Argen­ti­na. Tener que ser­vir­les el almuer­zo a los ase­si­nos de tu hijo.

Por Gus­ta­vo Figue­roa (tex­to y fotos), Resu­men Lati­no­ame­ri­cano,

Caso Facun­do Cas­tro: la ruta 3, la defen­sa cie­ga y delic­ti­va hacia la ins­ti­tu­ción poli­cial y los zorros grises. 

Kiñe /​Uno.

La Ruta 3.

La Ruta Nacio­nal N° 3 es el úni­co camino que une, en un solo tra­mo, las pro­vin­cias del sur (inclui­da la Antár­ti­da y las Islas del Atlán­ti­co Sur) del país con Bue­nos Aires. Sobre ese mis­mo tra­yec­to exten­di­do sobre miles de kiló­me­tros, duran­te la Cam­pa­ña Expe­di­cio­na­ria al Desier­to, se obli­gó a cami­nar a cen­te­na­res de per­so­nas mapu­che des­de su lugar de ori­gen has­ta dis­tin­tos cam­pos de con­cen­tra­ción, el más cono­ci­do ubi­ca­do en la Isla Mar­tín Gar­cía. A muchas de las per­so­nas que no sopor­ta­ban esas lar­gas cami­na­tas y se ren­dían antes, se les cor­ta­ban los talo­nes para que se desan­gra­ran ahí mis­mo y no tuvie­ran opor­tu­ni­dad de esca­par hacia nin­gún lugar. Otras per­so­nas, inclui­das fami­lias ente­ras, corrie­ron una suer­te dife­ren­te: fue­ron arro­ja­dos des­de puen­tes en ple­na cami­na­ta, como si fue­ran seres indig­nos, delez­na­bles, impo­si­bi­li­ta­dos inclu­so de una ínfi­ma cere­mo­nia de entie­rro. Cami­na­tas que fue­ron reco­no­ci­das (aun­que per­ma­ne­cen en la actua­li­dad bas­tan­te invi­si­bi­li­za­das en la His­to­ria Ofi­cial Argen­ti­na) como las “Mar­chas de la Muer­te” que afec­ta­ron múl­ti­ples pue­blos pre­exis­ten­tes del sur y el nor­te del país. La base y esen­cia de estas prác­ti­cas etno­ci­das resi­den en el inte­rior de la cons­truc­ción de patria de la Argen­ti­na y for­man par­te, del mis­mo modo, de los prin­ci­pios de exis­ten­cia de la gen­dar­me­ría y las fuer­zas de segu­ri­dad esta­tal nacio­nal. La mis­ma que hoy coman­da el Minis­tro de Segu­ri­dad (en pro­vin­cia de Bue­nos Aires) Ser­gio Ber­ni, la mis­ma que ayer diri­gió Patri­cia Bull­rich (en Nación). 

140 años des­pués del paso de Roca y sus tro­pas, sobre ese mis­mo sen­de­ro car­ga­do de dolor y muer­te, cami­nó Facun­do Astu­di­llo Cas­tro antes de encon­trar­se con la poli­cía bonae­ren­se y des­apa­re­cer el 30 de abril de 2020. Sobre esa mis­ma ruta nacio­nal fue­ron halla­dos, tiem­po des­pués, den­tro del pro­ce­so de inves­ti­ga­ción de esta mis­ma cau­sa, dos cuer­pos, per­te­ne­cien­tes a per­so­nas migran­tes de pue­blos pre­exis­ten­tes (ayma­ra, qom, kolla, gua­ra­ní, que­chua) del nor­te de Argen­ti­na, iden­ti­fi­ca­dos en la socie­dad como cam­pe­si­nos o tra­ba­ja­do­res rurales. 

El círcu­lo ase­sino y etno­ci­da en la Argen­ti­na se vuel­ve a repe­tir en los mis­mos esce­na­rios, con­tra las mis­mas personas.

Epu /​Dos. 

Tener que ser­vir­les el almuer­zo a los ase­si­nos de tu hijo. 

Cris­ti­na Cas­tro está sen­ta­da jun­to a Luciano Peret­to y Lean­dro Apa­ri­cio. Sus abo­ga­dos. Está es la pri­me­ra vez que los veo a los tres jun­tos. Sus ros­tros expre­san deter­mi­na­ción y certeza(s). Están den­tro de una acti­vi­dad orga­ni­za­da por Amnis­tía Inter­na­cio­nal al cum­plir­se un año de ser halla­do el cuer­po de Facun­do Cas­tro. En dicho encuen­tro, Cris­ti­na inter­vino cin­co veces e hizo refe­ren­cia de for­ma sin­té­ti­ca a tres ele­men­tos que ‑entien­do- son la nove­dad den­tro de la causa. 

En pri­mer lugar, Cris­ti­na con­fir­mó que los bra­zos de Facun­do Cas­tro des­apa­re­cie­ron lite­ral­men­te fren­te a los ojos de la jue­za Gabrie­la Marrón. Según el rela­to del pes­ca­dor que encon­tró el cuer­po de Facun­do, el mis­mo poseía sus cua­tro extre­mi­da­des, pero una vez en la mor­gue judi­cial los bra­zos des­apa­re­cie­ron. “Es muy dolo­ro­so saber que una per­so­na encon­tró el cuer­po de tu hijo tira­do en un can­gre­jal, y que no le fal­ta­ban pie­zas a ese cuer­po. Y más dolo­ro­so es saber que en una noche el fis­cal hizo des­apa­re­cer los bra­zos de tu hijo, que entre­gó el cuer­po incom­ple­to de tu hijo. Eso hizo el fis­cal Ulpiano Mar­tí­nez”. En segun­do lugar, Cris­ti­na men­cio­nó el dolor y la indig­na­ción que le pro­du­ce tener que ser­vir­les el almuer­zo a los dis­tin­tos poli­cías sos­pe­cha­dos de par­ti­ci­par en el ase­si­na­to y la des­apa­ri­ción de su hijo. Cris­ti­na tra­ba­ja en una esta­ción de ser­vi­cio, de un pue­blo chi­co (Pedro Luro), en don­de pasan fre­cuen­te­men­te a comer los mis­mos agen­tes de la poli­cía bonae­ren­se y que tam­bién se cru­zan en otras par­tes del pue­blo, como si nada hubie­ra pasa­do. “Es com­pli­ca­do sen­tar­me en mi tra­ba­jo y tener que lle­var­les el almuer­zo a los dis­tin­tos poli­cías invo­lu­cra­dos en la cau­sa de mi hijo, y a los que no, que hos­ti­gan y ame­na­zan”. No es menor, en este con­tex­to men­cio­nar que en Bue­nos Aires, duran­te los tiem­pos de Roca fue­ron entre­ga­das dece­nas de niñas mapu­che a la aris­to­cra­cia argen­ti­na. Niñas que eran vio­la­das por los mis­mos hom­bres a los que des­pués esas niñas les debían ser­vir el almuer­zo. En ter­cer lugar, Cris­ti­na hizo refe­ren­cia al libro “Ope­ra­ción Facun­do” de Ger­mán Sas­so, recien­te­men­te publi­ca­do por par­te de la edi­to­rial Are­té y con pró­lo­go de Miguel Ángel Perri (abo­ga­do, ase­sor del Minis­te­rio de Segu­ri­dad de la Nación y recien­te­men­te casa­do con Vani­na Hus­sein, una ex poli­cía de la pro­vin­cia de San­ta Fe que en la actua­li­dad ocu­pa un car­go en la Fun­da­ción Abo­ga­dos sin Fron­te­ras que diri­ge el mis­mo Perri). “No tene­mos dine­ro como para sacar un libro como el que ban­co él (Ser­gio Ber­ni), por­que somos labu­ran­tes. Y a los labu­ran­tes lamen­ta­ble­men­te nos sobra mucho mes antes de que se nos ter­mi­ne el suel­do. ¡Lle­ga­mos con lo jus­to! Pero mis manos de labu­ran­te están lim­pias, no man­cha­das con san­gre” (a tra­vés de este enla­ce podrá ver y escu­char par­te del rela­to de Cris­ti­na Cas­tro), con­clu­yó con­mo­vi­da y sen­si­ble la mamá de Facundo. 

