Perú. Lo que se viene

Por Gus­ta­vo Espi­no­za M.*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de agos­to de 2021.

Si alguien cree que la sali­da de Héc­tor Béjar de la Can­ci­lle­ría resuel­ve la “cri­sis polí­ti­ca” del momen­to, está com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do. Aquí, no ter­mi­na la cosa. Aquí, comienza.

La Mafia, tran­si­to­ria­men­te ven­ce­do­ra, pasa­rá a la ofen­si­va con la sober­bia que todos cono­ce­mos, y pre­ten­de­rá arra­sar con todo. Por lo pron­to, exi­gi­rá la sali­da de otros minis­tros; des­pués, el cam­bio del Gabi­ne­te, o su cen­su­ra; lue­go la rec­ti­fi­ca­ción de rum­bos por par­te del gobierno. Final­men­te bus­ca­rá derri­bar a Pedro Castillo.

No se tra­ta de una pre­mo­ni­ción, ni de un mal augu­rio. Es sim­ple­men­te la lógi­ca polí­ti­ca la que deter­mi­na las pau­tas. Y ella, en el caso, está sig­na­da por el com­por­ta­mien­to de las fuer­zas actuan­tes, y cuyos ante­ce­den­tes, el país cono­ce. Vea­mos algu­nos de los ele­men­tos que deben ser toma­dos en cuenta.

LAS DECLARACIONES CUESTIONADAS

Lo pri­me­ro que hay que seña­lar es que el Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res cues­tio­na­do por el alto man­do naval, no hizo nin­gu­na decla­ra­ción que hubie­se podi­do afec­tar, ni a la Mari­na, ni a nadie.

La “decla­ra­ción” que gene­ró la indig­na­ción de los uni­for­ma­dos, fue hecha no por el minis­tro, sino por el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y ana­lis­ta polí­ti­co, mucho antes de ser Can­ci­ller, cuan­do ana­li­za­ba el con­jun­to del esce­na­rio nacio­nal en el mar­co de una inter­pre­ta­ción de hechos ocu­rri­dos, y su proyección.

Si usar eso, resul­ta váli­do, como herra­mien­ta polí­ti­ca, habría que pre­gun­tar­se por qué no se sir­vie­ron de ese, y otros argu­men­to afi­nes cuan­do Alan Gar­cía elo­gió el “mis­ti­cis­mo” de los sen­de­ris­tas y Arman­do Villa­nue­va colo­có flo­res ante la rum­ba de Edith Lagos?.

Por qué es “un horror” lo que dijo Héc­tor Béjar y no lo es cuan­do Fuji­mo­ri “nego­cio” con Abi­mael Guz­mán, por inter­pó­si­ta per­so­na, para obte­ner una cues­tio­na­da “ren­di­ción”?.

Lo que ocu­rre es que aho­ra toma­ron eso como argu­men­to para lograr la caí­da de un Minis­tro que ofre­ció una polí­ti­ca exte­rior autó­no­ma, inde­pen­dien­te y sobe­ra­na, dis­tin­ta a la que pro­mo­vie­ra la Mafia en la cam­pa­ña elec­to­ral, es decir, otra, some­ti­da a los dic­ta­dos del Impe­rio y supe­di­ta­da a los intere­ses de la ultra dere­cha inter­na y externa.

Derri­ban a Héc­tor Béjar por eso, por­que anun­ció el aban­dono del des­acre­di­ta­do y obso­le­to “Gru­po de Lima”; por­que anun­ció la reanu­da­ción de víncu­los con el Gobierno Cons­ti­tu­cio­nal de Vene­zue­la; por­que se decla­ró ami­go de Cuba; por­que recha­zó la polí­ti­ca de blo­queos, ame­na­zas e inje­ren­cias exter­nas como las que usa el gobierno de los Esta­dos Uni­dos para cas­ti­gar a los pue­blos. Ahí estri­ba la cau­sa de la furi­bun­da ofen­si­va des­ata­da por la reac­ción a tra­vés de sus dis­tin­tos voceros.

El tema de las “decla­ra­cio­nes”, fue solo un pre­tex­to que sir­vió para uni­fi­car volun­ta­des tras un mem­bre­te supues­ta­men­te patrió­ti­co. Los Mari­nos se decla­ra­ron “here­de­ros” de Grau, como si el Almi­ran­te hubie­se sus­cri­to algu­na vez una polí­ti­ca de signo contrario.

LA POLITICA EXTERIOR Y EL PRESIDENTE

Es indis­pen­sa­ble recor­dar que, según lo esta­ble­ce el artícu­lo 118 de la Cons­ti­tu­ción vigen­te ‑Pará­gra­fo 11- es atri­bu­ción del Pre­si­den­te de la Repu­bli­ca, diri­gir la Polí­ti­ca Exte­rior del Esta­do. Esa, no es fun­ción del Can­ci­ller. El Jefe del Esta­do nom­bra un Minis­tro para que eje­cu­te sus dis­po­si­cio­nes en torno a la mate­ria, pero el que deci­da es él.

Por eso, el Can­ci­ller no pue­de ser “Inter­pe­la­do”. A lo más, pue­de ser invi­ta­do a la Comi­sión de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Con­gre­so para que “infor­me” del cur­so de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal que dic­tó el Pri­mer Mandatario.

En otras pala­bras el Con­gre­so podría Inter­pe­lar a todos los minis­tros, menos al Can­ci­ller. Este, sólo le da cuen­ta de sus actos, al Pre­si­den­te. A nadie más.

Y, en efec­to, el Pre­si­den­te podría pedir­le al titu­lar de ese por­ta­fo­lio, cuen­tas de sus actos, o de la mane­ra cómo mane­jo la apli­ca­ción de sus políticas.

LA MARINA Y EL TERRORISMO

El “hue­so” de la decla­ra­ción que se cues­tio­na, tie­ne que ver con el terro­ris­mo y la Mari­na de Guerra.

Los Vice Almi­ran­tes ‑el úni­co Almi­ran­te es don Miguel Grau Semi­na­rio- han des­ata­do su ira al haber­se sen­ti­do “ofen­di­dos” por una alu­sión refe­ri­da a acti­vi­da­des terro­ris­tas de la Mari­na de Guerra.

Cesar Hil­de­brandt, que sabe del tema, puso cada cosa en su lugar. Pero no se nece­si­ta ser como él, para recor­dar algo que vive en la memo­ria de millo­nes de perua­nos. En los años de Velas­co Alva­ra­do, fue­ron dina­mi­ta­das las vivien­das de dos Coman­dan­tes de la Arma­da, los Vice Almi­ran­tes Lar­co Cox y Fau­ra Gaig. Eso fue entre 1974 y 1975, mucho antes de “Sen­de­ro Luminoso”.

Poco más tar­de, entre 1977 y 1978 ‑y tam­bién antes de “Sen­de­ro”-, fue­ron colo­ca­das car­gas explo­si­vas en dos bar­cos pes­que­ros cuba­nos ancla­dos en la rada del Callao. En todos los casos, el gobierno de los Esta­dos Uni­das, repor­tó la mano de la Mari­na de Gue­rra del Perú.

Ofi­cia­les de la Arma­da, como Álva­ro Arta­za -“Coman­dan­te Camión”- y Oscar Brain, par­ti­ci­pa­ron en esas y otras accio­nes terro­ris­tas. El pri­me­ro tuvo que irse del país. Le cam­bia­ron de nom­bre y “des­apa­re­ció”, para que nadie inda­gue sus accio­nes. Y el segun­do, se esfu­mó tam­bién en su momento.

Pero la Infan­te­ría de Mari­na ope­ró en Aya­cu­cho. Y tuvo par­ti­ci­pa­ción acti­va en la matan­za de Auca­ya­cu -¿lo recuer­dan?. Y tuvo tam­bién a su car­go el Esta­dio Muni­ci­pal de Huan­ta, don­de “des­apa­re­ció”, entre otros, Jai­me Aya­la Sul­ca, repor­te­ro del dia­rio “La Repú­bli­ca” ¿Lo han olvidado?.

Por lo demás, fue­ron infan­tes de Mari­na, los que mata­ron a Páez, el pobla­dor del Cono Nor­te; y los que qui­ta­ron la vida a 6 perua­nos el 19 de julio de 1977, duran­te el Paro Nacio­nal de la épo­ca. Y has­ta el “coche bom­ba” que esta­lo ante el Canal 2, fue un camión de la ara­da ¿Lo recuerdan?

Decir que la Mari­na tuvo que ver con estos hechos ‑y muchos más- no es pro­pia­men­te des­cu­brir la pól­vo­ra. Es poner el dedo en la lla­ga. Por eso sal­tan, cuan­do se recuer­dan esos epi­so­dios sinies­tros de la vida nacional.

Debie­ra el Man­do Naval, reco­no­cer­los, y pedir humil­de­men­te dis­cul­pas a todos los perua­nos. Pero no lo hace. Al con­tra­rio, escu­pe con fie­re­za a quie­nes alu­den a esa historia.

LA RENUNCIA

No obs­tan­te la furi­bun­da cam­pa­ña de la ultra dere­cha, el titu­lar de Torre Tagle no debió renun­ciar. Qui­zá lo hizo, des­alen­ta­do por la fal­ta de soli­da­ri­dad por par­te del Gabi­ne­te y por la faci­li­dad con la que algu­nos, como el titu­lar de Defen­sa y aun el Pri­mer Minis­tro, cedie­ron a la pre­sión del enemi­go. En todo caso, tuvo el valor de resis­tir y de afir­mar que para él, la lucha con­ti­núa. Y así debe ser.

Mani­fes­tan­tes de la dere­cha perua­na exi­gien­do renun­cia de Béjar.

Lo ocu­rri­do se expli­ca por la incon­sis­ten­cia del gobierno, por la debi­li­dad de la izquier­da y su len­ti­tud para reac­cio­nar, y sobre todo, por el peso de la reac­ción que tie­nen en sus manos prác­ti­ca­men­te todos los resor­tes del Poder.

Mien­tras ten­ga el apa­ra­to pro­duc­ti­vo y la eco­no­mía en sus manos; mien­tras sea due­ña de los medios de comu­ni­ca­ción ‑pren­sa escri­ta, radial y tele­vi­sa­da-; mien­tras el gobierno no supere el quie­tis­mo que lo para­li­za; y mien­tras Pedro Cas­ti­llo no asu­ma el lide­raz­go real del pue­blo para luchar con él, y a par­tir de él, toman­do sus manos las ban­de­ras esen­cia­les del pro­ce­so que vive el país; y la dere­cha luci­rá imbatible.

Las cosas podrán cam­biar cuan­do se per­fi­le la van­guar­dia, se homo­ge­ni­ce la ver­sión del gobierno, se afir­me la uni­dad y la capa­ci­dad ope­ra­ti­va de la izquier­da y se afian­ce el lide­raz­go de un Man­da­ta­rio que todo le debe al pueblo.

*Edi­tor de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano en Perú.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *