Entre­vis­ta a Nés­tor Kohan sobre su libro “Hege­mo­nía y cul­tu­ra en tiem­pos de con­tra­in­sur­gen­cia «soft»”

La revis­ta «Con­tex­to Lati­no­ame­ri­cano» entre­vis­ta a Nés­tor Kohan.

¿Por qué esco­ge tex­tos de los argen­ti­nos Daniel Hopen y Harol­do Con­ti como ante­sa­la del libro Hege­mo­nía y cul­tu­ra en tiem­pos de con­tra­in­sur­gen­cia «soft»?

Harol­do Con­ti, de orí­ge­nes cris­tia­nos (estu­dió el semi­na­rio para sacer­do­tes) es uno de los gran­des escri­to­res de fic­ción de Argen­ti­na. Fue jura­do en Casa de las Amé­ri­cas (Cuba), pri­me­ro, y lue­go obtu­vo dicho pre­mio por una de sus nove­las más famo­sas. Daniel Hopen, más joven y de sóli­da for­ma­ción mar­xis­ta, pro­ve­nía de la socio­lo­gía. Fue pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y tam­bién periodista.

Ambos estu­vie­ron estre­cha­men­te vin­cu­la­dos polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca y emo­cio­nal­men­te con la Revo­lu­ción Cuba­na, al pun­to que uno de los seu­dó­ni­mos de Hopen era “el cubano”. Los dos fue­ron mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios y ambos denun­cia­ron en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des los inten­tos de coop­ta­ción de la inte­lec­tua­li­dad lati­no­ame­ri­ca­na por par­te de ins­ti­tu­cio­nes apa­ren­te­men­te “ino­cen­tes”, pero en el fon­do ínti­ma­men­te liga­das a los apa­ra­tos de inte­li­gen­cia del Esta­do nor­te­ame­ri­cano. Por su mili­tan­cia anti­im­pe­ria­lis­ta y por sus tareas como inte­lec­tua­les crí­ti­cos los dos fue­ron secues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos. Enca­be­zo mi libro sobre los deba­tes en torno a la hege­mo­nía y la con­tra­in­sur­gen­cia del siglo XXI con frag­men­tos de ambos por dos razo­nes. Pri­me­ro, a modo de home­na­je a nues­tros 30.000 com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros des­apa­re­ci­dos. Y en segun­do lugar, por la abru­ma­do­ra actua­li­dad de su espí­ri­tu rebel­de, rea­cio a “aco­mo­dar­se” con el poder impe­rial, negán­do­se a reci­bir dine­ro “altruis­ta” de esas fun­da­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, con facha­da de “socie­dad civil” pero que todo el mun­do sabía en aque­lla épo­ca y
con­ti­núa sabien­do hoy en día que res­pon­den a una polí­ti­ca de estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te. Siguien­do sus ense­ñan­zas, no pode­mos natu­ra­li­zar la inje­ren­cia y el accio­nar de la con­tra­in­sur­gen­cia en el ámbi­to de las artes, la cul­tu­ra, las cien­cias socia­les, las letras ni tam­po­co en los movi­mien­tos sociales.

El pen­sa­mien­to de Grams­ci es medu­lar en sus refle­xio­nes. ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les ideas grams­cia­nas que sus­ten­tan las tesis del pre­sen­te libro?

Anto­nio Grams­ci ha sido mani­pu­la­do al infi­ni­to. Des­de la social­de­mo­cra­cia y el libe­ra­lis­mo has­ta el auto­de­no­mi­na­do “pos­mar­xis­mo” (en reali­dad…. ex mar­xis­mo) y los lla­ma­dos “estu­dios pos­co­lo­nia­les”. Se lo ha inten­ta­do con­ver­tir en un tími­do par­ti­da­rio de los acuer­dos par­la­men­ta­rios y en un ino­fen­si­vo pos­mo­derno que espe­cu­la en for­ma dile­tan­te sobre “asun­tos cul­tu­ra­les”, des­vin­cu­lán­do­lo de todo pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio y estra­te­gia de con­fron­ta­ción. ¡Como si su encar­ce­la­mien­to y len­to ase­si­na­to, ejer­ci­do con cruel­dad y a cuen­ta­go­tas, a manos del fas­cis­mo ita­liano, hubie­ran suce­di­do “de casua­li­dad”! Tra­tan­do de res­ca­tar su pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio nos hemos opues­to a los inten­tos de pas­teu­ri­zar­lo, des­ca­fei­nar­lo y vol­ver­lo un ícono “light”, fácil­men­te domes­ti­ca­ble y adap­ta­ble para los fines más diver­sos. Como pen­sa­dor revo­lu­cio­na­rio, ardien­te admi­ra­dor de Lenin y la revo­lu­ción bol­che­vi­que, pen­sa­dor de las peri­fe­rias y las cla­ses subal­ter­nas, mili­tan­te clan­des­tino duran­te años de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta,
Grams­ci refle­xio­nó a par­tir de una derro­ta, la del movi­mien­to de los con­se­jos de fábri­ca de Turín.

Y en esa refle­xión que par­te de la inte­rro­ga­ción: “¿Por qué per­di­mos?” lle­ga a inda­ga­cio­nes que poseen una actua­li­dad escan­da­lo­sa. Adop­tan­do la teo­ría leni­nis­ta de la hege­mo­nía, Grams­ci la per­fec­cio­na, la pule, la desa­rro­lla y la con­vier­te en cla­ve de bóve­da del mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio. Rom­pien­do el dua­lis­mo entre “la alta cul­tu­ra” y el sen­ti­do común popu­lar, sus prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes apun­tan a que la hege­mo­nía debe recrear­se coti­dia­na­men­te. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta, el impe­ria­lis­mo, los dife­ren­tes fas­cis­mos y la con­tra­in­sur­gen­cia no sólo ase­si­nan, tor­tu­ran, hacen des­apa­re­cer gen­te, vigi­lan, per­si­guen, cen­su­ran y encar­ce­lan a la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria. Al mis­mo tiem­po cons­tru­yen hege­mo­nía. No sólo en el plano más fácil­men­te obser­va­ble de “las gran­des ideo­lo­gías” sino en los ámbi­tos mini­ma­lis­tas pero no menos efec­ti­vos de la vida cotidiana.

El con­cep­to de “ideo­lo­gía” es poli­sé­mi­co. El mar­xis­ta bri­tá­ni­co Terry Eagle­ton ha iden­ti­fi­ca­do y sis­te­ma­ti­za­do no menos de 26 nocio­nes y sig­ni­fi­ca­dos dife­ren­tes de esta cate­go­ría. Pero en tér­mi­nos con­ven­cio­na­les “ideo­lo­gía” sue­le remi­tir a sis­te­mas for­ma­les de ideas, hipó­te­sis y teo­rías. En cam­bio, la teo­ría de la hege­mo­nía incor­po­ra ese con­te­ni­do pero posee un plus suma­men­te atrac­ti­vo. La influen­cia y la domi­na­ción de las cla­ses domi­nan­tes y las poten­cias impe­ria­lis­tas no sólo se ejer­ce sobre “las ideas”, sino tam­bién sobre los sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes, valo­res y viven­cias de la coti­dia­nei­dad,
apa­ren­te­men­te “no polí­ti­cas” y pre­sun­ta­men­te aje­nas a los dis­cur­sos polí­ti­cos. La hege­mo­nía no sólo cons­ti­tu­ye una direc­ción polí­ti­ca y moral sobre los sec­to­res popu­la­res subal­ter­nos y los pue­blos opri­mi­dos sino tam­bién una estruc­tu­ra de sen­ti­mien­tos que se recrea coti­dia­na­men­te en los ámbi­tos más ínti­mos de la sub­je­ti­vi­dad popular.

Por eso la refle­xión de Anto­nio Grams­ci se tor­na tan efi­caz a la hora de pen­sar los meca­nis­mos pre­do­mi­nan­tes a los que ape­la el capi­ta­lis­mo tar­dío, impe­ria­lis­ta y neo­co­lo­nial, en pleno siglo XXI. La gene­ra­li­za­ción para todo el orbe y en par­ti­cu­lar para Nues­tra Amé­ri­ca del tris­te­men­te céle­bre “ame­ri­can way of life” no se logra sólo con
gran­des hipó­te­sis y teo­rías ni con sis­te­mas for­ma­les de ideas.

Tam­po­co con una edi­to­rial de un perió­di­co ofi­cial, sea el Washing­ton Post o el Mia­mi Herald. Se logra a tra­vés de pelí­cu­las román­ti­cas y de acción, a tra­vés de la músi­ca, la ves­ti­men­ta y los gus­tos per­so­na­les, indu­ci­dos median­te el mar­ke­ting y toda una inge­nie­ría de pro­pa­gan­da que ope­ra en el cam­po del incons­cien­te colec­ti­vo, pros­ti­tu­yen­do, inclu­so, los mejo­res des­cu­bri­mien­tos de Freud. ¡Todo está some­ti­do a
la dispu­ta y la con­fron­ta­ción! Has­ta las fan­ta­sías y los sue­ños más ínti­mos. El capi­ta­lis­mo no res­pe­ta nada, ni siquie­ra los ámbi­tos más pri­va­dos de la inti­mi­dad que, para el sen­ti­do común, que­da­rían al mar­gen de cual­quier dispu­ta geo­po­lí­ti­ca, cuan­do en la vida real eso no sucede.

Para el caso espe­cí­fi­co de Cuba, la inmen­sa red de tela­ra­ña con­tra­in­sur­gen­te que se emplea coti­dia­na­men­te des­de ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les o para esta­ta­les de Esta­dos Uni­dos, con una masa gigan­tes­ca de dine­ro que se le roba a la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se y
se emplea para aplas­tar toda disi­den­cia, ha per­se­gui­do y con­ti­núa inten­tan­do ganar las emo­cio­nes, los sen­ti­mien­tos y las fan­ta­sías del pue­blo cubano. Ese accio­nar ha emplea­do todas las for­mas de lucha, ape­lan­do a diver­sos esti­los y com­bi­nan­do dis­tin­tos modos ope­ra­ti­vos. Des­de los más vio­len­tos y terro­ris­tas como poner una bom­ba en un hotel turís­ti­co o hacer explo­tar en el aire un avión civil has­ta los más “ino­cen­tes” que recu­rren a masi­fi­car sím­bo­los nacio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nos en cami­se­tas y pañue­los o pro­mo­cio­nan­do músi­ca comer­cial de muy baja cali­dad, colo­nial, misó­gi­na y machis­ta. El
obje­ti­vo apun­ta a des­le­gi­ti­mar la Revo­lu­ción Cuba­na mien­tras se tra­ta de ven­der la pere­gri­na ilu­sión de que La Flo­ri­da es “La Nue­va Tie­rra Pro­me­ti­da”. Un lugar rela­ti­va­men­te cer­cano (90 millas) don­de se pue­de lle­gar a ser fácil­men­te “nor­te­ame­ri­cano” sin saber hablar inglés, jugan­do al domi­nó con los pies des­cal­zos y en cami­se­ta. Una pre­ten­di­da “uto­pía” de mesa de sal­dos, que reapa­re­ce en mil pelí­cu­las apa­ren­te­men­te “apo­lí­ti­cas”. El anti­guo “sue­ño ame­ri­cano”, de gran­des pre­ten­sio­nes y des­co­mu­na­les pro­me­sas, hoy está hecho añi­cos. El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se hace agua por todos los flan­cos. Vive una cri­sis huma­ni­ta­ria de enver­ga­du­ra, con cien­tos de
miles de per­so­nas aban­do­na­das y falle­ci­das. Ya nadie se cree el cuen­to del pre­sun­to “rei­no de LA LIBERTAD”, en una socie­dad don­de, sin Mal­colm X ni las Pan­te­ras Negras, a un sim­ple ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se de piel oscu­ra se le pone una rodi­lla en el cue­llo y se lo ase­si­na len­ta­men­te y a la vis­ta de todo el mun­do. Para que el mun­do afro­des­cen­dien­te y latino apren­da la lección.

Como aquel vie­jo “sue­ño ame­ri­cano” ha per­di­do su anti­gua cre­di­bi­li­dad ante la opi­nión públi­ca mun­dial, ha sido reem­pla­za­do por el pre­mio con­sue­lo de… La Flo­ri­da y Mia­mi, don­de la cul­tu­ra no bri­lla pre­ci­sa­men­te por su ori­gi­na­li­dad. Si al pue­blo argen­tino pre­ten­dían ven­der­le des­de hace un siglo París como ima­gi­na­ria enso­ña­ción de
“capi­tal cul­tu­ral” de la moder­ni­dad euro­cén­tri­ca (hacien­do abs­trac­ción del impe­ria­lis­mo fran­cés, geno­ci­da y tor­tu­ra­dor en Indo­chi­na y Arge­lia); al pue­blo cubano hoy pre­ten­den ven­der­le La Flo­ri­da y Mia­mi como “el mejor de los mun­dos posi­bles”. Una mer­can­cía degra­da­da y de cuar­ta cate­go­ría, difí­cil de com­prar has­ta en una feria de bara­ti­jas. Las refle­xio­nes de Grams­ci nos per­mi­ten des­mon­tar seme­jan­tes ope­ra­cio­nes de gue­rra psi­co­ló­gi­ca (como las deno­mi­na­rían los teó­ri­cos Karl von Clau­se­witz y Lid­dell Hart), de
fabri­ca­ción indus­trial del con­sen­so (como la lla­ma­rían Noam Chomsky) y de recrea­ción coti­dia­na de la hege­mo­nía, para emplear la ter­mi­no­lo­gía del mar­xis­ta italiano.

Las pre­ten­sio­nes impe­ria­les que pre­ten­den minar la hege­mo­nía socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na, usan­do sus pro­pias pala­bras, han tra­ta­do de «crear arti­fi­cial­men­te una jabo­no­sa y fal­sa “izquier­da” —todas las comi­llas inclui­das — , no revo­lu­cio­na­ria, aje­na y rea­cia al lega­do inasi­mi­la­ble de Fidel Cas­tro y el Che Gue­va­ra». ¿Cuán peli­gro­sa es esta fal­sa izquier­da? ¿De qué mane­ra ha pre­ten­di­do legitimarse?

Debe­mos reco­no­cer en nues­tros enemi­gos cier­ta cuo­ta de fle­xi­bi­li­dad. Uti­li­zan­do una metá­fo­ra deri­va­da del fút­bol, el impe­ria­lis­mo ha teni­do cier­ta “cin­tu­ra polí­ti­ca” (alu­sión a los his­tó­ri­cos juga­do­res de fút­bol, como Mes­si, Mara­do­na, Pelé o Garrin­cha, que ama­gan ir por izquier­da y lue­go mue­ven con habi­li­dad y mucha fle­xi­bi­li­dad la cin­tu­ra y pasan a su adver­sa­rio por dere­cha). La inves­ti­ga­do­ra Fran­ces Sto­nors Saun­ders ha demos­tra­do que la CIA, la más famo­sa de las ins­ti­tu­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia a nivel
mun­dial aun­que no la úni­ca ni la pri­me­ra, con tal de derro­tar a sus enemi­gos stra­té­gi­cos (la Revo­lu­ción Cuba­na en pri­mer lugar) se ha per­mi­ti­do en no pocas oca­sio­nes ape­lar a otras “izquier­das” para des­le­gi­ti­mar el para­dig­ma revo­lu­cio­na­rio. Hacien­do un para­le­lis­mo peda­gó­gi­co, suce­de lo siguien­te. Si qui­sié­ra­mos hora­dar la pré­di­ca de
la Igle­sia Cató­li­ca Apos­tó­li­ca Roma­na, un enemi­go del cato­li­cis­mo podría poner dine­ro, hacer entre­vis­tas, pro­mo­cio­nar en la TV y los gran­des medios a otras reli­gio­nes que dispu­tan con la Igle­sia Vati­ca­na. ¿Por qué se cree en otro Dios? No. Sino por­que resul­ta muy sen­ci­llo des­truir al enemi­go, opo­nién­do­le dis­cur­sos y corrien­tes apa­ren­te­men­te simi­la­res, que a pri­me­ra vis­ta pare­cen per­te­ne­cer a la mis­ma fami­lia, cuan­do en reali­dad tra­ba­jan en sen­ti­do radi­cal­men­te opues­to y anta­gó­ni­co. Con el socia­lis­mo y el comu­nis­mo suce­de algo pare­ci­do. Para des­truir el pres­ti­gio y el atrac­ti­vo de pro­ce­sos socia­les
eman­ci­pa­do­res y des­truir el caris­ma de sus prin­ci­pa­les lide­raz­gos, ¿qué mejor que emplear cier­tos dis­cur­sos apa­ren­te­men­te “pro­gre­sis­tas” pero que en el fon­do apun­tan todos sus caño­nes a des­le­gi­ti­mar y a des­truir el atrac­ti­vo popu­lar de la tra­di­ción
anti­ca­pi­ta­lis­ta y antim­pe­ria­lis­ta. No es casual que la CIA haya emplea­do a Daniel Bell, ex mar­xis­ta, para pro­mo­ver la fal­sa tesis del “oca­so de las ideo­lo­gías”. No es tam­po­co alea­to­rio que en sus pro­yec­tos de pene­tra­ción impe­ria­lis­ta y coop­ta­ción de inte­lec­tua­les,
la CIA haya finan­cia­do –a tra­vés de ins­ti­tu­cio­nes para guber­na­men­ta­les que se pre­sen­tan como si fue­ran “la socie­dad civil” aun­que reci­ben sus abul­ta­dos millo­nes siem­pre del Esta­do nor­te­ame­ri­cano- a anti­guos soció­lo­gos ex mar­xis­tas en pro­yec­tos
con­tra­in­sur­gen­tes. Nadie más útil para el impe­ria­lis­mo que una per­so­na rene­ga­da y con­ver­sa. Por­que los con­ver­sos nece­si­tan ren­dir examen cada día para demos­trar que ya no son lo que algu­na vez fue­ron. Y por eso se con­vier­ten en los más entu­sias­tas mili­tan­tes de las cau­sas contrarrevolucionarias.

En Nues­tra Amé­ri­ca hemos asis­ti­do en las últi­mas déca­das a la pro­li­fe­ra­ción de ata­ques y cam­pa­ñas sis­te­má­ti­cas con­tra todos los pro­ce­sos con pre­ten­sio­nes eman­ci­pa­to­rias (inclu­so sin ser mar­xis­tas, comu­nis­tas o socia­lis­tas, sino tan sólo con aspi­ra­cio­nes de cam­bios gra­dua­les) lle­va­dos a cabo en nom­bre de…. ¡el eco­lo­gis­mo!… ¡las teo­rías pos­co­lo­nia­les!… ¡el repu­bli­ca­nis­mo “socialista”!…¡el “femi­nis­mo” libe­ral! y varios otros dis­cur­sos y cons­te­la­cio­nes que a pri­me­ra vis­ta seme­jan per­te­ne­cer a la mis­ma fami­lia revo­lu­cio­na­ria, pero…. cuan­do se pro­du­ce un gol­pe de esta­do como el que Esta­dos
Uni­dos orga­ni­zó en Boli­via en noviem­bre de 2019 (con arma­men­to repre­si­vo pro­por­cio­na­do por gobier­nos de extre­ma dere­cha como el de Mau­ri­cio Macri en Argen­ti­na), varios expo­nen­tes de estos dis­cur­sos “pro­gres” salie­ron rápi­da­men­te a apo­yar y jus­ti­fi­car el gol­pe. ¿No resul­ta curio­so? ¿Qué izquier­da genui­na se suma­ría tan livia­na­men­te a un gol­pe de esta­do con­tra el movi­mien­to indí­ge­na que veja­ba muje­res que­chuas y ayma­ras y que­ma­ba en públi­co la ban­de­ra de los pue­blos originarios? 

Cuan­do uno se pone a inda­gar sobre los y las per­so­na­jes en cues­tión, pre­sun­ta­men­te “eco­lo­gis­tas-ambien­ta­lis­tas”, supues­ta­men­te “femi­nis­tas pos­co­lo­nia­les”, “auto­no­mis­tas
situa­cio­nis­tas” etc, etc… que apo­ya­ron abier­ta y auto­má­ti­ca­men­te el gol­pe de esta­do con­tra Evo Mora­les y Álva­ro Gar­cía Line­ra, ¿qué encuen­tra? Que todos ellos y ellas, de modo inva­ria­ble, habían reci­bi­do pre­via­men­te becas Gug­genheim, “ayu­das desin­te­re­sa­das” de la Fun­da­ción Ford, “pasan­tías aca­dé­mi­cas” en Grin­go­lan­dia y otras
esco­rias de la mis­ma cala­ña. En el caso de los “pro­gres” deve­ni­dos abrup­ta­men­te en anti­cha­vis­tas y anti­bo­li­va­ria­nos, suce­dió exac­ta­men­te lo mis­mo. Siem­pre apa­re­ce el mis­mo dine­ri­llo aso­man­do la pun­ta de sus bille­tes en los bol­si­llos de esta exó­ti­ca “izquier­da” que no es izquier­da y que ha fun­cio­na­do y ope­ra como el Caba­llo de Tro­ya
del impe­ria­lis­mo. El supues­to “pro­gre­sis­mo” cubano, con dine­ro de la Fun­da­ción de Soros y la Fun­da­ción Ebert en sus cuen­tas ban­ca­rias o deba­jo del col­chón no es la excep­ción. Todo lo con­ta­rio. ¡Con­fir­ma la regla!

Eso sí, cuan­do se los pone al des­cu­bier­to chi­llan, se vic­ti­mi­zan, se ubi­can en el rol de “incom­pren­di­das” o “per­se­gui­dos”… Pre­ten­den no pagar un cos­to polí­ti­co por poner­se al ser­vi­cio del Impe­rio y ter­mi­nar vivien­do de ese dine­ro sucio. ¡Pobre gen­te! No saben que el impe­ria­lis­mo los uti­li­za un tiem­po y los des­car­ta. Roma (y Washing­ton) no res­pe­tan a los deser­to­res ni a las per­so­nas con­ver­sas. Los usan y los tiran al poco tiem­po al tacho de basura.

Viven sus cin­co minu­tos de fama. Se com­pran un depar­ta­men­to y algu­nos obje­tos sun­tua­rios, hacen tres o cua­tro via­jes lujo­sos, visi­tan un par de uni­ver­si­da­des pres­ti­gio­sas (cre­yen­do que los con­vo­can por­que son “bri­llan­tes” y van para el Pre­mio Nobel…). Pero cuan­do ya no son úti­les, que­dan auto­má­ti­ca­men­te fue­ra de esce­na y ter­mi­nan sus vidas de mane­ra tris­te y medio­cre, por­que rene­ga­ron de su pro­pia iden­ti­dad y su pro­pia his­to­ria. El caso emble­má­ti­co del inte­lec­tual cubano Jesús Díaz es arque­tí­pi­co. Fue bri­llan­te y aca­bó tris­te y soli­ta­rio. Hoy pro­li­fe­ran otros de menor valía que ni siquie­ra lle­gan al nivel de Jesús Díaz, quien coro­nó su peri­plo rene­gan­do de su
pro­pia obra y como un peón ser­vil del PSOE espa­ñol, la social­de­mo­cra­cia de la OTAN.

Habla de «una disi­den­cia cuba­na que posa de “social­de­mó­cra­ta” y “repu­bli­ca­na”». ¿Por qué esco­ger esos tér­mi­nos para auto­de­fi­nir­se? ¿Qué tram­pas pue­den exis­tir detrás de esas adje­ti­va­cio­nes? La nación cuba­na, que se for­ja en lucha con­tra el colo­nia­lis­mo
espa­ñol y el nacien­te impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, ha vivi­do muchas revo­lu­cio­nes. La que triun­fa en 1959 es la más famo­sa pero no es la pri­me­ra ni la úni­ca. Cuan­do Fidel Cas­tro y el Che Gue­va­ra toda­vía no habían logra­do ir a la escue­la pri­ma­ria ya habían suce­di­do otras revo­lu­cio­nes pre­vias en la isla. Por lo tan­to, la Revo­lu­ción Cuba­na que
derro­ca a la dic­ta­du­ra a comien­zos de 1959 se nutre de esa riquí­si­ma his­to­ria polí­ti­ca y cul­tu­ral pre­via. Nun­ca fue uni­for­me. Ha sido hete­ro­gé­nea des­de su ori­gen has­ta el día de hoy. El lide­raz­go de Fidel ‑siguien­do las ense­ñan­zas de José Mar­tí- logró aglu­ti­nar esa
diver­si­dad de afluen­tes y tra­di­cio­nes que en pleno pro­ce­so de ofen­si­va impe­ria­lis­ta –inclu­yen­do una inva­sión mili­tar derro­ta­da don­de el Impe­rio de Mon­roe y Adams cayó humi­lla­do ante una peque­ña isla irre­ve­ren­te- se ter­mi­na­ron con­for­man­do como una
orga­ni­za­ción comu­nis­ta. Ese nue­vo comu­nis­mo cubano de los años ’60, rei­vin­di­can­do con orgu­llo la heren­cia insur­gen­te de Lenin, nun­ca fue una copia espe­cu­lar de las expe­rien­cias del Este euro­peo. Las pal­me­ras cuba­nas jamás tuvie­ron nie­ve. En ese comu­nis­mo con­flu­ye­ron, se amal­ga­ma­ron e inclu­so lle­ga­ron a fusio­nar­se des­de
corrien­tes nacio­na­lis­tas revo­lu­cio­na­rias, pasan­do por ver­tien­tes cris­tia­nas revo­lu­cio­na­rias has­ta las anti­guas orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas más tra­di­cio­na­les, con una his­to­ria pre­via al lide­raz­go de Fidel (reci­bien­do el apo­yo de las reli­gio­nes de ori­gen
afro­des­cen­dien­te, nin­gu­nea­das y des­pre­cia­das por la Igle­sia ofi­cial de aquel momen­to). De ahí la enor­me rique­za y el pode­ro­so atrac­ti­vo de una revo­lu­ción que con­vo­ca a todo el uni­ver­so revo­lu­cio­na­rio sin dog­mas pre­con­ce­bi­dos ni anteo­je­ras sectarias.

Los peque­ñí­si­mos núcleos que hoy inten­tan ven­der­se como una “izquier­da nove­do­sa” a tra­vés de un for­ma­to “social­de­mó­cra­ta” y “repu­bli­cano” en la feria de las ideo­lo­gías, se esfuer­zan por des­mon­tar esa pro­lon­ga­da acu­mu­la­ción polí­ti­co-cul­tu­ral de masas pacien­te­men­te cons­trui­da por Fidel. Y los carac­te­ri­za­mos como “peque­ñí­si­mos núcleos” por­que son real­men­te micros­có­pi­cos, y ni siquie­ra han logra­do for­mar una orga­ni­za­ción sóli­da, con un pro­gra­ma uni­fi­ca­do, una ideo­lo­gía cohe­ren­te, un lide­raz­go de masas. Hable­mos con cla­ri­dad. Tres blogs y dos pági­nas de inter­net son tan volá­ti­les y
efí­me­ras como una nube en medio de una tor­men­ta cari­be­ña, aun­que cuen­ten con mucho dine­ro pro­ve­nien­te de Esta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia y pro­pa­gan­da de La Flo­ri­da.
No se ani­man a ata­car con nom­bre y ape­lli­do a Fidel sim­ple­men­te por­que –si se me per­mi­te una expre­sión argen­ti­na- no les da el cuero. 

Es decir, no les alcan­za la gaso­li­na. No tie­nen espal­da. Pero está cla­ro que su obje­ti­vo es tum­bar todo lo que Fidel ense­ñó (no sólo en sus infi­ni­tos y kilo­mé­tri­cos dis­cur­sos sino en su prác­ti­ca polí­ti­ca). Como Fidel, a dife­ren­cia de Sta­lin o de otros líde­res leja­nos, no dejó monu­men­tos gran­di­lo­cuen­tes ni ciu­da­des con su nom­bre ni nada simi­lar… ¡difí­cil ata­car­lo! ¿Qué esta­tua de Fidel van a inten­tar demo­ler si Fidel no dejó esta­tuas y así lo hizo saber en sus últi­mos días de vida? Enton­ces la ope­ra­ción les resul­ta más com­pli­ca­da y difí­cil. Pero su inten­to sola­pa­do, ape­nas disi­mu­la­do y con bas­tan­te tor­pe­za, con­sis­te bási­ca­men­te en: (a) des­mem­brar la uni­dad de la diver­si­dad logra­da bajo el lide­raz­go de Fidel; (b) den­tro de ese arcoí­ris revo­lu­cio­na­rio que en Cuba asu­mió el nom­bre de
“comu­nis­mo” pero que encie­rra muchos uni­ver­sos cul­tu­ra­les dife­ren­tes, pre­ten­den, con un macar­tis­mo muy difí­cil de escon­der, ape­lar al cuchi­llo y el escal­pe­lo para disec­cio­nar, extir­pan­do de raíz todo lo que ten­ga per­fu­me comu­nis­ta y tirar­lo a la letri­na; © al
inte­rior de esa gala­xia poli­fa­cé­ti­ca que Fidel logró agru­par, eli­gen des­ta­car las ver­tien­tes polí­ti­ca­men­te más mode­ra­das y timo­ra­tas, aque­llas que en los años ’60 fue­ron hege­mo­ni­za­das por las posi­cio­nes más radi­ca­les de Fidel, Raúl y el Che Gue­va­ra; (d) lle­ga­do este pun­to, se esfuer­zan por pegar un sal­ti­to un poco más audaz toda­vía:
pre­ten­den reflo­tar todo lo que exis­tía ANTES del triun­fo revo­lu­cio­na­rio de 1959, idea­li­zan­do la repú­bli­ca neo­co­lo­nial (se nie­gan a reco­no­cer el carác­ter neo­co­lo­nial de esa repú­bli­ca, la dis­fra­zan y encu­bren, afir­man­do tram­po­sa­men­te que sue­ñan con una “repú­bli­ca” social al esti­lo de los paí­ses nór­di­cos…. pero deba­jo de la ves­ti­men­ta se nota
la hila­cha); (e) al idea­li­zar el mun­do pre­vio a 1959, no vuel­ven a Mella y Gui­te­ras, anti­im­pe­ria­lis­tas radi­ca­les (¡que jamás hubie­ran reci­bi­do un bille­te yan­qui!), par­ti­da­rios de la revo­lu­ción socia­lis­ta y la lucha arma­da, sino que se detie­nen en la cons­ti­tu­ción de 1940 como pre­sun­ta “pana­cea” jurí­di­ca que resol­ve­ría mági­ca­men­te todos los males, defi­cien­cias, fal­ta de comi­da, petró­leo y jerin­gui­llas, pro­duc­to del blo­queo ya sexa­ge­na­rio; (f) y en todo ese inten­to de disec­ción y des­ar­ti­cu­la­ción del pro­yec­to aglu­ti­na­dor, anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, con­den­sa­do bajo el sím­bo­lo de Fidel (aun­que en reali­dad siem­pre ha sido y es un pro­ce­so colec­ti­vo, pues “Fidel” es el
nom­bre con el que se cono­ció a nivel mun­dial un pro­ce­so colec­ti­vo y de masas), nie­gan el papel del impe­ria­lis­mo en las difi­cul­ta­des coti­dia­nas del sis­te­ma polí­ti­co y social cubano.
¿Por qué hacen caso omi­so del blo­queo, inten­tan­do tri­via­li­zar­lo y bana­li­zar­lo? Por­que estos peque­ñí­si­mos núcleos “repu­bli­ca­nos” y libe­ra­les, aun­que posan de eru­di­tos y muy for­ma­dos, nie­gan la teo­ría del impe­ria­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta de la depen­den­cia. Como sus ela­bo­ra­cio­nes sue­len ser bas­tan­te débi­les y des­hi­la­cha­das, con no poco pla­gio del euro­co­mu­nis­mo espa­ñol y el social-libe­ra­lis­mo ita­liano, no han for­mu­la­do un recha­zo explí­ci­to de la teo­ría del impe­ria­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta de la depen­den­cia. No lo han for­mu­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te sen­ci­lla­men­te por­que care­cen de sis­te­ma­ti­ci­dad. Van arman­do y des­ar­man­do dis­cur­sos según la oca­sión y según sus patro­ci­na­do­res (o “mece­nas”, como se prefiera).

Pero en la prác­ti­ca, al des­co­no­cer el papel pre­do­mi­nan­te, con­di­cio­nan­te y deter­mi­nan­te, del blo­queo nor­te­ame­ri­cano, han aban­do­na­do (y rene­ga­do de) la teo­ría del impe­ria­lis­mo. Si fue­ran más cohe­ren­tes, más for­ma­dos a nivel teó­ri­co y más sis­te­má­ti­cos, estos
exó­ti­cos expo­nen­tes del “repu­bli­ca­nis­mo social­de­mó­cra­ta” cubano debe­rían hacer una crí­ti­ca deta­lla­da y fun­da­men­ta­da con­tra la teo­ría del impe­ria­lis­mo (que a Lenin le lle­vó cons­truir des­de 1893 has­ta 1916 y que hoy en día han actua­li­za­do des­de John Smith has­ta Andy Hig­gin­bot­tom, por no hacer una lis­ta dema­sia­do exten­sa de teó­ri­cas y teó­ri­cos con­tem­po­rá­neos). ¡Ni siquie­ra se han toma­do el tra­ba­jo! Por­que para hacer esa crí­ti­ca, debe­rían inver­tir años de estu­dio y lo que ellos nece­si­tan, como sus patro­ci­na­do­res y mece­nas, son resul­ta­dos rápi­dos e inme­dia­tos. ¡Aquí y aho­ra! Por eso ni siquie­ra lle­gan a ese nivel de elaboración.

De allí que esta exó­ti­ca “social­de­mo­cra­cia repu­bli­ca­na” tie­ne mucho más de mar­ke­ting y de con­tra­in­sur­gen­cia mediá­ti­ca que de teo­ría ela­bo­ra­da y pro­gra­ma polí­ti­co rea­lis­ta y serio. Es decir, un pro­yec­to que se pos­tu­le como adver­sa­rio y alter­na­ti­vo fren­te a y con­tra el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, pero serio y sis­te­má­ti­co. No lo es. Es una cha­pu­ce­ría ecléc­ti­ca que toma de aquí y de allá, hacien­do una ensa­la­da sin mayor rigor teó­ri­co-polí­ti­co y con la men­te pues­ta en el impac­to que cada decla­ra­ción pue­da lle­gar a tener en Mia­mi y
Madrid. Es un dis­cur­so de oca­sión. Hoy se ven­den en ese for­ma­to “repu­bli­cano” pero maña­na pue­den pre­sen­tar otro. ¡Sin nin­gún pro­ble­ma! Según coti­cen las accio­nes de quie­nes patro­ci­nan, pro­te­gen, pro­mo­cio­nan y difun­den a estos per­so­na­jes que,
lamen­ta­ble­men­te, se dejan usar. Sos­pe­cho que en un tiem­po los des­car­ta­rán sin mayo­res mira­mien­tos. Sin­ce­ra­men­te, una autén­ti­ca lás­ti­ma. Por­que en ese momen­to, cuan­do el impe­rio los des­car­te, no podrán dar mar­cha atrás. Ya han per­di­do el res­pe­to revo­lu­cio­na­rio y dudo que lo vuel­van a conquistar.

Men­cio­nas con evi­den­te dolor que per­so­nas ami­gas, valio­sas y que­ri­bles aho­ra apa­re­cen vin­cu­la­dos a esta con­tra­in­sur­gen­cia «soft». ¿A qué podrá deber­se ese cam­bio en la mane­ra de actuar, de pen­sar, de mili­tar? ¿Aca­so es un nivel de pen­sa­mien­to crí­ti­co hones­to que somos inca­pa­ces de asi­mi­lar? ¡Esa es la pre­gun­ta del millón! No ten­go la bola de cris­tal. Tam­po­co creo en el tarot. Sos­pe­cho que se han suma­do diver­sas cir­cuns­tan­cias. Una cuo­ta enor­me de ego­cen­tris­mo y nar­ci­sis­mo, afán de figu­ra­ción, un sen­ti­mien­to difu­so de que “aho­ra es mi hora y nadie me la va a qui­tar”. Quie­nes des­de muy joven­ci­tos hemos ele­gi­do un camino de vida siem­pre supi­mos y segui­mos sabien­do que tan sólo somos mili­tan­tes de base. Que nadie es insus­ti­tui­ble. Que en las gran­des con­fron­ta­cio­nes popu­la­res y pro­lon­ga­das, los mili­tan­tes y las mili­tan­tes apor­ta­mos nues­tro gra­ni­to de are­na y ya. Eso te pro­por­cio­na una sere­ni­dad espi­ri­tual ya que no aspi­ras a ser “la estre­lla”. Pero bueno, hemos teni­do suer­te, por­que en nues­tro caso,
hemos apren­di­do de padres que ya eran mili­tan­tes y, habien­do logra­do esca­par de las ame­na­zas de ase­si­na­to y des­apa­ri­ción del gene­ral Vide­la, siem­pre nos ense­ña­ron eso. Somos peque­ñas hoji­tas en el gran tor­na­do de la revo­lu­ción como algu­na vez dijo, pala­bras más, pala­bras menos, un Liber­ta­dor de prin­ci­pios del siglo XIX. En cam­bio si cree­mos que “lle­gó nues­tra hora”, “aho­ra vie­ne el recam­bio y yo quie­ro un lugar des­ta­ca­do”, esta­mos mal. El enemi­go cono­ce las debi­li­da­des de cada per­so­na. Nos estu­dia con lupa y microscopio.

Alguno tie­ne debi­li­dad por el dine­ro o los obje­tos de con­su­mo sun­tua­rio. Aque­lla otra per­so­na se deja sedu­cir por alguien con mucha belle­za y sen­sua­li­dad. La de más allá mue­re por el pro­ta­go­nis­mo y “la fama”. ¡Muchos talo­nes de Aqui­les! El enemi­go
estu­dia con pacien­cia y cla­si­fi­ca en for­ma sin­gu­lar. Y ope­ra sobre esas debi­li­da­des per­so­na­les de cada quien. Y comien­za a ope­rar en el momen­to opor­tuno. Quien se deses­pe­ra por estar en el cen­tro de la esce­na, le ofre­ce­rán un lugar des­ta­ca­do. Lo invi­ta­rán, lo pasea­rán y lo harán “sen­tir impor­tan­te”. No le darán el dine­ro en el pri­mer
encuen­tro, no son ton­tos. Son pacien­tes. Dejan que la comi­da se coci­ne len­ta­men­te. Tra­ba­jan a lar­go plazo.

El enemi­go mez­cla­rá la seduc­ción inte­lec­tual y una remu­ne­ra­ción acor­de (¡jus­to en una épo­ca de gran­des nece­si­da­des eco­nó­mi­cas para los sec­to­res popu­la­res!), el ofre­ci­mien­to “altruis­ta y sin pedir nada a cam­bio” de un sitio pago de inter­net “para decir lo que ven­ga
en gana” (pero sabien­do que hay que decir cier­tas cosas… y no hay que decir otras…, por­que sino se aca­ba el finan­cia­mien­to del sitio web).

Ade­más de todo eso, pro­ba­ble­men­te haya exis­ti­do algu­na tor­pe­za en algu­nas auto­ri­da­des cir­cuns­tan­cia­les, algún fun­cio­na­rio que no tra­tó con sufi­cien­te res­pe­to y eso gene­ró ren­co­res (el enemi­go lo sabe, lo estu­dia y lo apro­ve­cha). Y envol­vien­do esas múl­ti­ples cir­cuns­tan­cias, estos giros polí­ti­cos se pro­du­cen en un momen­to his­tó­ri­co don­de las ideas revo­lu­cio­na­rias y los pro­yec­tos socia­lis­tas y comu­nis­tas no son hege­mó­ni­cos. Creo que no hay enton­ces una expli­ca­ción uní­vo­ca sino una acu­mu­la­ción de múl­ti­ples con­di­cio­nan­tes. Pero… si una per­so­na es revo­lu­cio­na­ria y está com­ple­ta­men­te segu­ra de sí mis­ma, por más dis­cu­sio­nes que haya con un fun­cio­na­rio, por más nece­si­da­des mate­ria­les que se atra­vie­sen, jamás se acep­ta­ría la man­za­na enve­ne­na­da del enemigo.

Ape­lo a un nom­bre que lo expli­ca todo para el caso cubano. Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia. Murió como vivió: de pie. Sin ceder jamás medio milí­me­tro. Tuvo muchas dis­cu­sio­nes. Tuvo nece­si­da­des mate­ria­les en su vida coti­dia­na (recuer­do su baño… recuer­do su coci­na… recuer­do su ves­ti­men­ta…). Pero si algu­na vez le acer­ca­ron una man­za­na
enve­ne­na­da, estoy segu­rí­si­mo que la debe haber escu­pi­do. ¡Un maes­tro! En Argen­ti­na he cono­ci­do mucha gen­te simi­lar, inclu­yen­do a mi padre, quien murió tra­ba­jan­do en tres empleos al mis­mo tiem­po. Sin humi­llar­se jamás y recha­zan­do car­gos de suma impor­tan­cia para no trai­cio­nar las ense­ñan­zas del Che y de Fidel, a quie­nes jun­tos admi­ra­mos y qui­si­mos. Cada uno eli­ge el camino de su vida. Que se haga car­go. Y que no se que­je lue­go, si deci­de mor­der la man­za­na enve­ne­na­da, de que le hacen “ase­si­na­to de repu­tación”. Es decir, si lo cri­ti­can por tra­ba­jar codo a codo con el enemi­go. La expre­sión “ase­si­na­to de repu­tación” me sue­na a una bufo­na­da. Una fal­ta de res­pe­to a nues­tros y nues­tras miles y miles de ase­si­na­dos en la vida real.

Uno de los sub­tí­tu­los del tex­to de su libro «La plu­ma y el dólar» es «La CIA y las cien­cias socia­les». En Cuba ocu­rre un fenó­meno intere­san­te: perio­dis­tas, inte­lec­tua­les, cien­tis­tas
socia­les, artis­tas, nie­gan reci­bir el apo­yo de la Agen­cia —que tie­ne un pasa­do san­gui­na­rio como para que alguien admi­ta con orgu­llo que reci­be sus fon­dos — ; en cam­bio, reco­no­cen ser asa­la­ria­dos de deter­mi­na­das ONGs, cuyos víncu­los con la CIA
han que­da­do en evi­den­cia en disí­mi­les ocasiones.

No soy quien para dar lec­cio­nes al pue­blo cubano. Pero si suce­de eso, evi­den­te­men­te hay una cri­sis ideo­ló­gi­ca. Y yo agre­ga­ría: un desar­me moral (como lo deno­mi­na­ría Karl von Clau­se­witz). Se pue­de tra­ba­jar en muchos luga­res. La his­to­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra es la his­to­ria del tra­ba­jo en luga­res incó­mo­dos. ¿O a los obre­ros y obre­ras les encan­ta fabri­car auto­mó­vi­les para un empre­sa­rio millo­na­rio, dejan­do par­te de su vida en esa fae­na? Pero hay lími­tes, ¿no es cier­to? Quien pier­da esos lími­tes, ha per­di­do la brú­ju­la de su vida. Le pue­de pasar a cual­quie­ra. Pero eso sí. Que no pre­ten­da hacer­lo livia­na­men­te y con cara de feliz cum­plea­ños. Quien toma la deci­sión de tra­ba­jar para las facha­das cul­tu­ra­les de la CIA que se haga car­go. El enemi­go le pal­mea­rá la espal­da. Y le brin­da­rá son­ri­sas. Pero el cam­po revo­lu­cio­na­rio, como míni­mo, lo cri­ti­ca­rá. ¿Pue­de sor­pren­der­se de esa crí­ti­ca? ¿Eso impli­ca que esta­mos ante un “régi­men tota­li­ta­rio” por­que se cri­ti­ca a quien cola­bo­ra con el impe­ria­lis­mo a cam­bio de dine­ro? ¡Tre­men­da des­fa­cha­tez! Quien cru­ce el char­co, quien muer­da la man­za­na enve­ne­na­da, paga­rá un cos­to polí­ti­co. Natu­ra­li­zar la trai­ción como si fue­ra algo nor­mal y coti­diano no es sinó­ni­mo de “liber­tad” y “plu­ra­lis­mo”. Todo lo con­tra­rio. Es per­ver­sión pura. No debe­mos acos­tum­brar­nos a la per­ver­sión. Lo más salu­da­ble es recha­zar­la y com­ba­tir­la. No hace fal­ta recu­rrir a Lenin y los bol­che­vi­ques. No hace fal­ta recor­dar a Fidel y al Che. Sim­ple­men­te des­de Sig­mund Freud, que no era socia­lis­ta ni comu­nis­ta, me ani­mo a con­tes­tar: ¡No nos acos­tum­bre­mos ni natu­ra­li­ce­mos la perversión!

En su libro apa­re­cen cita­dos con bas­tan­te fre­cuen­cia medios pri­va­dos que des­de Cuba o fue­ra de ella, sos­tie­nen un dis­cur­so de con­fron­ta­ción con el gobierno cubano; algu­nos se auto­de­no­mi­nan «medios inde­pen­dien­tes». Cómo lec­tor­fo­rá­neo y a la vez cono­ce­dor de la reali­dad cuba­na, ¿qué opi­nión tie­ne de la mane­ra en que estos medios cons­tru­yen el tema Cuba?

Aun­que he tra­ba­ja­do toda mi vida, des­de joven­ci­to, la mayor par­te de ese tra­ba­jo estu­vo vin­cu­la­do a la edu­ca­ción públi­ca. Sin embar­go, duran­te ocho años he tra­ba­ja­do en el dia­rio argen­tino Cla­rín, en su suple­men­to cul­tu­ral (comen­tan­do libros). Este dia­rio es el prin­ci­pal dia­rio de la dere­cha argen­ti­na. He teni­do el honor de par­ti­ci­par de huel­gas sin­di­ca­les y asam­bleas masi­vas de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras con­tra los empre­sa­rios de Cla­rín. Algu­nos anti­guos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo uti­li­za­ban la expre­sión “noso­tros, Cla­rín”. Yo siem­pre me refe­rí a “ellos”. He apren­di­do mucho de esos años de
“perio­dis­ta”. Toda la vida Cla­rín se pre­sen­tó, has­ta el día de hoy, como “perio­dis­mo inde­pen­dien­te”. Escri­bo esto y se me esca­pa una car­ca­ja­da. ¿Inde­pen­dien­te? ¡Por favor! No exis­te el perio­dis­mo inde­pen­dien­te. Es el ABC de la pro­fe­sión. Recuer­do haber estu­dia­do de muy joven un libro for­mi­da­ble de un com­pa­ñe­ro chi­leno, Cami­lo
Tau­fic: Perio­dis­mo y lucha de cla­ses. “Infor­mar es diri­gir”, expli­ca­ba este teó­ri­co que no sólo cono­cía el mun­do de la pren­sa sino que ade­más era un exper­to en comu­ni­ca­cio­nes y en cibernética.

Reco­mien­do la lec­tu­ra de ese libro que se con­si­gue gra­tis en inter­net. Como par­te de las tareas de con­tra­in­sur­gen­cia, diver­sas agen­cias esta­ta­les nor­te­ame­ri­ca­nas (siem­pre pre­sen­ta­das como inte­gran­tes de “la socie­dad civil” [risas del coro]) vie­nen tra­tan­do des­de hace años de demo­ni­zar al gobierno de la Revo­lu­ción Cuba­na. Todo lo que
apa­rez­ca es un medio vin­cu­la­do a las ins­ti­tu­cio­nes revo­lu­cio­na­rias auto­má­ti­ca­men­te –diga lo que diga, aun­que expli­que cómo coci­nar una sopa- es equi­pa­ra­ble con la mate­ria fecal. En cam­bio, todo lo que digan estos medios no per­te­ne­cien­tes al esta­do cubano, aun­que sí a otros esta­dos que los finan­cian, en su gran mayo­ría (no todos, pero
en su gran mayo­ría) apa­re­ce como “creí­ble”. Haber cons­trui­do esa matriz lle­vó déca­das. La vie­ja radio Mar­tí lla­ma a la risa y la iro­nía. Bur­da, macar­tis­ta, colo­nia­lis­ta. Sin embar­go, en esta nue­va eta­pa de la con­tra­in­sur­gen­cia, el impe­rio de Mon­roe y Adams ha logra­do avan­zar un peque­ño paso, sata­ni­zan­do la pren­sa vin­cu­la­da a la Revo­lu­ción, uti­li­zan­do para ello la dic­ta­du­ra del algo­rit­mo y las redes de comu­ni­ca­ción de las que son pro­pie­ta­rios y admi­nis­tra­do­res. Qui­zás, no lo sé, pero sos­pe­cho que un error impor­tan­te pue­de haber con­sis­ti­do en man­te­ner den­tro de la pren­sa y la TV vin­cu­la­das al
gobierno cubano cier­to anqui­lo­sa­mien­to, lo que de mane­ra indi­rec­ta con­tri­bu­yó al des­crei­mien­to de la pobla­ción. ¡Algo que se pue­de rever­tir con inte­li­gen­cia y luci­dez! Recuer­do haber vis­to noti­cie­ros del ICAIC sobre la vida coti­dia­na cuba­na rea­li­za­dos por San­tia­go Álva­rez que eran lo opues­to a la iner­cia y a un dis­cur­so cen­tra­do en con­sig­nas
for­ma­les. Creo que uno de los enor­mes desa­fíos que tie­ne por delan­te la nue­va gene­ra­ción de la Revo­lu­ción Cuba­na es recrear ese espí­ri­tu crí­ti­co de San­tia­go Álva­rez en la pren­sa guber­na­men­tal. Que se dis­cu­tan allí los pro­ble­mas reales de la pobla­ción. Que no se escon­da nada. Si se reto­ma el camino revo­lu­cio­na­rio, ori­gi­nal y crea­ti­vo de los
noti­cie­ros de San­tia­go Álva­rez, esos medios mal lla­ma­dos “inde­pen­dien­tes” (blogs, pági­nas webs, etc.) finan­cia­dos direc­ta­men­te por la con­tra­rre­vo­lu­ción y la con­tra­in­sur­gen­cia del impe­ria­lis­mo, segu­ra­men­te per­de­rán su atrac­ti­vo y ter­mi­na­rán como ter­mi­nó radio Mar­tí, en la risa popu­lar y el des­pre­cio fren­te a un
anti­co­mu­nis­mo galo­pan­te y enfermizo.

¿Cuán sin­to­ni­za­dos están los dis­cur­sos de estos medios «inde­pen­dien­tes» con los de los inte­lec­tua­les vin­cu­la­dos a la con­tra­in­sur­gen­cia «soft»?

No vivo en Cuba. No ten­go ni el tiem­po ni la for­ma de seguir al deta­lle cada uno de estos medios, seu­do “inde­pen­dien­tes”, que de por sí me resul­tan a veces dema­sia­do nai­ve, exa­ge­ra­da­men­te bru­tos y aun­que quie­ren apa­ren­tar pro­fun­di­dad e inclu­so sar­cas­mo (con­tra la revo­lu­ción) me abu­rren por su esca­sa for­ma­ción polí­ti­ca. Hablan de
“dic­ta­du­ra”, “tota­li­ta­ris­mo” y “repre­sión” con tan­ta livian­dad, que cual­quier per­so­na míni­ma­men­te infor­ma­da de un país capi­ta­lis­ta no pue­de menos que reír­se. No lo digo para ofen­der ni para las­ti­mar. Pero me dan lás­ti­ma. Se los nota de acá has­ta el pla­ne­ta Nep­tuno que jamás han vivi­do una repre­sión en serio y menos que menos una
dic­ta­du­ra de ver­dad. Pare­cen escri­tos por niños mal­cria­dos. Son medios que mag­ni­fi­can y defor­man las noti­cias como la peor pren­sa ama­ri­llis­ta del mun­do capi­ta­lis­ta. Ejem­plo con­cre­to. Las per­so­nas falle­ci­das por el covid 19. Muchos de esos medios sugie­ren que las
auto­ri­da­des hoy al fren­te de la Revo­lu­ción Cuba­na han per­di­do el con­trol y todo es un caos. Hace poco tiem­po le escri­bí a un ami­go cubano com­pa­ran­do cifras de per­so­nas falle­ci­das en Argen­ti­na y en Cuba por la pan­de­mia. Dado que la Argen­ti­na tie­ne cua­tro veces más pobla­ción que Cuba, habría que mul­ti­pli­car por cua­tro las per­so­nas
falle­ci­das en la isla, para poder com­pa­rar. Los datos que com­pa­ré per­te­ne­cen al día 26 de julio de 2021. Argen­ti­na tenía el 26 de julio 2021 = 104.000 (cien­to cua­tro mil) per­so­nas falle­ci­das. En cam­bio Cuba tenía, ese mis­mo día, = 2.417 (dos mil cua­tro­cien­tos die­ci­sie­te)
per­so­nas falle­ci­das. Dado que la pobla­ción cuba­na es cua­tro veces menor que la pobla­ción de Argen­ti­na, habría que mul­ti­pli­car por cua­tro las per­so­nas falle­ci­das en Cuba. Enton­ces, en aque­lla car­ta a mi ami­go cubano le escri­bí: 2.417 si mul­ti­pli­ca­mos por cua­tro = 9.668 (nue­ve mil, seis­cien­tos sesen­ta y ocho) per­so­nas cuba­nas falle­ci­das. Aun­que resul­te dolo­ro­so, por­que cada vida sin­gu­lar vale todo, podría­mos esta­dís­ti­ca­men­te redon­dear en casi 10.000 per­so­nas falle­ci­das, para el día 26 de julio de 2021, mien­tras la Argen­ti­na tuvo, has­ta ese mis­mo día, diez veces más per­so­nas falle­ci­das (100.000). Una sim­ple com­pa­ra­ción en tér­mi­nos no abso­lu­tos sino rela­ti­vos. Los lla­ma­dos “medios inde­pen­dien­tes” jamás hicie­ron ese tipo de ejer­ci­cio infor­ma­ti­vo. La pre­sun­ta “fal­ta de con­trol” en la isla, com­pa­ra­da con un país capi­ta­lis­ta (depen­dien­te) de desa­rro­llo medio, como Argen­ti­na, no resis­tía dos segun­dos. Era una fala­cia abso­lu­ta. Mani­pu­la­ción pura y dura.

En cuan­to al cam­po inte­lec­tual cubano, no creo que hoy sea homo­gé­neo, por­que nun­ca lo fue. Lo sé por­que en 1993 entre­vis­té a Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia (casual­men­te en medio de un apa­gón del “perío­do espe­cial”) y de la mano de Fer­nan­do Mar­tí­nez apren­dí muy rápi­da­men­te que jamás exis­tió esa fal­sa una­ni­mi­dad “tota­li­ta­ria” que hoy se le atri­bu­ye a la socie­dad cuba­na (“El RÉGIMEN”, como gus­tan escri­bir en Mia­mi, mien­tras deno­mi­nan “DEMOCRACIA REPUBLICANA” a un país como Esta­dos Uni­dos que abo­lió la escla­vi­tud sesen­ta años des­pués que Hai­tí, cin­cuen­ta años des­pués que Simón Bolí­var, que aún hoy tole­ra la tor­tu­ra como algo “nor­mal”… ‑bas­ta ver el cine de Holly­wood, don­de la tor­tu­ra es algo corrien­te- y que admi­te des­fi­les neo­na­zis y supre­ma­cis­tas en el Capi­to­lio nor­te­ame­ri­cano sin mayor rubor).

Como no es homo­gé­neo, creo que los seg­men­tos inte­lec­tua­les coop­ta­dos por el impe­rio son una ínfi­ma mino­ría. Rui­do­sa, por­que siem­pre tuvo pri­vi­le­gios de via­jar al exte­rior y gra­cias a esos pri­vi­le­gios (y rela­cio­nes inter­na­cio­na­les) se hace notar. Pero ni en
tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos ni en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos, creo que repre­sen­te algo sus­tan­ti­vo. De allí que hoy se tor­na urgen­te dejar atrás todo com­ple­jo de infe­rio­ri­dad y salir a con­tes­tar­le a esta gen­te que per­dió el rum­bo, que dejó caer la brú­ju­la y hoy no sabe como
reaco­mo­dar­se en este mun­do capi­ta­lis­ta en cri­sis agu­da. Repi­ten slo­gan de la gue­rra fría, fue­ra de épo­ca. Pre­ten­den reflo­tar la ideo­lo­gía del “ANTI-TOTALITARISMO” naci­da bajo el macar­tis­mo, en la plu­ma de Han­nah Arendt, quien en 600 pági­nas pre­ten­de homo­lo­gar
comu­nis­mo y nazis­mo y le dedi­ca tan solo dos ren­glo­nes -¡dos ren­glo­nes!- en una per­di­da nota al pie al macar­tis­mo que per­si­guió a artis­tas, pro­mo­vió la dela­ción, hizo lis­tas de “gen­te prohi­bi­da”, cul­ti­vó el anti­se­mi­tis­mo y la miso­gi­nia. Una capi­tu­la­ción las­ti­mo­sa. El “pea­je” que tuvo que pagar Han­nah Arendt para que la deja­ran sobre­vi­vir en la Aca­de­mia esta­dou­ni­den­se, que de plu­ra­lis­ta no tie­ne nada. Bas­ta leer la corres­pon­den­cia pri­va­da de Char­les Wright Mills con su fami­lia y el modo en que vivió en zozo­bras, vigi­la­do todo el tiem­po por el FBI por su apo­yo a la Revo­lu­ción Cuba­na. Y eso que Wright Mills era toda una “auto­ri­dad” en el terreno socio­ló­gi­co. Sin embar­go, tenía que dor­mir con una pis­to­la en la mesa de luz por mie­do a que lo ase­si­na­ran. ¿De qué “plu­ra­lis­mo” nos hablan? Pero reflo­tar hoy aque­llas vie­jas doc­tri­nas “ANTI-TOTALITARIAS” per­ge­ña­das hace seten­ta años, en pleno furor macar­tis­ta, resul­ta paté­ti­co. Estos
esca­sos inte­lec­tua­les cuba­nos que ape­lan a esos gui­ños anti­co­mu­nis­tas tie­nen altí­si­mas pro­ba­bi­li­da­des de ter­mi­nar como Fra­nçois Furet y Ernst Nol­te, quie­nes rela­ti­vi­za­ron los crí­me­nes nazis, deján­do­se lle­var por su anti­co­mu­nis­mo vis­ce­ral. Pero en el caso cubano, cual­quie­ra de estas con­duc­tas inva­ria­ble­men­te ven­drán acom­pa­ña­das por el carác­ter neo­co­lo­nial, por­que nadie en su sano jui­cio pue­de hacer abs­trac­ción de la omni­pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en cada uno de estos deba­tes. Si se logra por fin cons­ti­tuir una “social­de­mo­cra­cia” cuba­na –de lo cual ten­go mis serias dudas- no se pare­ce­rá a la de Sue­cia o a la de Norue­ga. Ten­drá el sello incon­fun­di­ble de Puer­to Rico (no el del heroi­co Puer­to Rico que lucha des­de hace lar­go tiem­po por su inde­pen­den­cia, sino el del Puer­to Rico ofi­cial, arras­tra­do, ser­vil y sumi­so ante el amo impe­rial). De la mano del impe­ria­lis­mo y su sucio finan­cia­mien­to, no hay posi­bi­li­da­des de “ter­ce­ras vías”, pro­mo­vi­das hace un par de déca­das en Euro­pa por Anthony Gid­dens y otros soció­lo­gos de dudo­sa estir­pe. Al lado de la cer­ca del amo impe­rial y bajo la som­bra de sus árbo­les, quie­nes renie­guen de la lucha nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta y de los pro­yec­tos que
con mayor o menor for­tu­na han inten­ta­do ini­ciar la tran­si­ción al socia­lis­mo, ter­mi­na­rán humi­llán­do­se sin pena ni gloria.

¿Por qué este libro? ¿Por qué ahora?

Por méto­do, yo no escri­bo libros de mane­ra “espon­tá­nea”. Los pla­ni­fi­co. Me plan­teo pro­ble­mas, for­mu­lo una serie de inte­rro­ga­cio­nes, bus­co toda la biblio­gra­fía posi­ble, la estu­dio al deta­lle, una y otra vez, escri­bo bos­que­jos, los dejo “des­can­sar”, vuel­vo a rees­cri­bir, retorno a la biblio­gra­fía, encuen­tro nue­vas fuen­tes y recién des­pués de un lar­go pro­ce­so… publi­co un libro. Pero así ocu­rre cuan­do uno se plan­tea abor­dar un pro­ble­ma teó­ri­co de lar­go alien­to. Algu­nos libros me lle­va­ron años. En el caso del libro
Hege­mo­nía y poder en tiem­pos de con­tra­in­sur­gen­cia “soft” ocu­rrió algo dis­tin­to. Yo venía inves­ti­gan­do hace tiem­po la his­to­ria de la con­tra­in­sur­gen­cia. Remon­tán­do­me a los cam­pos de con­cen­tra­ción que imple­men­ta­ron los colo­nia­lis­tas espa­ño­les en la isla cuba­na a fines del siglo XIX y pasan­do inme­dia­ta­men­te a las doc­tri­nas nazis.

Allí me detu­ve no sólo estu­dian­do “clá­si­cos” nazis como Hitler y Alfred Rosen­berg, sino tam­bién estu­dios psi­co­ana­lí­ti­cos (Wilhelm Reich, Erich Fromm) que inten­ta­ban expli­car las razo­nes por las cua­les el pue­blo humil­de e inclu­so seg­men­tos de la cla­se obre­ra
adhi­rie­ron a los nazis. Estu­dié lue­go la con­tra­in­sur­gen­cia fran­ce­sa en alguno de sus prin­ci­pa­les ideó­lo­gos terro­ris­tas. Pasé más tar­de a la con­tra­in­sur­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, here­de­ra de los nazis y los terro­ris­tas fran­ce­ses (a los teó­ri­cos de la con­tra­in­sur­gen­cia argen­ti­na, geno­ci­da, ya los ten­go estu­dia­dos des­de hace déca­das). Y mien­tras
esta­ba estu­dian­do esa dila­ta­da y nau­sea­bun­da his­to­ria, “me cho­qué” con el affai­re San Isi­dro, el tex­to “Arti­cu­la­ción Ple­be­ya” y demás. Eso me obli­gó a pos­ter­gar (pro­vi­so­ria­men­te) mi libro pla­ni­fi­ca­do. Pegué sal­tos en el tiem­po y me puse a leer a los teó­ri­cos actua­les de las “revo­lu­cio­nes de colo­res”, los “gol­pes blan­dos” y el soft power. Esos estu­dios me per­mi­tie­ron dimen­sio­nar lo que esta­ba pasan­do en Cuba. Algo que ya había suce­di­do en Vene­zue­la boli­va­ria­na y tam­bién en el gol­pe de esta­do de noviem­bre de 2019 con­tra el gobierno indí­ge­na de Boli­via (don­de estu­ve sema­nas antes del gol­pe). Cuba no era ni es una excep­ción. Aun­que así lo pre­sen­ten en Mia­mi. Dis­cu­tir de modo ais­la­do Cuba tie­ne con­no­ta­cio­nes cla­rí­si­mas. Pre­su­po­ne hacer com­ple­ta abs­trac­ción de: (a) todos los gol­pes (“duros” y “blan­dos”), que se han suce­di­do en los últi­mos años en el
con­ti­nen­te; (b) las diver­sas estra­te­gias de con­tra­in­sur­gen­cia en dan­za en el com­ple­jo mili­tar-indus­trial de Esta­dos Uni­dos, más allá de quien diri­ja la Casa Blan­ca; © la cri­sis gene­ral del sis­te­ma capi­ta­lis­ta a esca­la mundial.

Ubi­car meto­do­ló­gi­ca­men­te los pro­ble­mas socia­les inter­nos de Cuba den­tro de ese con­tex­to otor­ga sen­ti­do a suce­sos apa­ren­te­men­te “inex­pli­ca­bles”. Esa es la meto­do­lo­gía dia­léc­ti­ca que nos ense­ñó Marx (des­de los pri­me­ros borra­do­res de El Capi­tal de 1857 en ade­lan­te). A esta altu­ra, pre­ten­der ais­lar una for­ma­ción social del sis­te­ma mun­dial
impe­ria­lis­ta es un des­pro­pó­si­to típi­co de igno­ran­tes o de mer­ce­na­rios. En cam­bio, res­pon­sa­bi­li­zar exclu­si­va­men­te y ensa­ñar­se malin­ten­cio­na­da­men­te con­tra el gobierno de la Revo­lu­ción Cuba­na, sin men­cio­nar la eclo­sión de una cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal que ya es pla­ne­ta­ria, no sólo es una fala­cia. Care­ce com­ple­ta­men­te de serie­dad polí­ti­ca e inte­lec­tual. Excep­to que las fuen­tes de “infor­ma­ción” sean tres o cua­tro pas­qui­nes indi­ge­ri­bles de Mia­mi… Pre­ten­der des­co­no­cer el resur­gir de las “nue­vas” dere­chas filo nazis en el esta­do espa­ñol, en Fran­cia, en Ale­ma­nia e inclu­so en el cora­zón de los Esta­dos Uni­dos y pen­sar que el mun­do se cir­cuns­cri­be a La Haba­na, Matan­zas y San Anto­nio de los Baños, ¿cómo decir­lo sin ofen­der? Diga­mos que gene­ra una leve son­ri­sa ape­nas pia­do­sa (para ser ele­gan­tes). Tapar­se ojos y oídos fren­te a los mano­ta­zos de aho­ga­do –recru­de­ci­mien­to del blo­queo median­te- que en su decli­ve están pegan­do el con­jun­to de
ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les nor­te­ame­ri­ca­nas ante la evi­den­te pér­di­da de su rol pri­vi­le­gia­do como hege­món y gen­dar­me mun­dial, difí­cil­men­te ayu­de a expli­car nues­tro tiem­po presente.

Por eso me deci­dí a publi­car este libro sobre la Hege­mo­nía y cul­tu­ra en tiem­pos de con­tra­in­sur­gen­cia «soft». Para inten­tar con­tex­tua­li­zar los deba­tes, des­mon­tan­do la red de fala­cias y mani­pu­la­cio­nes que hoy se pre­sen­tan en un for­ma­to apa­ren­te­men­te “repu­bli­cano” y “social­de­mó­cra­ta” pero que en el fon­do inten­tan des­mem­brar los
hilos teji­dos pacien­te­men­te por Fidel en fun­ción de la hege­mo­nía socia­lis­ta y la defen­sa irre­nun­cia­ble de la sobe­ra­nía cuba­na (y nues­tro-ame­ri­ca­na) fren­te al impe­ria­lis­mo norteamericano.

Jue­ves 12 de agos­to 2021

Fuen­te: La Hai­ne.

La entra­da Entre­vis­ta a Nés­tor Kohan sobre su libro “Hege­mo­nía y cul­tu­ra en tiem­pos de con­tra­in­sur­gen­cia «soft»” se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.