Al fina­li­zar su expo­si­ción Cris­ti­na Cas­tro indi­có que la res­pon­sa­ble de todas las impo­si­bi­li­da­des y retar­dos en la cau­sa tie­nen un mis­mo nom­bre: María Gabrie­la Marrón. “Es la mis­ma poli­cía la que reco­no­ce los ‘hue­vos tre­men­dos’ que tie­ne la jue­za para defen­der­los”. Un posi­cio­na­mien­to teme­ra­rio que se ubi­ca en la mis­ma línea y ubi­ca­ción de Ser­gio Ber­ni y Ger­mán Sas­so. Una vez más el poder jurí­di­co, las fuer­zas de segu­ri­dad y los líde­res de opi­nión (no es casual que en su libro Sas­so, agra­dez­ca a sus cole­gas Pablo Dug­gan y Pau­lo Kablan) se entre­la­zan en un trián­gu­lo amo­ro­so, actuan­do y arti­cu­lan­do sus roles con un mis­mo obje­ti­vo: sobre­seer a los agen­tes poli­cia­les y al pro­pio Esta­do Nacio­nal de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la des­apa­ri­ción y muer­te de Facun­do Castro. 

Kvla /​Tres. 

Ope­ra­ción Facun­do: la insis­ten­cia del posi­cio­na­mien­to obje­ti­vo y la pre­sen­cia de datos duros como ele­men­tos pro­ba­to­rios, aun­que se carez­ca, con­tra­dic­to­ria­men­te, de ellos.

En par­te del libro “Ope­ra­ción Facun­do”, su autor, Ger­mán Sas­so insis­te y repi­te las pala­bras “obje­ti­vi­dad” y “datos duros”. Sin embar­go, en las 279 pági­nas sólo com­ple­men­tan su “inves­ti­ga­ción” 29 ele­men­tos visua­les de dudo­sa rele­van­cia. Me refie­ro a 29 ele­men­tos que no cons­ti­tu­yen docu­men­tos capa­ces de exten­der o ampliar la diver­si­dad de voces que debe­ría (o dice) expo­ner Sas­so en su “inves­ti­ga­ción”. Por ejem­plo, en el libro Sas­so en vez de publi­car una cap­tu­ra de pan­ta­lla en don­de se expon­ga la con­ver­sa­ción de dos de las poli­cías impli­ca­das en la cau­sa (Mario Gabriel Sosa y Jana Jen­ni­fer Curuhuin­ca) y hacer un aná­li­sis sobre esa cap­tu­ra y diá­lo­go entre ambos, Sas­so trans­cri­be la con­ver­sa­ción, como si fue­ra un estu­dian­te de perio­dis­mo que recién ini­cia su carre­ra. Ni como un tra­ba­jo prác­ti­co uni­ver­si­ta­rio sería acep­ta­do. ¿Cómo sabe­mos que Sas­so trans­cri­bió lite­ral­men­te lo que figu­ra en el expe­dien­te de la cau­sa? ¿Por qué Sas­so trans­cri­be toda la infor­ma­ción que dice tener y no la expo­ne para ser con­tras­ta­da con sus refle­xio­nes? Otro ejem­plo con­cre­to de la con­tra­dic­ción y la ausen­cia de ele­men­tos pro­ba­to­rios en la que incu­rre Sas­so es en el capí­tu­lo seis del libro: “Apa­ri­ción del cuer­po y reve­la­do­ra autop­sia”. En este capí­tu­lo Sas­so inten­ta desa­rro­llar en doce escue­tas pági­nas “el infor­me gené­ti­co”, “la eva­lua­ción radio­ló­gi­ca”, “la eva­lua­ción y el aná­li­sis tafo­nó­mi­co”, pero no acom­pa­ña nin­guno de estos sub­ca­pí­tu­los con un docu­men­to externo a su pro­pia voz y escri­tu­ra. En el libro de Sas­so no exis­ten los infor­mes exter­nos. No exis­te la decla­ra­ción de nin­gún peri­to, ni pro­fe­sio­nal actuan­te en la cau­sa. Ni siquie­ra exis­te en el libro de Sas­so una míni­ma acta que per­mi­ta con­tras­tar lo que dice este “perio­dis­ta” en el libro con las fuen­tes ori­gi­na­les de don­de se sir­vió (por ejem­plo, el expe­dien­te de la cau­sa, al cual segu­ra­men­te Sas­so tie­ne acce­so). Lo que sí pudo con­se­guir Sas­so, y entien­do es nece­sa­rio reco­no­cer­lo, fue la foto de un zorro gris y el grá­fi­co de un esque­le­to humano que prác­ti­ca­men­te pare­ce dibu­ja­do por alguien que no cono­ce de ana­to­mía (la dimen­sión de las manos y los pies no están en esca­la). ¿Inope­ran­cia perio­dís­ti­ca? ¿Mali­cia? ¿Con­tra­dic­ción sis­te­má­ti­ca? ¿O un ejem­plo impre­so del pro­to­co­lo de encu­bri­mien­to que se acti­va cuan­do la ins­ti­tu­ción poli­cial des­apa­re­ce a una per­so­na? ¿Cuál es la rela­ción entre el esque­le­to de manos gigan­tes y las fotos del zorro gris en el recor­te inves­ti­ga­ti­vo y la teo­ría que inten­ta sos­la­yar Ger­mán Sas­so? No voy a con­ti­nuar hacien­do obser­va­cio­nes en esta nota, de toda las falen­cias en mate­ria pro­ba­to­ria que tie­ne el libro (lo haré en otro artícu­lo en don­de ana­li­za­ré espe­cí­fi­ca­men­te cada capí­tu­lo), pero lo que sí voy a ade­lan­tar y ase­gu­rar es que todo el rela­to publi­ca­do por Sas­so tie­ne este tra­ta­mien­to incom­ple­to, impar­cial, inve­ro­sí­mil. Man­te­nien­do inclu­si­ve un asom­bro­so pare­ci­do con el infor­me pre­sen­ta­do por la ex minis­tra de segu­ri­dad Patri­cia Bull­rich, lue­go del ase­si­na­to de Rafael Nahuel y en con­tra de un gru­po de acti­vis­tas socia­les seña­la­dos injus­ta­men­te como una “célu­la terro­ris­ta de la R.A.M.”. Un infor­me y un libro arma­dos tor­pe­men­te, para con­fun­dir y atur­dir con humo, como si se tra­ta­ra de una bom­ba lacri­mó­ge­na anti­tu­mul­to, pre­pa­ra­da para dis­per­sar y pro­vo­car el aho­go y el llan­to invo­lun­ta­rio de las per­so­nas. Con la dife­ren­cia que el libro de Sas­so es más volu­mi­no­so y cos­to­so, aun­que intras­cen­den­te (en tér­mi­nos perio­dís­ti­cos), con una estra­te­gia cla­ra y evi­den­te, que ya la hemos vis­to en otros casos de des­apa­ri­ción for­za­da y gati­llo fácil, como fue la “estra­te­gia” uti­li­za­da por la defen­sa de los poli­cías ase­si­nos de Daniel Solano que ya fue­ron con­de­na­dos a cade­na perpetua. 

Ger­mán Sas­so inten­ta diri­gir la res­pon­sa­bi­li­dad hacia la madre de Facun­do, argu­men­tan­do que madre e hijo tenían una mala rela­ción y que por esa mala rela­ción Facun­do esta­ba en la calle. Pos­te­rior­men­te, por la situa­ción de deses­pe­ra­ción de Facun­do al encon­trar­se des­am­pa­ra­do, en un lugar intran­si­ta­ble, ter­mi­nó empan­ta­na­do y víc­ti­ma de esa situa­ción atí­pi­ca se aho­gó sólo, como con­se­cuen­cia de un acci­den­te. ¡Lite­ral! Es la hipó­te­sis que pro­po­ne Sas­so en el libro. Y la que sos­tie­ne Ber­ni en sus múl­ti­ples inter­ven­cio­nes mediá­ti­cas. De esta for­ma y bajo esta hipó­te­sis los cua­tro poli­cías impli­ca­dos, según Sas­so deben ser sobre­seí­dos, como “cua­tro igno­tas víc­ti­mas”. Y por lo tan­to tam­bién deben ser sobre­seí­das las comi­sa­rías impli­ca­das, el pro­pio Ser­gio Ber­ni y toda la ins­ti­tu­ción poli­cial. Es en este con­tex­to, que Sas­so se ani­ma a des­ca­li­fi­car el tra­ba­jo de los abo­ga­dos que­re­llan­tes argu­men­tan­do que tie­nen intere­ses per­so­na­les en con­tra del Esta­do, des­ca­li­fi­can­do a Cris­ti­na Cas­tro, sos­te­nien­do que ella pre­ten­de una ven­gan­za enco­na­da en con­tra de la poli­cía y des­ca­li­fi­can­do al peri­to Mar­cos Herre­ro a quien men­cio­na como “peri­tru­cho”, adju­di­can­do tam­bién a este peri­to la res­pon­sa­bi­li­dad de plan­tar prue­bas en la cau­sa, en refe­ren­cia espe­cí­fi­ca al hallaz­go del amu­le­to con for­ma de vaqui­ta de San Anto­nio. La estra­te­gia de Sas­so es de manual y sin dudas va a ser par­te de la hipó­te­sis del caso que expon­drán las defen­sas de los poli­cías implicados. 

En los pasi­llos judi­cia­les cir­cu­la un dicho que pos­tu­la: “exi­ge el máxi­mo, para que des­pués, aun­que sea, te den la mitad”. Y esa estra­te­gia, pare­ce ser la pro­pues­ta de Sas­so a modo de pró­lo­go de la defen­sa jurí­di­ca en favor de los cua­tro poli­cías invo­lu­cra­dos. Soli­ci­tar el sobre­sei­mien­to, para redu­cir la con­de­na de cade­na per­pe­tua que les corres­pon­de, a una con­de­na infe­rior a los diez años de prisión.

¿Nos encon­tra­mos ante un pac­to de silen­cio por par­te de la “fami­lia poli­cial”? ¿Por qué nun­ca estos agen­tes del Esta­do se “quie­bran” ante la gra­ve­dad de esta cla­se de deli­tos de Lesa Huma­ni­dad? No sólo esta­mos ante un pac­to de silen­cio ins­ti­tu­cio­nal, sino ante vic­ti­ma­rios que his­tó­ri­ca­men­te la ins­ti­tu­ción poli­cial los ha pre­pa­ra­do para que reco­noz­can en los jóve­nes de piel oscu­ra, risa gran­de y ojos achi­na­dos un enemi­go interno peli­gro­so que debe ser exter­mi­na­do como lo anhe­la­ron Julio Argen­tino Roca y Domin­go Sar­mien­to, los padres de la patria.

Meli. 

La “des­ven­ta­ja jurí­di­ca” y la pre­sen­cia de zorros grises. 

Los jóve­nes de piel oscu­ra y risa gran­de siem­pre ingre­san a los ámbi­tos jurí­di­cos en “des­ven­ta­ja jurí­di­ca”. Por­que a pesar de que los Luciano Arru­ga, los Daniel Solano, los Ser­gio Áva­los y los Facun­do Cas­tro tie­ne el mis­mo ros­tro, el mis­mo color de piel, los mis­mos ojos achi­na­dos y la mis­ma des­cen­dien­te étni­ca de esas fami­lias que fue­ron des­po­ja­das de sus terri­to­rios, some­ti­das a las Mar­chas de la Muer­te que pro­du­jo la Argen­ti­na y alo­ja­das en dis­tin­tos cam­pos de con­cen­tra­ción, estos casos no son ana­li­za­dos en un con­tex­to de per­se­cu­ción étni­ca de un geno­ci­dio que hace 140 años se sigue eje­cu­tan­do por la mis­ma ins­ti­tu­ción, en nom­bre de la mis­ma patria. 

Ade­más, por lo menos, en este deba­te judi­cial, no se podrán juz­gar más res­pon­sa­bi­li­da­des que las que par­ti­ci­pa­ron direc­ta­men­te del ase­si­na­to y pos­te­rior (inten­to de) des­apa­ri­ción de Facun­do Cas­tro. Nun­ca serán juz­ga­dos en este deba­te Gabrie­la Marrón, Ser­gio Ber­ni y Ger­mán Sas­so por su insis­ten­te accio­nar encu­bri­dor y nega­cio­nis­ta de la vio­len­cia inmer­sa en el seno de la ins­ti­tu­ción policial. 

Más tem­prano que tar­de el jui­cio lle­ga­rá con­tra los poli­cías res­pon­sa­bles de ase­si­nar y des­apa­re­cer a Facun­do Cas­tro. Espe­re­mos que la defen­sa de la poli­cía, aun­que sea, ten­gan la capa­ci­dad de pre­sen­tar más ele­men­tos pro­ba­to­rios que las que usó Sas­so en su libro, así no tene­mos que pasar par­te de las audien­cias vien­do docu­men­ta­les sobre el com­por­ta­mien­to del zorro gris que cir­cun­da sigi­lo­sa­men­te las lagu­nas de Bue­nos Aires y escu­chan­do tes­ti­mo­nios fal­sos e incomprobables.

“La men­ti­ra nece­si­ta de muchos cóm­pli­ces”, resu­me cer­te­ra y pers­pi­caz Cris­ti­na Castro. 

fuen­te: Wal­ma­pu (perio­dis­mo de mar a mar)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *