Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El sín­dro­me pos­trau­má­ti­co de gue­rra es un daño más de la pandemia

Por Jor­ge Rachid, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 18 de agos­to de 2021.

La gue­rra es una situa­ción impre­vis­ta, vio­len­ta, dis­rrup­ti­va y dolo­ro­sa en la vida de los pue­blos, impac­ta con una con­mo­ción gene­ra­li­za­da que lle­va tiem­po com­pren­der­la. Cam­bia los hábi­tos de vida, trans­for­ma las rela­cio­nes fami­lia­res y socia­les, gene­ra dolo­res en la Comu­ni­dad y en los lazos afec­ti­vos, sepa­ra fami­lias y afec­tos, impac­ta en las eco­no­mías pro­pias y nacio­na­les, gene­ra ham­bre, des­ocu­pa­ción, deso­la­ción, pobre­za e indi­gen­cia, alte­ra los meca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les, se hacen len­tas la Jus­ti­cia y las deci­sio­nes Par­la­men­ta­rias tam­bién las repa­ra­cio­nes indi­vi­dua­les y socia­les, es en defi­ni­ti­va una catás­tro­fe que hie­re pro­fun­da­men­te los cuer­pos socia­les e indi­vi­dua­les, con su secue­la dra­má­ti­ca de muer­tes, dejan­do daños psi­co­ló­gi­cos lla­ma­dos stress pos­trau­má­ti­cos de gue­rra.
Eso es una gue­rra, pro­vo­ca­da acá y en el mun­do por la inva­sión de un virus, que por ser imper­cep­ti­ble para la visión coti­dia­na, sólo gol­pea cuan­do pasa cer­ca o lo afec­ta con su car­ga mor­tal. Pero es una inva­sión tan cla­ra como cual­quier otra, con ejér­ci­to y ban­da, o misi­les, dro­nes, bom­bar­deos y des­truc­ción, pro­ce­sos que van hora­dan­do la nor­ma­li­dad pre­via, des­ar­ti­cu­lan­do la vida, ya nada es igual, ni lo será a futu­ro, tan­to por su car­ga psi­co­ló­gi­ca, como por el temor gene­ra­do por los mie­dos pro­lon­ga­dos.
La polí­ti­ca en ese terreno nun­ca es una Tabla de Moi­sés, ni las teo­rías polí­ti­cas dog­má­ti­cas sir­ven, es el prag­ma­tis­mo y la deci­sión día a día, ante el emba­te de una situa­ción que siem­bra incer­ti­dum­bres per­ma­nen­tes, más allá de reso­lu­cio­nes prác­ti­cas dia­rias que inten­tan dar res­pues­tas pun­tua­les a emer­gen­cias siem­pre dra­má­ti­cas.
Es nece­sa­rio enten­der que la pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca en ple­na gue­rra es diná­mi­ca, los cami­nos deter­mi­na­dos ayer se cie­rran hoy, por­que sur­gen nue­vos esce­na­rios y se abren nue­vos fren­tes de bata­lla, en dife­ren­tes espa­cios de dispu­ta polí­ti­ca o sani­ta­ria, mien­tras sur­gen nue­vas téc­ni­cas e ins­tru­men­tos de com­ba­te al enemi­go sola­pa­do, imper­cep­ti­ble, pero pro­fun­do, hirien­te y mor­tal. Esa con­di­ción de per­ma­nen­te cam­bios de tác­ti­cas, con el obje­ti­vo de dete­ner la agre­sión del inva­sor, es la diná­mi­ca pro­pia de un con­flic­to de éstas carac­te­rís­ti­cas, en don­de los seres huma­nos jue­gan pape­les dife­ren­tes y los acto­res prin­ci­pa­les de la polí­ti­ca, se siguen com­por­tan­do como si la gue­rra no exis­tie­se, con aná­li­sis asép­ti­cos y defi­ni­cio­nes de qui­ró­fano, cuan­do exis­te una emer­gen­cia social y sani­ta­ria.
En una situa­ción de gue­rra van suce­dien­do acon­te­ci­mien­tos que defi­nen un camino, que pue­de ser lumi­no­so en el caso de los már­ti­res y héroes, que die­ron y ofre­cen sus vidas por todos noso­tros, pero hun­de en las penum­bras y som­bra de la his­to­ria a los deser­to­res, a quie­nes no duda­ron en colo­car a millo­nes de argen­ti­nos de rehe­nes de tác­ti­cas polí­ti­cas elec­to­ra­les, con prác­ti­cas nega­cio­nis­tas y judi­cia­li­za­ción de ins­tru­men­tos de polí­ti­cas sani­ta­rias, para cui­dar la vida de los argen­ti­nos.
Esas situa­cio­nes se suce­den de la mano de un Esta­do Colo­nial, que al ser­vi­cio de intere­ses con­cen­tra­dos, crea una ins­ti­tu­cio­na­li­dad cons­trui­da por sec­to­res mino­ri­ta­rios, pro­fun­da­men­te pene­tra­dos, colo­ni­za­dos, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral­men­te por intere­ses forá­neos, cuyo úni­co obje­ti­vo exclu­yen­te, es gol­pis­ta y des­ti­tu­yen­te del Gobierno Nacio­nal y Popu­lar.
Los medios hege­mó­ni­cos que deja­ron ya de ser medios de comu­ni­ca­ción, son fac­to­res de poder real, el ver­da­de­ro par­ti­do colo­nial y son las ver­da­de­ras herra­mien­tas del enemi­go para la pre­ser­va­ción y con­so­li­da­ción del neo­li­be­ra­lis­mo e inten­ta­ron duran­te la gue­rra ocul­tar­la como tal, escon­der­la como sen­ti­do de pre­ser­va­ción colec­ti­vo. En ese sen­ti­do escon­die­ron bajo las alfom­bras la infor­ma­ción inter­na­cio­nal, fue­ron por­ta­vo­ces de los mono­po­lios far­ma­céu­ti­cos que pre­ten­dían bie­nes sobe­ra­nos sobre los con­tra­tos de pro­vi­sión, denos­ta­ron vacu­nas com­pe­ti­do­ras, lla­ma­ron a rom­per la Cua­ren­te­na con fines eco­nó­mi­cos, tam­bién a movi­li­za­cio­nes de que­ma de bar­bi­jos y plan­tean­do que el virus no exis­tía, deni­gran­do las deci­sio­nes polí­ti­cas sani­ta­rias debi­li­tan­do la con­fian­za públi­ca en las medi­das, pro­vo­can­do miles de con­ta­gios y muer­tos.
Si no se logra visua­li­zar a esos ins­tru­men­tos como el enemi­go y se los sigue obser­van­do como medios de comu­ni­ca­ción inde­pen­dien­tes, la Argen­ti­na tie­ne un pro­ble­ma gra­ve a futu­ro, que es la impo­si­bi­li­dad de con­so­li­dar una Patria Matria Lati­no­ame­ri­ca­na con Jus­ti­cia Social y Sobe­ra­nía Polí­ti­ca.
La fal­ta de con­so­li­da­ción de la idea de gue­rra Pan­dé­mi­ca, pro­vo­có que en la con­cien­cia colec­ti­va del pue­blo argen­tino, no se ins­ta­la­se la emer­gen­cia como tal, que eran la vida y la muer­te. Nin­gún pue­blo bajo ocu­pa­ción y des­truc­ción pri­vi­le­gia los aspec­tos eco­nó­mi­cos por sobre la super­vi­ven­cia, sien­do ese ins­tin­to supe­rior a cual­quier espe­cu­la­ción. La muer­te dia­ria infor­ma­da en núme­ros ale­ja la huma­ni­dad del dra­ma que se vive, todo se tra­du­ce en cifras y por­cen­ta­jes de miles de vidas que se esca­pan de sus fami­lias y afec­tos. Si se rela­ta la vida y los sufri­mien­tos de cada per­so­na que sufre la gue­rra sani­ta­ria, es cuan­do comien­za a com­pren­der­se la fini­tud de la vida, lo tras­cen­den­te de defen­der­se del ata­que, por si mis­mos y por los demás, de cons­truir los meca­nis­mos de resi­lien­cia nece­sa­rios para sopor­tar el dolor coti­diano, que inva­de y depri­me, pene­tra y due­le, angus­tia y para­li­za.
Por esa razón una gue­rra se ana­li­za des­de lo socio­ló­gi­co a lo polí­ti­co, des­de lo sani­ta­rio asis­ten­cial a sus con­se­cuen­cias pos­te­rio­res, en una cade­na de inter­pre­ta­cio­nes, que nos deben dejar múl­ti­ples ense­ñan­zas en cada plano del aná­li­sis. Es que los com­por­ta­mien­tos huma­nos en situa­cio­nes lími­tes van des­de la sal­va­ción indi­vi­dual (neo­li­be­ra­lis­mo de manual) has­ta la soli­da­ri­dad social com­par­ti­da en la Comu­ni­dad Orga­ni­za­da (pero­nis­mo de manual), des­de la bata­lla polí­ti­ca para cons­truir la estra­te­gia sani­ta­ria defen­si­va y ofen­si­va (gobierno popu­lar) has­ta plan­tear el efec­to mana­da que dice: mue­ran los que tie­nen que morir(oposición cri­mi­nal).
En esta gue­rra como en cual­quier otra aflo­ran las asi­me­trías socia­les, sufrien­do más las con­se­cuen­cias aque­llos sec­to­res de menos recur­sos, a los cua­les se debe lle­gar de cual­quier mane­ra para afron­tar la dura bata­lla por la super­vi­ven­cia, des­de sub­si­dios eco­nó­mi­cos a ali­men­tos entre­ga­dos (pero­nis­mo en acción) fren­te a quie­nes des­de situa­cio­nes de pri­vi­le­gio pre­ten­den pre­ser­var el mar­co macro-eco­nó­mi­co en fun­ción de sus intere­ses afec­ta­dos por la gue­rra (eco­no­mis­tas orto­do­xos). Así hubo empre­sa­rios que deci­die­ron des­pi­dos masi­vos ante la pri­mer con­tin­gen­cia (Techint), mien­tras las orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les y socia­les ofre­cían sus ser­vi­cios soli­da­rios para enfren­tar la cri­sis (gre­mios y movi­mien­tos socia­les). Son las caras sin dudas de una situa­ción de gue­rra, en don­de siem­pre algún día, se le deben ren­dir cuen­tas al pue­blo.
Quie­nes crean que con la vacu­na­ción se aca­ba el pro­ble­ma se equi­vo­can, pue­de ser aco­ta­do el tema sani­ta­rio, ya con­tro­la­do por fal­ta de espa­cio del ciclo mole­cu­lar del virus para hacer­se comu­ni­ta­rio, que­dan­do como enfer­me­dad pre­sen­te a ser con­tro­la­da, en espe­cial en los gru­pos de ries­go, pero las secue­las psi­co­ló­gi­cas y socia­les del con­flic­to dura­rán años. Por esa razón los mode­los a seguir serán sin dudas el eje de dispu­ta de los espa­cios de poder a futu­ro, con pue­blo o sin pue­blo, con mode­lo soli­da­rio o mode­lo finan­cie­ro, con más esta­do pre­sen­te o con esta­do míni­mo, con pre­ser­va­ción de la natu­ra­le­za o esti­mu­lan­do el capi­ta­lis­mo depre­da­dor hacia el calen­ta­mien­to glo­bal. Pre­gun­tas sin dudas sobre las cua­les sería impor­tan­te dis­cu­tir, fren­te a tan­to ata­que mediá­ti­co frí­vo­lo y super­fi­cial que pre­ten­de alte­rar, los temas de fon­do de un pue­blo que ansía recons­truir un camino de Libe­ra­ción Nacio­nal y Social.
JORGE RACHID
PRIMERO LA PATRIA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *