Eco­lo­gía Social. La emer­gen­cia cli­má­ti­ca nos impo­ne pro­gra­mar una deses­ca­la­da económica

Por Fer­nan­do Valla­da­res, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de agos­to de 2021.

Tres déca­das de resu­mir y comu­ni­car la evi­den­cia cien­tí­fi­ca sobre el cam­bio cli­má­ti­co de ori­gen humano nos han deja­do tres conclusiones:

– La pri­me­ra es que segui­mos sin hacer nada efec­ti­vo con­tra el ori­gen del pro­ble­ma, la emi­sión de gases de efec­to inver­na­de­ro, que sigue subien­do y con ella las temperaturas.

– La segun­da es que la esca­la tem­po­ral y espa­cial del fenó­meno sigue con­fun­dién­do­nos a todos. Toda­vía pen­sa­mos que esta­mos hablan­do del cli­ma futu­ro y de que es algo glo­bal y lejano. Dicho de otro modo, no tene­mos del todo cla­ro que el cam­bio cli­má­ti­co nos afec­ta aquí y ahora.

– La ter­ce­ra con­clu­sión es que todos los mati­ces cien­tí­fi­cos, todo el len­gua­je de pro­ba­bi­li­da­des y esce­na­rios de emi­sio­nes y cli­ma no hace sino con­fun­dir y abrir espa­cio a deba­tes esté­ri­les y a pos­po­ner deci­sio­nes ingra­tas. Por ello los cien­tí­fi­cos com­bi­na­mos infor­mes con mani­fies­tos y somos cada vez más tajan­tes en nues­tras afir­ma­cio­nes sobre lo que ocu­rre con el cli­ma y por qué ocurre.

Sin tiem­po para solu­cio­nes lentas

El panel inter­na­cio­nal de cam­bio cli­má­ti­co aca­ba de sacar un nue­vo infor­me (el AR6 del IPCC) que ha gene­ra­do mucha expec­ta­ción y ha mere­ci­do exten­sos aná­li­sis.

Con el infor­me en la mano pode­mos decir un par de cosas bien sen­ci­llas de enten­der: hemos per­di­do un tiem­po pre­cio­so para cam­biar pro­gre­si­va­men­te a otra eco­no­mía menos depen­dien­te de la ener­gía, en gene­ral, y del petró­leo, en par­ti­cu­lar, que la actual, y tene­mos que redu­cir nues­tras emi­sio­nes como míni­mo a la mitad en diez años para no entrar en esce­na­rios cli­má­ti­cos real­men­te apo­ca­líp­ti­cos. Aun­que aún esta­mos a tiem­po y toda­vía están a nues­tro alcan­ce muchas opcio­nes, nos esta­mos que­dan­do sin tiem­po para lo gra­dual y para adop­tar medi­das por consenso.

Estas dos cosas, sen­ci­llas y con­tun­den­tes, están orto­go­nal­men­te con­tra­pues­tas a la estra­te­gia que la mayo­ría de los paí­ses están plan­tean­do para salir de la cri­sis pro­vo­ca­da por la covid-19. Supo­nen inclu­so una con­fron­ta­ción direc­ta a nues­tros deseos más ínti­mos de reco­brar una cier­ta nor­ma­li­dad tras la pandemia.

El sex­to infor­me del IPCC no deja mar­gen para la duda. No se tra­ta de espe­cu­la­cio­nes ni ideo­lo­gías sino de un com­pen­dio rigu­ro­so de la aplas­tan­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que seña­la a las tone­la­das de gases de efec­to inver­na­de­ro emi­ti­das a la atmós­fe­ra duran­te el últi­mo siglo como res­pon­sa­bles de las sofo­can­tes tem­pe­ra­tu­ras de casi 50 ℃ a más de 50⁰ de lati­tud nor­te en Cana­dá, de las inun­da­cio­nes esca­lo­frian­tes sufri­das en Ale­ma­nia, Bél­gi­ca y Chi­na, de la sequía extre­ma de Asia Cen­tral y de los incen­dios inex­tin­gui­bles de Sibe­ria, Gre­cia, Tur­quía e Italia.

Todo esto por men­cio­nar ape­nas la meteo­ro­lo­gía de los meses del verano de 2021. Pero todos tene­mos en men­te las tor­men­tas Glo­ria o Filo­me­na, la tem­po­ra­da de hura­ca­nes o los incen­dios de Aus­tra­lia y Cali­for­nia en el 2020, si nos remon­ta­mos ape­nas unos pocos meses más atrás.

Un camino tan incó­mo­do como inevitable

Redu­cir la emi­sión de gases de efec­to inver­na­de­ro supo­ne fre­nar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, reor­ga­ni­zar y limi­tar la gene­ra­ción de ener­gía, trans­for­mar com­ple­ta­men­te el trans­por­te de mer­can­cías y per­so­nas, redu­cir la agri­cul­tu­ra y la gana­de­ría inten­si­vas, y reor­ga­ni­zar las ciu­da­des empe­zan­do por el ais­la­mien­to de las vivien­das y ter­mi­nan­do por la ges­tión del trá­fi­co y de los resi­duos. Son cosas que sabe­mos que hay que hacer, pero son jus­to las cosas que no esta­mos hacien­do. O no a la velo­ci­dad ade­cua­da al menos.

El Pac­to Ver­de Euro­peo y la polí­ti­ca agra­ria comu­ni­ta­ria dis­tan de ser todo lo ver­des que pare­cen ser y que nece­si­ta­mos que sean.

Los fon­dos de recu­pe­ra­ción y los pla­nes de desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses de nues­tro entorno vuel­ven a apun­tar a la for­ma tra­di­cio­nal de hacer dine­ro. Una for­ma que se apo­ya en la defi­ni­ción mone­ta­ria de feli­ci­dad, salud y bien­es­tar humano. Y sabe­mos que esta for­ma de hacer dine­ro no nos trae feli­ci­dad, ni salud ni bien­es­tar.

El modo de vida insos­te­ni­ble y con­ta­mi­nan­te al que vamos orien­tán­do­nos no nos hace feli­ces y los esce­na­rios cli­má­ti­cos a los que ese modo de vida nos lle­va nos enfer­mannos qui­tan lite­ral­men­te el sue­ño y nos sumen en ansie­dad, depre­sión o enfa­do. Si cam­biar el cli­ma no nos hace ni sanos ni feli­ces, enton­ces ¿por qué afa­nar­nos en dar la espal­da a lo que pro­po­ne la cien­cia del clima?

Decre­cer para redu­cir emisiones

En lugar de acep­tar la evi­den­cia cien­tí­fi­ca y pro­gra­mar una deses­ca­la­da eco­nó­mi­ca que per­mi­ta real­men­te redu­cir las emi­sio­nes de gases con efec­to inver­na­de­ro, nos pro­po­ne­mos una y otra vez hacer mala­ba­ris­mos socio­eco­nó­mi­cos para con­ci­liar desa­rro­llo y sos­te­ni­bi­li­dad. Nos plan­tea­mos una agen­da de obje­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble que no esta­mos cum­plien­do entre otros moti­vos por­que está lle­na de con­tra­dic­cio­nes. Empe­zan­do por el pro­pio con­cep­to de desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Por este moti­vo están cre­cien­do las voces de los que abo­gan por un decre­ci­mien­to, un tér­mino que asus­ta y escan­da­li­za a pro­pios y extra­ños, pero que resu­me con cla­ri­dad lo que debe­mos hacer mien­tras no se nos ocu­rran mala­ba­ris­mos ambien­ta­les más eficaces.

Si reca­pa­ci­ta­mos bien, esta­mos trans­fi­rien­do al con­cep­to de decre­ci­mien­to nues­tro páni­co, ances­tral y jus­ti­fi­ca­do, a las rece­sio­nes eco­nó­mi­cas. Es una trans­fe­ren­cia des­afor­tu­na­da por­que son cosas bien dis­tin­tas. Hacer reso­nar ambas cosas como algo pare­ci­do difi­cul­ta la adop­ción de medi­das de miti­ga­ción cli­má­ti­ca. Una rece­sión sobre­vie­ne, un decre­ci­mien­to se pro­gra­ma. Por tan­to, una rece­sión siem­pre ten­drá más y peo­res efec­tos cola­te­ra­les que un decre­ci­mien­to planeado.

El infor­me del IPCC ase­gu­ra que sigue sien­do mate­má­ti­ca­men­te posi­ble no reba­sar los 1,5 °C de calen­ta­mien­to res­pec­to a la era pre­in­dus­trial. Pero para no reba­sar­los no son sufi­cien­tes las mate­má­ti­cas, la físi­ca, la quí­mi­ca y la bio­lo­gía. Hace fal­ta la con­cu­rren­cia rápi­da y efi­caz de la eco­no­mía, la polí­ti­ca y la ciudadanía.

Esta­mos hablan­do de medi­das difí­ci­les de enca­jar por los polí­ti­cos debi­do a su ele­va­do cos­te elec­to­ral, por los ciu­da­da­nos por su nota­ble esfuer­zo de apli­ca­ción y por la eco­no­mía por­que supo­ne, sim­ple y lla­na­men­te, poner­lo todo patas arri­ba. Hay tec­no­lo­gía sufi­cien­te, pero el cue­llo de bote­lla es su imple­men­ta­ción real. No bas­ta con tener solu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, mar­cos jurí­di­cos y estra­te­gias polí­ti­cas. Es impres­cin­di­ble tener volun­tad y capa­ci­dad de apli­car todo esto.

Cuan­do habla­mos de redu­cir emi­sio­nes en serio, no pode­mos creer­nos que aumen­tan­do la efi­cien­cia en el uso de la ener­gía lo vamos a lograr. No olvi­de­mos el efec­to rebo­te o la para­do­ja de Jevons, según la cual el incre­men­to de efi­cien­cia da lugar a un aumen­to del consumo.

Pode­mos elec­tri­fi­car todos los coches y los edi­fi­cios, pode­mos reor­ga­ni­zar el trans­por­te públi­co y favo­re­cer el tele­tra­ba­jo. Pero aun así no esta­re­mos redu­cien­do emi­sio­nes lo sufi­cien­te. Pen­se­mos en las impo­nen­tes emi­sio­nes aso­cia­das a la agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal, a la avia­ción, a la gene­ra­ción y ges­tión de los resi­duos o a indus­trias como la del ace­ro o del cemen­to. No hay más opción que redu­cir el con­su­mo. Y lo mejor que pode­mos hacer es pro­gra­mar­lo y acom­pa­ñar las medi­das con recon­ver­sio­nes pro­fun­das y con infor­ma­ción, mucha infor­ma­ción y diá­lo­go social.

Si pen­sa­mos que miti­gar el cam­bio cli­má­ti­co es difí­cil y caro, recor­de­mos, por ejem­plo, el cos­te astro­nó­mi­co de los incen­dios de Cali­for­nia en 2020, o que tran­si­tar por la sen­da ópti­ma de emi­sio­nes le aho­rra­rá a Homo sapiens 74 millo­nes de falle­ci­mien­tos para fina­les de este siglo y mejo­ra­ría sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la salud y el bien­es­tar físi­co y men­tal de cen­te­na­res de millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do. ¿Hay algo más valio­so que eso? ¿Real­men­te nece­si­ta­mos más razo­nes para poner en prác­ti­ca los infor­mes cien­tí­fi­cos sobre el cam­bio climático?

Fer­nan­do Valla­da­res. Pro­fe­sor de Inves­ti­ga­ción en el Depar­ta­men­to de Bio­geo­gra­fía y Cam­bio Glo­bal, Museo Nacio­nal de Cien­cias Natu­ra­les (MNCN-CSIC)

Fuen­te: https://​the​con​ver​sa​tion​.com/​l​a​-​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​-​c​l​i​m​a​t​i​c​a​-​n​o​s​-​i​m​p​o​n​e​-​p​r​o​g​r​a​m​a​r​-​u​n​a​-​d​e​s​e​s​c​a​l​a​d​a​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​1​6​6​049, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *