ubi­ca­da” el día del “renun­cia­mien­to his­tó­ri­co”. El este­reo­ti­po de gene­ro, la inva­li­da­ción de la sen­sua­li­dad y la esen­cia­li­za­ción social de las muje­res pero­nis­tas que la pro­pia Evi­ta había ali­men­ta­do, le juga­ron en con­tra en un momen­to tras­cen­den­tal. El mode­lo de inter­ven­ción apo­lí­ti­co en la polí­ti­ca de Evi­ta se topó con su lími­te el 22 de agos­to de 1951. En su artícu­lo, Ali­cia pone de mani­fies­to una rotun­da intui­ción femi­nis­ta (polí­ti­ca y radical). 

A la Evi­ta ino­fen­si­va y paci­fi­can­te, a la que ins­truía a las des­ca­mi­sa­das para que “cui­da­ran a Perón” por­que era “sol y cie­lo”, Ali­cia le con­tra­po­nía otra Evi­ta: la Evi­ta ple­be­ya, la que dis­pa­ra­ba pala­bras de gue­rra, “la anti­oli­gar­ca, la anti­im­pe­ria­lis­ta, la que ama­sa­ba su vida dia­ria con los des­po­seí­dos de la patria [y] con la mate­ria pri­ma pal­pi­tan­te de la gran aven­tu­ra del hom­bre que es la revo­lu­ción”; para Ali­cia “esa Evi­ta, esa y no otra, no renun­ció. Por­que los revo­lu­cio­na­rios no renun­cian”, y agre­ga­ba: “En aquel mun­do peque­ño bur­gués y escan­da­li­za­do, Evi­ta encar­nó como nadie la revuel­ta de los de aba­jo. Su lide­raz­go efec­ti­vo sobre la cla­se obre­ra abrió una bre­cha fuer­te y peli­gro­sa para el gran sal­to revo­lu­cio­na­rio”.[3] 

En el mar­co de una dispu­ta por el sen­ti­do his­tó­ri­co de la figu­ra de Evi­ta, Ali­cia con­tem­pla diver­sos pla­nos en su aná­li­sis alter­na­ti­vo del Cabil­do Abier­to del Pero­nis­mo. Tam­bién con­si­de­ra que en esa jor­na­da se malo­gró la posi­bi­li­dad de una radi­ca­li­za­ción polí­ti­ca y una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria del pero­nis­mo, en un momen­to don­de el equi­li­brio del fren­te poli­cla­sis­ta esta­ba roto. El “renun­cia­mien­to his­tó­ri­co” era, en reali­dad, un retro­ce­so, una señal de debi­li­dad que los enemi­gos del pero­nis­mo no tar­da­ron en per­ci­bir. Por cier­to, un mes y unos pocos días des­pués del “renun­cia­mien­to his­tó­ri­co” de Evi­ta se pro­du­jo el inten­to de gol­pe enca­be­za­do por el gene­ral (reti­ra­do) Ben­ja­mín Menéndez. 

Perón optó por man­te­ner a Hor­ten­sio Qui­jano como com­pa­ñe­ro en la fór­mu­la para un segun­do man­da­to, pero éste falle­ció antes de asu­mir. El gobierno enton­ces deci­dió con­vo­car a elec­cio­nes para vice­pre­si­den­te, algo inusual, dado que nun­ca, ni antes y ni des­pués, ocu­rrió en la his­to­ria argen­ti­na. En abril de 1954, el pero­nis­mo pre­sen­tó como su can­di­da­to al con­tral­mi­ran­te Alber­to Tei­sai­re –Sena­dor, pre­si­den­te de Con­se­jo Supe­rior Pero­nis­ta– que se impu­so por amplio mar­gen al can­di­da­to radi­cal, Cri­só­lo­go Larral­de. Derro­ca­do Perón, en sep­tiem­bre de 1955, Tei­sai­re, se mos­tró dili­gen­te con los gol­pis­tas y con­de­nó públi­ca­men­te al Gene­ral. Se con­vir­tió en un emble­ma de la “des­leal­tad”, pero tam­bién en una cla­ra expre­sión de las limi­ta­cio­nes de las media­cio­nes polí­ti­cas del peronismo.

Para Ali­cia fue­ron los explo­ta­do­res y sus gen­dar­mes los que aque­lla tar­de de agos­to “le dije­ron un tre­men­do NO” a Evi­ta, que era un NO a la posi­bi­li­dad de una revo­lu­ción. No que­rían que Evi­ta acu­mu­la­ra poder. Des­pués, fue­ron con­se­cuen­tes en la rati­fi­ca­ción de ese NO fren­te a las irrup­cio­nes dis­rup­ti­vas del sím­bo­lo Evi­ta. Por eso no tuvie­ron repa­ros en hacer “des­apa­re­cer” su cadá­ver. Enton­ces, Ali­cia aler­ta sobre la Evi­ta “car­na­va­lea­da” por tráns­fu­gas, comer­cia­da por mer­ca­chi­fles y mani­pu­la­da por gene­ra­les pen­ta­go­na­les.[4]

Ali­cia Eguren

No lo dice Ali­cia, pero no pode­mos pasar por alto que el NO más cate­gó­ri­co pro­vino del pro­pio Perón. Años más tar­de el Gene­ral dirá que Evi­ta había sido su “inven­ción” (López Rega dirá lo mis­mo res­pec­to de Isa­bel Mar­tí­nez). Por lo tan­to, el 22 de agos­to de 1951 pue­de ver­se tam­bién como una res­pues­ta del Gene­ral fren­te al inten­to de su “inven­ción” por eman­ci­par­se. Ali­cia, que no era “inven­ción” de nadie, se iden­ti­fi­ca­ba con la Evi­ta que más inco­mo­da­ba, la que des­bor­da­ba a Perón, la que se “pasó de la raya”, la que qui­so salir­se del pre­asig­na­do rol de la ple­be­ya indig­na­da, o el de la inter­ce­so­ra de Perón (la Evi­ta “pro­vi­den­cia”, “el puen­te de amor que unía al pue­blo con su líder”), para pasar a ejer­cer fun­cio­nes de direc­ción, la que qui­so (y no pudo) aca­bar con la tute­la de Perón, la que estu­vo a pun­to de con­ver­tir­se, en vida, en corrien­te inter­na y jefa de una frac­ción gran­de y poten­te. Sin embar­go, Evi­ta ter­mi­na­ría alcan­zan­do esa con­di­ción des­pués de muer­ta. En una car­ta a Isa­bel, del 20 de noviem­bre de 1972, Ali­cia afir­ma: “El pero­nis­mo de las estam­pi­tas per­te­ne­ce al pasa­do. Eva Perón viva hoy sería la van­guar­dia de la lucha por el socia­lis­mo con las masas y esta­ría todo el día cami­nan­do por fábri­cas, villas mise­ria, gru­pos clan­des­ti­nos de acti­vis­tas, célu­las cons­pi­ra­ti­vas, escue­las de for­ma­ción de cua­dros, sin­di­ca­tos, for­ma­cio­nes espe­cia­les, agru­pa­cio­nes obre­ras de base, etc.”.[5]

Ali­cia cons­tru­ye una Evi­ta que enca­be­za la gue­rra del pue­blo jun­to al Che. A dife­ren­cia de otros mitos del pero­nis­mo que mul­ti­pli­ca­ban las chan­ces del enemi­go, que repli­ca­ban los mode­los de acción que no des­bor­da­ban el cam­po de obje­ti­vi­dad tole­ra­do por las cla­ses domi­nan­tes, que des­ar­ma­ban ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, el mito de Evi­ta era un mito iden­ti­fi­ca­do con la corrien­te revo­lu­cio­na­ria: era el cadá­ver embal­sa­ma­do de Evi­ta, era la Evi­ta muer­ta y des­pa­re­ci­da con­ver­ti­da efec­ti­va­men­te en corrien­te inter­na, en jefa de frac­ción que obli­ga­ba a pen­sar la “uni­dad nacio­nal” bajo coor­de­na­das no burguesas.

¿La idea de una “Evi­ta Mon­to­ne­ra” era un deli­rio o, más pia­do­sa­men­te, un sim­ple malen­ten­di­do? ¿Se tra­tó aca­so de una coar­ta­da poé­ti­ca? ¿En la cons­truc­ción de este mito, se pro­du­jo aca­so la esci­sión carac­te­rís­ti­ca de una “mani­pu­la­ción sim­bó­li­ca” o pode­mos ver un inten­to de arti­cu­la­ción entre lo sen­si­ble y lo racio­nal? Esto últi­mo nos pare­ce lo más pro­ba­ble. Ali­cia siem­pre estu­vo muy aten­ta a ese tipo de arti­cu­la­cio­nes por­que eran pre­ci­sa­men­te las que per­mi­tían el “pasa­je”, el “sal­to his­tó­ri­co” colec­ti­vo, el aban­dono de las cate­go­rías bur­gue­sas, la posi­bi­li­dad de que el pero­nis­mo cru­za­ra sus pro­pios lími­tes, la tran­si­ción a mode­los de solu­ción dis­tin­tos a los de las cla­ses domi­nan­tes, alter­na­ti­vos al capi­ta­lis­mo. En ese sen­ti­do, la vita­li­dad o la cadu­ci­dad del mito, las com­pli­ci­da­des que gene­ra, los deseos que roza y las expe­rien­cias a las que está aso­cia­do, son aspec­tos que Ali­cia no pasa­ba por alto.

La Masa­cre de Tre­lew, en otro 22 de agos­to, pero vein­tiún años des­pués, pue­de ver­se como la res­pues­ta de las cla­ses domi­nan­tes a la con­su­ma­ción de un “pasa­je” y un sal­to his­tó­ri­co colectivo. 


[1] Frag­men­to del libro de Miguel Maz­zeo, Ali­cia en el país. Apun­tes sobre Ali­cia Egu­ren y su tiem­po. (En prensa).

[2] Egu­ren, Ali­cia: “Sólo la ver­dad nos hará libres. El día del renun­cia­mien­to y otras infa­mes patra­ñas”. En: Revis­ta Nue­vo Hom­bre, Bue­nos Aires, Nº 7, del 1 al 7 de sep­tiem­bre de 1971, p. 9. 

[3] Ibí­dem., p. 9.

[4] Ibídem., p. 9.

[5] Car­ta de Ali­cia Egu­ren a Isa­bel Perón, Bue­nos Aires, 20 de noviem­bre de 1972. En: Fon­do Cooke-Egu­ren, Bue­nos Aires, Biblio­te­ca Nacional.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *